FRANÇAIS                               PORTUGUÊS                            ENGLISH

 BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

“Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas. (…) Estos son los que salen de la gran tribulación, y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. Por eso están delante del trono de Dios; y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo”

(Revelación 7:9-17)

Los hijos de Leví y la gran muchedumbre

En el paraíso terrestre habrá levitas que estarán en el cargo en el templo espiritual de Jehová (Apocalipsis 7: 9-17). Antes de saber con mucha precisión, sobre la base de la Biblia lo que harán, vamos a ver quienes eran los levitas en el antiguo Israel. Leví fue uno de los hijos de Jacob, quien más tarde se convertiría en una de las doce tribus de Israel (Génesis 29:34 (hijos de Jacob), Números 1:49 (tribu de Leví)). Sin embargo, Leví hijo de Jacob y más tarde la tribu, no heredaron un territorio según las palabras proféticas de su padre, Jacob en su lecho de muerte (Génesis 49: 5-7 "Permítaseme distribuirlos en Jacob, y permítaseme esparcirlos en Israel". Leví fue sancionado por Dios debido a su comportamiento violento (Génesis 34:25)).

Esta sanción fue aplicada unos siglos después. ¿Cómo? En la primera Pascua, lo que llevaría al éxodo de los hijos de Israel de Egipto, el ángel destructor mató a los primogénitos de Egipto (Éxodo 11: 4-8). Los israelitas primogénitos fueron salvados gracias a la sangre del cordero aplicada en las jambas de las puertas: el ángel destructor pasó por encima de aquellas casas, sin matar a los primogénitos (Éxodo 12: 22,23). Sin embargo, esta salvación sobre la base de la sangre del cordero pascual tuvo un precio a cambio: de ahí en adelante todos los primogénitos en Israel que habían sido "redimidos" y mantenidos vivos, gracias a la sangre del cordero, pertenecían de manera permanente a Jehová (en cambio del precio del rescate). "Porque todo primogénito es mío. El día en que herí a todo primogénito en la tierra de Egipto santifiqué para mí a todo primogénito de Israel, desde hombre hasta bestia. Deben llegar a ser míos. Yo soy Jehová" (Números 3:13).

Esto significaba, en términos concretos, que cada varón primogénito en Israel habría sido requisado permanentemente para rendir un servicio sagrado en el templo. Sin embargo, respetando su justicia, Jehová simplificó este requisito al requisar unicamente una tribu, en su totalidad. Jehová Dios escogió a la tribu de Leví: "En cuanto a mí, ¡mira!, de veras tomo a los levitas de entre los hijos de Israel en lugar de todos los primogénitos de los hijos de Israel que abren la matriz; y los levitas tienen que llegar a ser míos" (Números 3:12).

¿Cuál es la diferencia entre un levita y un sacerdote?

Es interesante notar que Jesús, en su ilustración del buen samaritano hizo la diferencia entre un "levita" y un "sacerdote" (Lucas 10: 31-32 "por casualidad, cierto sacerdote bajaba por aquel camino (...) Así mismo, un levita también"). De manera simple, se puede decir que todos los sacerdotes eran levitas, pero no todos los levitas eran sacerdotes. La tribu de Leví consistía en tres grandes familias de los tres hijos de Leví (Génesis 46:11 "Guersón, Qohat y Merarí"). En la familia de Qohat, Jehová, escogió solo a una familia o una "casa" para ser la línea sacerdotal de Israel: la casa de Aarón (un Qohatita): "Y en cuanto a ti, haz que se te acerque Aarón tu hermano, y sus hijos con él, de en medio de los hijos de Israel, para que él me haga trabajo de sacerdote, Aarón, Nadab y Abihú, Eleazar e Itamar, los hijos de Aarón" (Éxodo 28: 1).

La diferencia es fácil de entender, la tribu de Levi en su conjunto no era sacerdotal, pero solo una pequeña parte de esta tribu, la casa de Aarón y sus hijos eran parte del sacerdocio levítico (Hebreos 7: 11 "sacerdocio levítico"). Y para entender mejor la diferencia, Jehová Dios había dado por decreto, a toda la tribu de Leví para la "casa" de Aarón y sus hijos (los sacerdotes), como siervos de ellos: "Haz que se acerque la tribu de Leví, y tienes que hacer que estén de pie delante de Aarón el sacerdote, y tienen que ministrarle" (Números 3: 6). Como está escrito bajo la inspiración, dichas disposiciones divinas tendrían un cumplimiento en el futuro: "Porque, puesto que la Ley tiene una sombra de las buenas cosas por venir, pero no la sustancia misma de las cosas" (Hebreos 10 : 1). Y la profecía de Ezequiel 40-48 confirma esto al mencionar la existencia futura de una clase sacerdotal, los hijos de Zadoc, servidos por futuros hijos de Leví. ¿Quiénes serán? Es el libro de Apocalipsis el que responde claramente a esta pregunta con la visión de la gran muchedumbre que sobrevivirá a la gran tribulación:

"Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas. (…) Estos son los que salen de la gran tribulación, y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. Por eso están delante del trono de Dios; y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo" (Apocalipsis (Revelación) 7: 9-17).

¿Quiénes servían en el templo por un servicio sagrado? Los sacerdotes y los levitas: La gran muchedumbre será el grupo de los hijos de Levi (levitas no sacerdotales), que servirán a los "hijos de Sadoc" (levitas sacerdotales) (Números 3: 5-10). Aquellos "hijos de Leví" deben su salvación a través de la "sangre del Cordero", Jesucristo. Como un grupo "primogénito" de la futura humanidad en el paraíso terrestre, Jehová los usará en el templo espiritual para el servicio sagrado.

“Pero en cuanto a los levitas que se alejaron de mí cuando Israel, quien se alejó vagando de mí, se fue vagando tras sus ídolos estercolizos, ellos también tienen que llevar su error”

(Ezequiel 44:10)

La pregunta lógica es ¿por qué, en Ezequiel 44:10, Jehová Dios menciona la infidelidad espiritual de los levitas, mientras que los hizo sobrevivir a la Gran Tribulación? La respuesta está en la profecía de Zacarías 13: 8: "Y en toda la tierra tiene que ocurrir —es la expresión de Jehová— [que] dos partes de ella son lo que será cortado [y] expirará; y en cuanto a la tercera [parte], quedará en ella". En el contexto del Día de Jehová, la gran tribulación, Jehová anuncia que tendrá misericordia de un tercera parte de la humanidad, en cumplimiento de Éxodo 33:19: "ciertamente favoreceré al que favorezca, y ciertamente mostraré misericordia al que le muestre misericordia". Por lo tanto, es obvio que los reproches de Jehová Dios a una gran parte de la gran muchedumbre, como los "hijos de Leví" (que representarán un tercera parte de la humanidad actual), serán plenamente justificados:

“Pero en cuanto a los levitas que se alejaron de mí cuando Israel, quien se alejó vagando de mí, se fue vagando tras sus ídolos estercolizos, ellos también tienen que llevar su error. Y en mi santuario tienen que llegar a ser ministros en posiciones de superintendencia sobre las puertas de la Casa y ministros en la Casa. Ellos mismos degollarán el holocausto y el sacrificio para el pueblo, y ellos mismos estarán de pie delante de ellos para ministrarles. Debido a que siguieron ministrándoles a ellos delante de sus ídolos estercolizos y llegaron a ser para la casa de Israel un tropiezo que llevó al error, por eso he alzado mi mano contra ellos —es la expresión del Señor Soberano Jehová— y tienen que llevar su error. Y no se acercarán a mí para hacerme trabajo de sacerdotes ni para acercarse a cualesquiera cosas santas mías, a las cosas santísimas, y tienen que llevar su humillación y sus cosas detestables que hicieron. Y ciertamente los haré cuidadores de la obligación de la Casa, en lo que respecta a todo su servicio y en lo que respecta a todo lo que se debe hacer en ella” (Ezequiel 44:10-14).

La misericordia de Jehová a la tercera parte de la humanidad que habrá sobrevivido a la gran tribulación, basada en el valor expiatorio de la sangre de Cristo, tendrá un precio: "tienen que llevar su error" y "Y en mi santuario tienen que llegar a ser ministros ". Ellos estarán permanentemente unidos al servicio del templo y al servicio de los hijos de Zadoc. Además, no heredarán una porción territorial, como los futuros resucitados terrestres: vivirán juntos en una ciudad que será su propiedad (Ezequiel 45: 5).

En el paraíso terrestre no habrá más sacrificios de animales, al descifrar el simbolismo de Ezequiel 44: 10-14, podemos entender el papel preciso de los levitas, los futuros miembros de la gran muchedumbre.

Serán glorificados

“Por eso están delante del trono de Dios; y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá su tienda sobre ellos. Ya no tendrán hambre ni tendrán más sed, ni los batirá el sol ni ningún calor abrasador, porque el Cordero, que está en medio del trono, los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida. Y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos”

(Revelación 7:15-17)

Asistentes de los hijos de Zadoc

“Y en mi santuario tienen que llegar a ser ministros en posiciones de superintendencia sobre las puertas de la Casa y ministros en la Casa. Ellos mismos degollarán el holocausto y el sacrificio para el pueblo, y ellos mismos estarán de pie delante de ellos para ministrarles”

(Ezequiel 44:11)

Los sacrificios espirituales representan el ministerio de la Palabra de los sacerdotes, hijos de Sadoc: "Mediante él ofrezcamos siempre a Dios sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de labios que hacen declaración pública de su nombre" (Hebreos 13:15, Oseas 14:2 "ofreceremos en cambio los toros jóvenes de nuestros labios", Hechos 6:4 "ministerio de la palabra"). Los hijos de Levi "sacrificarán delante del pueblo", es decir, lo instruirán en los patios terrestres exteriores del templo (en todas las naciones). Explicarán, especialmente a todas las personas resucitadas (justas e injustas), las leyes de Dios escritas en los nuevos rollos (Nehemías 8:7; Apocalipsis 20:12,13). Ellos serán los "pescadores" (predicadores y maestros) de "peces" (los resucitados), organizados en "redes barrederas", en redes humanas organizadas. Sin embargo, a diferencia de los hijos de Sadoc, los hijos de Leví no enseñarán, ni rezarán y ni serán jueces en el Templo Santuario (Ezequiel 44: 13 "Y no se acercarán a mí para hacerme trabajo de sacerdotes ni para acercarse a cualesquiera cosas santas mías, a las cosas santísimas"). Los hijos de Leví serán mayordomos de la Casa o administradores del Templo.

"Y tiene que ocurrir que realmente habrá pescadores de pie a lo largo de él desde En-guedí aun hasta En-eglaim. Llegará a haber un secadero para redes barrederas. En sus géneros sus peces resultarán ser, como los peces del mar Grande, muchísimos" (Ezequiel 47:10).

El "secadero para redes barrederas" obviamente representa territorio de residencia de los sacerdotes, los hijos de Sadoc y sus asistentes, los hijos de Levi (la gran muchedumbre), donde estarán el templo y su territorio (Ezequiel 45: 1-5). Habrá, por supuesto, muchas réplicas por toda la tierra de aquellos "secaderos de redes barrederas", lugares de residencias de las futuras redes humanas de maestros (Los hijos de Sadoc y los Levitas), porque la descripción profética de Ezequiel (40-48) es un modelo administrativo (o prototipo) de lo que se aplicará por toda la tierra.

LA REALIDAD DE LA LEY

LOS NÚMEROS EN LA BIBLIA

LAS CRIATURAS SIMBÓLICAS EN LA BIBLIA

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO LA ADMINISTRACIÓN MUNDIAL DEL REINO DE DIOS: PARTE 1

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE2: EL JUICIO MUNDIAL DE 1000 AÑOS, DE LOS RESUCITADOS TERRESTRES

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 3: LOS FUTUROS RESUCITADOS TERRESTRES JUSTOS NO SERÁN JUZGADOS

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 4: EL JUICIO DE LOS RESUCITADOS INJUSTOS

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 5: La resurrección celestial

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 6: La resurrección terrestre

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 7: La acogida de los resucitados terrestres

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 8: La “porción” de los resucitados terrestres

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 9: EL PRÍNCIPE

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 10: EL SACERDOTE

COSECHAS DE VIDAS

EL FIN DEL PATRIOTISMO

MENÚ PRINCIPAL