English                                 Français                                 Português

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

¿CÓMO ORAR A DIOS?

Es muy importante entender que Jehová Dios requiere que nuestra relación con Él sea absolutamente exclusiva. Nuestras oraciones solo deben ser dirigiridas a Jehová, de acuerdo con el primero de los Diez Mandamientos: "Yo soy Jehová tu Dios, que te he sacado de la tierra de Egipto, de la casa de esclavos. No debes tener otros dioses contra mi rostro. ”No debes hacerte una imagen tallada ni una forma parecida a cosa alguna que esté en los cielos arriba o que esté en la tierra debajo o que esté en las aguas debajo de la tierra. No debes inclinarte ante ellas ni ser inducido a servirlas, porque yo Jehová tu Dios soy un Dios que exige devoción exclusiva" (Éxodo 20:2-5).

Nuestra relación con Jehová Dios no tolera ningún sincretismo que consiste en mezclar formas de orar a Dios de maneras bíblicamente contradictorias. Por ejemplo, al asociar otros dioses o "santos", con nuestras oraciones, o practicando la idolatría.

Jesucristo, el Hijo de Jehová Dios, insistió en el aspecto exclusivo de la adoración a Jehová Dios: "Entonces Jesús le dijo: “¡Vete, Satanás! Porque está escrito: ‘Es a Jehová tu Dios a quien tienes que adorar, y es solo a él a quien tienes que rendir servicio sagrado"" (Mateo 4:10).

Es simplemente un recordatorio del primero de los Diez Mandamientos: debemos adorar solo a Jehová. No debemos dirigir nuestras oraciones a Jesucristo porque él es el Hijo de Dios y no el Dios todopoderoso. El apóstol Pedro mismo dijo que Jesucristo era el Hijo de Dios. Después de su respuesta correcta, Jesucristo lo felicitó: "En contestación, Simón Pedro dijo: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios vivo”. En respuesta, Jesús le dijo: “Feliz eres, Simón hijo de Jonás, porque carne y sangre no te [lo] reveló, sino mi Padre que está en los cielos" (Mateo 16:16,17). Jehová Dios no es parte de una trinidad. La enseñanza de la trinidad no es bíblica.

Jesucristo, de manera indirecta, dijo de no adorar a su madre, María (que era virgen en el momento de su concepción) (Lucas 1:34,35). Esto es lo que está escrito sobre un homenaje que una mujer le rindió a María: "Ahora bien, mientras él decía estas cosas cierta mujer de entre la muchedumbre levantó la voz y le dijo: “¡Feliz es la matriz que te llevó y los pechos que mamaste!”. Pero él dijo: “No; más bien: ¡Felices son los que oyen la palabra de Dios y la guardan!" (Lucas 11:27,28). Es cierto que María era una "mujer altamente favorecida", para usar el saludo del ángel Gabriel (Lucas 1:28). Jesucristo habría podido mencionar el culto mariano, en aquel mismo momento. Sin embargo, Jesucristo no lo hizo. El culto mariano tiene orígenes grecorromanos y, por lo tanto, no tiene lugar en la Biblia.

En un diálogo con una mujer samaritana, Jesucristo habló de "verdaderos adoradores", que presupone solo una forma de adoración aceptable a los ojos de Jehová Dios y su Hijo Jesucristo: "No obstante, la hora viene, y ahora es, en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre con espíritu y con verdad, porque, en realidad, el Padre busca a los de esa clase para que lo adoren. Dios es un Espíritu, y los que lo adoran tienen que adorarlo con espíritu y con verdad”" (Juan 4:22-24; 7:21-13).

Los "verdaderos adoradores" deben adorar a Dios con "espíritu", o espiritualmente, sin objetos religiosos idolátricos, como cruces, estatuas, imágenes o medallas relacionadas con el culto mariano y a otros "santos". Si un cristiano tiene tales objetos, debe deshacerse de ellos o destruirlos (Hechos 19:19,20). El cristiano debe adorar a Dios con la "verdad" establecida en la Biblia (Juan 17:17; 2 Timoteo 3: 16,17; 2 Pedro 1:20,21). El cristiano no debe hacer gestos que no sean adecuados, bíblicamente, antes y después de la oración, como hacer la señal de la cruz. Es una práctica no bíblica que no existía en la época de los apóstoles. Como dijo el apóstol Pablo, bajo inspiración: "Por lo cual, amados míos, huyan de la idolatría" (1 Corintios 10:14).

El consejo de Cristo sobre la oración

“También, cuando oren, no deben ser como los hipócritas; porque a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de los caminos anchos para ser vistos de los hombres. En verdad les digo: Ellos ya disfrutan de su galardón completo. Tú, sin embargo, cuando ores, entra en tu cuarto privado y, después de cerrar tu puerta, ora a tu Padre que está en lo secreto; entonces tu Padre que mira en secreto te lo pagará. Mas al orar, no digas las mismas cosas repetidas veces, así como la gente de las naciones, porque ellos se imaginan que por su uso de muchas palabras se harán oír. Pues bien, no se hagan semejantes a ellos, porque Dios su Padre sabe qué cosas necesitan ustedes hasta antes que se las pidan. ”Ustedes, pues, tienen que orar de esta manera: ”‘Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Efectúese tu voluntad, como en el cielo, también sobre la tierra. Danos hoy nuestro pan para este día; y perdónanos nuestras deudas, como nosotros también hemos perdonado a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, sino líbranos del inicuo’ (Mateo 6:5-13).

¿Qué lección sacar de la Oración Modelo?

¿Es apropiado repetir esta oración de forma mecánica, sin pensarla? Sobre la base de las declaraciones de Jesucristo, es obvio que no. Podemos volver a leer lo que dijo sobre el no repetir mecánicamente, sin pensar, las mismas palabras en nuestras oraciones: "Mas al orar, no digas las mismas cosas repetidas veces" (Mateo 6: 7). Debemos rezar a Dios con amor, como cuando un hijo y una hija se dirigen a su padre, a quien aman profunda y sinceramente. Debemos preocuparnos por su nombre, ser santificado, lo que incluye el deseo de defender la fama de su Nombre. Debemos expresarle nuestro sincero deseo de que su justo propósito se realice en la tierra (Mateo 6: 9,10). Entendemos que Jesucristo deja en claro que nuestras oraciones, en general, deben ser un acto de adoración dirigido a Dios, expresándole alabanzas y profunda gratitud por las muchas expresiones de amor que nos manifiesta. El libro de los Salmos da muchos ejemplos de alabanzas que podemos dirigir a Jehová Dios, como un incienso espiritual agradable para Él (Salmo 141:2). Jehová Dios es muy sensible al hecho de que lo amamos y que lo hagamos saber por nuestras palabras y nuestra conducta: "(Dios) que ejerce bondad amorosa para con la milésima generación en el caso de los que me aman y guardan mis mandamientos" (Éxodo 20:6). A través de nuestras oraciones y comportamiento, respondamos a su amor que Dios tiene para con nosotros. El Salmo 145 es muy rico en alabanzas dirigidas a Dios: "Que mi oración esté preparada como incienso delante de ti; el levantar las palmas de mis manos, como la ofrenda de grano al atardecer" (Salmos 145:1).

Entonces podemos orar a Dios, refiriéndonos más específicamente a nuestras necesidades personales, como el hecho de que Dios nos ayude espiritual y materialmente. Podemos expresar a Dios nuestros sentimientos más íntimos, o expresarle nuestras alegrías en acción de gracias (El libro bíblico de los Salmos es una preciosa colección poética de sentimientos expresados ​​a Dios). Jesucristo, en la última parte de la oración, nos anima a pedirle a Dios que nos ayude a luchar contra nuestras debilidades, que el diablo está explotando para tentarnos y así socavar nuestra integridad (Mateo 6: 11-13 Romanos 7: 21-25).

En Mateo 6:14,15, Jesucristo muestra que la calidad de nuestra relación con Dios depende de la relación que tengamos con nuestro prójimo: "Porque si perdonan a los hombres sus ofensas, su Padre celestial también los perdonará a ustedes; mientras que si no perdonan a los hombres sus ofensas, tampoco perdonará su Padre las ofensas de ustedes" (Mateo 5:23,24, 1 Juan 3:15, 4:8).

¿Es obligatorio concluir la oración con la frase "a través de Jesucristo te dirijo esta oración"? Al examinar la oración modelo y otras oraciones hechas por los discípulos en las Escrituras Griegas Cristianas, no parece que sea obligatorio (Hechos 2:24,25; 4:24-30). Por supuesto, Jesucristo ha dicho que las oraciones debe dirigirse en su nombre: "También, cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, esto lo haré, para que el Padre sea glorificado con respecto al Hijo. Si ustedes piden algo en mi nombre, lo haré" (Juan 14: 13,14). Por lo tanto, si deseamos concluir nuestras oraciones mencionando la mediación de Cristo, podemos hacerlo (1 Timoteo 2: 5). Ya sea que lo hagamos o no, lo  más importante es nuestra fe en que nuestra oración será escuchada a través de Cristo, en la medida en que se ajuste a la voluntad de Dios (Mateo 7: 21-23). Por otro lado, la oración debe concluirse con un "Amén" (1 Corintios 14:16).

¿Es apropiado tener una posición o actitud particular para orar?

Dios: no hay reglas estrictas. Nuestra actitud o posición corporal dependerá de las circunstancias:

- El arrodillarse (Hechos 9:40; 21:5).

- El bajar los ojos y la cabeza (Lucas 18:13).

- El levantar sus ojos al cielo o presentar su rostro a Jehová (Juan 11:40, Job 42:8 "Job mismo, mi siervo, orará por ustedes. Solo el rostro de él aceptaré").

- El abrir y levantar las manos (Salmo 141:2 "el levantar las palmas de mis manos, como la ofrenda de grano al atardecer").

Estas son las circunstancias relacionadas con el temor reverencial de Dios, el discernimiento cristiano y el respeto por las tradiciones humanas locales (en la medida en que se ajusten a la Biblia), si estamos en el contexto de una congregación cristiana local (Hebreos 5:14).

LA PROMESA DE DIOS

JEHOVÁ EL NOMBRE REVELADO

LEER LA BIBLIA

 LAS ENSEÑANZAS BÍBLICAS

MADUREZ ESPIRITUAL

MENÚ PRINCIPAL