English                                 Français                                 Português

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

Menú temático de artículos bíblicos 

Puede escoger su idioma preferido

Català  Românesc  Italiano  Deutsch 

Polski  Magyar  Hrvatski  Slovenský  Slovenski  český  Shqiptar  Nederlands 

Svenska  Norsk  Suomalainen  Dansk  Icelandic  Lietuvos  Latvijas  Eesti 

ქართული  ελληνικά  հայերեն  Kurd  Azərbaycan  اردو  Türk  العربية  فارسی  עברי  ייִדיש

Pусский  Yкраїнський  Македонски  Български  Монгол  беларускі  Қазақ  Cрпски 

AFRICAN LANGUAGES

ASIATIC LANGUAGES

INDONESIAN LANGUAGES

LANGUAGES FROM INDIA

Las frases en azul (entre los párrafos), dan explicaciones bíblicas suplementarias. Simplemente haga clic en el enlace en azul. Los artículos bíblicos están escritos principalmente en cuatro idiomas: español, portugués, francés e inglés

 

El gozo de la esperanza es la fuente de nuestro aguante

"Pero al comenzar a suceder estas cosas, levántense erguidos y alcen la cabeza, porque su liberación se acerca"

(Lucas 21:28)

Después de describir los dramáticos acontecimientos que antecederían al fin de este sistema de cosas, en un momento que debería ser de lo más angustioso y que estamos viviendo ahora, Jesucristo dijo a sus discípulos que "levantaran la cabeza", porque el cumplimiento de su esperanza se acercaría.

¿Cómo encontrar gozo estando en las pruebas personales? El apóstol Pablo escribió que debemos seguir el modelo de Jesucristo: "Pues, entonces, porque tenemos tan grande nube de testigos que nos cerca, quitémonos nosotros también todo peso, y el pecado que fácilmente nos enreda, y corramos con aguante la carrera que está puesta delante de nosotros, mirando atentamente al Agente Principal y Perfeccionador de nuestra fe, Jesús. Por el gozo que fue puesto delante de él aguantó un madero de tormento, despreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios. Sí, consideren con sumo cuidado y atención al que ha aguantado tal habla contraria de pecadores en contra de sus propios intereses, para que no vayan a cansarse y a desfallecer en sus almas" (Hebreos 12:1-3).

La energía del aguante de Jesucristo estaba en el gozo de la esperanza de su futura gloria celestial. Es importante tener aquella energía, para alimentar nuestro aguante, mediante el "gozo" de nuestra esperanza de vida eterna que aguardamos. En cuanto a nuestras pruebas, Jesucristo dijo que las resolviéramos a diario: "Por eso les digo: dejen de angustiarse por su vida, por lo que van a comer y beber; o por su cuerpo, por lo que van a ponerse. Al fin y al cabo, ¿no vale más la vida que el alimento y el cuerpo que la ropa?  Observen con atención las aves del cielo. No siembran ni cosechan ni almacenan en graneros, pero su Padre celestial las alimenta. ¿Y acaso no valen ustedes más que ellas?  ¿Quién de ustedes, por angustiarse, puede alargar un solo codo la duración de su vida?  Además, ¿por qué se angustian por la ropa? Aprendan una lección de cómo crecen los lirios del campo. No trabajan duro ni hilan;  pero les digo que ni siquiera Salomón en toda su gloria se vistió como uno de ellos.  Entonces, si Dios viste así a la vegetación del campo, que hoy está aquí y mañana se echa al horno, ¿no los vestirá a ustedes con mucha más razón, gente de poca fe?  Así que nunca se angustien+ y digan: ‘¿Qué vamos a comer?’, o ‘¿Qué vamos a beber?’, o ‘¿Qué vamos a ponernos?’.  Porque es la gente de las naciones* la que busca todas estas cosas con tanto empeño. Su Padre celestial sabe que ustedes necesitan todas estas cosas" (Mateo 6:25-32). El principio es simple, debemos usar el presente, es decir el día en que estamos, para resolver nuestros problemas que nos acaecen, poniendo nuestra confianza en Dios, para que nos ayude a encontrar una solución: “Por lo tanto, sigan buscando primero el Reino y la justicia de Dios, y entonces recibirán también todas esas cosas.  Así que nunca se angustien por el día siguiente, porque el día siguiente traerá sus propias preocupaciones. Bastante hay con los problemas de cada día” (Mateo 6:33,34). La aplicación de este principio nos ayudará a administrar mejor nuestra energía mental y emocional para afrontar nuestros problemas diarios. Jesucristo desaconseja la anticipación excesiva, hasta exagerada y mórbida de los problemas que podrían agobiar y quitar toda la energía espiritual (compárese con Marcos 4:18,19).

Para volver al estímulo presentado en Hebreos 12:1-3, necesitamos usar nuestra capacidad mental para proyectarnos hacia el futuro a través del gozo de la esperanza, que es parte del fruto del espíritu santo: "Por otra parte, el fruto del espíritu es amor, felicidad, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fe,  apacibilidad, autocontrol. No hay ley en contra de esas cosas" (Gálatas 5:22,23). Está escrito en la Biblia que Jehová es un Dios feliz y que el cristiano predica las "buenas nuevas del Dios feliz" (1 Timoteo 1:11). Mientras que este sistema de cosas nunca ha estado tanto en las tinieblas espirituales, debemos enfocarnos en la luz de las buenas nuevas que compartimos, pero también en el gozo de nuestra esperanza que queremos irradiar sobre los demás como una luz: "Ustedes son la luz del mundo. No se puede esconder una ciudad que está en lo alto de una montaña.  Nadie enciende una lámpara para luego taparla con una canasta, sino que la pone en el candelero para que alumbre a todos los que están en la casa.  De la misma manera, hagan brillar su luz a la vista de la gente. Que vean sus buenas obras y así le den gloria al Padre de ustedes que está en los cielos" (Mateo 5:14-16). El siguiente video y también el artículo, basados ​​en la esperanza de la vida eterna, han sido desarrollados con este objetivo de gozo en la esperanza: "Regocíjense y salten de gozo, puesto que grande es su galardón en los cielos" (Mateo 5:12)… Hagamos del gozo de Jehová nuestra fortaleza: “Porque el gozo de Jehová es su plaza fuerte” (Nehemías 8:10).

Vida eterna en el paraíso…

"y nada sino gozoso tendrás que llegar a estar" (Deuteronomio 16:15)

LA VIDA ETERNA MEDIANTE LA LIBERACIÓN DE LA HUMANIDAD, RESCATADA POR EL SACRIFICIO DE JESUCRISTO (MATEO 20:28)

(El sacrificio de Cristo tiene un valor expiatorio que permite el perdón de Dios, y un valor de rescate que permite un intercambio de cuerpo a través de la resurrección, la curación o la regeneración y el rejuvenecimiento)

“Y Jehová mismo volvió atrás la condición de cautiverio de Job cuando este oró a favor de sus compañeros, y Jehová empezó a dar, además, todo lo que había sido de Job, en cantidad doble” (Job 42:10). Será lo mismo para todos los serán parte de la Gran Muchedumbre que sobrevivan la gran tribulación. Jehová Dios, por medio de Jesús Cristo Rey, se recordará cariñosamente de ellos, colmándolos de bendiciones, como lo recordó el discípulo de Santiagos: “¡Miren! Pronunciamos felices a los que han aguantado. Ustedes han oído del aguante de Job y han visto el resultado que Jehová dio, que Jehová es muy tierno en cariño, y misericordioso” (Santiago 5:11).

 LA LIBERACIÓN DE LA HUMANIDAD : LAS CURACIONES MILAGROSAS

 “Y ningún residente dirá: “Estoy enfermo”. La gente que more en [la tierra] constará de los que habrán sido perdonados por su error” (Isaías 33:24).

“En aquel tiempo los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos mismos de los sordos serán destapados. 6 En aquel tiempo el cojo trepará justamente como lo hace el ciervo, y la lengua del mudo clamará con alegría. Pues en el desierto habrán brotado aguas, y torrentes en la llanura desértica” (Isaías 35:5,6).

LA LIBERACIÓN DE LA HUMANIDAD : EL REJUVENECIMIENTO

“Que su carne se haga más fresca que en la juventud; que vuelva a los días de su vigor juvenil” (Job 33:25).

LA LIBERACIÓN DE LA HUMANIDAD : LA RESURRECCIÓN TERRESTRE

“Y habrá muchos de los que están dormidos en el suelo de polvo que despertarán, estos a vida de duración indefinida y aquellos a oprobios [y] a aborrecimiento de duración indefinida” (Daniel 12:2).

"Tengo esperanza en cuanto a Dios, esperanza que estos mismos también abrigan, de que va a haber resurrección así de justos como de injustos” (Hechos 24:15) (La administración de las resurrecciones terrestres; resurrección celestialresurrección terrestre).

LA LIBERACIÓN DE LA HUMANIDAD MEDIANTE LA ADMINISTRACIÓN TERRESTRE DEL REINO DE DIOS

“Y vi un nuevo cielo y una nueva tierra; porque el cielo anterior y la tierra anterior habían pasado, y el mar ya no existe. 2 Vi también la santa ciudad, la Nueva Jerusalén, que descendía del cielo desde Dios y preparada como una novia adornada para su esposo. 3 Con eso, oí una voz fuerte desde el trono decir: “¡Mira! La tienda de Dios está con la humanidad, y él residirá con ellos, y ellos serán sus pueblos. Y Dios mismo estará con ellos. 4 Y limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado” (Revelación 21:1-4) (La administración terrestre del Reino de Dios) (El Príncipe) (Los Sacerdotes) (Los Levitas).

"Regocíjense en Jehová y estén gozosos, ustedes los justos; y clamen gozosamente, todos ustedes los que son rectos de corazón" (Salmos 32:11)

El justo vivirá para siempre y el inicuo perecerá

“Felices son los de genio apacible, puesto que ellos heredarán la tierra” (Mateo 5:5).

"Y solo un poco más de tiempo, y el inicuo ya no será; y ciertamente darás atención a su lugar, y él no será. Pero los mansos mismos poseerán la tierra, y verdaderamente hallarán su deleite exquisito en la abundancia de paz. El inicuo está maquinando contra el justo, y contra él está crujiendo los dientes. Jehová mismo se reirá de él, porque ciertamente ve que su día vendrá. Los inicuos han desenvainado una espada misma, y han doblado su arco, para hacer caer al afligido y pobre, para degollar a los que son rectos en su camino. Su propia espada entrará en su corazón, y sus propios arcos serán quebrados. (…) Porque los mismísimos brazos de los inicuos serán quebrados, pero Jehová estará sosteniendo a los justos. (…) Porque los inicuos mismos perecerán, y los enemigos de Jehová serán como la preciosidad de prados; tienen que acabarse. En humo tienen que acabarse. (…) Los justos mismos poseerán la tierra, y residirán para siempre sobre ella (…) Espera en Jehová y guarda su camino, y él te ensalzará para tomar posesión de la tierra. Cuando los inicuos sean cortados, tú lo verás. (…) Vigila al exento de culpa y mantén a la vista al recto, porque el futuro de [ese] hombre será pacífico. Pero los transgresores mismos ciertamente serán aniquilados juntos; el futuro de los inicuos verdaderamente será cortado. Y la salvación de los justos proviene de Jehová; él es su plaza fuerte en el tiempo de angustia. Y Jehová los ayudará y les proveerá escape. Les proveerá escape de los inicuos y los salvará, porque se han refugiado en él” (Salmos 37:10-15, 17, 20, 29, 34, 37-40).

“El propósito es que andes en el camino de los buenos y que guardes las sendas de los justos. Porque los rectos son los que residirán en la tierra, y los exentos de culpa son los que quedarán en ella. En cuanto a los inicuos, serán cortados de la mismísima tierra; y en cuanto a los traicioneros, serán arrancados de ella. (…) Las bendiciones son para la cabeza del justo, pero en cuanto a la boca de los inicuos, esta encubre violencia. Al recuerdo del justo le espera una bendición, pero el mismísimo nombre de los inicuos se pudrirá” (Proverbios 2:20-22; 10:6,7).

Las guerras cesarán, habrá paz en los corazones y en toda la tierra

“Oyeron ustedes que se dijo: ‘Tienes que amar a tu prójimo y odiar a tu enemigo’. Sin embargo, yo les digo: Continúen amando a sus enemigos y orando por los que los persiguen; para que demuestren ser hijos de su Padre que está en los cielos, ya que él hace salir su sol sobre inicuos y buenos y hace llover sobre justos e injustos. Porque si aman a los que los aman, ¿qué galardón tienen? ¿No hacen también la misma cosa los recaudadores de impuestos? Y si saludan a sus hermanos solamente, ¿qué cosa extraordinaria hacen? ¿No hace la misma cosa también la gente de las naciones? Ustedes, en efecto, tienen que ser perfectos, como su Padre celestial es perfecto” (Mateo 5:43-48).

“Porque si perdonan a los hombres sus ofensas, su Padre celestial también los perdonará a ustedes; mientras que si no perdonan a los hombres sus ofensas, tampoco perdonará su Padre las ofensas de ustedes” (Mateo 6:14,15).

“Entonces Jesús le dijo: “Vuelve tu espada a su lugar, porque todos los que toman la espada perecerán por la espada”” (Mateo 26:52).

"Vengan, contemplen las actividades de Jehová, como ha establecido acontecimientos pasmosos en la tierra. Hace cesar las guerras hasta la extremidad de la tierra. Quiebra el arco y verdaderamente corta en pedazos la lanza; quema los carruajes en el fuego" (Salmos 46:8,9).

“Y él ciertamente dictará el fallo entre las naciones y enderezará los asuntos respecto a muchos pueblos. Y tendrán que batir sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación, ni aprenderán más la guerra” (Isaías 2:4).

“Y en la parte final de los días tiene que suceder [que] la montaña de la casa de Jehová llegará a estar firmemente establecida por encima de la cumbre de las montañas, y ciertamente será alzada por encima de las colinas; y a ella tendrán que afluir pueblos.  Y muchas naciones ciertamente irán y dirán: “Vengan, y subamos a la montaña de Jehová y a la casa del Dios de Jacob; y él nos instruirá acerca de sus caminos, y ciertamente andaremos en sus sendas”. Porque de Sión saldrá ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová. Y él ciertamente dictará el fallo entre muchos pueblos, y enderezará los asuntos respecto a poderosas naciones lejanas. Y tendrán que batir sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No alzarán espada, nación contra nación, ni aprenderán más la guerra. Y realmente se sentarán, cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá nadie que [los] haga temblar; porque la boca misma de Jehová de los ejércitos lo ha hablado” (Miqueas 4:1-4).

Habrá abundancia de alimentos en toda la tierra

"Llegará a haber abundancia de grano en la tierra; en la cima de las montañas habrá sobreabundancia. El fruto de él será como en el Líbano, y los que son de la ciudad florecerán como la vegetación de la tierra" (Salmos 72:16).

"Y él ciertamente dará la lluvia para tu semilla con la cual siembras el terreno, y, como el producto del terreno, pan, el cual tiene que llegar a ser graso y aceitoso. Tu ganado pacerá en aquel día en un prado espacioso" (Isaías 30:23).

Los relatos de los milagros de Jesucristo en la tierra para fortalecer nuestra fe en la vida eterna

"Hay, de hecho, muchas otras cosas también que Jesús hizo, que, si se escribieran alguna vez en todo detalle, supongo que el mundo mismo no podría contener los rollos que se escribieran" (Juan 21:25)

Jesucristo y el primer milagro escrito en el Evangelio de Juan, convierte el agua en vino: "Ahora bien, al tercer día se efectuó un banquete de bodas en Caná de Galilea, y estaba allí la madre de Jesús. Jesús y sus discípulos también fueron invitados al banquete de bodas. Cuando faltó el vino, la madre de Jesús le dijo: “No tienen vino”. Pero Jesús le dijo: “¿Qué tengo que ver contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora”. Su madre dijo a los que ministraban: “Todo cuanto les diga, háganlo”. Sucedió que había puestas allí seis tinajas de piedra para agua según lo exigido por los reglamentos de purificación de los judíos, cada una de las cuales podía contener dos o tres medidas de líquido. Jesús les dijo: “Llenen de agua las tinajas de agua”. Y las llenaron hasta el borde. Y les dijo: “Saquen un poco ahora y llévenlo al director del banquete”. De modo que ellos lo llevaron. Pues bien, cuando el director del banquete probó el agua que había sido convertida en vino, pero no sabía de dónde venía, aunque lo sabían los que ministraban que habían sacado el agua, el director del banquete llamó al novio y le dijo: “Todo otro hombre pone primero el vino excelente, y cuando la gente está embriagada, el inferior. Tú has reservado el vino excelente hasta ahora”. Jesús ejecutó esto en Caná de Galilea como principio de sus señales, y puso de manifiesto su gloria; y sus discípulos pusieron su fe en él" ​(Juan 2:1-11).

Jesucristo sana al hijo de un servidor del rey: "Así que fue otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Ahora bien, había cierto servidor del rey cuyo hijo estaba enfermo en Capernaum. Cuando este hombre oyó que Jesús había venido de Judea a Galilea, se fue a donde él y se puso a pedirle que bajara y sanara a su hijo, porque este estaba a punto de morir. Sin embargo, Jesús le dijo: “A menos que ustedes vean señales y prodigios, de ninguna manera creerán”. El servidor del rey le dijo: “Señor, baja antes que mi niñito muera”. Jesús le dijo: “Ponte en camino; tu hijo vive”. El hombre creyó la palabra que Jesús le habló, y se fue. Pero ya mientras iba bajando sus esclavos lo encontraron para decirle que su muchachito vivía. De modo que él se puso a inquirir de ellos la hora en que mejoró de salud. Por consiguiente, le dijeron: “Ayer a la hora séptima lo dejó la fiebre”. De manera que el padre supo que era en la misma hora en que Jesús le había dicho: “Tu hijo vive”. Y él y toda su casa creyeron. De nuevo, esta fue la segunda señal que Jesús ejecutó cuando vino de Judea a Galilea" (Juan 4:46-54).

Jesucristo sana a un hombre poseído por un demonio en Capernaum: "Y bajó a Capernaum, ciudad de Galilea. Y les enseñaba en día de sábado; y estaban atónitos de su modo de enseñar, porque su habla tenía autoridad. Ahora bien, en la sinagoga había un hombre con un espíritu, un demonio inmundo, y este gritó con voz fuerte: “¡Ah! ¿Qué tenemos que ver contigo, Jesús, nazareno? ¿Viniste a destruirnos? Sé exactamente quién eres: el Santo de Dios”. Pero Jesús lo reprendió, y dijo: “Calla, y sal de él”. Entonces, después de derribar al hombre en medio de ellos, el demonio salió de él sin hacerle daño. Ante esto, todos quedaron pasmados, y conversaban unos con otros, y decían: “¿Qué clase de habla es esta, porque con autoridad y poder ordena a los espíritus inmundos, y salen?”. De modo que las noticias respecto a él salían a todo rincón de la comarca" (Lucas 4:31-37).

Jesucristo expulsa demonios en el país de los Gadarenos (actual Jordania, parte oriental del río Jordán, cerca del lago Tiberíades): "Cuando llegó al otro lado, al país de los gadarenos, lo encontraron dos hombres —poseídos de demonios— que salían de entre las tumbas conmemorativas, feroces en extremo, de modo que nadie tenía ánimo para pasar por aquel camino. Y, ¡mire!, gritaron, diciendo: “¿Qué tenemos que ver contigo, Hijo de Dios? ¿Viniste aquí a atormentarnos antes del tiempo señalado?”. Pero muy lejos de ellos había una piara de muchos cerdos paciendo. De modo que los demonios le suplicaban, diciendo: “Si nos expulsas, envíanos a la piara de cerdos”. Por consiguiente, les dijo: “¡Vayan!”. Ellos salieron y se fueron a los cerdos; y, ¡mire!, toda la piara se precipitó por el despeñadero al mar, y murió en las aguas. Pero los porquerizos huyeron y, yéndose a la ciudad, informaron todo, incluso el asunto de los hombres poseídos de demonios. Y, ¡mire!, toda la ciudad salió al encuentro de Jesús; y, habiéndolo visto, le instaron con ahínco a que se saliera de sus distritos" (Mateo 8:28-34).

Jesucristo sana a la suegra del apóstol Pedro: "Y Jesús, al entrar en la casa de Pedro, vio a la suegra de este acostada y enferma con fiebre. Por consiguiente, le tocó la mano, y la fiebre la dejó, y ella se levantó y se puso a ministrarle" (Mateo 8:14,15).

Jesucristo sana a un hombre con la mano derecha paralizada: "En el transcurso de otro sábado entró en la sinagoga y se puso a enseñar. Y estaba allí un hombre cuya mano derecha estaba seca. Los escribas y fariseos entonces estuvieron observándolo detenidamente para ver si curaría en día de sábado, a fin de hallar alguna manera de acusarlo. Él, sin embargo, conocía sus razonamientos; no obstante, dijo al hombre de la mano seca: “Levántate y ponte de pie en medio”. Y él se levantó y quedó de pie. Entonces Jesús les dijo: “Les pregunto: ¿Es lícito en el sábado hacer bien, o hacer daño?, ¿salvar un alma, o destruirla?”. Y después de mirar alrededor a todos ellos, dijo al hombre: “Extiende la mano”. Él lo hizo, y la mano le fue restaurada. Pero ellos se llenaron de insensatez, y se pusieron a hablar unos con otros en cuanto a qué podrían hacerle a Jesús" (Lucas 6:6-11).

Jesucristo sana a un hombre con hidropesía (edema, acumulación excesiva de líquido en el cuerpo): "Y en una ocasión cuando entró en la casa de cierto gobernante de los fariseos en día de sábado para tomar una comida, lo estaban observando detenidamente. Y, ¡mira!, estaba delante de él cierto hombre que tenía hidropesía. De modo que, tomando la palabra, Jesús habló a los que estaban versados en la Ley y a los fariseos, y dijo: “¿Es lícito curar en sábado, o no?”. Mas ellos guardaron silencio. Con eso, él se asió [del hombre], lo sanó y [lo] despachó. Y les dijo: “¿Quién de ustedes, si su hijo o su toro cae en un pozo, no lo saca inmediatamente en día de sábado?”. Y no pudieron contestar respecto a estas cosas" (Lucas 14:1-6).

Jesucristo sana a un ciego: "Ahora bien, al acercarse él a Jericó, cierto ciego estaba sentado al lado del camino, mendigando. Puesto que este oyó a la muchedumbre que iba pasando, se puso a inquirir lo que significaba esto. Le informaron: “¡Jesús el Nazareno va pasando!”. Con eso, clamó, y dijo: “¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!”. Y los que iban delante empezaron a decirle rigurosamente que se callara, pero mucho más gritaba él: “Hijo de David, ten misericordia de mí”. Entonces Jesús se detuvo y mandó que condujeran el [hombre] hasta él. Después que él se hubo acercado, [Jesús] le preguntó: “¿Qué quieres que te haga?”. Él dijo: “Señor, que recobre la vista”. De modo que Jesús le dijo: “Recobra tu vista; tu fe te ha devuelto la salud”. Y al instante recobró la vista, y se puso a seguirle, glorificando a Dios. También, todo el pueblo, al ver [esto], dio alabanza a Dios" (Lucas 18:35-43).

Jesucristo sana a dos ciegos: "Al ir pasando Jesús de allí, dos ciegos le siguieron, clamando y diciendo: “Ten misericordia de nosotros, Hijo de David”. Después que él hubo entrado en la casa, se le acercaron los ciegos, y Jesús les preguntó: “¿Tienen fe en que yo puedo hacer esto?”. Le contestaron: “Sí, Señor”. Entonces les tocó los ojos, y dijo: “Según su fe, sucédales”. Y sus ojos recibieron la vista. Además, Jesús les mandó rigurosamente, diciendo: “Miren que nadie llegue a saberlo”. Pero ellos, después que salieron fuera, hicieron público esto acerca de él por toda aquella región” (Mateo 9:27-31).

Jesucristo sana a un sordomudo: "Entonces, saliendo él de nuevo de las regiones de Tiro, se fue por Sidón al mar de Galilea y subió por en medio de las regiones de Decápolis. Aquí le trajeron un hombre sordo y con un impedimento del habla, y le suplicaron que pusiera la mano sobre él. Y él se lo llevó aparte de la muchedumbre, en privado, y puso sus dedos en los oídos del hombre y, después de escupir, le tocó la lengua. Y con una mirada al cielo suspiró profundamente y le dijo: “Éffatha”, esto es: “Sé abierto”. Pues bien, las facultades de oír de aquel fueron abiertas, y el impedimento de su lengua fue desatado, y empezó a hablar normalmente. Con eso, él les ordenó que no lo dijeran a nadie; pero cuanto más les ordenaba, tanto más lo proclamaban. De hecho, estaban atónitos de una manera sumamente extraordinaria, y decían: “Todas las cosas las ha hecho bien. Hasta a los sordos hace oír y a los mudos hablar”" (Marcos 7:31-37).

Jesucristo sana a un leproso: "También vino a él un leproso, y le suplicó hasta de rodillas, diciéndole: “Si tan solo quieres, puedes limpiarme”. Con esto, él se enterneció, y extendió la mano y lo tocó, y le dijo: “Quiero. Sé limpio”. E inmediatamente la lepra desapareció de él, y quedó limpio" (Marcos 1:40-42).

La curación de los diez leprosos: "Y mientras iba a Jerusalén pasaba por en medio de Samaria y Galilea. Y en el momento en que entraba en cierta aldea lo encontraron diez varones leprosos, pero se pusieron de pie a lo lejos. Y levantaron la voz y dijeron: “¡Jesús, Instructor, ten misericordia de nosotros!”. Y cuando él alcanzó a verlos, les dijo: “Vayan y muéstrense a los sacerdotes”. Entonces, mientras se iban, se efectuó su limpieza. Uno de ellos, cuando vio que había sido sanado, volvió atrás, glorificando a Dios en alta voz. Y cayó sobre su rostro a los pies [de Jesús], y le dio gracias; además, era samaritano. En respuesta Jesús dijo: “Los diez fueron limpiados, ¿no es verdad? Entonces, ¿dónde están los otros nueve? ¿No se halló ninguno que volviera atrás a dar gloria a Dios, sino este hombre de otra nación?”. Y le dijo: “Levántate y ponte en camino; tu fe te ha devuelto la salud”” (Lucas 17:11-19).

Jesucristo sana a un paralítico: "Después de estas cosas hubo una fiesta de los judíos, y Jesús subió a Jerusalén. Pues bien, en Jerusalén, junto a la puerta de las ovejas, hay un estanque designado en hebreo Betzata, que tiene cinco columnatas. En estas yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y los que tenían miembros secos. Pero estaba allí cierto hombre que llevaba treinta y ocho años en su enfermedad. Al ver a este hombre acostado, y dándose cuenta de que ya por mucho tiempo había estado [enfermo], Jesús le dijo: “¿Quieres ponerte bien de salud?”. El enfermo le contestó: “Señor, no tengo un hombre que me meta en el estanque cuando se revuelve el agua; y entretanto que yo voy, otro baja antes que yo”. Jesús le dijo: “Levántate, toma tu camilla y anda”. Con eso, el hombre inmediatamente se puso bien de salud, y tomó su camilla y echó a andar" (Juan 5:1-9).

Jesucristo sana a un epiléptico: "Cuando se acercaron a la multitud, un hombre se le acercó, se arrodilló ante él y le dijo:" Señor, ten misericordia de mi hijo, porque es un epiléptico y está enfermo. fuego ya menudo en el agua. Lo llevé a tus discípulos, pero no pudieron curarlo ". En respuesta, Jesús dijo: "Oh generación infiel y retorcida, ¿cuánto tiempo debo permanecer contigo? ¿Cuánto tiempo debo aguantarte? Tráemelo aquí". Entonces Jesús reprendió al demonio, y salió de él, y el niño quedó curado desde esa hora.Luego los discípulos se acercaron a Jesús en privado y le dijeron: "¿Por qué no pudimos expulsarlo?" Él les dijo: "Por su poca fe. Porque en verdad les digo, si tienen fe del tamaño de un grano de mostaza, dirán a esta montaña: 'Muévete de aquí para allá', y se moverá, y nada te será imposible ” (Mateo 17:14-20).

Un milagro sin saberlo: "Mientras Jesús iba, las muchedumbres lo apretaban. Y una mujer, que padecía flujo de sangre hacía doce años, y que no había podido conseguir que nadie la curara, se acercó por detrás y le tocó el fleco de la prenda de vestir exterior, y al instante el flujo de su sangre cesó. De modo que Jesús dijo: “¿Quién es el que me ha tocado?”. Cuando todos lo negaban, Pedro dijo: “Instructor, las muchedumbres te cercan y te oprimen estrechamente”. Sin embargo, Jesús dijo: “Alguien me ha tocado, porque percibí que ha salido poder de mí”. Viendo que no había pasado inadvertida, la mujer vino temblando y cayó delante de él y reveló ante todo el pueblo por qué razón lo había tocado, y cómo había sido sanada al instante. Pero él le dijo: “Hija, tu fe te ha devuelto la salud; vete en paz"” (Lucas 8:42-48).

Jesucristo sana a distancia: "Cuando él hubo acabado todos sus dichos a oídos del pueblo, entró en Capernaum. Ahora bien, el esclavo de cierto oficial del ejército, a quien este apreciaba mucho, se hallaba mal y estaba a punto de morir. Habiendo oído acerca de Jesús, envió a él algunos ancianos de los judíos a pedirle que viniera a sacar de peligro a su esclavo. Entonces los que vinieron a Jesús se pusieron a suplicarle solícitamente, diciendo: “Es digno de que le otorgues esto, porque ama a nuestra nación, y él mismo nos edificó la sinagoga”. De modo que Jesús partió con ellos. Pero no estando él lejos de la casa, el oficial del ejército ya había enviado unos amigos a decirle: “Señor, no te molestes, porque no soy digno de que entres debajo de mi techo. Por esto no me consideré digno de ir a ti. Mas di tú la palabra, y sea sanado mi sirviente. Porque yo también soy hombre puesto bajo autoridad, que tengo soldados bajo mí, y digo a este: ‘¡Vete!’, y se va, y a otro: ‘¡Ven!’, y viene, y a mi esclavo: ‘¡Haz esto!’, y lo hace”. Pues bien, al oír estas cosas Jesús se maravilló de él, y se volvió a la muchedumbre que le seguía y dijo: “Les digo: Ni siquiera en Israel he hallado fe tan grande”. Y los que habían sido enviados, al volver a la casa, hallaron al esclavo en buena salud" (Lucas 7:1-10).

Jesucristo sana a una mujer encorvada durante 18 años: "Ahora bien, estaba enseñando en una de las sinagogas en día de sábado. Y, ¡mira!, una mujer que tenía un espíritu de debilidad desde hacía dieciocho años, y estaba encorvada y no podía levantarse de manera alguna. Al verla, Jesús se dirigió a ella y le dijo: “Mujer, se te pone en libertad de tu debilidad”. Y puso las manos sobre ella; y al instante ella se enderezó, y se puso a glorificar a Dios. Pero, en respuesta, el presidente de la sinagoga, indignado porque Jesús había hecho la curación en sábado, empezó a decir a la muchedumbre: “Seis días hay en que se debe hacer trabajo; en estos, por lo tanto, vengan y sean curados, y no en día de sábado”. Sin embargo, el Señor le contestó y dijo: “Hipócritas, ¿no desata del pesebre cada uno de ustedes en día de sábado su toro o su asno y lo lleva a beber? ¿No era propio, pues, que esta mujer que es hija de Abrahán, y a quien Satanás tuvo atada, ¡fíjense!, dieciocho años, fuera desatada de esta ligadura en día de sábado?”. Pues bien, cuando él dijo estas cosas, todos sus opositores empezaron a avergonzarse, pero toda la muchedumbre empezó a regocijarse de todas las cosas gloriosas que él había hecho" (Lucas 13:10-17).

Jesucristo sana a la hija de una mujer fenicia: "Partiendo de allí, Jesús entonces se retiró a las partes de Tiro y Sidón. Y, ¡mire!, una mujer fenicia de aquellas regiones salió, y levantó la voz, y dijo: “Ten misericordia de mí, Señor, Hijo de David. Mi hija está terriblemente endemoniada”. Pero él no le contestó palabra. De modo que sus discípulos se acercaron y empezaron a solicitarle: “Despídela; porque sigue clamando tras nosotros”. En respuesta, él dijo: “No fui enviado a nadie aparte de las ovejas perdidas de la casa de Israel”. Cuando la mujer vino, se puso a rendirle homenaje, diciendo: “¡Señor, ayúdame!”. En respuesta, él dijo: “No es correcto tomar el pan de los hijos y echarlo a los perritos”. Ella dijo: “Sí, Señor; pero en realidad los perritos comen de las migajas que caen de la mesa de sus amos”. Entonces Jesús le dijo en respuesta: “Oh mujer, grande es tu fe; que te suceda según deseas”. Y su hija fue sanada desde aquella hora" (Mateo 15:21-28).

La pesca milagrosa: "En cierta ocasión, cuando la muchedumbre se agolpaba sobre él y escuchaba la palabra de Dios, él estaba de pie junto al lago de Genesaret. Y vio dos barcas atracadas al borde del lago, pero los pescadores habían salido de ellas y estaban lavando sus redes. Subiendo a una de las barcas, que era de Simón, le pidió que se apartara un poco de la tierra. Entonces se sentó, y desde la barca se puso a enseñar a las muchedumbres. Cuando cesó de hablar, dijo a Simón: “Rema hasta donde está profundo, y echen sus redes para la pesca”. Pero respondiendo Simón, dijo: “Instructor, toda la noche nos afanamos y no sacamos nada, pero porque tú lo dices bajaré las redes”. Pues bien, cuando hicieron esto, encerraron una gran multitud de peces. En realidad, se les rompían las redes. De modo que hicieron señas a sus socios [que estaban] en la otra barca para que vinieran y les prestaran ayuda; y ellos vinieron, y llenaron ambas barcas, de manera que estas se hundían. Viendo esto, Simón Pedro cayó a las rodillas de Jesús, y dijo: “Apártate de mí, porque soy varón pecador, Señor”. Pues, ante la redada de peces que habían pescado, quedaron pasmados él y todos los que con él estaban, y así mismo Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran partícipes con Simón. Pero Jesús dijo a Simón: “Deja de tener miedo. De ahora en adelante estarás pescando vivos a hombres”. De modo que volvieron a traer las barcas a tierra, y abandonaron todo y le siguieron" (Lucas 5:1-11).

Jesucristo calma una tormenta: "Y cuando hubo subido en una barca, le siguieron sus discípulos. Ahora bien, ¡mire!, se levantó una gran agitación en el mar, de modo que las olas cubrían la barca; él, sin embargo, dormía. Y ellos vinieron y lo despertaron, diciendo: “¡Señor, sálvanos, estamos a punto de perecer!”. Pero él les dijo: “¿Por qué se acobardan, hombres de poca fe?”. Entonces, levantándose, reprendió a los vientos y el mar, y sobrevino una gran calma. Por consiguiente, los hombres se asombraron, y dijeron: “¿Qué clase de persona es esta, que hasta los vientos y el mar le obedecen?" (Mateo 8:23-27). Este milagro muestra que en el paraíso terrestre no habrá más tormentas o inundaciones que causen desastres.

Jesucristo andando sobre el mar: "Por fin, habiendo despedido a las muchedumbres, subió solo a la montaña a orar. Aunque se hizo tarde, estaba allí solo. Para este tiempo la barca estaba a muchos centenares de metros de la tierra, y las olas la tenían en aprieto, pues tenían el viento en su contra. Pero en el período de la cuarta vigilia de la noche él vino a ellos, andando sobre el mar. Cuando alcanzaron a verlo andando sobre el mar, los discípulos se perturbaron, y dijeron: “¡Es un fantasma!”. Y clamaron en su temor. Pero en seguida Jesús les habló estas palabras: “Cobren ánimo, soy yo; no tengan temor”. En respuesta, Pedro le dijo: “Señor, si eres tú, mándame venir a ti sobre las aguas”. Él dijo: “¡Ven!”. Entonces Pedro, bajando de la barca, anduvo sobre las aguas y fue hacia Jesús. Pero al mirar a la tempestad de viento, le dio miedo, y, comenzando a hundirse, clamó: “¡Señor, sálvame!”. Inmediatamente Jesús, extendiendo la mano, lo asió, y le dijo: “Hombre de poca fe, ¿por qué cediste a la duda?”. Y después que subieron a la barca, se apaciguó la tempestad de viento. Entonces los que estaban en la barca le rindieron homenaje, y dijeron: “Verdaderamente eres Hijo de Dios”. Y terminaron la travesía y llegaron a tierra en Genesaret" (Mateo 14:23-33).

Jesucristo multiplica los panes: "Después de estas cosas, Jesús partió para el otro lado del mar de Galilea, o Tiberíades. Pero una gran muchedumbre continuó siguiéndole, porque contemplaban las señales que él ejecutaba en los que estaban mal. De modo que Jesús subió a una montaña, y allí estaba sentado con sus discípulos. Ahora bien, estaba cerca la pascua, la fiesta de los judíos. Por lo tanto, cuando Jesús alzó los ojos y observó que una gran muchedumbre venía a él, dijo a Felipe: “¿Dónde compraremos panes para que estos coman?”. Sin embargo, decía esto para probarlo, porque él mismo sabía lo que iba a hacer. Felipe le contestó: “Doscientos denarios de pan no les bastan, para que cada uno reciba un poco”. Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dijo: “Aquí está un muchachito que tiene cinco panes de cebada y dos pescaditos. Pero ¿qué son estos entre tantos?”. Jesús dijo: “Hagan que los varones se reclinen como en una comida”. Bueno, había mucha hierba en el lugar. Entonces los hombres se reclinaron, en número de unos cinco mil. De modo que Jesús tomó los panes y, después de dar gracias, los distribuyó a los que estaban reclinados; igualmente también todo lo que querían de los pescaditos. Pero cuando se hubieron saciado dijo a sus discípulos: “Recojan los trozos que sobran, para que nada se desperdicie”. Por lo tanto los recogieron, y llenaron doce cestas de trozos de los cinco panes de cebada, que les sobraron a los que habían comido. Por consiguiente, cuando los hombres vieron las señales que él ejecutó, empezaron a decir: “Con certeza este es el profeta que había de venir al mundo”. Por lo tanto, Jesús, sabiendo que estaban a punto de venir y prenderlo para hacerlo rey, se retiró otra vez a la montaña, él solo" (Juan 6:1-15). Habrá comida en abundancia por toda la tierra (Salmos 72:16; Isaías 30:23).

Jesucristo resucita al hijo de una viuda: "Poco después de esto viajó a una ciudad llamada Naín, y sus discípulos y una gran muchedumbre viajaban con él. Al acercarse él a la puerta de la ciudad, pues ¡mira!, sacaban a un muerto, el hijo unigénito de su madre. Además, ella era viuda. También estaba con ella una muchedumbre bastante numerosa de la ciudad. Y cuando el Señor alcanzó a verla, se enterneció por ella, y le dijo: “Deja de llorar”. En seguida se acercó y tocó el féretro, y los que lo llevaban se detuvieron, y él dijo: “Joven, yo te digo: ¡Levántate!”. Y el muerto se incorporó y comenzó a hablar, y él lo dio a su madre. Entonces el temor se apoderó de todos, y se pusieron a glorificar a Dios, diciendo: “Un gran profeta ha sido levantado entre nosotros”, y: “Dios ha dirigido su atención a su pueblo”. Y estas noticias respecto a él se extendieron por toda Judea y por toda la comarca" (Lucas 7:11-17).

Jesucristo resucita a la hija de Jairo: "Mientras él todavía estaba hablando, vino cierto representante del presidente de la sinagoga, y dijo: “Ha muerto tu hija; no molestes ya al maestro”. Al oír esto, Jesús le contestó: “No temas, solo muestra fe, y ella será salva”. Cuando llegó a la casa, no dejó que nadie entrara con él sino Pedro y Juan y Santiago y el padre y la madre de la muchacha. Pero toda la gente estaba llorando y golpeándose en desconsuelo por ella. De modo que él dijo: “Dejen de llorar, porque no murió, sino que duerme”. Ante esto, empezaron a reírse de él desdeñosamente, porque sabían que ella había muerto. Mas él la tomó de la mano y llamó, diciendo: “Muchacha, ¡levántate!”. Y el espíritu de ella volvió, y ella se levantó al instante, y él ordenó que se le diera algo de comer. 5Pues bien, sus padres quedaron fuera de sí; pero él les dio instrucciones de que no dijeran a nadie lo que había acontecido" (Lucas 8:49-56).

Jesucristo resucita a su amigo Lázaro, que ha estado muerto durante cuatro días: "Jesús, de hecho, aún no había entrado en la aldea, sino que todavía estaba en el lugar donde Marta se había encontrado con él. Por lo tanto, los judíos que estaban con ella en la casa, y que la confortaban, al ver que María se levantó pronto y salió, la siguieron, pensando que iba a la tumba conmemorativa para llorar allí. Así que María, cuando llegó a donde Jesús estaba y alcanzó a verlo, cayó a sus pies, y le dijo: “Señor, si tú hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto”. Jesús, pues, cuando la vio llorando, y a los judíos que vinieron con ella llorando, gimió en el espíritu y se perturbó; y dijo: “¿Dónde lo han puesto?”. Ellos le dijeron: “Señor, ven y ve”. Jesús cedió a las lágrimas. Por eso los judíos empezaron a decir: “Mira, ¡cuánto cariño le tenía!”. Pero algunos de ellos dijeron: “¿No pudiera este [hombre], que abrió los ojos al ciego, haber impedido que este muriera?”. Así que Jesús, después de gemir otra vez en sí mismo, vino a la tumba conmemorativa. Era, de hecho, una cueva, y había una piedra recostada contra ella. Jesús dijo: “Quiten la piedra”. Marta, la hermana del fallecido, le dijo: “Señor, ya debe oler mal, porque hace cuatro días”. Jesús le dijo: “¿No te dije que si creías habrías de ver la gloria de Dios?”. Por lo tanto, quitaron la piedra. Entonces Jesús alzó los ojos hacia el cielo y dijo: “Padre, te doy gracias porque me has oído. Cierto, yo sabía que siempre me oyes; pero a causa de la muchedumbre que está de pie en derredor hablé, a fin de que crean que tú me has enviado”. Y cuando hubo dicho estas cosas, clamó con fuerte voz: “¡Lázaro, sal!”. El [hombre] que había estado muerto salió con los pies y las manos atados con envolturas, y su semblante estaba envuelto en un paño. Jesús les dijo: “Desátenlo y déjenlo ir”" (Juan 11:30-44).

La última pesca milagrosa (poco después de la resurrección de Cristo): "Sin embargo, justamente cuando estaba amaneciendo, Jesús estuvo de pie en la playa, pero los discípulos, por supuesto, no discernieron que era Jesús. Entonces Jesús les dijo: “Niñitos, no tienen nada de comer, ¿verdad?”. Le contestaron: “¡No!”. Él les dijo: “Echen la red al lado derecho de la barca, y hallarán”. Entonces la echaron, pero ya no podían sacarla a causa de la multitud de peces. Por lo tanto, aquel discípulo a quien Jesús amaba dijo a Pedro: “¡Es el Señor!”. Entonces Simón Pedro, al oír que era el Señor, se ciñó su prenda de vestir de encima, porque estaba desnudo, y se lanzó al mar. Pero los otros discípulos vinieron en la barquilla, pues no estaban lejos de tierra, solamente a unos noventa metros de ella, arrastrando la red de peces" (Juan 21:4-8).

Jesucristo hizo muchos otros milagros. Nos permiten fortalecer nuestra fe, animarnos y obtener una idea de las muchas bendiciones que habrá en el paraíso. Las palabras escritas del apóstol Juan resumen muy bien el número prodigioso de milagros que Jesucristo hizo, como garantía de lo que sucederá en el paraíso: "Hay, de hecho, muchas otras cosas también que Jesús hizo, que, si se escribieran alguna vez en todo detalle, supongo que el mundo mismo no podría contener los rollos que se escribieran" (Juan 21:25).