English                                 Français                                 Português

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

Menú temático de artículos bíblicos 

Las frases en azul (entre los párrafos), dan explicaciones bíblicas suplementarias. Simplemente haga clic en el enlace en azul. Los artículos bíblicos están escritos principalmente en cuatro idiomas: español, portugués, francés e inglés 

El hombre espiritual y el hombre físico 

“Pero el hombre físico no recibe las cosas del espíritu de Dios, porque para él son necedad; y no [las] puede llegar a conocer, porque se examinan espiritualmente. Sin embargo, el hombre espiritual examina de hecho todas las cosas, pero él mismo no es examinado por ningún hombre. Porque “¿quién ha llegado a conocer la mente de Jehová, para que le instruya?”. Pero nosotros sí tenemos la mente de Cristo”

(1 Corintios 2:14-16) 

"Sin embargo, el hombre espiritual examina de hecho todas las cosas, pero él mismo no es examinado por ningún hombre"

Según la Biblia, el hombre es espiritual porque fue creado a la imagen de Dios, como los ángeles en los cielos (la palabra "hombre" en la mayoría de los casos se aplica tanto al hombre como a la mujer). En el libro de Apocalipsis, Jesucristo glorificado comunica un mensaje a cada uno de los siete ángeles, siendo responsable de una de las siete congregaciones. Aquellos ángeles son obviamente hombres o mensajeros, porque a veces Jesucristo les reprocha faltas, hasta muy serias, por lo tanto, no atribuibles a ángeles celestiales (Apocalipsis 2 y 3). En Malaquías 2:7, los sacerdotes o maestros de la nación de Israel, tenían la condición de ángeles o mensajeros: "Porque los labios de un sacerdote son los que deben guardar el conocimiento, y la ley es lo que la gente debe buscar de su boca; porque es el mensajero de Jehová de los ejércitos". La palabra "mensajero" se refiere a la palabra "ángel".

En Hebreos 2:5-9, el apóstol Pablo escribe que Dios creó al hombre un poco inferior a los ángeles: "Porque no es a ángeles a quienes él ha sujetado la tierra habitada por venir, acerca de la cual hablamos. Pero cierto testigo ha dado prueba en algún lugar, diciendo: “¿Qué es el hombre para que lo tengas presente, o el hijo del hombre para que cuides de él? Lo hiciste un poco inferior a los ángeles; con gloria y honra lo coronaste, y lo nombraste sobre las obras de tus manos. Todas las cosas las sujetaste debajo de sus pies”. Porque al sujetar todas las cosas a él, no dejó Dios nada que no esté sujeto a él. Ahora, sin embargo, no vemos todavía todas las cosas sujetas a él; pero contemplamos a Jesús, que había sido hecho un poco inferior a los ángeles, coronado de gloria y honra por haber sufrido la muerte, para que por la bondad inmerecida de Dios gustase la muerte por todo hombre".

Por tanto, dados aquellos textos bíblicos, el hombre tiene un origen fundamentalmente espiritual, y no es un "animal social". El hombre puede entablar relaciones estrechas con su Creador, tiene la capacidad de manifestar fe en realidades invisibles: "Fe es la expectativa segura de las cosas que se esperan, la demostración evidente de realidades aunque no se contemplen. Porque por medio de esta recibieron testimonio los hombres de tiempos antiguos. Por fe percibimos que los sistemas de cosas fueron puestos en orden por la palabra de Dios, de modo que lo que se contempla ha llegado a ser de cosas que no aparecen" (Hebreos 11:1-3).

Tiene capacidades para entender conceptos abstractos, como el tiempo: "Todo lo ha hecho bello a su tiempo. Aun el tiempo indefinido ha puesto en el corazón de ellos, para que la humanidad nunca descubra la obra que el Dios [verdadero] ha hecho desde el comienzo hasta el fin" (Eclesiastés 3:11). Esta facultad intelectual le permite mirar hacia atrás en el pasado, vivir en el presente y proyectarse hacia el futuro. Esta capacidad mental otorgada por Dios, que va de la deducción a la inducción, le ha permitido descubrir leyes matemáticas que son la base de la química, la biología, la física, la astronomía y muchas otras aplicaciones y técnicas científicas... Tiene la capacidad de apreciar la belleza de la creación, y es capaz de reproducir esta belleza de forma artística, con el prisma de su propia sensibilidad...

Sus capacidades, tanto espirituales como intelectuales, hacen del hombre un ser aparte, que no forma parte del reino animal, sino que es su administrador. Según Génesis 1:26-28, repetido en lo que el apóstol Pablo escribió en Hebreos 2:5-9, originalmente Dios creó al hombre para establecerlo sobre su creación terrestre. En el simbolismo bíblico general, el rostro humano representa la principal cualidad de Dios: el amor (Génesis 1:26-28; Ezequiel 1:5; Apocalipsis 4:7; 1 Juan 4:8,16). Por eso, a diferencia de las otras criaturas (el león, el toro y el águila), el hombre no es un animal porque tiene una espiritualidad, una relación con Dios. Como el apóstol Pablo escribió, bajo inspiración, el hombre sin esta espiritualidad se convierte en un hombre animal, mientras que el hombre que tiene una relación espiritual con Dios es un hombre espiritual, sin niguna animalidad (1 Corintios 2:14-16 "el hombre físico" = hombre animal sin espiritualidad lo contrario "del hombre espiritual"). La cara del hombre representa lo que Dios es: amor, "Dios es amor" (1 Juan 4: 8,16).

La introducción del pecado en el mundo ha cambiado drásticamente la condición humana. Mediante el pecado, la muerte entró en el mundo: "Por eso, así como por medio de un solo hombre el pecado entró en el mundo, y la muerte mediante el pecado, y así la muerte se extendió a todos los hombres porque todos habían pecado" (Romanos 5:12). Desde entonces, la muerte programada desde su concepción y más tarde su nacimiento, hace que la existencia del hombre sea tan fútil como la de un animal que acaba muriendo: "Yo, yo mismo, he dicho en mi corazón, tocante a los hijos de la humanidad, que el Dios [verdadero] va a seleccionarlos, para que vean que ellos mismos son bestias. Porque hay un suceso resultante respecto a los hijos de la humanidad y un suceso resultante respecto a la bestia, y ellos tienen el mismo suceso resultante. Como muere el uno, así muere la otra; y todos tienen un solo espíritu, de modo que no hay superioridad del hombre sobre la bestia, porque todo es vanidad. Todos van a un solo lugar. Del polvo han llegado a ser todos, y todos vuelven al polvo" (Eclesiastés 3:18-20). El libro de Eclesiastés describe muy bien la inutilidad de la existencia humana bajo la ley del pecado, que inexorablemente conduce a la muerte (Eclesiastés 1:2).

La ley del pecado, que genéticamente conduce a la muerte, también tiene otra consecuencia espiritual dañina que naturalmente lo lleva a obrar mal, como muy bien lo describe el apóstol Pablo: "Sin embargo, si lo que no deseo es lo que hago, convengo en que la Ley es excelente. Mas ahora el que lo obra ya no soy yo, sino el pecado que reside en mí. Porque sé que en mí, es decir, en mi carne, nada bueno mora; porque la facultad de desear está presente conmigo, pero la facultad de obrar lo que es excelente no está presente. Porque lo bueno que deseo no lo hago, pero lo malo que no deseo es lo que practico. Ahora, pues, si lo que no deseo es lo que hago, el que lo obra ya no soy yo, sino el pecado que mora en mí. Hallo, pues, esta ley en el caso mío: que cuando deseo hacer lo que es correcto, lo que es malo está presente conmigo. Verdaderamente me deleito en la ley de Dios conforme al hombre que soy por dentro, pero contemplo en mis miembros otra ley que guerrea contra la ley de mi mente y que me conduce cautivo a la ley del pecado que está en mis miembros. ¡Hombre desdichado que soy! ¿Quién me librará del cuerpo que está padeciendo esta muerte? ¡Gracias a Dios mediante Jesucristo nuestro Señor! Así pues, con [mi] mente yo mismo soy esclavo a la ley de Dios, pero con [mi] carne a la ley del pecado" (Romanos 7:16-25).

Si un hombre nacido pecador, no lucha contra aquella ley que lo impulsa a obrar mal, se convertirá en un hombre "animal", físico o carnal, para usar la expresión en 1 Corintios 2:14. El origen espiritual del hombre y sus tendencias carnales heredadas de estado de pecador, están muy bien puestas en contraste en la carta de Santiago: "¿Quién es sabio y entendido entre ustedes? Que muestre por su conducta excelente sus obras con una apacibilidad que pertenece a la sabiduría. Pero si ustedes tienen en el corazón amargos celos y espíritu de contradicción, no anden haciendo alardes y mintiendo contra la verdad. Esta no es la sabiduría que desciende de arriba, sino que es la terrenal, animal, demoníaca. Porque donde hay celos y espíritu de contradicción, allí hay desorden y toda cosa vil. Pero la sabiduría de arriba es primeramente casta, luego pacífica, razonable, lista para obedecer, llena de misericordia y buenos frutos, sin hacer distinciones por parcialidad, sin ser hipócrita. Además, en cuanto al fruto de la justicia, su semilla se siembra en condiciones pacíficas para los que están haciendo la paz" (Santiago 3:13-18).

Encontramos un contraste similar entre, a la vez, la dimensión espiritual y carnal del hombre, debido a su estado pecaminoso: "Ahora bien, las obras de la carne son manifiestas, y son: fornicación, inmundicia, conducta relajada, idolatría, práctica de espiritismo, enemistades, contiendas, celos, arrebatos de cólera, altercaciones, divisiones, sectas, envidias, borracheras, diversiones estrepitosas, y cosas semejantes a estas. En cuanto a estas cosas, les aviso de antemano, de la misma manera como ya les avisé, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Por otra parte, el fruto del espíritu es: amor, gozo, paz, gran paciencia, benignidad, bondad, fe, apacibilidad, autodominio. Contra tales cosas no hay ley. Además, los que pertenecen a Cristo Jesús han fijado en un madero la carne junto con sus pasiones y deseos. Si estamos viviendo por espíritu, sigamos andando ordenadamente también por espíritu. No nos hagamos egotistas, promoviendo competencias unos con otros, envidiándonos unos a otros" (Gálatas 5:19-26).

Los textos bíblicos presentados, muestran claramente que el hombre es un ser excepcional, no hace parte del reino animal, pero es su administrador. En esencia, el hombre es un ser espiritual capaz de establecer una relación estrecha con Dios. La ley del pecado ha destruido aquel equilibrio físico, mental y espiritual de los seres humanos. Sin embargo, Dios restaurará la buena condición humana que existía originalmente: "Por consiguiente, estimo que los sufrimientos de la época presente no son de ninguna importancia en comparación con la gloria que va a ser revelada en nosotros. Porque la expectación anhelante de la creación aguarda la revelación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sujetada a futilidad, no de su propia voluntad, sino por aquel que la sujetó, sobre la base de la esperanza de que la creación misma también será libertada de la esclavitud a la corrupción y tendrá la gloriosa libertad de los hijos de Dios" (Romanos 8:18-21). 

Dios creó al hombre a su imagen
"Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza"
(Génesis 1:26)

El hombre y la mujer fueron creados a la imagen de Dios: "Y Dios dijo de nuevo", y Dios dijo de nuevo: "Y Dios pasó a decir: “Hagamos [al] hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza, y tengan ellos en sujeción los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y los animales domésticos y toda la tierra y todo animal moviente que se mueve sobre la tierra”. Y Dios procedió a crear al hombre a su imagen, a la imagen de Dios lo creó; macho y hembra los creó. Además, los bendijo Dios y les dijo Dios: “Sean fructíferos y háganse muchos y llenen la tierra y sojúzguenla, y tengan en sujeción los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y toda criatura viviente que se mueve sobre la tierra" (Génesis 1:26-28). Fue a la imagen espiritual de Dios que fueron creados, es decir, con la habilidad divina de "crear" vidas (en su caso, la procreación), al tener hijos, pero también para administrar la tierra, la vida vegetal, la vida animal y la vida humana, todo con la ayuda de Dios. La acción del hombre y de la mujer sería a la imagen de Dios, imbuida de amor y sabiduría (1 Corintios 13:1).

De manera más precisa, ¿cómo entender que el hombre y la mujer (el Hombre espiritual) serían la imagen de Dios en el planeta Tierra? El Hombre espiritual tendría el papel de "dios", como si Jehová hubiera estado directamente en la tierra para hacer su voluntad. Volviendo a las principales orientaciones de Dios para la administración de la Tierra por parte del Hombre, hay dos principales:

- La creación de nuevos seres humanos por la procreación entre un hombre y su mujer, unidos en los lazos sagrados del matrimonio divino y así como la educación de aquella descendencia: "Sean fructíferos y háganse muchos y llenen la tierra".

-        La segunda gran orientación divina, para la misión de los humanos, con relación a la Tierra, sería la de “sojúzguenla”: "Tengan en sujeción los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y toda criatura viviente que se mueve sobre la tierra". Es la administración del reino de los animales salvajes y domésticos, con todo lo que esto incluye, a saber, la administración de los territorios y sus recursos, para los humanos y los animales salvajes y domésticos.

Aquellas dos grandes orientaciones administrativas de la Tierra podrían haber sido realizadas directamente por Dios. Sin embargo, Dios quiso y quiere que el Hombre Espiritual sea el representante de Dios o la imagen del dominio amoroso de Dios sobre el planeta Tierra. En consecuencia, el hombre y la mujer tendrían el papel de la imagen de Dios en la tierra para los niños por nacer que deberían honrar a su padre y a su madre que les habrán dado la vida y administrar el reino animal que estaría sujeto a ellos, como uno naturalmente se somete a Dios, la fuente de vida.

Para mostrar claramente que el hecho de que Dios delegue ciertas misiones a sus criaturas inteligentes, asignándoles la función de "dios", como representante a su imagen, tomemos el ejemplo de Moisés y Aarón que tuvieron que presentarse ante el faraón de Egipto. He aquí lo que está escrito: “Así que Jehová le dijo a Moisés: “Mira, te he hecho como Dios para el faraón, y tu propio hermano Aarón llegará a ser tu profeta.  Tú le repetirás a tu hermano Aarón todo lo que yo te mande, y él será quien hable con el faraón. Al final, el faraón dejará salir de esta tierra a los israelitas"” (Éxodo 7:1,2) Vemos en este texto que Jehová comisionó a Moisés para que fuera "Dios" y en relación a su misión.

Otro ejemplo con respecto a algunos humanos ejerciendo la función que normalmente corresponde a Dios, la de juzgar, he aquí lo que está escrito en el Salmo 82:6: "Yo he dicho: ‘Ustedes son dioses, todos ustedes son hijos del Altísimo". Además, Jesús habló de este texto en Juan 10:34, para mostrar que si está escrito en la Biblia (la Ley), el mismo hecho de que Jesús se designara a sí mismo como Hijo de Dios, de ninguna manera es una blasfemia (Juan 10:34-36).

Asimismo, el Hombre espiritual que administrará la Tierra, en el futuro paraíso terrestre, tendrá la función de "Dios", reflejando la imagen amorosa de su soberanía sobre los humanos, y sobre el reino animal y así como para la administración razonable de los recursos naturales de la tierra. Así, el hecho de que el Hombre sea a la imagen de Dios significa que en ciertos aspectos de sus misiones encomendadas por Dios, el Hombre tendrá el papel de "dios", sin usurpar, por supuesto, la persona misma de Dios: "Mantengan esta misma actitud mental que tuvo Cristo Jesús,  quien, aunque existía en la forma de Dios, no pensó en quitarle el lugar a Dios y hacerse igual a él” (Filipenses 2:5,6).

La vida es sagrada

Dado que el hombre y la mujer son a imagen espiritual de Dios, el homicidio voluntario, incluso involuntario, es un pecado contra la imagen espiritual de Dios. Cualquiera que cause la muerte de otro ser humano, desde un punto de vista expiatorio, debe pagarlo con su propia vida. Esto es lo que Jehová Dios dejó en claro a Noé y su familia, después del diluvio, al salir del arca: "Y, además de eso, su sangre de sus almas la reclamaré. De la mano de toda criatura viviente la reclamaré; y de la mano del hombre, de la mano de cada uno que es su hermano, reclamaré el alma del hombre. Cualquiera que derrame la sangre del hombre, por el hombre será derramada su propia sangre, porque a la imagen de Dios hizo él al hombre" (Génesis 9:5,6).

El vengador de la sangre

Para Dios, tanto el homicidio voluntario como el involuntario es un acto de gran gravedad. En la Ley mosaica, existía la ley del vengador de la sangre. Por supuesto, ya no estamos, como cristianos, bajo la autoridad de este conjunto de leyes. Sin embargo, podemos aprender de la forma de pensar de Dios sobre el valor sagrado de la vida humana:

"Y tienen que escoger ciudades que les sean convenientes a ustedes. Como ciudades de refugio les servirán, y allí tiene que huir el homicida que, sin intención, hiera mortalmente a un alma. Y las ciudades tienen que servirles a ustedes como refugio del vengador de la sangre, para que no muera el homicida hasta que esté de pie delante de la asamblea para juicio. Y las ciudades que darán, las seis ciudades de refugio, estarán a disposición de ustedes. Tres ciudades darán de este lado del Jordán, y tres ciudades darán en la tierra de Canaán. Como ciudades de refugio servirán. Para los hijos de Israel y para el residente forastero y para el poblador en medio de ellos estas seis ciudades servirán de refugio, para que huya allá cualquiera que, sin intención, hiera mortalmente a un alma" (Números 35:11-15).

En los versículos 16-29, hay disposiciones que permitían al homicida involuntario encontrar una protección en estas ciudades de refugio. Los versículos 22 al 25, está escrito que un tribunal dictaminaba si se trataba de un homicidio voluntario o no. En el caso del homicida involuntario, se le permitía vivir en la ciudad de refugio para protegerse del vengador de la sangre, hasta la muerte del sumo sacerdote. Incluso si esta disposición era misericordiosa, resultaba muy severa porque se trataba de hecho, de un arresto domiciliario (en el ámbito de la ciudad de refugio), tal vez incluso hasta el final de su vida, porque tenía que esperar hasta la muerte del sumo sacerdote. En el caso de un asesino, se le autorizaba al vengador de la sangre, el pariente más cercano de la víctima, de matarlo sin incurrir en una deuda de sangre ante Dios (versículo 19-21).

Ya no estamos, como cristianos, bajo el procedimiento legal porque Cristo es el fin de la Ley (Romanos 10:4). Sin embargo, estas disposiciones legales nos permiten entender mejor el pensamiento de Dios sobre el valor sagrado de la vida y la sangre humana (1 Corintios 2:16). Al cristiano ya no se le permite vengarse, especialmente mediante el uso de la violencia: "No devuelvan mal por mal a nadie. Provean cosas excelentes a vista de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de ustedes, sean pacíficos con todos los hombres. No se venguen, amados, sino cédanle lugar a la ira; porque está escrito: “Mía es la venganza; yo pagaré, dice Jehová”. Pero, “si tu enemigo tiene hambre, aliméntalo; si tiene sed, dale algo de beber; porque haciendo esto amontonarás brasas ardientes sobre su cabeza”. No te dejes vencer por el mal, sino sigue venciendo el mal con el bien" (Romanos 12:17-21).

 El cuerpo humano es un templo espiritual

El apóstol Pablo y también el apóstol Pedro enfatizaron que a nivel individual, el cuerpo humano representa un templo espiritual para adorar a Dios:

"¿No saben que ustedes son el templo de Dios, y que el espíritu de Dios mora en ustedes? Si alguien destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él; porque el templo de Dios es santo, el cual son ustedes" (1 Corintios 3:16).

"Por lo tanto, fortifiquen su mente para actividad, mantengan completamente su juicio; pongan su esperanza resueltamente en la bondad inmerecida que ha de ser traída a ustedes en la revelación de Jesucristo. Como hijos obedientes, dejen de amoldarse según los deseos que tuvieron en otro tiempo en su ignorancia" (2 Pedro 1:13,14).

Si el cuerpo humano es como un templo espiritual para adorar a Dios, es obvio que la vida que lo anima, es sagrada. La sangre representa la lo sagrado de la vida: "Porque el alma de la carne está en la sangre" (Levítico 17:11). La palabra alma significa que la "vida" está en la sangre. Jehová exige que todos los humanos cuiden ese templo espiritual: "Por consiguiente, les suplico por las compasiones de Dios, hermanos, que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo, santo, acepto a Dios, un servicio sagrado con su facultad de raciocinio" (Romanos 12:1). El cuerpo humano ha sido creado, desde el principio, para un servicio sagrado a Dios, es decir, para cumplir con el plan que había previsto originalmente en el momento de la creación de Adán y Eva (Génesis 1:26 -28). Por lo tanto, debemos mantener este cuerpo en un estado de "santidad" y de acuerdo con la voluntad de Dios. También veremos que no solo debemos cuidar de la integridad física y espiritual de nuestro cuerpo y nuestra vida, sino también respetar la integridad del cuerpo humano de los demás. Examinaremos ciertos principios que nos permitirán respetar mejor el aspecto sagrado de la vida y la sangre.

Respeto a la integridad del cuerpo humano

El primer mandamiento basado en el amor a Dios y el segundo el amor al prójimo, es la base fundamental de todos los principios que rigen el valor sagrado de la vida: "De estos dos mandamientos pende toda la Ley, y los Profetas" (Mateo 22: 37-40).

El odio asesino está prohibido: "Todo el que odia a su hermano es homicida, y ustedes saben que ningún homicida tiene la vida eterna [como cosa] permanente en él" (1 Juan 3:15). El asesinato y el homicida voluntario están prohibidos, ya sea por razones personales, y por patriotismo religioso o estatal: "Entonces Jesús le dijo: “Vuelve tu espada a su lugar, porque todos los que toman la espada perecerán por la espada"" (Mateo 26:52).

(El fin del patriotismo)

Está prohibido poner la vida en peligro innecesariamente y la de los demás. El cristiano debe abstenerse de practicar deportes peligrosos, que pueden causar heridas, hasta la muerte del imprudente y la de otros (por ejemplo, la vida de socorristas que vendrían a rescatarlo), lo que constituiría una culpa de sangre a los ojos de Dios: "El sagaz que ha visto la calamidad se ha ocultado; los inexpertos que han pasado adelante han sufrido la pena" (Proverbios 27:12).

También una actitud descuidada que provocaría heridas y hasta la muerte, al conducir un vehículo peligrosamente, constituye una culpa de sangre ante los ojos de Dios: "En caso de que edifiques una casa nueva, entonces tienes que hacer un pretil a tu techo, para que no coloques sobre tu casa culpa de sangre porque alguien que cayera llegara a caer de él" (Deuteronomio 22:8; Éxodo 21:29). Esta ley muestra el punto de vista de Dios sobre la negligencia asesina que constituye una culpa de sangre.

En la introducción, hemos visto que el cuerpo humano es un templo espiritual que tenemos que considerar como sagrado (1 Corintios 3:16, 2 Pedro 1: 13,14, Romanos 12: 1). Por lo tanto, el suicidio está prohibido. Además, se prohíben todas las formas de uso de drogas que destruyen el cuerpo y su funcionamiento, creando dependencia física. La Biblia condena el abuso de alcohol y no su consumo moderado. También condena la glotonería: "No llegues a estar entre los que beben vino en exceso, entre los que son comedores glotones de carne" (Proverbios 23:20 condena del abuso de vino, 1 Timoteo 5:23: moderación en el consumo de vino).

(La enseñanza básica de la Biblia: lo que está prohibido en la Biblia (Parte 2))

"Y él ciertamente dictará el fallo entre las naciones y enderezará los asuntos respecto a muchos pueblos. Y tendrán que batir sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación, ni aprenderán más la guerra" (Isaías 2:4). Obviamente, el no aprender más la guerra significa, el no practicar a la vez deportes de combate o los artes marciales, incluso teñidos de propaganda religiosa, lo que significaría que tiene un propósito "defensivo". Transformar un cuerpo humano en un "arma defensiva" puede convertirse rápidamente en "un arma ofensiva" que puede herir y hasta matar puede constituir una culpa de sangre... Los cristianos no deben complacerse con espectáculos deportivos violentos y películas que ensalzan la violencia gratuita. Esto es completamente detestable para Jehová Dios: “Jehová mismo examina al justo así como al inicuo, y Su alma ciertamente odia a cualquiera que ama la violencia" (Salmos 11:5).

El aborto voluntario de un embrión o feto está estrictamente prohibido. Según lo que está escrito en la Biblia, el niño a nacer, en el útero, tiene su propia individualidad, desde la concepción, ya sea en forma de embrión o de feto: "Tus ojos vieron hasta mi embrión, y en tu libro todas sus partes estaban escritas, respecto a los días en que fueron formadas y todavía no había una entre ellas" (Salmo 139:14). La traducción en uso de la Biblia "Traducción del Nuevo Mundo (TMN)", utiliza la palabra "embrión". La comparación con otras traducciones confirma lo acertado de esta palabra. La "Biblia hebrea interlineal" (OT), basada en el Códice de Westminster, el Códice de Leningrado con vocales, lo traduce como "embrión". Otras traducciones usan la expresión más literal de "sustancia, incompleta", según KJV y "Sustancia no formada" según la YLT, lo que confirma la exactitud de la palabra "embrión". No hay duda de que el texto hebreo describe al bebé que nacerá, desde su concepción, aunque sea un "embrión" (sustancia no formada, que no tiene apariencia de cuerpo humano). Esto es lo que leemos en la Ley Mosaica, acerca la agresión accidental, de una mujer embarazada:

"Y en caso de que unos hombres luchen el uno con el otro y realmente lastimen a una mujer encinta y los hijos de ella efectivamente salgan, pero no ocurra un accidente mortal, a él sin falta ha de imponérsele el pago de daños conforme a lo que le imponga el dueño de la mujer; y él tiene que darlo por medio de los jueces. Pero si ocurre un accidente mortal, entonces tienes que dar alma por alma" (Éxodo 21:22,23).

Esta ley no fijaba un número mínimo de semanas de gestación, para considerar que tal accidente, en caso de aborto, fuera un homicidio comprobado en contra el niño dentro del vientre de la mujer. El uso de píldoras abortivas y otros métodos abortivos, constituyen un acto de aborto voluntario. La Biblia no prohíbe el control de la natalidad, decidido por la pareja (el método contraceptivo no debe ser abortivo).

Somos las centinelas de nuestro templo

El apóstol Pablo dijo que somos soldados de Cristo que luchan, no contra la sangre y la carne, sino contra fuerzas espirituales oscuras: "Por último, sigan fortaleciéndose en el Señor y en su poderosa fuerza.  Pónganse la armadura completa que Dios da, para que puedan mantenerse firmes contra las astutas trampas del Diablo;  porque no tenemos una lucha contra alguien de carne y hueso, sino contra los gobiernos, contra las autoridades, contra los gobernantes mundiales de esta oscuridad, contra las fuerzas espirituales malvadas que están en los lugares celestiales. Por esta razón, pónganse la armadura completa que Dios da, para que, cuando llegue el día malo, puedan resistir y, tras haber hecho todo lo necesario, mantenerse firmes” (Efesios 6:10-13).

¿Cuál es el objetivo final de esta guerra espiritual? El mantener nuestra integridad y fidelidad a Dios y a su Hijo Jesucristo y que tengamos el cumplimiento de la esperanza de la vida eterna: “Pero el que aguante hasta el fin será salvado” (Mateo 24:13) (Palabras de Cristo). La apuesta espiritual de la integridad es muy importante. Job, un hombre que sufrió muchos ataques crueles del diablo, perdiendo a sus diez hijos, todas sus posesiones, tuvo una enfermedad grave e incluso siendo insultado por sus propios amigos, esto es lo que dijo: "¡Jamás diré que ustedes tienen razón! ¡Hasta que muera, no renunciaré a mi integridad!" (Job 27:5). Tenga en cuenta que en la segunda ola de las pruebas de Job, Satanás el diablo atacó la integridad física de Job obviamente con una enfermedad que no pudía curarse (Job 1:7-12; 2:2-6).

La integridad es la expresión de la plenitud espiritual (o perfección), que Dios acepta como tal. En la porción de texto hebreo de la Biblia, el Antiguo Testamento, la palabra "integridad", se traduce del hebreo "tummâh" (Concordancia de Strong (H8538)), que significa "inocencia" en el sentido de falta de culpa. Aquella palabra hebrea proviene de otra raíz "tôm" (Concordancia de Strong (H8537)), que puede significar: completo, integridad, perfecto, perfección, rectitud moral: "¡Jamás diré que ustedes tienen razón! ¡Hasta que muera, no renunciaré a mi integridad!" (Job 27:5). Así, siguiendo el ejemplo del fiel siervo de Dios, Job, un ser humano, hombre o mujer, puede alcanzar la plenitud, la perfección, la integridad, a los ojos de Dios y de Cristo, y esto, a pesar de nuestro estado genético y espiritualmente pecaminoso heredado de Adán (Romanos 5:12).

Actualmente Satanás el diablo usa el engaño a través de algunos de sus hijos espirituales humanos para atacar nuestra integridad espiritual, que incluye nuestro cuerpo humano (Juan 8:44 Jesucristo, hablando a los fariseos, les dice que su padre es el diablo. De modo que podemos decir que existe actualmente humanos que actúan como "hijos del diablo"). Es por esto que debemos ponernos la armadura espiritual mencionada por el apóstol Pablo: "Por lo tanto, manténganse firmes llevando puesto el cinturón de la verdad, vestidos con la coraza de la justicia  y teniendo los pies calzados y listos para anunciar las buenas noticias de la paz.  Además de todo esto, agarren el escudo grande de la fe, con el que podrán apagar todas las flechas encendidas del Maligno.  También lleven el casco de la salvación y la espada del espíritu, es decir, la palabra de Dios.  Al mismo tiempo, sigan orando en toda ocasión con el espíritu, haciendo todo tipo de oraciones y ruegos" (Efesios 6:14-18).

Si nos ponemos estos diferentes elementos espirituales de la armadura del soldado de Cristo, entonces podemos enfrentar la violencia espiritual y mental de los ataques actuales del diablo a través de sus agentes terrestres que son ingenieros de mentiras asesinas y par extraviar a los pueblos (Juan 8:44, en este versículo Jesucristo dice que la mentira del diablo es un "homicidio" o asesinato, porque ha causado la pérdida de la humanidad. La mentira y la propaganda pueden causar muchas muertes).

Poniéndonos la armadura espiritual, seremos excelentes guardias del templo que Dios nos ha confiado, que es nuestro cuerpo humano. En el libro del Apocalipsis, se habla de una marca hecha por la bestia salvaje en la mano derecha de los habitantes de la tierra, usando coacción y amenaza: "A todos —pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y esclavos— les impone la obligación de ser marcados en la mano derecha o en la frente  para que nadie pueda comprar o vender excepto la persona que tenga la marca, el nombre de la bestia salvaje o el número de su nombre” (Apocalipsis (Apocalipsis) 13:16,17). Permanezcamos, pues, espiritualmente vigilantes como centinelas que velan por la integridad del templo que Dios nos ha confiado.

Los gobernantes de las naciones o grupos de naciones, que ordenan aquellas repetidas inyecciones de estos venenos, en cuerpos humanos sanos, tienen vínculos de interés financiero conocidos por todos, directos o indirectos

Casus Belli mundial contra la integridad del cuerpo humano en la guerra mundial NRBQ (Nuclear, Radiológica, Biológica y Química)

(Ezequiel 34)

Los pastores, que se han hecho apacentadores de sí mismos

"Hijo del hombre, profetiza contra los pastores de Israel. Profetiza, y tienes que decirles a ellos, a los pastores: ‘Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: “¡Ay de los pastores de Israel, que se han hecho apacentadores de sí mismos! ¿No es el rebaño lo que deben apacentar los pastores? La grasa es lo que ustedes comen, y con la lana se visten a sí mismos. El animal gordo es lo que degüellan. El rebaño mismo no apacientan. A las enfermas no han fortalecido, y a la doliente no han sanado, y a la quebrada no han vendado, y a la dispersada no han traído de vuelta, y a la perdida no han procurado hallar, sino que con dureza las han tenido en sujeción, hasta con tiranía. Y gradualmente fueron esparcidas por no haber pastor, de modo que llegaron a ser alimento para toda bestia salvaje del campo, y continuaron siendo esparcidas. Mis ovejas siguieron descarriándose en todas las montañas y en toda colina alta; y por toda la superficie de la tierra mis ovejas fueron esparcidas, sin que hubiera quien hiciera una búsqueda y sin que hubiera quien procurara hallarlas” (Ezequiel 34:2-6).

Como hemos visto anteriormente, el cuerpo humano fue creado por Dios y nos lo dio como herencia divina, para que lo cuidáramos, como un templo en que vivimos y que debe ser habitado por el espíritu de Dios (1 Corintios 3: 16 "El Espíritu de Dios mora en vosotros"). Este cuerpo y la vida que lo anima, no pertenecen a ningún estado o entidad que quisiera ser globalista, ni siquiera a ninguna organización religiosa. El cuerpo humano que tenemos y la vida que lo anima pertenecen a Dios, porque Él es su fuente y Creador (Apocalipsis 4:11).

Jesucristo dijo que devolviéramos al César lo que le pertenece y a Dios lo que es de Dios (Lucas 20:25). El cristiano que da al César lo que es del César, tiene una actitud respetuosa hacia las autoridades establecidas de su país. En 1 Pedro 2:17 dice temer a Dios y honrar al rey. Según el contexto, el rey es el depositario de la autoridad del país sobre el que reina. El apóstol Pablo, en la carta a los Romanos (13,1-7), anima a todos los cristianos a respetar a los gobiernos y a sus representantes, ya sean reyes, príncipes, presidentes, ministros, diputados… Este pasaje muestra que debemos respetar a los que tienen la autoridad para hacer cumplir la ley, a saber, la policía, el ejército en algunos países, los jueces, los fiscales y diversos representantes de las administraciones, como, por ejemplo, maestros, profesores, directores, inspectores de hacienda... Dicho esto, Jesucristo añadió que debemos devolver lo que es de Dios a Dios. Lo que pertenece a Dios es la vida que Él nos ha dado. Por ejemplo, nuestro cuerpo nos pertenece y pertenece a Dios, por lo tanto, el estado no puede actuar como si fuera su dueño. como dijo el apóstol Pedro ante un tribunal: “Debemos obedecer a Dios, en su calidad de cabeza, antes que a los hombres” (Hechos 5:29).

En lo que sigue, no se trata de una llamada a la falta de respeto a las autoridades gubernamentales, sino de tomar nota de una situación que parece asemejarse a lo que está escrito en la profecía de Ezequiel capítulo 34, citada al inicio del artículo y tomar las medidas necesarias para respetar los principios bíblicos sobre el valor sagrado de la vida y la sangre. ¿Cuáles son los hechos observables?

El mundo vive actualmente, desde noviembre de 2019, de hecho, en un Casus Belli, una guerra mundial del tipo NRBQ (nuclear, radiológica, biológica y química), contra la integridad del cuerpo humano de los pueblos (las ovejas perdidas y esparcidas). El cuerpo humano fue creado por Dios y nos lo dio como herencia divina, para cuidarlo, como un templo en el que vivimos y que debe ser habitado por el espíritu de Dios. "¿No saben que ustedes son el templo de Dios, y que el espíritu de Dios mora en ustedes?" (1 Corintios 3). El cuerpo humano y la vida que lo anima no pertenecen a ningún estado, ni siquiera a ninguna entidad religiosa terrestre.

Aquel Casus Belli mundial contra la integridad del cuerpo humano, que Dios nos ha confiado, no se hace con tanques, bombas y cañones. Se organiza en el contexto del tráfico internacional de virus militar suelto de un laboratorio de tipo P4 (que fabrica oficialmente virus militares en el contexto de guerras de tipo NRBQ), junto con una propaganda hábilmente organizada (ingeniería social), con el objetivo de aterrorizar a la población o el pueblo en su conjunto. El principio básico de aquellos laboratorios militares de muerte es recolectar virus que normalmente se encuentran en la naturaleza, en el reino animal, y que son básicamente inofensivos para los humanos; generalmente no son transmisibles y, de ser así, generalmente no son fatales. Aquellos laboratorios demoníacos trabajan para hacer que aquellos virus sean transmisibles a los humanos a través de "secuenciación", un proceso extremadamente complejo que puede llevar varios meses. El objetivo diabólico es obtener una "ganancia de función", es decir, en este caso, hacer para que este (o estos) virus sea mortal para el hombre, al tiempo que aumenta, la letalidad de aquel virus militar manufacturado (las referencias o patentes de aquellos virus militares se encuentran en el NIH GenBank y en ciertos archivos de la OMS (al menos de una filial de uno de aquellos países). Dicho de paso, el NIH acaba de suprimir la información de los laboratorios de Wuhan sobre la secuenciación genética del virus militar, según la FOIA The Watchdog (30 de marzo de 2022)) (¿Qué está pasando en Shanghai?) (Crédito social al estilo chino, comienza en Italia (Bolonia)).

(Crédito Social al Estilo Chino y la Agenda 2030: aquella agenda fue adoptada por la ONU en septiembre de 2015 después de dos años de negociaciones entre gobiernos y la sociedad civil. La Agenda 2030 es parte de una ideología globalista, particularmente en los países de la zona OTAN y sus socios (Europa Occidental, Canadá, Australia y Nueva Zelanda...). Es en aquellas zonas del mundo donde se ha instalado la ideología fundamentalista y sectaria del “Covidismo”, que atenta contra la integridad corporal de los pueblos (La situación de Shanghái (China), es una muestra de ello, llevada al extremo y en muchos aspectos, puede darnos una visión futura de este tipo de dictadura a escala de varios estados unidos, incluso a nivel mundial). Las situaciones de “pandemia” global, o emergencia climática, son pretextos preparados para instaurar una dictadura, de manera progresiva y encubierta, sobre todos los pueblos. El establecimiento de “crédito social” "voluntario" en Italia (Bolonia y Roma (finales de marzo de 2022)), es sólo el comienzo de este proceso, que forma parte del futuro establecimiento, latente y perverso, de una “obligación”...).

Tras la difusión, evidentemente "fortuita" (no comprobable en un sentido, como en el otro), de este virus militar letal, sigue una campaña de prensa mundial, que certificará, que se trata de un accidente de la "filtración" tipo, como la de una central nuclear, cuando se sabe que un laboratorio P4, es uno de los lugares más seguros del mundo. Dirán, después de tal difusión, por ejemplo, que proviene del reino animal, lo que es una verdad a medias, porque a la vez es cierto y falso y, por lo tanto, es falso (cierto + falso = falso). Sigue una segunda etapa, fundamentalmente basada en la ingeniería social propagandista, basada en los medios de comunicación, con repetidos mensajes e informes morbosos, para asustar a la gente y sobre todo para insistir en que no existe ningún remedio médico, ni siquiera ninguna molécula para poder curar este virus militar. La única solución es esperar al químico inyectable mesiánico que salvará la vida de la humanidad.

Aquel Casus Belli va acompañado de una experimentación de terapia génica masiva, en cuerpos humanos sanos, no enfermos, a escala internacional, en todos los pueblos (las ovejas perdidas), de químicos inyectables, de manera más o menos coercitivas (en desprecio del Código de Núremberg - 1947 (Ver los 10 artículos al final de la página (La terapia génica mundial actual, todavía está oficialmente, en fase de experimentación, por lo tanto, encaja perfectamente en el marco legal del Código de Núremberg - 1947)). Los gobernantes de las naciones o grupos de naciones, que ordenan aquellas repetidas inyecciones de estos venenos, en cuerpos humanos sanos, tienen vínculos de interés financiero conocidos por todos, directos o indirectos.

Este Casus Belli de tipo NRBQ utiliza los medios corruptos por el dinero y coordinados entre sí como medio de propaganda a la Goebbel (portavoz del régimen nazi de Hitler). Es bien sabido que están a sueldo de muchos oligarcas multimillonarios corruptos, que también influyen en muchos gobiernos (los pastores que se pastorean a si mismos), para crear una “realidad” inventada, con mira a asustar a la gente (las ovejas esparcidas), desorientarlos psicológica y mentalmente, hacerlos adoptar conductas completamente irracionales, mediante sucesivas decisiones contradictorias y mentiras completamente asumidas. Mediante esta administración en forma de ingeniería social de acoso y tortura mental de larga duración, estos pastores malvados, obtienen el consentimiento por agotamiento nervioso y mental de las ovejas perdidas, con una coacción más o menos latente (Ver Ezequiel 34).

En Isaías 5:20 está escrito: “¡Ay de los que dicen que lo bueno es malo y que lo malo es bueno, de los que presentan la oscuridad como si fuera luz y la luz como si fuera oscuridad, de los que hacen pasar lo amargo por dulce y lo dulce por amargo!". Este texto describe con mucha precisión las perversas y demoníacas inversiones de valores de aquellos ingenieros de la mentira y la manipulación homicida (Juan 8:44). Aquellos pastores apacentadores de sí mismos, han prohibido a los médicos tratar a los ancianos con moléculas baratas. Después aquellos mismos pastores apacentadores de sí mismos, han pedido a los niños de arriesgar su propia salud, hasta su propia vida, por no arriesgar la vida de los adultos. Aquellos mismos pastores apacentadores de sí mismos, han pedido a los niños de arriesgar su propia salud, incluso su vida, por los adultos cuando debería ser, al contrario, es decir, que son los adultos los que deberían estar dispuestos a arriesgar su vida por los niños, que representan el futuro de la humanidad... 

Muchos médicos, enfermeras, ordenanzas y amas de llaves, que trabajaban en la atención médica, han sido al frente para brindar asistencia a las personas afectadas por aquel virus militar. Muchos lo han pagado con sus vidas. Jehová Dios y su Hijo, Jesucristo, no los olvidarán en el momento de la resurrección (Hechos 24:15; Hebreos 6:10). Los valientes hombres y mujeres que hasta ahora han denunciado este Casus belli, lo han pagado con la vida para algunos, con aislamiento y encarcelamiento para otros y son tratados como "complotistas", término acuñado por la CIA en 1965, después de la Comisión Warren (el informe oficial de las circunstancias que rodearon el asesinato de JFK).

Por cierto, las actuales comisiones senatoriales son, en realidad, auténticas obras de teatro morbosas. Observamos un juego de comedia diabólico entre aquellas comisiones de "investigaciones", que desempeñan el juego de encontrar fallas frente a las personas citadas e interrogadas, y después de todo, aquellas, al final, salen como entraron, es decir, libres para continuar su empresas sórdidas. Aquellas comisiones senatoriales pasan por alto el papel de los fiscales, los jueces y los tribunales, que deben encarcelar y juzgar a aquellos asesinos, aquellos hijos de Josef Mengele, que llevaron a cabo estas inyecciones genéticas experimentales de masas, que causaron la muerte de cientos de miles de hombres, mujeres y niños por todo el mundo y millones de consecuencias debilitantes para aquellos y aquellas que sobrevivieron. Aquellos mentirosos asesinos aplican la lógica del suicidio colectivo de pueblos, como Jim Jones y David Koresh, gurús que no querían morir a solas, sino que querían ser acompañados en su locura por sus cientos de seguidores que fueron "suicidados". Vivimos también, en una lógica de destrucción masiva global, económica, diplomática, que provoca guerras y destrucción de pueblos. Están en la misma lógica de precipitación asesina que aquellos dos líderes de secta.

Al estar muy cerca de la Gran Tribulación, se está cumpliendo ante nuestros ojos una profecía del Apocalipsis y del libro de Daniel: “Él también me dijo: 'También me dice: “No selles las palabras de la profecía de este rollo, porque el tiempo señalado está cerca. El que está haciendo injusticia, haga injusticia todavía; y el sucio sea ensuciado todavía; pero el justo haga justicia todavía, y el santo sea hecho santo todavía”" (Apocalipsis 22:10,11). "Muchos se limpiarán y se emblanquecerán y serán refinados. Y los inicuos ciertamente actuarán inicuamente, y absolutamente ningún inicuo entenderá; pero los que tengan perspicacia entenderán” (Daniel 12:10). Hasta que el Rey Jesucristo borre a aquellos sinvergüenzas de la faz de la tierra durante la Gran Tribulación (Apocalipsis 19:11-21), los que practican la justicia en sus corazones oran diariamente esta oración al Padre Celestial, Jehová Dios: “Finalmente, hermanos, ocúpense en orar por nosotros, para que la palabra de Jehová siga moviéndose rápidamente y siendo glorificada, así como lo es de hecho entre ustedes; y para que seamos librados de hombres dañinos e inicuos, porque la fe no es posesión de todos. Pero el Señor es fiel, y él los hará firmes y los guardará del inicuo” (2 Tesalonicenses 3:1-3).

En esta diabólica situación mundial, que ataca la integridad corporal de hombres, mujeres, niños e incluso, también desafortunadamente, la de los infantes, ¿qué debe hacer el cristiano que quiere agradar a Jehová Dios y a su Hijo Jesucristo?

Jehová pide a todos que se ocupen de este templo humano: "Por consiguiente, les suplico por las compasiones de Dios, hermanos, que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo, santo, acepto a Dios, un servicio sagrado con su facultad de raciocinio" (Romanos 12:1). El cuerpo humano fue diseñado desde el principio para un servicio sagrado a Dios, es decir, para cumplir con el propósito que original en el momento de la creación de Adán y Eva (Génesis 1:26 -28).

Tomar medicamentos es una decisión personal, sopesando los riesgos para su vida. Debe realizarse en un entorno médico para recibir tratamiento. Esta medicación no debe administrarse bajo coerción gubernamental o moral, por ejemplo, en el marco de una congregación. Si este fuera el caso, aquellas autoridades gubernamentales, a no ser espirituales, irían más allá del artículo 1 del Código de Núremberg que prohíbe los experimentos médicos bajo coacción (Recordatorio: la terapia génica global en curso, todavía está oficialmente, en la fase experimental., por lo tanto, está en el marco legal del Código de Núremberg): "Es absolutamente esencial el consentimiento voluntario del sujeto humano. Esto significa que la persona implicada debe tener capacidad legal para dar consentimiento; su situación debe ser tal que pueda ser capaz de ejercer una elección libre, sin intervención de cualquier elemento de fuerza, fraude, engaño, coacción u otra forma de constreñimiento o coerción (...)" (Extracto del artículo 1 del Código de Núremberg - 1947).

En el marco actual, los cristianos deben ser alertas. Deberían abstenerse de hacerse inyectar productos químicos experimentales, especialmente por motivos ajenos a su salud y la de sus propios hijos. Hasta ahora, aquellos productos inyectables experimentales han matado a decenas de miles de personas en todo el mundo y han dejado a miles enfermas (para obtener más información, consulte VAERS (Vaccine Adverse Event Reporting System (www.vaers.hhs.gov))) (Solo en inglés). Aquellas inyecciones de tratamientos genéticos se hacen, en su mayor parte, por motivos que nada tienen que ver con la salud de los adultos y menos aún a la de los niños, sino que, bajo pretextos de privilegio no médicos, para poder ir al restaurante, bolos u otros lugares de placeres, justificados con argumentos completamente falaces y en forma de chantaje. Otros han sido obligados y amenazados o han perdido sus trabajos y su fuente de ingresos. El hecho de exigir que para ir a un lugar, que un objeto o un producto penetre en nuestro cuerpo, no es en modo alguno un acto médico, sino un acto de marcar, como se haría con los animales, antes de entrar en un el encierro ; es una marcada violación de la dimensión espiritual y sagrada de la integridad del cuerpo humano.

Los padres deben considerar seriamente este tema, para sus hijos y para ellos, en oración para enfrentar esta situación extraña y muy angustiosa. Los maestros de la Palabra de Dios deben pensar seriamente, con muchas oraciones, en esta cuestión porque esta situación no es baladí en términos de espiritualidad bíblica y más en general de ética (Romanos 14:12). Es bastante normal sentirse desorientado, perplejo y sorprendido ante este ataque extremadamente perverso de Satanás el diablo y sus demonios humanos. Oremos a Jehová Dios, pidamos su ayuda, Él es misericordioso. Si al principio creemos que no hemos tomado la mejor decisión, le puede pasar a cualquiera. Jehová Dios ve nuestras buenas intenciones. Seamos valientes, confiemos en Jehová Dios y en su amado Hijo Jesucristo, y ellos nos apoyarán (Proverbios 3:5,6). No tengamos miedo y seamos fuertes, apoyémonos unos a otros, ya sea con la familia, los amigos o en la congregación, amémonos unos a otros (Juan 13:34,35).

Código de Núremberg - 1947

1- Es absolutamente esencial el consentimiento voluntario del sujeto humano. Esto significa que la persona implicada debe tener capacidad legal para dar consentimiento; su situación debe ser tal que pueda ser capaz de ejercer una elección libre, sin intervención de cualquier elemento de fuerza, fraude, engaño, coacción u otra forma de constreñimiento o coerción; debe tener suficiente conocimiento y comprensión de los elementos implicados que le capaciten para hacer una decisión razonable e ilustrada. Este último elemento requiere que antes de que el sujeto de experimentación acepte una decisión afirmativa, debe conocer la naturaleza, duración y fines del experimento, el método y los medios con los que será realizado; todos los inconvenientes y riesgos que pueden ser esperados razonablemente y los efectos sobre su salud y persona que pueden posiblemente originarse de su participación en el experimento. El deber y la responsabilidad para asegurarse de la calidad del consentimiento residen en cada individuo que inicie, dirija o esté implicado en el experimento. Es un deber y responsabilidad personales que no pueden ser delegados impunemente.

2 - El experimento debe ser tal que dé resultados provechosos para el beneficio de la sociedad, no sea obtenible por otros métodos o medios y no debe ser de naturaleza aleatoria o innecesaria.

3 - El experimento debe ser proyectado y basado sobre los resultados de experimentación animal y de un conocimiento de la historia natural de la enfermedad o de otro problema bajo estudio, de tal forma que los resultados previos justificarán la realización del experimento.

4 - El experimento debe ser realizado de tal forma que se evite todo sufrimiento físico y mental innecesario y todo daño.

5 - No debe realizarse ningún experimento cuando exista una razón a priori (" a priori" conocimiento que es independiente de la experiencia) para suponer que pueda ocurrir la muerte o un daño que lleve a una incapacitación, excepto, quizás, en aquellos experimentos en que los médicos experimentales sirven también como sujetos.

6 - El grado de riesgo que ha de ser tomado no debe exceder nunca el determinado por la importancia humanitaria del problema que ha de ser resuelto con el experimento.

7 - Se debe disponer de una correcta preparación y unas instalaciones adecuadas para proteger al sujeto de experimentación contra posibilidades, incluso remotas, de daño, incapacitación o muerte.

8 - El experimento debe ser realizado únicamente por personas científicamente cualificadas. Debe exigirse a través de todas las etapas del experimento el mayor grado de experiencia (pericia) y cuidado en aquellos que realizan o están implicados en dicho experimento.

9 - Durante el curso del experimento el sujeto humano debe estar en libertad de interrumpirlo si ha alcanzado un estado físico o mental en que la continuación del experimento le parezca imposible.

10 - Durante el curso del experimento el científico responsable tiene que estar preparado para terminarlo en cualquier fase, si tiene una razón para creer con toda probabilidad, en el ejercicio de la buena fe, que se requiere de él una destreza mayor y un juicio cuidadoso de modo que una continuación del experimento traerá probablemente como resultado daño, discapacidad o muerte del sujeto de experimentación.

Dios perdona al arrepentido sincero

La historia del rey Manasés, que ha derramado mucha sangre, es la demostración de hasta qué punto la misericordia de Jehová puede aplicarse al arrepentimiento sincero. En la narración bíblica, está escrito sobre las malas acciones del rey Manasés: "Y hubo también sangre inocente que Manasés derramó en grandísima cantidad, hasta que hubo llenado a Jerusalén de extremo a extremo, además de su pecado con que hizo pecar a Judá haciendo lo que era malo a los ojos de Jehová" (2 Reyes 21:16). Debido a sus malas acciones, Dios lo castigó: "Y Jehová siguió hablando a Manasés y su pueblo, pero ellos no prestaron atención. Por fin Jehová trajo contra ellos a los jefes del ejército que pertenecía al rey de Asiria, y así ellos capturaron a Manasés en los huecos, y lo sujetaron con dos grilletes de cobre y se lo llevaron a Babilonia" (2 Crónicas 33:10,11). Sin embargo, por increíble que sea, este rey malvado terminó arrepintiéndose sinceramente de sus malas acciones y obteniendo la misericordia de Jehová: "Y tan pronto como esto le causó angustia, él ablandó el rostro de Jehová su Dios, y siguió humillándose mucho a causa del Dios de sus antepasados. Y siguió orando a Él, de modo que Él se dejó rogar por él y oyó su petición de favor y lo restauró en Jerusalén a su gobernación real; y Manasés llegó a saber que Jehová es el Dios [verdadero]" (2 Crónicas 33:12,13). ¿Cuál es la razón de este ejemplo bíblico?

Muchos hombres y mujeres han cometido errores irreversibles, como matar a muchos humanos (en el contexto de un conflicto) o participar en abortos. Muchos de ellos piensan que es imposible que Dios los perdone. Añadido a esto un sentimiento profundo de remordimiento e de indignidad. Con respecto a la inmensa misericordia de Jehová, está escrito: "Vengan, pues, y enderecemos los asuntos  entre  nosotros  —dice  Jehová—. Aunque los pecados de ustedes resulten ser como escarlata, se les hará blancos justamente como la nieve; aunque sean rojos como tela de carmesí, llegarán a ser aun como la lana" (Isaías 1:18). Este versículo está especialmente dirigido a aquellos hombres y mujeres que se arrepienten sinceramente ante Dios, pidiendo perdón: Dios perdona al arrepentido sincero sobre la base del valor expiatorio de la sangre de Jesucristo: "Hijitos míos, les escribo estas cosas para que no cometan un pecado. Y no obstante, si alguno comete un pecado, tenemos un ayudante para con el Padre, a Jesucristo, uno que es justo. Y él es un sacrificio propiciatorio por nuestros pecados, pero no solo por los nuestros, sino también por los de todo el mundo" (1 Juan 2:1,2). Además, Jehová Dios resucitará a los millones de muertos que han sido víctimas de los muchos genocidios (Juan 5:28,29). Lo que es irreversible para el hombre no lo es para Dios (Mateo 19:26 "Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todas las cosas son posibles").

Es posible que incluso si la misericordia de Dios se aplica al arrepentido sincero, un sentimiento de remordimiento e indignidad continuará hostigándolo. Sin embargo, hay que saber que Dios es mayor que los corazones: "En esto conoceremos que nos originamos de la verdad, y aseguraremos nuestro corazón delante de él respecto a cualquier cosa en que nos condene nuestro corazón, porque Dios es mayor que nuestro corazón y conoce todas las cosas. Amados, si [nuestro] corazón no [nos] condena, tenemos franqueza de expresión para con Dios; y cualquier cosa que le pedimos la recibimos de él, porque estamos observando sus mandamientos y estamos haciendo las cosas que son gratas a sus ojos" (1 Juan 3:19-22).

(Jesucristo es el único camino a la salvación eterna)

Vida y muerte
El juicio eterno y la salvación

La vida

Jehová Dios es el Creador de la vida, Él es su fuente: "Porque contigo está la fuente de la vida; por luz de ti podemos ver luz" (Salmos 36:9; Hebreos 3: 4; Apocalipsis 4:11).

Jehová Dios creó al primer hombre y a la primera mujer: "Y Jehová Dios procedió a formar al hombre del polvo del suelo y a soplar en sus narices el aliento de vida, y el hombre vino a ser alma viviente" (Génesis 2:7, 22 (creación de Eva, la primera mujer)).

La palabra "alma" aplicada tanto al hombre como a los animales proviene del término hebreo "נפש (nephèsh)", del griego "ψυχή (psukhê)" y del latín "anima" (Génesis 1:20,21,24 (Versículos de la Biblia donde la palabra "alma" se aplica a los animales)). Es fácil entender, dado el contexto bíblico, que el alma se refiere al ser viviente, tanto para el hombre como para el animal. Por tanto, en este caso, el alma se refiere a lo físico, corporal y visible.

La palabra alma puede aplicarse poéticamente al ego o al "yo": "¿Hasta cuándo pondré resistencia en mi alma, desconsuelo en mi corazón de día? (…) Mi alma se ha desvelado de desconsuelo. Levántame conforme a tu palabra" (Salmos 13:2; 119:28).

El alma puede aludir a la vida misma: "Y el resultado fue que, al ir saliendo el alma de ella (porque murió)" (Génesis 35:18) (este texto se refiere a la muerte de Raquel, después de dar a luz a su hijo Benjamín). “El que halle su alma la perderá, y el que pierda su alma por causa de mí la hallará. (…) Porque el que quiera salvar su alma, la perderá; pero el que pierda su alma por causa de mí, la hallará. Porque ¿de qué provecho le será al hombre si gana todo el mundo, pero lo paga con perder su alma?, o ¿qué dará el hombre en cambio por su alma?" (Mateo 10:39; 16:25,26). El Nuevo Testamento fue escrito en griego, lo que significa que la palabra "alma" se traduce del griego "ψυχή (psukhê)".

La expresión "alma viviente" muestra en sí misma que el alma puede morir o ser destruida (de lo contrario habría sido un pleonasmo en el caso del concepto del "alma inmortal"): "Para dar muerte a las almas que no deberían morir y para conservar vivas a las almas que no deberían vivir. (…) El alma que peca... ella misma morirá” (Ezequiel 13:19; 18:4,20). Muchos otros textos muestran que, según la Biblia, el alma puede morir y, por supuesto, no puede sobrevivir (invisiblemente) a su propia muerte...

Según la Biblia, el alma es diferente del espíritu ("ruah" en hebreo y "pneuma" en griego). El espíritu (en relación con el alma) se refiere al "aliento de vida". Por tanto, la respiración, el aire, el viento es una energía impersonal, que mantiene viva el alma humana y la del animal. En Génesis 2:7 está escrito: "Y Jehová Dios procedió a formar al hombre del polvo del suelo y a soplar en sus narices el aliento de vida". La palabra hebrea para la expresión "aliento de vida", es "neshamah", que es sinónima de la palabra "ruah" o la palabra griega "pneuma". De hecho, en la Septuaginta (texto bíblico griego, traducido del hebreo), la expresión "neshamah" de Génesis 2:7 se tradujo como "pnoê" (espíritu, aliento).

La palabra "espíritu" puede referirse a seres espirituales como Dios (Juan 4:24), criaturas espirituales (1 Reyes 2:21,22) y Jesucristo resucitado (1 Corintios 15:45). La expresión "mi espíritu", en Génesis 6:3, se refiere a uno mismo (en este caso a Dios), o el "yo". Es importante no confundir los diferentes significados de la palabra "espíritu"; el aliento de vida que mantiene el alma viva, siendo una energía impersonal, mientras que la palabra "espíritu" que se aplica a Dios, a Jesucristo resucitado y a los ángeles, son seres con una energía personal, dotada de conciencia e inteligencia.

La muerte

Es Dios quien ha dado una definición de la muerte. Comparando Génesis 2:17, donde está escrito que si Adán desobedecía al mandamiento relacionado con el fruto prohibido, moriría. Finalmente, Adán desobedeció. Está escrito en el juicio de Dios contra Adán y su esposa, lo siguiente: "Con el sudor de tu rostro comerás pan hasta que vuelvas al suelo, porque de él fuiste tomado. Porque polvo eres y a polvo volverás" (Génesis 3:19). Por lo tanto, la muerte es lo opuesto a la vida y el punto de retorno a la inexistencia (Salmo 146:3,4; Eclesiastés 3:19,20; 9:5,10). Jehová Dios, en su juicio, menciona el volver al polvo que es más bien en la Biblia, un lugar simbólico, como el Sheol (hebreo) o el Hades (griego), e incluso el "mar", donde perecieron muchos seres humanos (Apocalipsis 20:13).). Por lo tanto, no es difícil entender y aceptar este simple punto de enseñanza bíblica, la muerte es la completa inexistencia. El alma muere y el espíritu o energía vital desaparece : "No cifren su confianza en nobles, ni en el hijo del hombre terrestre, a quien no pertenece salvación alguna. Sale su espíritu, él vuelve a su suelo; en ese día de veras perecen sus pensamientos” (Salmos 146:3,4).

La muerte segunda, el lago de fuego y el Gehena

Sin embargo, es importante detenernos en la expresión bíblica "muerte segunda", que ha sido mal interpretada y resultando con dogmas humanos aterradores y no bíblicos, como el infierno de fuego y el purgatorio... la expresión "muerte segunda", la encontramos en el libro de Apocalipsis: "El que venza, de ninguna manera recibirá daño de la muerte segunda" (Apocalipsis 2:11; 20:6,14; 21:8). Apocalipsis 20:14 muestra que la muerte segunda y el lago de fuego, son expresiones equivalentes: "Y la muerte y el Hades fueron arrojados al lago de fuego. Esto significa la muerte segunda: el lago de fuego". Cabe señalar que este lugar es tan simbólico como lo son (genéricamente), la muerte (la inexistencia) y el Hades (lugar donde van los muertos). ¿A qué episodio bíblico alude este famoso lago de fuego? El libro de Apocalipsis menciona tanto las Diez Plagas de Egipto como la destrucción de Sodoma y Gomorra, hasta el punto de usar una expresión con referencias cruzadas como "Sodoma y Egipto" (Apocalipsis 11:8). La destrucción de Sodoma y Gomorra se relaciona bíblicamente con el fuego y el juicio eterno (Hebreos 6:2; 2 Pedro 3:7).

Por tanto, este famoso lago de fuego mencionado en Apocalipsis, probablemente alude a la visión panorámica que tuvo Abrahán del Mar Muerto, poco después de la destrucción de todas las ciudades como Sodoma y Gomorra, en su contorno (orilla) (Dios dejó a salvo la ciudad de Zoar, debido a Lot (Génesis 19:23)). Aquí está el relato de la impresionante visión del mar muerto poco después de la destrucción: "Ahora bien, muy de mañana Abrahán se dirigió al lugar donde había estado de pie delante de Jehová. Entonces miró abajo hacia Sodoma y Gomorra y hacia toda la tierra del Distrito, y vio una escena. ¡Pues mire, humo denso ascendía de la tierra como el humo denso de un horno de calcinación! Y aconteció que, cuando Dios arruinó las ciudades del Distrito, Dios tuvo presente a Abrahán, pues dio pasos para enviar a Lot de en medio del derribo cuando derribó las ciudades en medio de las cuales había estado morando Lot" (Génesis 19:27-29). Por lo tanto, la expresión "lago de fuego" se refiere a la vista de la destrucción de las cuidades, en su contorno (orilla), del Mar Muerto (un mar interior que sirve como un gran lago). Esta destrucción simboliza la muerte sin posibilidad de resurrección, resultado del juicio eterno.

La expresión Gehena de fuego, utilizada por Jesucristo, tiene exactamente el mismo significado de destrucción o muerte sin posibilidad de resurrección. ¿Dónde estaba ubicado el Gehena? Estaba al sur de Jerusalén, fuera de las murallas de la ciudad. Era simplemente el vertedero de Jerusalén, que existía en la época de Jesucristo y se llamaba Valle de Hinnon (Gueh Hin‧nóm) o Gehena. Allí se tiraba y quemaba la basura de la ciudad, así como los cadáveres de animales y hasta de criminales después de su ejecución, indignos de un entierro (en el imaginario colectivo bíblico, indignos de una resurrección ("Con el entierro de un asno será enterrado, con un llevar arrastrando y un echar afuera, más allá de las puertas de Jerusalén" (Jeremías 22:19)).

La traducción de la Biblia al latín ha creado una confusión en la comprensión de la condición de los muertos. Como hemos visto, es importante diferenciar entre las palabras hebrea Sheol y griega Hades, por un lado, con el Gehena por otra parte. En algunas traducciones de la Biblia, estas tres palabras han sido traducidas con una sola de origen latina, el infierno (infernus). Al hacerlo, creó una confusión en la comprensión de la palabra gehena, convirtiéndose, de hecho, en una enseñanza no bíblica de la existencia de un infierno de fuego.

Jesucristo usó la palabra "Gehena" o "Gehena de fuego", como un lugar real conocido por todos sus contemporáneos, para ilustrar el juicio eterno y la idea de destrucción sin posibilidad de resurrección, la famosa segunda muerte. Es interesante notar que en su Sermón del Monte, Jesucristo se refirió tres veces al Gehena, sin precisar necesariamente su significado. ¿Por qué? En pocas palabras, incluso en Galilea, a unos 100 kilómetros al norte de Jerusalén, este lugar de destrucción era bien conocido y no requería ninguna descripción o explicación (Mateo 5:22,29,30). El Gehena estaba asociado con un fuego que no se apagaba, por la razón evidente de que un lugar así, cerca de una ciudad, hubiese representado un peligro para la salud de la mayoría de los habitantes, si no hubiese sido alimentado por un fuego permanente o constante, a base de azufre, para descomponer todos los desechos de la ciudad más rápidamente (Marcos 9:47,48).

¿Representa el Gehena, el lago de fuego mencionado en Apocalipsis? Sí, en cuanto a su simbolismo de destrucción eterna. No, en cuanto al lugar geográfico ; el Gehena no era un lugar líquido, como un lago o un mar interior. Además, aquella expresión no aparece directamente, ni siquiera de forma enigmática, en el libro de Apocalipsis.

La salvación al sobrevivir a la gran tribulación y por la resurrección

Habrá una resurrección celeste: solo 144000 personas irán al cielo con Jesucristo: "Y vi, y, ¡miren!, el Cordero de pie sobre el monte Sión, y con él ciento cuarenta y cuatro mil que tienen escritos en sus frentes el nombre de él y el nombre de su Padre. Y oí un sonido procedente del cielo como el sonido de muchas aguas y como el sonido de fuerte trueno; y el sonido que oí fue como el de cantantes que se acompañan con el arpa, tocando sus arpas. Y están cantando como si fuera una canción nueva delante del trono y delante de las cuatro criaturas vivientes y de los ancianos; y nadie pudo dominar aquella canción sino los ciento cuarenta y cuatro mil, que han sido comprados de la tierra. Estos son los que no se contaminaron con mujeres; de hecho, son vírgenes. Estos son los que van siguiendo al Cordero no importa adónde vaya. Estos fueron comprados de entre la humanidad como primicias para Dios y para el Cordero, y no se halló en su boca falsedad; están sin tacha" (Apocalipsis 7:3-8; 14:1-5).

Habrá una resurrección terrestre, tanto de justos como de injustos: "No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio" (Juan 5:28,29; Hechos 24:15). Los resucitados injustos serán juzgados sobre la base de su comportamiento durante el reinado de 1000 años (y no de su vida pasada), que comenzará después de la Gran Tribulación (Apocalipsis 20:1-13).

La Gran Muchedumbre que se menciona en Apocalipsis 7:9-17, son seres humanos que sobrevivirán a la Gran Tribulación y : "Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de largas ropas blancas; y había ramas de palmera en sus manos. Y siguen clamando con voz fuerte, y dicen: “La salvación [se la debemos] a nuestro Dios, que está sentado en el trono, y al Cordero”. Y todos los ángeles estaban de pie alrededor del trono y de los ancianos y de las cuatro criaturas vivientes, y cayeron sobre sus rostros delante del trono y adoraron a Dios, y dijeron: “¡Amén! La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fuerza [sean] a nuestro Dios para siempre jamás. Amén”. Y, en respuesta, uno de los ancianos me dijo: “Estos que están vestidos de la larga ropa blanca, ¿quiénes son, y de dónde vinieron?”. De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación, y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. Por eso están delante del trono de Dios; y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá su tienda sobre ellos. Ya no tendrán hambre ni tendrán más sed, ni los batirá el sol ni ningún calor abrasador, porque el Cordero, que está en medio del trono, los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida. Y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos” (Apocalipsis 7:9-17).