English                                 Français                                 Português

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

Las frases en azul (entre los párrafos), dan explicaciones bíblicas suplementarias. Simplemente haga clic en el enlace en azul. Los artículos bíblicos están escritos principalmente en cuatro idiomas: español, portugués, francés e inglés

LA VIDA ES SAGRADA

Dios creó al hombre a su imagen

"Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza"

(Génesis 1:26)

El hombre y la mujer fueron creados a la imagen de Dios: "Y Dios dijo de nuevo", y Dios dijo de nuevo: "Y Dios pasó a decir: “Hagamos [al] hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza, y tengan ellos en sujeción los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y los animales domésticos y toda la tierra y todo animal moviente que se mueve sobre la tierra”. Y Dios procedió a crear al hombre a su imagen, a la imagen de Dios lo creó; macho y hembra los creó. Además, los bendijo Dios y les dijo Dios: “Sean fructíferos y háganse muchos y llenen la tierra y sojúzguenla, y tengan en sujeción los peces del mar y las criaturas voladoras de los cielos y toda criatura viviente que se mueve sobre la tierra" (Génesis 1:26-28). Fue a la imagen espiritual de Dios que fueron creados, es decir, con la habilidad divina de "crear" vidas (en su caso, la procreación), al tener hijos, pero también para administrar la tierra, la vida vegetal, la vida animal y la vida humana, todo con la ayuda de Dios. La acción del hombre y de la mujer sería a la imagen de Dios, imbuida de amor y sabiduría (1 Corintios 13:1).

Dado que el hombre y la mujer son a imagen espiritual de Dios, el homicidio voluntario, incluso involuntario, es un pecado contra la imagen espiritual de Dios. Cualquiera que cause la muerte de otro ser humano, desde un punto de vista expiatorio, debe pagarlo con su propia vida. Esto es lo que Jehová Dios dejó en claro a Noé y su familia, después del diluvio, al salir del arca: "Y, además de eso, su sangre de sus almas la reclamaré. De la mano de toda criatura viviente la reclamaré; y de la mano del hombre, de la mano de cada uno que es su hermano, reclamaré el alma del hombre. Cualquiera que derrame la sangre del hombre, por el hombre será derramada su propia sangre, porque a la imagen de Dios hizo él al hombre" (Génesis 9:5,6).

El vengador de la sangre

Para Dios, tanto el homicidio voluntario como el involuntario es un acto de gran gravedad. En la Ley mosaica, existía la ley del vengador de la sangre. Por supuesto, ya no estamos, como cristianos, bajo la autoridad de este conjunto de leyes. Sin embargo, podemos aprender de la forma de pensar de Dios sobre el valor sagrado de la vida humana:

"Y tienen que escoger ciudades que les sean convenientes a ustedes. Como ciudades de refugio les servirán, y allí tiene que huir el homicida que, sin intención, hiera mortalmente a un alma. Y las ciudades tienen que servirles a ustedes como refugio del vengador de la sangre, para que no muera el homicida hasta que esté de pie delante de la asamblea para juicio. Y las ciudades que darán, las seis ciudades de refugio, estarán a disposición de ustedes. Tres ciudades darán de este lado del Jordán, y tres ciudades darán en la tierra de Canaán. Como ciudades de refugio servirán. Para los hijos de Israel y para el residente forastero y para el poblador en medio de ellos estas seis ciudades servirán de refugio, para que huya allá cualquiera que, sin intención, hiera mortalmente a un alma" (Números 35:11-15).

En los versículos 16-29, hay disposiciones que permitían al homicida involuntario encontrar una protección en estas ciudades de refugio. Los versículos 22 al 25, está escrito que un tribunal dictaminaba si se trataba de un homicidio voluntario o no. En el caso del homicida involuntario, se le permitía vivir en la ciudad de refugio para protegerse del vengador de la sangre, hasta la muerte del sumo sacerdote. Incluso si esta disposición era misericordiosa, resultaba muy severa porque se trataba de hecho, de un arresto domiciliario (en el ámbito de la ciudad de refugio), tal vez incluso hasta el final de su vida, porque tenía que esperar hasta la muerte del sumo sacerdote. En el caso de un asesino, se le autorizaba al vengador de la sangre, el pariente más cercano de la víctima, de matarlo sin incurrir en una deuda de sangre ante Dios (versículo 19-21).

Ya no estamos, como cristianos, bajo el procedimiento legal porque Cristo es el fin de la Ley (Romanos 10:4). Sin embargo, estas disposiciones legales nos permiten entender mejor el pensamiento de Dios sobre el valor sagrado de la vida y la sangre humana (1 Corintios 2:16). Al cristiano ya no se le permite vengarse, especialmente mediante el uso de la violencia: "No devuelvan mal por mal a nadie. Provean cosas excelentes a vista de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de ustedes, sean pacíficos con todos los hombres. No se venguen, amados, sino cédanle lugar a la ira; porque está escrito: “Mía es la venganza; yo pagaré, dice Jehová”. Pero, “si tu enemigo tiene hambre, aliméntalo; si tiene sed, dale algo de beber; porque haciendo esto amontonarás brasas ardientes sobre su cabeza”. No te dejes vencer por el mal, sino sigue venciendo el mal con el bien" (Romanos 12:17-21).

 El cuerpo humano es un templo espiritual

El apóstol Pablo y también el apóstol Pedro enfatizaron que a nivel individual, el cuerpo humano representa un templo espiritual para adorar a Dios:

"¿No saben que ustedes son el templo de Dios, y que el espíritu de Dios mora en ustedes? Si alguien destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él; porque el templo de Dios es santo, el cual son ustedes" (1 Corintios 3:16).

"Por lo tanto, fortifiquen su mente para actividad, mantengan completamente su juicio; pongan su esperanza resueltamente en la bondad inmerecida que ha de ser traída a ustedes en la revelación de Jesucristo. Como hijos obedientes, dejen de amoldarse según los deseos que tuvieron en otro tiempo en su ignorancia" (2 Pedro 1:13,14).

Si el cuerpo humano es como un templo espiritual para adorar a Dios, es obvio que la vida que lo anima, es sagrada. La sangre representa la lo sagrado de la vida: "Porque el alma de la carne está en la sangre" (Levítico 17:11). La palabra alma significa que la "vida" está en la sangre. Jehová exige que todos los humanos cuiden ese templo espiritual: "Por consiguiente, les suplico por las compasiones de Dios, hermanos, que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo, santo, acepto a Dios, un servicio sagrado con su facultad de raciocinio" (Romanos 12:1). El cuerpo humano ha sido creado, desde el principio, para un servicio sagrado a Dios, es decir, para cumplir con el plan que había previsto originalmente en el momento de la creación de Adán y Eva (Génesis 1:26 -28). Por lo tanto, debemos mantener este cuerpo en un estado de "santidad" y de acuerdo con la voluntad de Dios. También veremos que no solo debemos cuidar de la integridad física y espiritual de nuestro cuerpo y nuestra vida, sino también respetar la integridad del cuerpo humano de los demás. Examinaremos ciertos principios que nos permitirán respetar mejor el aspecto sagrado de la vida y la sangre.

Respeto a la integridad del cuerpo humano.

El nuestro y el de nuestro vecino

El primer mandamiento basado en el amor a Dios y el segundo el amor al prójimo, es la base fundamental de todos los principios que rigen el valor sagrado de la vida: "De estos dos mandamientos pende toda la Ley, y los Profetas" (Mateo 22: 37-40).

El odio asesino está prohibido: "Todo el que odia a su hermano es homicida, y ustedes saben que ningún homicida tiene la vida eterna [como cosa] permanente en él" (1 Juan 3:15). El asesinato y el homicida voluntario están prohibidos, ya sea por razones personales, y por patriotismo religioso o estatal: "Entonces Jesús le dijo: “Vuelve tu espada a su lugar, porque todos los que toman la espada perecerán por la espada"" (Mateo 26:52).

(El fin del patriotismo)

Está prohibido poner la vida en peligro innecesariamente y la de los demás. El cristiano debe abstenerse de practicar deportes peligrosos, que pueden causar heridas, hasta la muerte del imprudente y la de otros (por ejemplo, la vida de socorristas que vendrían a rescatarlo), lo que constituiría una culpa de sangre a los ojos de Dios: "El sagaz que ha visto la calamidad se ha ocultado; los inexpertos que han pasado adelante han sufrido la pena" (Proverbios 27:12).

También una actitud descuidada que provocaría heridas y hasta la muerte, al conducir un vehículo peligrosamente, constituye una culpa de sangre ante los ojos de Dios: "En caso de que edifiques una casa nueva, entonces tienes que hacer un pretil a tu techo, para que no coloques sobre tu casa culpa de sangre porque alguien que cayera llegara a caer de él" (Deuteronomio 22:8; Éxodo 21:29). Esta ley muestra el punto de vista de Dios sobre la negligencia asesina que constituye una culpa de sangre.

En la introducción, hemos visto que el cuerpo humano es un templo espiritual que tenemos que considerar como sagrado (1 Corintios 3:16, 2 Pedro 1: 13,14, Romanos 12: 1). Por lo tanto, el suicidio está prohibido. Además, se prohíben todas las formas de uso de drogas que destruyen el cuerpo y su funcionamiento, creando dependencia física. La Biblia condena el abuso de alcohol y no su consumo moderado. También condena la glotonería: "No llegues a estar entre los que beben vino en exceso, entre los que son comedores glotones de carne" (Proverbios 23:20 condena del abuso de vino, 1 Timoteo 5:23: moderación en el consumo de vino).

(La enseñanza básica de la Biblia: lo que está prohibido en la Biblia (Parte 2))

"Y él ciertamente dictará el fallo entre las naciones y enderezará los asuntos respecto a muchos pueblos. Y tendrán que batir sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas. No alzará espada nación contra nación, ni aprenderán más la guerra" (Isaías 2:4). Obviamente, el no aprender más la guerra significa, el no practicar a la vez deportes de combate o los artes marciales, incluso teñidos de propaganda religiosa, lo que significaría que tiene un propósito "defensivo". Transformar un cuerpo humano en un "arma defensiva" puede convertirse rápidamente en "un arma ofensiva" que puede herir y hasta matar puede constituir una culpa de sangre... Los cristianos no deben complacerse con espectáculos deportivos violentos y películas que ensalzan la violencia gratuita. Esto es completamente detestable para Jehová Dios: “Jehová mismo examina al justo así como al inicuo, y Su alma ciertamente odia a cualquiera que ama la violencia" (Salmos 11:5).

El aborto voluntario de un embrión o feto está estrictamente prohibido. Según lo que está escrito en la Biblia, el niño a nacer, en el útero, tiene su propia individualidad, desde la concepción, ya sea en forma de embrión o de feto: "Tus ojos vieron hasta mi embrión, y en tu libro todas sus partes estaban escritas, respecto a los días en que fueron formadas y todavía no había una entre ellas" (Salmo 139:14). La traducción en uso de la Biblia "Traducción del Nuevo Mundo (TMN)", utiliza la palabra "embrión". La comparación con otras traducciones confirma lo acertado de esta palabra. La "Biblia hebrea interlineal" (OT), basada en el Códice de Westminster, el Códice de Leningrado con vocales, lo traduce como "embrión". Otras traducciones usan la expresión más literal de "sustancia, incompleta", según KJV y "Sustancia no formada" según la YLT, lo que confirma la exactitud de la palabra "embrión". No hay duda de que el texto hebreo describe al bebé que nacerá, desde su concepción, aunque sea un "embrión" (sustancia no formada, que no tiene apariencia de cuerpo humano). Esto es lo que leemos en la Ley Mosaica, acerca la agresión accidental, de una mujer embarazada:

"Y en caso de que unos hombres luchen el uno con el otro y realmente lastimen a una mujer encinta y los hijos de ella efectivamente salgan, pero no ocurra un accidente mortal, a él sin falta ha de imponérsele el pago de daños conforme a lo que le imponga el dueño de la mujer; y él tiene que darlo por medio de los jueces. Pero si ocurre un accidente mortal, entonces tienes que dar alma por alma" (Éxodo 21:22,23).

Esta ley no fijaba un número mínimo de semanas de gestación, para considerar que tal accidente, en caso de aborto, fuera un homicidio comprobado en contra el niño dentro del vientre de la mujer. El uso de píldoras abortivas y otros métodos abortivos, constituyen un acto de aborto voluntario. La Biblia no prohíbe el control de la natalidad, decidido por la pareja (el método contraceptivo no debe ser abortivo).

En asuntos médicos, la eutanasia es un homicidio. ¿Cuál es la diferencia entre la eutanasia y los cuidados paliativos?

La definición de eutanasia (El diccionario de cáncer del NCI): “Muerte fácil o sin dolor, o la terminación intencional de la vida de una persona que padece una enfermedad incurable o dolorosa, a solicitud de la misma. También se llama muerte por piedad”.

Definición de los cuidados paliativos (OMS, 2002): “Los cuidados paliativos mejoran la calidad de vida de los pacientes y las familias que se enfrentan con enfermedades amenazantes para la vida, mitigando el dolor y otros síntomas, y proporcionando apoyo espiritual y psicológico desde el momento del diagnóstico hasta el final de la vida y durante el duelo”. La definición se completa con los siguientes principios sobre los cuidados paliativos:

• Proporcionan alivio del dolor y otros síntomas.

• Afirman la vida y consideran la muerte como un proceso normal.

• No intentan ni acelerar ni retrasar la muerte.

• Integran los aspectos espirituales y psicológicos del cuidado del paciente.

Depende del paciente Cristiano y su familia, según su situación médica, determinar lo qué constituiría la eutanasia activa y los cuidados paliativos. Los cristianos maduros pueden ayudarlos a comprender mejor los principios bíblicos involucrados, sin tener que intervenir directamente en la decisión del paciente Cristiano y su familia: "Pero el alimento sólido pertenece a personas maduras, a los que mediante el uso tienen sus facultades perceptivas entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo incorrecto" (Hebreos 5:14). "Los sabios son los que atesoran el conocimiento, pero la boca del tonto está cerca de la ruina misma" (Proverbios 10:14).

Dios perdona al arrepentido sincero

La historia del rey Manasés, que ha derramado mucha sangre, es la demostración de hasta qué punto la misericordia de Jehová puede aplicarse al arrepentimiento sincero. En la narración bíblica, está escrito sobre las malas acciones del rey Manasés: "Y hubo también sangre inocente que Manasés derramó en grandísima cantidad, hasta que hubo llenado a Jerusalén de extremo a extremo, además de su pecado con que hizo pecar a Judá haciendo lo que era malo a los ojos de Jehová" (2 Reyes 21:16). Debido a sus malas acciones, Dios lo castigó: "Y Jehová siguió hablando a Manasés y su pueblo, pero ellos no prestaron atención. Por fin Jehová trajo contra ellos a los jefes del ejército que pertenecía al rey de Asiria, y así ellos capturaron a Manasés en los huecos, y lo sujetaron con dos grilletes de cobre y se lo llevaron a Babilonia" (2 Crónicas 33:10,11). Sin embargo, por increíble que sea, este rey malvado terminó arrepintiéndose sinceramente de sus malas acciones y obteniendo la misericordia de Jehová: "Y tan pronto como esto le causó angustia, él ablandó el rostro de Jehová su Dios, y siguió humillándose mucho a causa del Dios de sus antepasados. Y siguió orando a Él, de modo que Él se dejó rogar por él y oyó su petición de favor y lo restauró en Jerusalén a su gobernación real; y Manasés llegó a saber que Jehová es el Dios [verdadero]" (2 Crónicas 33:12,13). ¿Cuál es la razón de este ejemplo bíblico?

Muchos hombres y mujeres han cometido errores irreversibles, como matar a muchos humanos (en el contexto de un conflicto) o participar en abortos. Muchos de ellos piensan que es imposible que Dios los perdone. Añadido a esto un sentimiento profundo de remordimiento e de indignidad. Con respecto a la inmensa misericordia de Jehová, está escrito: "Vengan, pues, y enderecemos los asuntos  entre  nosotros  —dice  Jehová—. Aunque los pecados de ustedes resulten ser como escarlata, se les hará blancos justamente como la nieve; aunque sean rojos como tela de carmesí, llegarán a ser aun como la lana" (Isaías 1:18). Este versículo está especialmente dirigido a aquellos hombres y mujeres que se arrepienten sinceramente ante Dios, pidiendo perdón: Dios perdona al arrepentido sincero sobre la base del valor expiatorio de la sangre de Jesucristo: "Hijitos míos, les escribo estas cosas para que no cometan un pecado. Y no obstante, si alguno comete un pecado, tenemos un ayudante para con el Padre, a Jesucristo, uno que es justo. Y él es un sacrificio propiciatorio por nuestros pecados, pero no solo por los nuestros, sino también por los de todo el mundo" (1 Juan 2:1,2). Además, Jehová Dios resucitará a los millones de muertos que han sido víctimas de los muchos genocidios (Juan 5:28,29). Lo que es irreversible para el hombre no lo es para Dios (Mateo 19:26 "Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todas las cosas son posibles").

Es posible que incluso si la misericordia de Dios se aplica al arrepentido sincero, un sentimiento de remordimiento e indignidad continuará hostigándolo. Sin embargo, hay que saber que Dios es mayor que los corazones: "En esto conoceremos que nos originamos de la verdad, y aseguraremos nuestro corazón delante de él respecto a cualquier cosa en que nos condene nuestro corazón, porque Dios es mayor que nuestro corazón y conoce todas las cosas. Amados, si [nuestro] corazón no [nos] condena, tenemos franqueza de expresión para con Dios; y cualquier cosa que le pedimos la recibimos de él, porque estamos observando sus mandamientos y estamos haciendo las cosas que son gratas a sus ojos" (1 Juan 3:19-22).

(Jesucristo es el único camino a la salvación eterna)