English                                 Français                                 Português

COMO CELEBRAR EL MEMORIAL DE LA MUERTE DEL CRISTO: PRESENTACIÓN CON DIAPOSITIVAS

EL 10 DE TISRI 5675 LA PURIFICATIÓN DE LOS CIELOS CON LA EXPULSIÓN DE SATANÁS Y DE LOS DEMONIOS ANTES DEL ESTABLECIMIENTO DEL REINO DE DIOS

Por sorprendente que parezca, el libro de Apocalipsis capítulo 12, confirma por dos veces, con dos relatos proféticos paralelos, que Satanás y sus demonios fueron expulsados de los Cielos ANTES de la entronización del Cristo Rey en los Cielos: Apocalipsis 12:1-6 y 12:7-14.

"Y se vio en el cielo una gran señal, una mujer vestida del sol, y la luna estaba debajo de sus pies, y sobre su cabeza había una corona de doce estrellas, 2 y ella estaba encinta. Y clama en sus dolores y en su agonía por dar a luz.
3 Y se vio otra señal en el cielo, y, ¡miren!, un dragón grande de color de fuego, con siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas siete diademas; 4 y su cola arrastra la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó abajo a la tierra. Y el dragón se quedó de pie delante de la mujer que estaba a punto de dar a luz, para, cuando diera a luz, devorar a su hijo.
5 Y ella dio a luz un hijo, un varón, que ha de pastorear a todas las naciones con vara de hierro. Y su hijo fue arrebatado hacia Dios y hacia su trono. 6 Y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios, para que la alimentaran allí mil doscientos sesenta días." (Apocalipsis 12 :1-6).

Se describe a “la Mujer de Dios” simbólica, como a punto de dar a luz a un "niño", que simboliza el Reino de Dios junto con el Rey Jesucristo Entronizado. Sin embargo, el versículo 4 muestra que Satanás, el dragón estaba parado delante de la  “mujer”,  listo para devorar al “niño” que la “mujer” estaba a punto de “dar a luz”. Así, la simple lógica es pensar que el 'dragón', así como los demonios, tenían que ser expulsados de los Cielos, ANTES de entronización,  justamente para que no estorbaran a la “mujer” y para que no lastimaran al “niño”. Además, en Apocalipsis 12:2 se está escrito: “Y clama en sus dolores y en su agonía por dar a luz” (Revelación 12:2). Aquellos momentos de agonía y de sufrimiento de la “mujer”, ANTES del nacimiento del "niño”, bien podría referirse al momento desagradable de la guerra en los cielos para deshacerse de la presencia impura en los cielos, de Satanás y los demonios…

Es interesante notar que Jesús Cristo había comparado los acontecimientos de su muerte en el madero de tormento, a los "dolores de parto" de una mujer,  que después son olvidados por la alegría del nacimiento del niño, en este caso la resurrección de Cristo: "La mujer, cuando está dando a luz, siente desconsuelo, porque ha llegado su hora; mas cuando ha dado a luz al niñito, ya no se acuerda de la tribulación, por el gozo de que un hombre haya nacido en el mundo. 22 Ustedes también, pues, ahora sienten, en realidad, desconsuelo; pero los veré otra vez, y se regocijará su corazón, y su gozo nadie se lo quitará"(John 16:21,22).

De modo que las expresiones como “sus dolores” y “agonía”, sugiere que en este momento la mujer “sufrió”. Los  “clamores de dolor y de agonía” de la “mujer”, antes del nacimiento del “niño”,  sugieren la idea importante del que hubo guerra en los Cielos antes de la venida del "bebé", el Reino de Dios.  Hubo ni  más ni menos una lucha celestial para purificar los cielos de la presencia inmunda de Satanás y los demonios. (Aquella purificación tuvo que empezar el 10 Tisri 5675 (30 de septiembre de 1914), y terminar, antes de la entronización del Cristo Rey, siendo al mismo tiempo, una celebración victoriosa de la lucha celestial, 15 de Tisri, 5675 (El 5 de octubre de 1914).

"Y estalló guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron con el dragón, y el dragón y sus ángeles combatieron, 8 pero este no prevaleció, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. 9 De modo que hacia abajo fue arrojado el gran dragón, la serpiente original, el que es llamado Diablo y Satanás, que está extraviando a toda la tierra habitada; fue arrojado abajo a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados abajo con él. 10 Y oí una voz fuerte en el cielo decir:
“¡Ahora han acontecido la salvación y el poder y el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo, porque ha sido arrojado hacia abajo el acusador de nuestros hermanos, que los acusa día y noche delante de nuestro Dios! 11 Y ellos lo vencieron debido a la sangre del Cordero y debido a la palabra del testimonio que dieron, y no amaron sus almas ni siquiera al arrostrar la muerte. 12 A causa de esto, ¡alégrense, cielos, y los que residen en ellos! ¡Ay de la tierra y del mar!, porque el Diablo ha descendido a ustedes, teniendo gran cólera, sabiendo que tiene un corto espacio de tiempo”.
13 Ahora bien, cuando el dragón vio que había sido arrojado abajo a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón. 14 Pero las dos alas de la gran águila le fueron dadas a la mujer, para que volara al desierto a su lugar; allí es donde es alimentada por un tiempo y tiempos y medio tiempo, lejos de la cara de la serpiente" (Aposcalipsis 12:7-14).

La guerra que expulsó a Satanás y los demonios de los cielos tuvo lugar ANTES de la entronización del Rey Jesucristo. Esto está confirmado con el relato relacionado con el mismo acontecimiento mencionado en Revelación 12:1-6 y repetido de otra manera en Revelación 12: 7-14 (Comparar con la repetición del mismo acontecimiento de Apocalipsis 12:6 y 14). En este texto, los versículos 7 al 9 describen la guerra celestial que expulsó a  Satanás y los demonios de los Cielos, a la Tierra. Los versículos 10-12, y  la victoria del Rey Jesucristo, personificado en Miguel el Arcángel celebrada con el establecimiento oficial del Reino de Dios en los cielos. Así, el 10 de Tisri de 5675 (el 30 de septiembre de 1914), se llevó a cabo la purificación de los Cielos de la inmunda presencia de Satanás y los demonios y el 15 de Tisri de 5675 (el 5 de octubre de 1914), tuvo lugar el establecimiento oficial del Reino de Dios en los Cielos.

CARTA A LAS CINCO VÍRGENES DISCRETAS

TRUMP EL ÚLTIMO REY

MENÚ PRINCIPAL