English                                 Français                                 Português

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

La profecía de Zacarías

La profecía de Zacarías ha sido escrita, en 518 a. E.C., en Jerusalém

"En aquella ocasión Jesús tomó la palabra y dijo: “Te alabo públicamente, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas de los sabios e intelectuales y las has revelado a los pequeñuelos"

(Mateo 11:25)

Introducción

Según Jesucristo, es Dios quien decide a quién revela el significado de su Palabra. En la profecía de Daniel, está escrito que Dios da el significado los perspicaces (Daniel 12:3,10). Para entender la profecía de Zacarías, debemos pedirle a Dios, a través de su Hijo Jesucristo. Si tenemos buenos motivos, Dios nos dará el entendimiento de su mente por medio de su Hijo Jesucristo: "Porque “¿quién ha llegado a conocer la mente de Jehová, para que le instruya?”. Pero nosotros sí tenemos la mente de Cristo" (1 Corintios 2:16). Comprender esta profecía es vital, ya que nos permitirá entender cómo prepararnos antes, durante y después de la Gran Tribulación. El tema general de la profecía de Zacarías es la preservación del pueblo de Dios durante la aquel momento y cómo lo refinará para la vida eterna: “Y ciertamente traeré la tercera parte por el fuego; y realmente los refinaré como al refinar la plata, y los examinaré como al examinar el oro. Ella, por su parte, invocará mi nombre, y yo, por mi parte, le responderé. Ciertamente diré: ‘Es mi pueblo’, y ella, a su vez, dirá: ‘Jehová es mi Dios'" (Zacarías 13:9).

Como lo señaló el apóstol Pablo, no es fácil entender la mente de Jehová, necesitamos la ayuda amorosa de Jesucristo (1 Corintios 2:16). Para usar la expresión de la profecía de Daniel, esta búsqueda a veces se hace al tanteo: "Muchos discurrirán, y el verdadero conocimiento se hará abundante" (Daniel 12:4b). Pero como dijo Jesucristo, con la perseverancia, podemos llegar a este entendimiento. Aunque las explicaciones bíblicas se presentan con el espíritu y el método más objetivo posible, el lector a veces verá los verbos "parece que" o "es posible", para expresar una fuerte probabilidad con una prudencia y modestia (Miqueas 6:8). Estas expresiones también expresan, que en cualquier momento, la comprensión de la mente de Jehová requiere ajustes, quizás rectificaciones que se harán, lo antes posible, mientras el objetivo es el de entender la verdad de Dios (Proverbios 4:18; Juan 17:17). Una profecía solo es útil si la entendemos de antemano, por lo tanto, parece obvio que si Jehová Dios ha hecho registrar profecías en su Palabra la Biblia, incluso de manera enigmática, es con el propósito de ser entendidas de antemano pare que su pueblo se prepare para su "un día", en vista de sobrevivir con la esperanza de la vida eterna (Zacarías 14:7). Este es el propósito de las explicaciones bíblicas presentadas. Las explicaciones de esta profecía se clasificarán por temas centrados en los enigmas proféticos de Zacarías.

El jinete con un caballo de color rojo entre los mirtos

"“Vi [en] la noche, y, ¡mira!, un hombre montado en un caballo rojo, y estaba parado entre los mirtos que había en el lugar hondo; y detrás de él había caballos rojos, de rojo brillante, y blancos”. (…) Entonces el hombre que estaba parado entre los mirtos respondió y dijo: “Estos son aquellos a quienes Jehová ha enviado para que anden por la tierra”. Y ellos procedieron a responder al ángel de Jehová que estaba parado entre los mirtos, y a decir: “Hemos andado por la tierra, y, ¡mira!, la tierra entera está sentada en quietud y no tiene disturbio”"

(Zacarías 1:8,10,11)

Este primer enigma profético parece como si fuera como un primer acto de una escena primera, de una obra de teatro profética, de la que se encuentra tanto el resumen como el final revelado de la historia, pero de forma enigmática. Es por eso que el examen del libro de Zacarías se hará centrándose en el desciframiento de los enigmas.

La situación parece verdaderamente dramática para estos mirtos: se encuentran en un abismo, es decir, en una situación comparable a la muerte o la inactividad completa. El jinete entre los mirtos es un ángel que parece actuar con benevolencia hacia ellas. Aquel ángel con un caballo rojo, está acompañado por otros jinetes de caballos rojos, rojo brillante y blancos. Estos tres colores parecen corresponder a las tres clases de colores del mirto: los rojos, bermejos (rojo brillante) y blancos que lo componen. ¿Qué representa aquel campo de mirtos en una situación desesperada parecida a la muerte? ¿Qué representan los colores de los mirtos? ¿Qué representan los caballos con los colores de mirto? ¿Qué hicieron los jinetes mientras circulaban por toda la tierra para que terminara siendo "en quietud y sin disturbio"?

Al leer Zacarías 1:12, uno entiende inmediatamente lo que son los mirtos en una situación desesperada: "De modo que el ángel de Jehová respondió y dijo: “Oh Jehová de los ejércitos, ¿hasta cuándo no mostrarás tú mismo misericordia a Jerusalén y a las ciudades de Judá, a las cuales has denunciado estos setenta años?”” (Zacarías 1:12). Los mirtos representan "Jerusalén y las ciudades de Judá". Sin embargo, esta respuesta plantea otras preguntas: los mirtos y los jinetes que parecen actuar a su favor tienen tres colores, pero solo hay dos partes de la respuesta. Suponiendo, para encontrar el tercer elemento en el libro de Zacarías, ¿¿a qué colores corresponderán simbólicamente? Antes de buscar la respuesta en gran parte en el libro de Zacarías, daremos un resumen muy condensado de la historia bíblica de Israel porque hay muchas alusiones históricas. La primera es la de los "setenta años" de invectiva de Jehová, visiblemente contra aquellos "mirtos" en situación crítica.

Los "setenta años" de denuncia de Jehová contra su pueblo

"De modo que el ángel de Jehová respondió y dijo: “Oh Jehová de los ejércitos, ¿hasta cuándo no mostrarás tú mismo misericordia a Jerusalén y a las ciudades de Judá, a las cuales has denunciado estos setenta años?”"

(Zacarías 1:12)

En 1513 a. EC, Dios hizo un pacto con Israel, a través de Moisés, el mediador (Deuteronomio 4:23). De la lectura de los libros bíblicos históricos de los Jueces, hasta 2 Crónicas, es evidente que son las 10 tribus de Israel (después de la división), y las tribus de Benjamín y Judá, representadas por Jerusalén, no cumplieron con aquella promesa con Dios (Zacarías 1:2-6). Tanto es así, que Jehová, en la profecía de Ezequiel 23, los comparó con dos rameras: Oholá (Samaria) y Oholibá (Jerusalén) (Todo el libro bíblico de Oseas, es una descripción similar de la la infidelidad matrimonial de Israel hacia su dueño y esposo, Jehová Dios). En este capítulo, Jehová describe vívidamente las infidelidades de aquellas dos naciones. Por lo tanto, Jehová Dios usaría a sus respectivos "amantes" para castigarlas severamente: Asiria destruiría Samaria y desterraría a sus habitantes (Oholá). Babilonia haría lo mismo con Judá y Jerusalén (Oholibá): serían destruidas y sus habitantes desterrados a Babilonia durante setenta años (Jeremías 25:11,12). Aunque proceden del Levante (este), los ejércitos babilónicos se describen como viniendo desde el norte, que es la ruta más fácil para atacar a Israel (para Asiria) y Judá (Jerusalén) (Zacarías 2:6; 6:6,8 (Babilonia); 10:8-12 (Asiria)).

El enigma de los mirtos ilustra la situación desesperada en la que se encuentran Judá y Jerusalén: en un abismo comparable a la muerte. La profecía de Ezequiel 37 acerca de la llanura del valle cubierta de huesos humanos es otra descripción de la difícil situación de Judá y Jerusalén. Sin embargo, esta profecía anuncia la resurrección general de Israel, Judá y Jerusalén, como nación (Zacarías 9:11-17; 10:8-12). Entonces, dada esta información, entendemos mejor el significado de la respuesta de Jehová en Zacarías 1:13-17: “Y Jehová procedió a responder al ángel que hablaba conmigo, con palabras buenas, palabras consoladoras; y el ángel que hablaba conmigo pasó a decirme: “Clama, y di: ‘Esto es lo que ha dicho Jehová de los ejércitos: “He estado celoso por Jerusalén y por Sión con gran celo. Con gran indignación me siento indignado contra las naciones que están en desahogo; porque yo, por mi parte, me sentí indignado hasta solo un grado pequeño, pero ellas, por su parte, ayudaron hacia la calamidad”’. ”Por lo tanto, esto es lo que ha dicho Jehová: ‘“Ciertamente volveré a Jerusalén con misericordias. Mi propia casa será construida en ella —es la expresión de Jehová de los ejércitos— y un cordel de medir mismo será extendido sobre Jerusalén”’. ”Clama más, y di: ‘Esto es lo que ha dicho Jehová de los ejércitos: “Mis ciudades todavía rebosarán de lo bueno; y Jehová ciertamente todavía sentirá pesar en cuanto a Sión y todavía realmente escogerá a Jerusalén”’”.

Aunque Jehová aplicó una disciplina extremadamente dolorosa, el resto del relato profético mostrará cómo ejercería misericordia para con su pueblo. Primero, Jehová Dios anuncia que ajustaría sus cuentas con las naciones que han causado devastación a su pueblo Judá, Israel y Jerusalén.

Los cuatro cuernos de las naciones rinden cuentas ante Dios

"Entonces miré hacia arriba y vi, y he aquí: había cuatro cuernos. Y le dije al ángel que hablaba conmigo:" ¿Qué son estos? " dijo: "Estos son los cuernos que esparcieron a Judá, Israel y Jerusalén""

(Zacarías 1:18,19)

Los cuernos son la expresión de la soberanía, ya sea de Dios o ejercida por los hombres. Los "cuatro cuernos" parecen aludir al simbolismo de los que se encuentran en los cuatro ángulos del altar del templo en Jerusalén, que representan la soberanía de Jehová mediante la fuerza de los cuernos del toro (Éxodo 27:2). Obviamente, los "cuatro cuernos" que esparcieron a Judá, Israel y Jerusalén, representan la soberanía rival de las naciones que trabajaron como artesanos que llevaron a cabo la calamidad del pueblo de Dios (Zacarías 1:20; Salmos 94:20). El libro de Zacarías muestra de diferentes maneras cómo estos "cuatro cuernos" rendirán cuentas en el momento de la gran tribulación, siempre ilustrado con el contexto histórico bíblico de Judá, Israel y Jerusalén: "¡Oigan! ¡Oigan! Huyan, entonces, de la tierra del norte”, es la expresión de Jehová. “Porque en la dirección de los cuatro vientos de los cielos los he dispersado a ustedes”, es la expresión de Jehová. “¡Oye, Sión! Escapa, tú que moras con la hija de Babilonia. Porque esto es lo que ha dicho Jehová de los ejércitos: ‘Siguiendo tras de la gloria él me ha enviado a las naciones que los despojaban con violencia; porque el que los toca a ustedes está tocando el globo de mi ojo. Porque, miren, voy a agitar mi mano contra ellos, y tendrán que llegar a ser despojo para sus esclavos’. Y ustedes ciertamente sabrán que Jehová de los ejércitos mismo me ha enviado" (Zacarías 2:6-9; 12:7- 9; 14:3).

Parece que Zacarías 1:19, revela lo que corresponden a los tres colores diferentes de los caballos, que actúan para vengar los mirtos, el pueblo de Dios. El color rojo representa a Judá. El color rojo brillante es Israel. El color blanco es Jerusalén. Los jinetes vengadores de los mirtos son evidentemente ángeles que causan una plaga por toda la tierra, porque según la profecía, los caballos simbolizan la plaga (Zacarías 14:15). El que manda aquella caballería tiene un caballo rojo, un arcángel (líder de los ángeles) que vela por los mirtos (Éxodo 23:20). Esto significa que el color rojo (Judá) simboliza la soberanía de Dios a través del reinado. El color blanco (Jerusalén) simboliza la soberanía de Dios a través del sacerdocio. El color rojo brillante representa a Israel en su conjunto. La profecía de Zacarías explica cómo Dios mostrará su misericordia a su pueblo actual, antes, durante y después de la gran tribulación, utilizando el relato histórico de la tribu de Judá, las 12 tribus de Israel y Jerusalén, en el momento de su regreso de exilio de Babilonia, a Jerusalén. La frase pronunciada por los jinetes después de haber circulado por toda la tierra, es la descripción de la tierra después de la gran tribulación: "Hemos andado por la tierra, y, ¡mira!, la tierra entera está sentada en quietud y no tiene disturbio" (Zacarías 1:11).

Los cuatro carros que salen de entre las dos montañas de cobre

"Entonces levanté los ojos de nuevo y vi; y, ¡mire!, había cuatro carros que salían de entre dos montañas, y las montañas eran montañas de cobre. En el primer carro había caballos rojos; y en el segundo carro, caballos negros. Y en el tercer carro había caballos blancos; y en el cuarto carro, caballos manchados, abigarrados"

(Zacarías 6:1-3)

¿Qué representan las dos montañas de cobre? Siempre teniendo en cuenta el mismo contexto histórico y geografía bíblica, las explicaciones del ángel ayudan a resolver el enigma. La solución parece encontrarse un poco más adelante en la profecía: "Y Jehová ciertamente saldrá y guerreará contra aquellas naciones como en el día de su guerrear, en el día de pelea. Y sus pies realmente se plantarán en aquel día sobre la montaña de los olivos, que está enfrente de Jerusalén, al este; y la montaña de los olivos tendrá que partirse por en medio, desde el naciente y hacia el oeste. Habrá un valle muy grande; y la mitad de la montaña realmente será movida hacia el norte, y la mitad de ella hacia el sur" (Zacarías 14:3,4).

Las dos montañas representan los dos montes sobre los cuales está construida Jerusalén: al norte está el monte Moriah, donde se construyó el templo de Jerusalén, y al sur, el monte Sion, donde estaba la residencia real del rey David. Por lo tanto, Jerusalén, a través de estas dos montañas, simboliza la soberanía de Jehová Dios a través del reinado (Judá), el monte Sion, y la soberanía a través del sacerdocio, el monte Moriah (Jerusalén). El cobre simboliza el metal con el que se hicieron los utensilios en el patio del templo santuario, en particular el altar de cobre con los cuatro cuernos (Éxodo 27: 2; 2 Reyes 16:14).

Los "cuatro" carros parecen significar la expresión de la soberanía de Dios por la guerra (los carros) (contra los cuatro cuernos de las naciones), durante la gran tribulación en los cuatro puntos cardinales con un simbolismo preciso, el cuarto carro circulando sobre todos la tierra (Zacarías 6:5-7). El hecho de que no se dé ninguna explicación para la presencia del primer carro con los caballos rojos, sugiere que es el mismo jinete quien está a la cabeza, en el enigma de los mirtos (Zacarías 1:7,8). Los dos enigmas son similares pero no completamente idénticos en el simbolismo.

La gran tribulación se describe como un sacrificio planetario organizado por los cuatro carros, que parecen representar los cuatro cuernos del altar de cobre (en represalia contra los cuatro cuernos rivales de las naciones (Zacarías 1: 18,19)). El simbolismo del sacrificio planetario es confirmado por el libro de Apocalipsis donde Jesucristo es representado como un rey sacerdote en Apocalipsis 19:11-21 (el versículo 13 menciona que su "vestido de una prenda de vestir exterior" está rociado con sangre, lo que simboliza su instalación como gran sacerdote (Éxodo 29:21; Apocalipsis 14:18-20)). Esta representación del rey sacerdote coronado está corroborada por lo que está escrito en Zacarías: "Y tienes que tomar plata y oro y hacer una magnífica corona y poner[la] sobre la cabeza de Josué hijo de Jehozadaq el sumo sacerdote" (Zacarías 6:11 ; 3:1,8 (sumo sacerdote)).

Los colores blanco y negro del segundo y tercer carro no parecen tener una correspondencia simbólica en todo el libro de Zacarías. Parece ser una simple indicación de dos colores diferentes para dos direcciones diferentes. Los caballos negros, al norte, los blancos (que siguen a los negros ("hacia detrás"), hacia la orilla del mar, al oeste. Por otro lado, la indicación de la dirección de los caballos manchados y abigarrados, permite comprender lo que podría representar. Manteniéndonos en el contexto del libro de Zacarías, veamos a qué corresponden estos tres puntos cardinales mencionados (norte, oeste y sur) (Zacarías 6: 5-7). Los caballos negros que van al norte, en represalia contra Asiria que había atacado a Israel, y contra Babilonia que había atacado a Judá y Jerusalén (Zacarías 6:10; 10:11). Los caballos blancos que se dirigen hacia el gran mar en represalia contra Tiro, Sidón y las ciudades de Filistea. Finalmente, los caballos manchados y abigarrados hacia el sur, Egipto (Zacarías 2:7-9; Zacarías 9:1-8; 10:8-12).

Dicho de paso, Apocalipsis 16:16 alude a este "norte", con la expresión "Har–Magedón", que obviamente es la llanura de Meguido, siendo la ruta de acceso desde el norte, para los ejércitos que atacaba a Israel, el pueblo de Dios. Esta enigmática expresión es la representación de la hostilidad de todas las naciones unidas contra el Cordero, el Rey Jesucristo, poco antes de la gran tribulación. Esta hostilidad contra el pueblo de Dios también se ilustra en la profecía de Ezequiel, de Gog de Magog (capítulos 38 y 39). En este caso, se trata de una coalición militar para exterminar al pueblo de Dios, procedente de los territorios de naciones descendientes de Jafet (procedente del norte) y la otra de Cam (procedente del sur). Estas profecías ilustran la situación extremadamente vulnerable, cerca del exterminio del pueblo de Dios, poco antes de la Gran Tribulación (Zacarías 14:1,2; Ezequiel 39:11,12).

Los caballos manchados y abigarrados que se dirigen hacia el sur, Egipto parecen ilustrar las marcas en la piel de forúnculos o, peor aún, la peste bubónica que deja manchas circulares en la piel de los enfermos. Aquellos caballos manchados y abigarrados deben circular por toda la tierra (Éxodo 9:9; Zacarías 14:12).

El Brote es Yehoshuah Mashiah

"Y tienes que decirle: ”‘Esto es lo que ha dicho Jehová de los ejércitos: “Aquí está el hombre cuyo nombre es Brote. Y de su propio lugar brotará, y ciertamente edificará el templo de Jehová. Y él mismo edificará el templo de Jehová, y él, por su parte, llevará [la] dignidad; y tiene que sentarse y gobernar en su trono, y tiene que llegar a ser sacerdote sobre su trono, y el consejo mismo de la paz resultará estar entre ambos. Y la magnífica corona misma llegará a pertenecer a Hélem y a Tobiya y a Jedayá y a Hen hijo de Sofonías como memoria en el templo de Jehová. Y los que están lejos vendrán y realmente edificarán en el templo de Jehová”. Y ustedes tendrán que saber que Jehová de los ejércitos mismo me ha enviado a ustedes. Y tiene que ocurrir... si ustedes sin falta escuchan la voz de Jehová su Dios’”"

(Zacarías 6:12-15)

¿Quién es Yehoshuah Mashiah? La persona más famosa del mundo: Jesucristo (Yehoshuah (Josué): transliteración en griego Iêsous y en latín Jesús. El nombre hebreo Mashiah, traducido al griego Kristos (Cristo en español)). El templo reconstruido por el "Brote" no es una obra arquitectónica, sino espiritual. El nuevo templo espiritual estaría formado por varias personas, incluido el "Brote", Yehoshuah Mashiah, la "piedra angular", tanto rey como sacerdote (Mateo 21:42). Cuando Jehová Dios transfirió el "Brote" en el vientre de María, la virgen judía, el ángel Gabriel le dijo esto: "Y, ¡mira!, concebirás en tu matriz y darás a luz un hijo, y has de ponerle por nombre Jesús. Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y Jehová Dios le dará el trono de David su padre, y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y de su reino no habrá fin”" (Lucas 1:31-33). Al comparar las palabras del ángel Gabriel con la profecía de Zacarías 6:12-14, no hay duda de que el Brote es Yehoshuah Mashiah.

La profecía de Zacarías muestra que la piedra angular de este edificio espiritual vendría a través de la descendencia de Zorobabel: "De consiguiente, respondió y me dijo: “Esta es la palabra de Jehová a Zorobabel, y dice: ‘“No por una fuerza militar, ni por poder, sino por mi espíritu”, ha dicho Jehová de los ejércitos. ¿Quién eres tú, oh gran montaña? Delante de Zorobabel [llegarás a ser] una tierra llana. Y él ciertamente sacará la piedra de remate. Habrá gritos a ella: “¡Qué encantadora! ¡Qué encantadora!”’”" (Zacarías 3:8,9; 4:6,7). Esta “piedra de remate”, Yehoshuah Mashiah, ha venido efectivamente en el linaje real de Zorobabel (Mateo 1:12,13; Lucas 3:27). Zorobabel fue quien reconstruyó el templo de Jerusalén después del regreso del pueblo de Israel de su exilio en Babilonia (Zacarías 4:8). Se le describe como aquel por quien vendrá la piedra angular (Zacarías 4:7). Finalmente se describe entre los dos olivos, los dos ungidos, parece obvio que él es una figura profética de Jehová Dios, a través del cual viene el Brote, la piedra angular (Zacarías 4).

El ángel Gabriel no menciona la función de rey-sacerdote del Brote. Es el apóstol Pablo quien lo hará más tarde: “Como también dice en otro lugar: “Así como dice también en otro lugar: “Tú eres sacerdote para siempre a la manera de Melquisedec”. (…) porque ha sido llamado específicamente por Dios sumo sacerdote a la manera de Melquisedec" (Hebreos 5:6,10; Salmos 110:4). ¿Quién era Melquisedec? Un rey (de Salem) y un sacerdote: "Y Melquisedec rey de Salem sacó pan y vino, y él era sacerdote del Dios Altísimo" (Génesis 14:18).

El Brote entró a Jerusalén el 10 de Nisán 33, como el heredero permanente de la promesa de Dios al rey David y su descendencia (de los cuales Yehoshuah Mashiah era parte de la permanencia de su reinado (2 Samuel 7:16; Mateo 1:1-16; Lucas 3:23-38)): "Ponte muy gozosa, oh hija de Sión. Grita en triunfo, oh hija de Jerusalén. ¡Mira! Tu rey mismo viene a ti. Es justo, sí, salvado; humilde, y cabalga sobre un asno, aun sobre un animal plenamente desarrollado, hijo de un asna" (Zacarías 9:9; Mateo 21:6-10).

Como lo mencionó Yehoshuah Mashiah (Jesucristo), cuando estuvo en la tierra, el Brote, la piedra angular del templo espiritual reconstruido, fue rechazada por los constructores o maestros de la nación de Israel: “Jesús les dijo: “¿Nunca han leído en las Escrituras: ‘La piedra que los edificadores rechazaron es la que ha llegado a ser la principal piedra angular. De parte de Jehová ha venido a ser esto, y es maravilloso a nuestros ojos’? Por eso les digo: El reino de Dios les será quitado a ustedes y será dado a una nación que produzca sus frutos" (Mateo 21:42,43; Salmo 118:22). Yehoshuah Mashiah (Jesucristo) notificó a sus oyentes que de ahora en adelante la relación especial de Dios con Israel llegaría a su fin, de acuerdo con la profecía de Daniel 9:27a: "Y él tiene que mantener [el] pacto en vigor para los muchos por una semana; y a la mitad de la semana hará que cesen el sacrificio y la ofrenda de dádiva". Aquella ruptura fue anunciada también en la profecía de Zacarías en el capítulo 11, debido al desprecio del pueblo de Israel hacia Dios y su Hijo: "De modo que tomé mi cayado Agradabilidad y lo corté en pedazos, para romper mi pacto que yo había celebrado con todos los pueblos” (Zacarías 11:10). Dependiendo del contexto, el pacto "celebrado con todos los pueblos", se refiere a las 12 tribus de Israel, porque Dios no ha concluido un pacto especial con todas las naciones, sino solo con las 12 tribus de Israel (La palabra hebrea "עַם" ('am) traducida como "pueblo" puede tener el significado (dependiendo del contexto) de "tribu" (Strong Concordance H5971)).

Por las razones explicadas en detalle en Mateo 23, Yehoshuah Mashiah (Jesucristo) dijo esto: "Jerusalén, Jerusalén, la que mata a los profetas y apedrea a los que son enviados a ella..., ¡cuántas veces quise reunir a tus hijos, como la gallina reúne sus pollitos debajo de sus alas! Pero ustedes no lo quisieron. ¡Miren! Su casa se les deja abandonada a ustedes” (Mateo 23:37,38). Condenaron a muerte a Yehoshuah Mashiah (Jesucristo), el 14 de Nisán, de 33 E.C, en Jerusalén (Mateo 26:66). Aquel desprecio hacia el Padre, Jehová y hacia su Hijo, Yehoshuah Mashiah, está ilustrado en Zacarías: "Entonces les dije: “Si es bueno a sus ojos, den[me] mi salario, pero si no, absténganse”. Y procedieron a pagar mi salario, treinta piezas de plata. Ante aquello, Jehová me dijo: “Tíralo al tesoro... el valor majestuoso con el cual he sido evaluado desde su punto de vista”. De consiguiente, tomé las treinta piezas de plata y tiré aquello en el tesoro en la casa de Jehová. Entonces corté en pedazos mi segundo cayado, el Unión, para quebrar la hermandad entre Judá e Israel" (Zacarías 11:12-14: Mateo 26:14; "treinta piezas de plata" es el precio de un esclavo (Éxodo 21:32)). No es de extrañar que Jehová haya decidido "romper" su relación especial con las 12 tribus de Israel de aquel entonces.

"Esto es lo que ha dicho Jehová de los ejércitos: ‘En aquellos días sucederá que diez hombres de todos los lenguajes de las naciones asirán, sí, realmente asirán la falda de un hombre que sea judío, y dirán: “Ciertamente iremos con ustedes, porque hemos oído [que] Dios está con ustedes”’"

(Zacarías 8:23)

"Ustedes adoran lo que no conocen; nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación se origina de los judíos" (Juan 4:22). Jehová Dios ha utilizado su relación especial con Israel para planificar la salvación eterna de toda la humanidad. Abrahán, Isaac y Jacob son los fundadores de esta nación (Mateo 8:11). El hombre Jesucristo, un judío, es la principal descendencia de Abraham, por medio de él las naciones serán bendecidas (Gálatas 3:16). Aunque esta relación especial con Israel se acabó, Jehová sigue amando al pueblo judío, como a todas las naciones, que creó porque Dios no es parcial: "Ante aquello, Pedro abrió la boca y dijo: “Con certeza percibo que Dios no es parcial, sino que, en toda nación, el que le teme y obra justicia le es acepto" (Hechos 10:34,35; 17:26). Sin embargo, la profecía de Zacarías muestra que Jehová hará que la mención de Sion, Jerusalén y Judá sea eterna entre todas las naciones: "Grita con fuerza y regocíjate, oh hija de Sión; porque aquí vengo, y ciertamente residiré en medio de ti —es la expresión de Jehová—. Y muchas naciones ciertamente se unirán a Jehová en aquel día, y realmente llegarán a ser mi pueblo; y ciertamente residiré en medio de ti.” Y tendrás que saber que Jehová de los ejércitos mismo me ha enviado a ti. Y Jehová ciertamente tomará posesión de Judá como su porción sobre el suelo santo, y todavía tiene que escoger a Jerusalén. Guarde silencio, toda carne, delante de Jehová, porque él se ha despertado desde su santa morada" (Zacarías 2:10-13; capítulo 8; Ezequiel 40-48).

Sin embargo, su nación ahora es espiritual, es "el Israel de Dios": "Sobre ellos haya paz y misericordia, sí, sobre el Israel de Dios" (Gálatas 6:16). El Reino de Dios, la esposa de Cristo, la "Nueva Jerusalén", gobernará la tierra: "Vi también la santa ciudad, la Nueva Jerusalén, que descendía del cielo desde Dios y preparada como una novia adornada para su esposo. Con eso, oí una voz fuerte desde el trono decir: “¡Mira! La tienda de Dios está con la humanidad, y él residirá con ellos, y ellos serán sus pueblos. Y Dios mismo estará con ellos. Y limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado”” (Apocalipsis 21:2-4). Según la profecía de Zacarías, la Jerusalén actual será destruida por un terremoto durante la gran tribulación (Zacarías 14:3-5). Jesucristo repitió esta importante información en Mateo 24:2: "En respuesta él les dijo: “¿No contemplan todas estas cosas? En verdad les digo: De ningún modo se dejará aquí piedra sobre piedra que no sea derribada"”.

El Reino de Dios en la tierra gobernará sobre las "doce tribus de Israel", es decir, la gran muchedumbre que habrá sobrevivido a la gran tribulación y a los resucitados terrestres: "Jesús les dijo: “En verdad les digo: En la re-creación, cuando el Hijo del hombre se siente sobre su trono glorioso, ustedes los que me han seguido también se sentarán sobre doce tronos y juzgarán a las doce tribus de Israel" (Mateo 19:28; Juan 5:28,29; Apocalipsis 7:9-17).

El rollo volador

"Entonces levanté los ojos de nuevo y vi; y, ¡mire!, un rollo que volaba. Así que me dijo: “¿Qué ves?”. A mi vez dije: “Veo un rollo que vuela, y tiene una longitud de veinte codos, y tiene una anchura de diez codos”"

(Zacarías 5:1,2)

El rollo volador es una proclamación, antes de la gran tribulación, el fin de este sistema de cosas. Representa la predicación de las buenas nuevas: "Y estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin" (Mateo 24:14). ¿Cómo pueden estas "buenas" nuevas del reino resultar ser, al mismo tiempo, una "imprecación" o una maldición para los "ladrones impunes" de hoy (Zacarías 5:3,4; 12:1-6)?

Fue Jesucristo quien lo explicó. Oficialmente, antes de comenzar a predicar las "buenas nuevas", Jesucristo mostró para qué categorías de seres humanos eran "buenas" nuevas: "El espíritu de Jehová está sobre mí, porque él me ungió para declarar buenas nuevas a los pobres, me envió para predicar una liberación a los cautivos y un recobro de vista a los ciegos, para despachar a los quebrantados con una liberación, para predicar el año acepto de Jehová" (Lucas 4:18,19). Entonces, son "buenas" nuevas, para los "pobres", los "cautivos", los "ciegos", los "quebrantados", es decir, los que realmente sufren por este sistema de cosas (comparar con Ezequiel 9:4).

Jesucristo explicó vívidamente por qué esta proclamación es "buena" para los pobres y una "maldición" para los demás, en la ilustración del "rico y el mendigo Lázaro" (lea Lucas 16:19-31). Lázaro, el mendigo, representa al pueblo de la época de Cristo, como ovejas sin pastor: "Al ver las muchedumbres, se compadeció de ellas, porque estaban desolladas y desparramadas como ovejas sin pastor" (Mateo 9:6). Cuando Jesucristo comenzó a predicar las buenas nuevas del reino, provocó un cambio de condición espiritual, de la gente sin pastor (Lázaro el mendigo) y de los pastores que no estaban alimentando espiritualmente al pueblo (El rico). Aquellos cambios espirituales están simbolizados por las respectivas muertes del mendigo y del rico. Así, la predicación de Jesucristo tuvo dos efectos opuestos: bendición y aprobación divina para los "pobres", los "cautivos", los "ciegos", los "quebrantados" y la desaprobación divina para la clase dominante, política y religiosa (comparar Lucas 4:18,19 (bendición) y Mateo 23 (maldición)). La maldición de las buenas nuevas sobre el sistema de Satanás está simbolizada por las plagas de las siete trompetas y los siete tazones, en el libro de Apocalipsis (Apocalipsis 8:7 a 15:8 (las plagas de las siete trompetas); Apocalipsis 16:1 a 22:21 (el final) (las plagas de los siete tazones)). Mediante la proclamación de las buenas nuevas, "la mujer y el efá" son enviados a Shinar, ¿cómo es eso?

Jehová Dios purifica el sacerdocio junto con su pueblo

"Y procedió a mostrarme a Josué (Yehoshua) el sumo sacerdote de pie delante del ángel de Jehová, y a Satanás de pie a su derecha para presentarle resistencia. 2 Entonces [el ángel de] Jehová dijo a Satanás: “¡Jehová te reprenda, oh Satanás, sí, Jehová te reprenda, el que escoge a Jerusalén! ¿No es este un leño arrebatado del fuego?”".

(Zacarías 3:1,2)

Jehová es un Dios tardo para la cólera y abundante en misericordia, él tendrá misericordia de quien tenga misericordia (Éxodo 33:19; 34:6). Es evidente que después de 70 años de exilio en Babilonia, la verdadera adoración ha pasado por una verdadera impregnación de las costumbres o enseñanzas babilónicas (Zacarías 1:12). Jehová mostró comprensión y misericordia hacia el sumo sacerdote Yehoshua (Josué). Sin embargo, se aseguró de que la situación no durara indefinidamente porque Jehová es un Dios Santo: “Ahora bien, en cuanto a Josué, sucedió que estaba vestido con prendas de vestir sucias y estaba de pie delante del ángel. Entonces este respondió y dijo a los que estaban de pie delante de él: “Remuevan de sobre él las prendas de vestir sucias”. Y pasó a decirle: “Ve, he hecho que tu error pase de sobre ti, y hay un vestirte con vestidos de ceremonia”. Ante aquello, dije: “Que le pongan un turbante limpio sobre la cabeza”. Y procedieron a ponerle el turbante limpio sobre la cabeza y a vestirlo con prendas de vestir; y el ángel de Jehová estaba de pie allí cerca. Y el ángel de Jehová empezó a dar testimonio a Josué, y dijo: “Esto es lo que ha dicho Jehová de los ejércitos: ‘Si es en mis caminos en los que andas, y si es mi obligación la que guardas, entonces también serás tú quien haya de juzgar mi casa y también guardar mis patios; y ciertamente te daré acceso libre entre estos que están de pie allí cerca’'" (Zacarías 3:3-7).

Esta purificación del sacerdocio y del pueblo de Dios también está simbolizada por el hecho de que Jerusalén es "medida", es decir, que debe entrar en los criterios divinos de santidad para obtener la eternidad: “De modo que dije: “¿Adónde vas?”. A su vez me dijo: “A medir a Jerusalén, para ver a cuánto llega su anchura y a cuánto llega su longitud”” (Zacarías 2:2; 3:5-7). Medir una ciudad como Jerusalén o el templo santuario, según Apocalipsis 11: 2, significa cumplir con las normas de santidad de Jehová Dios, tanto dentro como fuera de la congregación cristiana. El hecho de que el ángel, en Apocalipsis 11:2, pida al apóstol Juan que "mida", significa que Jesucristo encomendó a los ancianos, los mayordomos de la congregación cristiana de juzgar o medir para mantener la santidad dentro de la congregación (Mateo 18:18). Jesucristo predijo que habría varios siglos de apostasía que impregnarían el cristianismo (Mateo 13:24-30, 37-43). La consecuencia fue que el sacerdocio cristiano y su enseñanza estuviera impregnado de prácticas y enseñanzas babilónicas, como las fiestas paganas como la Navidad, Pascua Florida (diferente de la Pascua judía), el culto a los Santos, o incluso con las enseñanzas paganas como el Día de los Santos, el culto mariano, el culto idólatra de los santos, la trinidad, la inmortalidad del alma, el infierno de fuego, el culto a la cruz que está en muchas congregaciones cristianas... Todas estas enseñanzas paganas de origen babilónico o griego romano, no tienen que permanecer en la adoración verdadera (Juan 4:23,24).

Si bien los cristianos sinceros han ignorado esta situación durante siglos, es importante que purifiquemos la forma en que adoramos a Dios y servimos a Jesucristo, eliminando gradualmente todas las formas de prácticas espirituales no deseadas por Dios y su Hijo Jesucristo. Esta purificación de la adoración verdadera fue ilustrada por el enigma de la mujer y el efá.

La mujer y el efá

"Y, ¡mire!, la tapa circular de plomo fue alzada; y esto es cierta mujer sentada en medio del efá. Así que él dijo: “Esta es la Iniquidad”. Y procedió a arrojarla de vuelta en medio del efá, después de lo cual arrojó la pesa de plomo sobre la boca de este"

(Zacarías 5:7.8)

El efá es una unidad de medida para cuantificar harina o otros cereales. Obviamente, en el enigma, la mujer está dentro del recipiente hecho para medir la cantidad de harina, con una tapa de plomo encima, para ser enviada directamente a Shinar, a Babilonia. Y parece que para que no vuelva, se le construye una casa, para que se quede allí. Además, esta mujer se llama "iniquidad", ¿por qué? El símbolo de la mujer podría explicarse por el tipo de adoración que se rinde, es decir, a una deidad femenina. Aquella mujer llamada “iniquidad”, bien podría representar la “reina de los cielos”.

De hecho, las mujeres israelitas que habían caído en la apostasía hicían panes para aquella "reina de los cielos": "Los hijos están recogiendo trozos de leña, y los padres están prendiendo el fuego, y las esposas están amasando pasta de harina a fin de hacer tortas de sacrificio a la ‘reina de los cielos’; y hay un derramar de libaciones a otros dioses con el propósito de ofenderme” (Jeremías 7:18). En el tiempo de la historia bíblica de Israel, antes del exilio a Babilonia, la nación había caído en la apostasía. La mujer y el efá, significan la fabricación de panes de sacrificio para la reina del cielo (cuantificado en efá, antigua unidad de medida de la harina, en tiempos bíblicos). El hecho de que se colocara una cubierta de plomo sobre el efá y se enviara a la mujer a Sinar (donde estaba Babilonia, la cuna de la adoración falsa), muestra que de ahora en adelante, Jehová Dios ya no toleraría la impregnación de la adoración verdadera, con enseñanzas falsas babilónicas, las enviarían a Sinar, el lugar donde deberían estar (Zacarías 5:9-11).

Las "dos mujeres con alas de cigüeña" que llevan "la mujer y el efá", parecen ilustrar este principio escrito en Apocalipsis 22:11: "El que está haciendo injusticia, haga injusticia todavía; y el sucio sea ensuciado todavía; pero el justo haga justicia todavía, y el santo sea hecho santo todavía". La imagen podría ser sarcástica hacia esta deidad, de la cual ángeles femeninos a su servicio, con alas de cigüeña, un animal inmundo, la llevarían a donde tiene que estar, a Babilonia, construyéndole una casa, o un templo para quedarse allí para siempre (Levítico 11:19).

Los maestros cristianos actuales, también deben quitar de sus enseñanzas cristianas, las que son babilónicas y grecorromanas, como la trinidad, la inmortalidad del alma, el infierno de fuego, el purgatorio, la adoración de los santos, la adoración de la cruz y librar a las congregaciones cristianas de todas las representaciones paganas... Según la profecía de Zacarías, el no hacer esto sería considerado como un acto de "iniquidad" (Zacarías 5:8; 10:1-3; 13:1-3): "Por lo tanto, si uno sabe hacer lo que es correcto y, sin embargo, no lo hace, es para él un pecado" (Santiago 4:17).

Los dos ungidos

"De consiguiente dijo: “Estos son los dos ungidos que están de pie al lado del Señor de toda la tierra”"

(Zacarías 4:14)

Zacarías 4:1-10 representa un candelabro que es Zorobabel como el que reconstruiría el templo en Jerusalén, por la fuerza del espíritu de Jehová: "Entonces él respondió y me dijo: "De consiguiente, respondió y me dijo: “Esta es la palabra de Jehová a Zorobabel, y dice: ‘“No por una fuerza militar, ni por poder, sino por mi espíritu”, ha dicho Jehová de los ejércitos. ¿Quién eres tú, oh gran montaña? Delante de Zorobabel [llegarás a ser] una tierra llana. Y él ciertamente sacará la piedra de remate. Habrá gritos a ella: “¡Qué encantadora! ¡Qué encantadora!”’" (Zacarías 4:6,7).

El relato profético del capítulo 4:11-14 de Zacarías, de los “dos ungidos” parece ser el mismo que el de Apocalipsis 11: “Y haré que mis dos testigos profeticen mil doscientos sesenta días vestidos de saco”. Estos son [simbolizados por] los dos olivos y los dos candelabros, y están de pie delante del Señor de la tierra" (Apocalipsis 11:3,4). Al leer cuidadosamente el libro de Apocalipsis, nos damos cuenta de que se trata muy precisamente de Moisés y Elías, quienes aparecieron en visión junto con Cristo, durante la transfiguración (Marcos 9:1-8).

Estos dos representantes de Moisés y Elías, son dos personas, pero también dos congregaciones (candelabros) que organizan la predicación mundial antes de la gran tribulación (Mateo 24:14). En el libro de Zacarías (5:1,2) y Apocalipsis, esta predicación se describe como una plaga contra el sistema de Satanás (Apocalipsis 8: 7 a 15:8 (las plagas de las siete trompetas); Apocalipsis 16:1 en 22:21 (el final) (las plagas de los siete tazones)).

El primer testigo, Moisés, es el representante de la congregación de cristianos que tienen la llamada celestial y que serán 7000 para completar el grupo de los 144000, poco antes de la gran tribulación (Apocalipsis 7:3-8 "144000"; 11:13 "7000"). El segundo testigo Elías, es el representante de la congregación de humanos que sobrevivirán a la gran tribulación para vivir eternamente en la tierra (Apocalipsis 7:9-17 "la gran muchedumbre"; 11:13 "los demás" que dan gloria a Dios"). Esta congregación de santos celestiales está representada por la mujer perseguida en la tierra por Satanás el diablo (Apocalipsis 12:13-17a). La congregación de los santos terrestres, es representa por "la descendencia de ella (la mujer)" (Apocalipsis 12:17b).

¿Será que aquellos dos ungidos representan a dos hombres reales? No hay ninguna indicación de lo contrario. De cualquier manera, solo Jehová y Jesucristo lo saben esto completamente (y posiblemente los involucrados), y en el mejor de los casos deberían ser reconocidos por sus respectivas congregaciones (Mateo 17:12 "no lo reconocieron").

Los falsos profetas se avergüenzan de su visión

"Y en aquel día tiene que ocurrir [que] los profetas se avergonzarán, cada uno de su visión cuando profetice; y no usarán un vestido oficial de pelo con el propósito de engañar"

(Zacarías 13:4)

Las ideologías humanas políticas, económicas, financieras y religiosas, proclamadas y reforzadas por "profecías" que profetizaban unas mañanas gloriosas, han llevado a toda la humanidad y al planeta tierra al borde del desastre (Zacarías 11:4- 6,15-17; Apocalipsis 11:18b). Como profetizó Jesucristo, si aquellos días no fueran acortados, ningún humano sobreviviría (Mateo 24:22). Esta situación irreversible, que lleva a la humanidad a un exterminio progresivo, a medio y corto plazo, es el resultado de aquellos ideólogos y sus seguidores que implementaron decisiones políticas, económicas, financieras y religiosas desastrosas para la humanidad y el Tierra. Y por supuesto, aquellos profetas políticos, económicos, financieros y religiosos, no solo se expresan cada vez menos en los medios de comunicación, sino que se avergüenzan de sus profecías que no se cumplieron, e incluso que llevaron al desastre a toda la humanidad, se esconden quitándose la ropa oficial de profetas: "Y él ciertamente dirá: ‘No soy profeta. Soy un hombre que cultiva [el] terreno, porque un hombre terrestre mismo me adquirió desde mi juventud en adelante’. 6 Y uno tendrá que decirle: ‘¿Qué son estas heridas [en tu persona] entre tus manos?’. Y él tendrá que decir: ‘Son aquellas con las cuales me golpearon en la casa de los que me amaban intensamente’”” (Zacarías 13:5,6). El mundo en general es, por así decirlo, sin "pastor que fue herido” de muerte, Jesucristo. Jehová promete que este rebaño, la humanidad mal administrada, será restablecida en el futuro paraíso terrestre, por medio del Rey Jesucristo: "Oh espada, despierta contra mi pastor, hasta contra el hombre físicamente capacitado que es mi asociado —es la expresión de Jehová de los ejércitos—. Hiere al pastor, y que las [ovejas] del rebaño sean esparcidas; y ciertamente volveré mi mano sobre los que son insignificantes" (Zacarías 13:7; Mateo 26:31).

El Día de Jehová

"Y tiene que llegar a ser un día que es conocido como perteneciente a Jehová"

(Zacarías 14:7)

LA GRAN TRIBULACIÓN TENDRÁ LUGAR EN UN SOLO DÍA

Después de una lectura cuidadosa de todos los textos proféticos que mencionan el "Día de Jehová" o la "Gran Tribulación", se puede decir sin lugar a duda que ocurrirá en UN DÍA.

El texto profético más claro sobre su duración es el de Zacarías y el libro de Apocalipsis, los cuales describen el Día de Jehová como un día, o la única fecha de un día: "Y tiene que llegar a ser un día que es conocido como perteneciente a Jehová. No será día, tampoco será noche; y tiene que ocurrir que al tiempo del atardecer se hará claro" (Zacarías 14:7,20).

Un texto de Zacarías acerca de la profecía del Brote muestra que Jehová quitará el pecado del planeta tierra en un solo día (Zacarías 3:8,9). ¿Cuándo  Jehová removía la falta en Israel? En el Día de las Expiaciones, el 10 de Etanim (Tisri): "Y eso tiene que servir a ustedes de estatuto hasta tiempo indefinido: En el mes séptimo, el día diez del mes, deben afligir sus almas, y no deben hacer trabajo alguno, ni el natural ni el residente forastero que esté residiendo como forastero en medio de ustedes. Porque en este día se hará expiación por ustedes para pronunciarlos limpios. Serán limpios de todos sus pecados delante de Jehová. Es un sábado de descanso completo para ustedes, y tienen que afligir sus almas. Es estatuto hasta tiempo indefinido" (Levítico 16:29-31). Estos dos pasajes de Zacarías muestran que la gran tribulación ocurrirá en un solo día de 24 horas.

Sin embargo, el texto más explícito, es el del libro de Apocalipsis, que asocia este día con una fecha del calendario judío, el 10 de Tisri (Etanim). En Apocalipsis 11:18 está escrito: "Pero las naciones se airaron, y vino tu propia ira, y el tiempo señalado para que los muertos sean juzgados, y para dar su galardón a tus esclavos los profetas y a los santos y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y para causar la ruina de los que están arruinando la tierra" (Apocalipsis 11:18). Este texto se refiere al tiempo de la Gran Tribulación, cuando Dios "cause la ruina de los que están arruinando la tierra". Sin embargo, lo que es aún más interesante, es que el versículo 19 repite, esta vez de forma enigmática, cuando venga el Día de Jehová o la Gran Tribulación: "Y fue abierto el santuario del templo de Dios que está en el cielo, y se vio en el santuario de su templo el arca de su pacto. Y ocurrieron relámpagos y voces y truenos y un terremoto y un granizo grande" (Apocalipsis 11:19).

El versículo 19 tiene dos partes principales: la primera, con la visión del Arca del Pacto, representa de hecho, la fecha de un solo día. Jehová Dios no permitía que el Arca del Pacto fuera visible (por el Sumo Sacerdote) en ningún día, que no sea 10 de Etanim (Tisri) (Levítico 16:2,29). La segunda parte del versículo 19, es la descripción simbólica de la Gran Tribulación. El 10 de Etanim (Tisri), corresponde a la celebración dramática del Día de la expiación, cuyo procedimiento se describe en Levítico capítulo 16. Esta celebración es dramática porque describe simbólicamente y detalla lo que sucederá durante el Día de Jehová. Esto demuestra que es un día de tristeza, Jehová había dado esta instrucción sobre este día: "Es un sábado de descanso completo para ustedes, y tienen que afligir sus almas. Es estatuto hasta tiempo indefinido" (Levítico 16:31).

El libro de Zacarías da una aclaración única, que no se repite en ningún otro libro bíblico, sobre la característica del 10 de Etanim (Tisri) de la gran tribulación: "En verano y en invierno ocurrirá" (Zacarías 14:8b). El 10 de Etanim (Tisri) de la Gran Tribulación corresponderá exactamente con la transición del verano al otoño, el pasaje al equinoccio de otoño (comienzo del invierno, en la Biblia), el 22/23 de septiembre del calendario solar. En primer lugar, es necesario especificar el significado de la palabra "invierno" en esta profecía. Según la Strong’s Concordance (un diccionario de definiciones de las palabras usadas en la Biblia), la transliteración de la palabra hebrea "chôreph" (H2779 traducida por “invierno”), en uso bíblico, significa: cosecha recogida, lo que significa (implícitamente) la temporada de otoño (como principio de la temporada del invierno); En sentido figurado, la madurez de la edad. Así, en este texto, tomando en cuenta el contexto inmediato, la palabra "invierno" significa "en otoño", es decir, principio de invierno.

La profecía de Zacarías indica precisamente la actitud a tener durante la gran tribulación al describir este día como de lamentación: "Y ciertamente derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes de Jerusalén el espíritu de favor y súplicas, y ciertamente mirarán a Aquel a quien traspasaron, y ciertamente plañirán por Él como en el plañir por un [hijo] único; y habrá una lamentación amarga por él como cuando hay amarga lamentación por el primogénito. En aquel día el plañido en Jerusalén será grande, como el plañido de Hadadrimón en la llanura-valle de Meguidó" (Zacarías 12:10,11). Las lamentaciones "de Hadadrimmôn en el valle-llano de Megiddo", aluden al duelo decretado en Jerusalén, tras la muerte del rey Josías, en la batalla de Meguido cerca de "Hadadrimmôn", contra el faraón Nekoh. Este duelo nacional decretado en Jerusalén, fue organizado por el profeta Jeremías (2 Reyes 23:29,30; 2 Crónicas 35:24,25).

Las lamentaciones se refieren a la tristeza causada por la muerte en sacrificio de Cristo en la tierra, el 14 de Nisán 33 E.C, especialmente por la tristeza de su Padre en el cielo, Jehová Dios, que presenció la muerte de su hijo, para salvar una parte importante de la humanidad, la gran muchedumbre, durante la gran tribulación (Apocalipsis 7:9,14). También se especifica que aquellas lamentaciones serán acompañadas de una abstinencia sexual: "Y la tierra ciertamente plañirá, cada familia por sí misma; la familia de la casa de David por sí misma, y sus mujeres por sí mismas" (Zacarías 12:12-14). La expresión repetida "mujeres por sí mismas", se refiere a la abstinencia sexual.

La tercera parte de la humanidad sobrevivirá a la gran tribulación

“Y en toda la tierra tiene que ocurrir —es la expresión de Jehová— que dos partes de ella son lo que será cortado y expirará; y en cuanto a la tercera [parte], quedará en ella. 9 Y ciertamente traeré la tercera parte por el fuego; y realmente los refinaré como al refinar la plata, y los examinaré como al examinar el oro. Ella, por su parte, invocará mi nombre, y yo, por mi parte, le responderé. Ciertamente diré: ‘Es mi pueblo’, y ella, a su vez, dirá: ‘Jehová es mi Dios'"

(Zacarías 13:8,9)

La palabra traducida del hebreo "haarèts", traducida como "país", según el contexto, puede tomar el significado de "tierra" o planeta tierra y este es el caso de esta profecía sobre la gran tribulación mundial (Zacarías 1:10,11; 5:3; 6:7; 12:3; 14:9,17). En esta declaración, Dios divide a la humanidad en tres ”partes" (H6310 Strong’s Concordance: “פֶּה” (peh)). Al principio, uno pensaría que serían tres partes iguales de tres “tercios” (tres “tercera” partes) (H7992 Strong’s Concordance “שְׁלִישִׁי” (sheliyshiy)). En el texto hebreo, se trata de dos primeras “partes” (peh) y la tercera (sheliyshiy), según el contexto de esta frase, la tercera "parte". Lo que significa que estas tres partes de la humanidad no son necesariamente con las mismas cantidades de humanos. Para saber a que corresponden las tres “partes” de la humanidad, hay que siempre referirse a la dramática celebración del Día de la Expiación, el 10 de Etanim (Tisri).

Aunque la profecía de Zacarías no establece una conexión directa entre el "Día de Jehová" y el "Día de la Expiación", lo hace de una manera enigmática. Un texto de Zacarías sobre la profecía del Brote, muestra que Jehová quitará el pecado de la tierra en un día (Zacarías 3:8,9; 14:7). ¿Cuándo Jehová removía el pecado de la tierra de Israel? En el Día de la Expiación, el 10 de Etanim (Tisri) (Levítico 16). Ese día era una celebración de la santidad de Jehová: "En aquel día resultará haber sobre las campanillas del caballo: ‘¡La santidad pertenece a Jehová!’. Y las ollas de boca ancha en la casa de Jehová tendrán que llegar a ser como los tazones delante del altar'" (Zacarías 14:20 compare con Éxodo 28:36,37 y Levítico 16:4, "El turbante" donde estaba escrito "La santidad pertenece a Jehová"). Por tanto, las "tres partes" en cuestión se refieren a los tres animales utilizados en la primera fase de los sacrificios propiciatorios que se refieren a las tres "partes de la humanidad".

En cuanto a los sacrificios expiatorios (y no las ofrendas quemadas), se trataba de tres animales: un toro y dos machos cabríos, es decir tres animales (lea Levítico 16). De los tres animales que iban a ser sacrificados de manera expiatoria, los dos primeros eran sacrificados (el toro y el primer macho cabrío), mientras que el tercero se salvaba (el segundo macho cabrío para Azazel). Ahora es importante saber a que corresponden aquellos tres animales (dos sacrificados y uno salvado):

El primer animal que moría, el toro, hacía expiación para Aarón y su casa, o por el grupo sacerdotal (Levítico 16:6,11). La clase sacerdotal que morirá, para resucitar instantáneamente en el cielo, al comienzo de la gran tribulación es lade los 7000, mencionada en Apocalipsis: "Y en aquella hora ocurrió un gran terremoto, y la décima parte de la ciudad cayó; y siete mil personas fueron muertas por el terremoto, y los demás se atemorizaron y dieron gloria al Dios del cielo" (Apocalipsis 11:13). La caída de la "décima parte de la ciudad santa" representa el grupo de 144.000 reyes y sacerdotes, complementado por la muerte y la resurrección instantánea, de los 7000 santos celestiales, al comienzo del Día de Jehová, la gran tribulación (1 Tesalonicenses 4:17).

El segundo animal, el macho cabrío sacrificado, en el día de la expiación, representa la segunda parte de la humanidad que perecerá durante la gran tribulación (Levítico 16:5,15). El sacrificio de este segundo animal está representado de una manera bastante aterradora en Apocalipsis 14:18-20 y 19:11-21, en este pasaje Jesucristo glorificado es representado como rey y sumo sacerdote, el "Brote" (Zacarías 6:11-13).

El tercer animal que hubiera tenido que ser sacrificado, finalmente es mantenido vivo: el macho cabrío para Azazel: "Y Aarón tiene que echar suertes sobre los dos machos cabríos, una suerte para Jehová y la otra suerte para Azazel. Y Aarón tiene que presentar el macho cabrío sobre el cual haya venido a dar la suerte para Jehová, y tiene que hacer de él una ofrenda por el pecado. Pero el macho cabrío sobre el cual haya venido a dar la suerte para Azazel debe tenerse parado vivo delante de Jehová para hacer expiación por él, a fin de enviarlo para Azazel al desierto" (Levítico 16:8-10). Obviamente, este "macho cabrío para Azazel" representa la gran muchedumbre que sobrevivirá a la gran tribulación, o "los demás" de la "ciudad santa" que dan gloria a Dios después de la muerte de los 7000 santos celestiales: "Los demás se atemorizaron y dieron gloria al Dios del cielo"(Apocalipsis 7:9-17; 11:13). Este entendimiento, da una idea de la gozosa posibilidad de que más de un tercio de la humanidad pueda sobrevivir a la gran tribulación, o varios miles de millones de personas que representarían la "gran muchedumbre", solo Dios y Jesucristo lo saben con certeza porque está escrito que no se puede contar (Zacarías 14:10,11).

Para que un número tan grande de personas sobreviva a la gran tribulación, parece obvio que un número significativo de personas no cristianas sobrevivirá a la gran tribulación, ¿está conforme al contexto de la profecía de Zacarías? (así como la profecía de Ezequiel)? Sí.

"Y tiene que ocurrir que, en lo que respecta a todos los que queden de todas las naciones que vienen contra Jerusalén, ellos también tendrán que subir de año en año a inclinarse ante el Rey, Jehová de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de las cabañas"

(Zacarías 14:16)

Este texto muestra sin lugar a dudas que Jehová, al final de la gran tribulación, habrá perdonado a una parte importante de la humanidad que simbólicamente "subía contra Jerusalén" o que no era parte de la ciudad santa (inicialmente). Por otro lado, en la profecía de Ezequiel, capítulos 40 al 48, podemos leer lo que Jehová reprocha a los levitas, una parte importante de la gran muchedumbre que habrá sobrevivido a la gran tribulación: "‘Pero en cuanto a los levitas que se alejaron de mí cuando Israel, quien se alejó vagando de mí, se fue vagando tras sus ídolos estercolizos, ellos también tienen que llevar su error. Y en mi santuario tienen que llegar a ser ministros en posiciones de superintendencia sobre las puertas de la Casa y ministros en la Casa. Ellos mismos degollarán el holocausto y el sacrificio para el pueblo, y ellos mismos estarán de pie delante de ellos para ministrarles. Debido a que siguieron ministrándoles a ellos delante de sus ídolos estercolizos y llegaron a ser para la casa de Israel un tropiezo que llevó al error, por eso he alzado mi mano contra ellos —es la expresión del Señor Soberano Jehová— y tienen que llevar su error. Y no se acercarán a mí para hacerme trabajo de sacerdotes ni para acercarse a cualesquiera cosas santas mías, a las cosas santísimas, y tienen que llevar su humillación y sus cosas detestables que hicieron. Y ciertamente los haré cuidadores de la obligación de la Casa, en lo que respecta a todo su servicio y en lo que respecta a todo lo que se debe hacer en ella’" (Ezequiel 44:10-14).

Parece que hay una convergencia entre este texto de Ezequiel y Zacarías 14:16, que menciona a personas que habrán sobrevivido a la gran tribulación cuando subieron "contra Jerusalén" y los levitas que sirvían "sus ídolos estercolizos". Jesucristo hizo una declaración bastante importante que muestra que el pecado por error (o involuntario) no siempre conlleva a la muerte espiritual: "Jesús les dijo: “Si fueran ciegos, no tendrían pecado. Pero ahora ustedes dicen: ‘Vemos’. Su pecado permanece”” (Juan 9:41). En este texto Jesucristo habla de una ceguera espiritual involuntaria que no es considerado como pecado (merecedor de castigo). Muchas personas hoy en día están en ceguera espiritual involuntaria, según este texto, y podrían beneficiarse de la misericordia de Dios en el día de la gran tribulación.

Es interesante notar siempre según esta misma profecía de Ezequiel cómo se describe a los Hijos de Sadoc, en contraste a los levitas no sacerdotales: "Y en cuanto a los sacerdotes levíticos, los hijos de Sadoc, quienes se encargaron de la obligación de mi santuario cuando los hijos de Israel se alejaron vagando de mí, ellos mismos se acercarán a mí para ministrarme, y ellos tienen que estar de pie delante de mí para presentarme grasa y la sangre —es la expresión del Señor Soberano Jehová—. Ellos son los que entrarán en mi santuario, y ellos mismos se acercarán a mi mesa a ministrarme, y ellos tienen que encargarse de la obligación para conmigo” (Ezequiel 44:15,16). Obviamente, los Hijos de Sadoc que podrán acercarse de Jehova, como sacerdotes en el santuario espiritual, serán cristianos fieles y discretos, que habrán cumplido bien con su ministerio cristiano en el antiguo sistema de cosas, "cuando los hijos de Israel se alejaron vagando" lejos de Dios, y habrán sobrevivido a la gran tribulación (Mateo 24:45,46; 25:21,22).

Este entendimiento, a primera vista, parece contradecir la visión de la gran muchedumbre que sobrevive a la gran tribulación y que en su totalidad manifiestan su fe en el valor expiatorio del sacrificio de Cristo (Apocalipsis 7:9,14). Esta diferencia se resuelve fácilmente mediante una información importante que se da en la profecía de Zacarías, con respecto a esta tercera parte que va a sobrevivir. Está escrito: "Y ciertamente traeré la tercera [parte] por el fuego; y realmente los refinaré como al refinar la plata, y los examinaré como al examinar el oro. Ella, por su parte, invocará mi nombre, y yo, por mi parte, le responderé. Ciertamente diré: ‘Es mi pueblo’, y ella, a su vez, dirá: ‘Jehová es mi Dios’” (Zacarías 13:9; Malaquías 3:2-4). ¿Cuándo debe tener lugar este refinamiento esencial del pueblo de Dios, para que pueda seguir viviendo en el paraíso? Según la profecía de Zacarías y Apocalipsis (11:19), el día de Jehová será el 10 de Etanim (Tisri). Según la profecía de Ezequiel 39:12-14, habrá una limpieza de la tierra de siete meses, desde el 10 de Tisri (Etanim) hasta el 10 de Nisán (con el mes intercalar de Veadar), por lo que parece obvio que es en este período que Jehová "refinará a su pueblo" con el fin de prepararlo para la venida a la tierra de la Nueva Jerusalén, el 10 de Nisán, después de la gran tribulación.

En Ezequiel 40:1,2, es en la fecha del 10 de Nisán que el profeta vio la visión de la ciudad con el templo en la tierra, que es una visión del comienzo de la administración terrestre del Reino de Dios. Esta visión corresponde a la descripción del descenso de la Nueva Jerusalén a la Tierra, el 10 de Nisán (Apocalipsis 21:1-4). Podemos decir que la visión de Apocalipsis 7:9,14, de la gran muchedumbre que va a sobrevivir a la gran tribulación, está en la fecha del 10 de Nisán, en comparación con el texto de Juan 12:12-16: "Al día siguiente la gran muchedumbre que había venido a la fiesta, al oír que Jesús venía a Jerusalén, 13 tomaron ramas de palmeras y salieron a su encuentro. Y se pusieron a gritar: “¡Salva, te rogamos! ¡Bendito es el que viene en el nombre de Jehová, sí, el rey de Israel!”". Si comparamos este texto con Apocalipsis 7:9, la similitud es sorprendente. ¿Cuál es la evidencia de que demuestra que en Juan 12:12-16, Jesucristo realmente entró como rey a Jerusalén, el 10 de Nisán? Un texto que describe el mismo acontecimiento, nos informa que inmediatamente después, Jesucristo expulsó del templo a los comerciantes que vendían animales para la Pascua (Mateo 21:10,11). ¿Cuándo los israelitas tenían que comprar el cordero de la Pascua? El 10 de Nisán: "Hablen a toda la asamblea de Israel, y digan: ‘El día diez de este mes han de tomar para sí cada cual una oveja para la casa ancestral, una oveja por casa" (Éxodo 12:3).

La descripción del juicio del Rey Jesucristo en Mateo 7:21-23 y 25:31-46 se dirige principalmente a la congregación cristiana, porque en los dos pasajes indicados, las personas que tienen un juicio de condenación parecen conocer a Jesucristo (Mateo 7:22; 25:44). El criterio general para juzgar a toda la humanidad, cristiana y no cristiana, parece resumirse en las palabras de Jehová en Ezequiel 9:4: "Y Jehová pasó a decirle: “Pasa por en medio de la ciudad, por en medio de Jerusalén, y tienes que poner una marca en las frentes de los hombres que están suspirando y gimiendo por todas las cosas detestables que se están haciendo en medio de ella”" (Comparar con Santiago 4:4). Por otra parte, esta destrucción y preservación selectiva, de toda la humanidad, también la describe Jesucristo: "Entonces dos hombres estarán en el campo: uno será llevado, y el otro será abandonado; dos mujeres estarán moliendo en el molino de mano: una será llevada, y la otra será abandonada" (Mateo 24:40,41) (O uno de cada dos sobrevivirá (repetido dos veces por Jesucristo)).

Regocijémonos en la gran misericordia de Jehová

"Ciertamente favoreceré al que favorezca, y ciertamente mostraré misericordia al que le muestre misericordia"

(Éxodo 33:19)

Así, se cumplirá sobre las muchísimas personas que habrán sobrevivido a la gran tribulación, lo que se declaró acerca de la misericordia de Jehová: “Yo mismo haré que toda mi bondad pase delante de tu rostro, y ciertamente declararé el nombre de Jehová delante de ti; y ciertamente favoreceré al que favorezca, y ciertamente mostraré misericordia al que le muestre misericordia” (Éxodo 33:19). La situación será comparable a la de los humanos injustos que serán resucitados, porque no conocían completamente la voluntad de Dios en el antiguo sistema de cosas (Hechos 24:15).

Jesucristo dio una imagen de la misericordia de Dios, en la ilustración del "hijo pródigo", la de un Padre esperando el regreso de su hijo, siempre dispuesto a perdonar y facilitar el arrepentimiento del pecador, para concederle la vida eterna: "Mientras él estaba todavía lejos, su padre alcanzó a verlo, y se enterneció, y corrió y se le echó sobre el cuello y lo besó tiernamente" (Lucas 15:11-32). Jesucristo mostró que su Padre aceptaría el uso de la sabiduría práctica de los humanos para perdonarles sus pecados: "Y su amo alabó al mayordomo, aunque era injusto, porque obró con sabiduría práctica; porque los hijos de este sistema de cosas, en su trato con los de su propia generación, son más sabios, de manera práctica, que los hijos de la luz" (Lucas 16:1-8). Jesucristo mostró que su Padre mostraría su misericordia en el último momento, con la ilustración de los obreros de la hora undécima (Mateo 20:1-16).

En dos de las ilustraciones, la del hijo pródigo y de los trabajadores de la hora undécima, Jesucristo mostró que algunos humanos se lamentarían de la misericordia de Dios para con los humanos salvados en el último momento. Aquellos humanos criticarían la misericordia de Dios, pensado que habrían "ganado" por sus "obras" realizadas durante muchos años un galardón superior a aquellos pecadores arrepentidos al último momento: "Cuando vinieron los hombres de la hora undécima, recibieron cada uno un denario. Por eso, cuando vinieron los primeros, concluyeron que ellos recibirían más; pero ellos también recibieron pago a razón de un denario. Al recibirlo, se pusieron a murmurar contra el amo de casa y dijeron: ‘¡Estos últimos trabajaron una sola hora; no obstante, los hiciste iguales a nosotros que soportamos el peso del día y el calor ardiente!’. Mas él, respondiendo a uno de ellos, dijo: ‘Amigo, no te hago ningún mal. Conviniste conmigo por un denario, ¿no es verdad? Toma lo tuyo y vete. Quiero dar a este último lo mismo que a ti. ¿No me es lícito hacer lo que quiero con mis propias cosas? ¿O es inicuo tu ojo porque yo soy bueno?’. De esta manera los últimos serán primeros, y los primeros, últimos”" (Lucas 15:25-31; Mateo 20:9-16).

En los capítulos 7 y 8 de Zacarías, Jehová anima a sus siervos a que lo sirvan con amor y sin un formalismo espiritual desprovisto de sentimientos como el amor por Dios y por los seres humanos: ““Di a toda la gente de la tierra y a los sacerdotes: ‘Cuando ustedes ayunaron y hubo plañido en el quinto mes y en el séptimo mes, y esto por setenta años, ¿ayunaron realmente para mí, hasta para mí? Y cuando comían y cuando bebían, ¿no eran ustedes los que efectuaban el comer, y no eran ustedes los que efectuaban el beber? ¿No deberían haber obedecido las palabras que Jehová clamó por medio de los profetas anteriores, mientras Jerusalén se hallaba habitada, y desahogada, con sus ciudades todo en derredor de ella, y mientras el Négueb y la Sefelá estaban habitados?’”” (Zacarías capítulo 7; 1 Corintios 13:1-8). Jehová Dios pide sinceridad y amor por Él y sus principios contenidos en su Palabra la Biblia: "Y la palabra de Jehová de los ejércitos continuó ocurriéndome, y dijo: “Esto es lo que ha dicho Jehová de los ejércitos: ‘El ayuno del cuarto mes, y el ayuno del quinto mes, y el ayuno del séptimo mes, y el ayuno del décimo mes llegarán a ser para la casa de Judá un alborozo y un regocijo y buenos períodos de fiesta. Por lo tanto, amen la verdad y la paz’" (Zacarías 8:18,19).

A medida que se acerca el juicio para cada uno de nosotros que decidirá nuestro futuro eterno, poco antes de la Gran Tribulación, Jesucristo dijo de manifestar la humildad y la modestia genuina, en cuanto a nuestra situación ante Dios. Jesucristo usó varias ilustraciones, como el recaudador de impuestos arrepentido y el fariseo jactancioso, o el invitado que busca el primer lugar, con el propósito de mostrar la importancia de no tener una opinión demasiado alta de uno mismo, especialmente delante de Dios: "Entonces pasó a decir a los invitados una ilustración, puesto que reparó en cómo escogían para sí los lugares más prominentes, y les dijo: “Cuando alguien te invita a un banquete de bodas, no te recuestes en el lugar más prominente. Puede que alguien más distinguido que tú haya sido invitado por él en ese tiempo, y que venga el que los invitó a ti y a él y te diga: ‘Deja que este tenga el lugar’. Y entonces tendrás que irte con vergüenza a ocupar el lugar más bajo. Pero cuando se te invita, ve y reclínate en el lugar más bajo, para que cuando venga el que te haya invitado te diga: ‘Amigo, sube más arriba’. Entonces tendrás honra delante de todos los demás convidados contigo. Porque todo el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado”" (Lucas 14:7-11; Romanos 12:3).

Por tanto, regocijémonos en la misericordia de Dios, hacia "los hijos pródigos", "los recaudadores de impuestos arrepentidos", "los obreros de la hora undécima", que sobrevivirán a la gran tribulación, considerándonos personal y sinceramente como uno de los últimos humanos dignos de la misericordia de Dios y la de Jesucristo (Lucas 18:9-14).