COMO CELEBRAR EL MEMORIAL DE LA MUERTE DEL CRISTO: PRESENTACIÓN CON DIAPOSITIVAS

 BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

Menú temático de artículos bíblicos

Puede escoger su idiamo preferido

English  Español  Português  Français  Català  Românesc  Italiano  Deutsch

Polski  Magyar  Hrvatski  Slovenský  Slovenski  český  Shqiptar  Nederlands

 Svenska  Norsk  Suomalainen  Dansk  Icelandic  Lietuvos  Latvijas  Eesti

עברי  ייִדיש  ქართული  ελληνικά  հայերեն  Kurd  Azərbaycan  اردو  Türk  العربية  فارسی     

Pусский  Yкраїнський  Македонски  Български  Монгол  беларускі  Қазақ  Cрпски                 

Hausa  Swahili  Afrikaans  Igbo  isiXhosa  Yorùbá  Zulu  አማርኛ  Malagasy  Soomaali

   हिन्दी  नेपाली  বাঙালি  ਪੰਜਾਬੀ  मराठी   ગુજરાતી  മലയാളം   ಕನ್ನಡ  தமிழ் ଓଡିଆ සිංහල  తెలుగు  

中国  ไทย  ខ្មែរ  ລາວ  Tiếng việt  日本の  한국의

Tagalog  Indonesia  Malaysia  Jawa  Myanmar 

Haga clic en el enlace para ver el video que resume el artículo

LA CELEBRACIÓN DE LA CONMEMORACIÓN

DE LA MUERTE DE CRISTO

"Cristo nuestra pascua ha sido sacrificado"

(1 Corintios 5: 7)

La conmemoración de la muerte de Jesucristo será el

DOMINGO 2 DE ABRIL DE 2023, después de la puesta del sol

 

El método bíblico para determinar la fecha de la celebración del memorial de la muerte de Jesucristo es el mismo que el de la Pascua de la Biblia. 14 de Nisán (mes del calendario bíblico), catorce días comenzando con la luna nueva (siendo el primer día del mes de Nisán)(Éxodo 12:18). La "tarde" corresponde al comienzo del día de 14 Nisán. En la Biblia, el día comienza después del atardecer, la "tarde" ("Y vino una tarde y vino una mañana: primer día" (Génesis 1:5)). 

 

Esto significa que cuando una tabla astronómica lunar menciona una luna llena, el 8 de abril, o una luna nueva el 23 de abril, es el período entre las dos noches del 7 y del 22 de abril, después de puesta de sol, y antes del amanecer del 8 y 23 de abril, cuando cambia la luna (http://pgj.pagesperso-orange.fr/calendar.htm (en francés)).

 

El Salmo 81:1-3 (de la Biblia) nos permite comprender, sin lugar a dudas, que el primer día de la luna nueva es la desaparición completa de la luna: "En la luna nueva, toquen el cuerno; en la luna llena, para el día de nuestra fiesta" (ver más abajo, la explicación completa)*. Según este cálculo, la fecha de la próxima conmemoración de la muerte de Jesucristo será el DOMINGO 2 DE ABRIL DE 2023, después de la puesta del sol.


* Este texto (Salmos 81:1-3) menciona poéticamente "la luna nueva" de la fecha del 1 de Etanim (Tisri) cuando se tocaba del "cuerno" (Números 10:10; 29:1). Menciona "la luna llena" del 15 de Etanim (Tisri), el momento de la "fiesta" que se celebraba con alegría (véase los versículos 1,2 y Deuteronomio 16:15). Sobre la base de la tabla astronómica lunar, la observación es la siguiente: cuando consideramos que la luna nueva es su desaparición completa (sin cuarto), en todos los casos, el día 15 del mes lunar cae en el período de la luna llena observable y la luna llena astronómica. En el caso en que se considera que la luna nueva es la observación del primer cuarto creciente (como el primer día del mes), en la mayoría de los casos, la primera luna llena observable y la luna llena astronómica corresponden a la noche del 12, 13 o del 14, y más raramente el 15 del mes. Esto significa que en este caso, que el 15 del mes, en casi todos los casos, la luna es menguante (ya no es una luna llena observable)... En consecuencia, sin lugar a dudas, debemos tomar como el primer día del mes, como la luna nueva, la desaparición completa de la luna (y no la aparición del primer cuarto (luna creciente)), según la Biblia (Salmo 81:1-3). 

- La Pascua es el modelo de los requisitos divinos para la celebración del memorial de la muerte de Cristo: "porque esas cosas son una sombra de las cosas por venir, pero la realidad pertenece al Cristo" (Colosenses 2:17). "Porque, puesto que la Ley tiene una sombra de las buenas cosas por venir, pero no la sustancia misma de las cosas" (Hebreos 10:1)  (LA REALIDAD DE LA LEY).

- Solo los circuncidados podían celebrar la Pascua: "Y en caso de que un residente forastero resida contigo como forastero y realmente quiera celebrar la pascua a Jehová, que haya un circuncidar de todo varón suyo. Entonces por primera vez podrá acercarse para celebrarla; y tiene que llegar a ser como un natural del país. Pero ningún incircunciso podrá comer de ella" (Éxodo 12:48).

- Los cristianos ya no están bajo la obligación de la circuncisión física. Su circuncisión llega a ser espiritual: "Y ustedes tienen que circuncidar el prepucio de sus corazones y no endurecer más su cerviz" (Deuteronomio 10:16, Hechos 15:19,20,28,29 "Decreto apostólico", Romanos 10: 4 "Cristo es el fin de la ley").

- La circuncisión espiritual del corazón significa obediencia a Dios y a su hijo Jesucristo: "La circuncisión, en realidad, es de provecho solo si practicas ley; pero si eres transgresor de ley, tu circuncisión ha llegado a ser incircuncisión. Por eso, si el incircunciso guarda los justos requisitos de la Ley, su incircuncisión será contada por circuncisión, ¿no es verdad? Y el incircunciso, que lo es por naturaleza, al llevar a cabo la Ley, te juzgará a ti, que, teniendo su código escrito y la circuncisión, eres transgresor de ley. Porque no es judío el que lo es por fuera, ni es la circuncisión la que está afuera en la carne. Más bien, es judío el que lo es por dentro, y [su] circuncisión es la del corazón por espíritu, y no por un código escrito. La alabanza de ese viene, no de los hombres, sino de Dios" (Romanos 2:25-29) (LAS ENSEÑANZAS BÁSICAS).

- La incircuncisión espiritual representa la desobediencia a Dios y a su Hijo Jesucristo: "Hombres obstinados e incircuncisos de corazón y de oídos, siempre están ustedes resistiendo el espíritu santo; como hicieron sus antepasados, así hacen ustedes. ¿A cuál de los profetas no persiguieron sus antepasados? Sí, mataron a los que de antemano hicieron anuncio respecto a la venida del Justo, cuyos traidores y asesinos ustedes ahora han llegado a ser, ustedes que recibieron la Ley según fue transmitida por ángeles, pero no la han guardado" (Hechos 7:51-53) (LAS ENSEÑANZAS BÁSICAS (Prohibido por la Biblia)).

- Se requiere la circuncisión espiritual del corazón para participar en la conmemoración de la muerte de Cristo (cualquiera sea la esperanza cristiana (celestial o terrestre)): "Primero apruébese el hombre a sí mismo después de escrutinio, y así coma del pan y beba de la copa" (1 Corintios 11:28).

- El cristiano debe hacer un examen de conciencia antes de participar en la conmemoración de la muerte de Cristo. Si considera que tiene una conciencia pura ante Dios, que tiene la circuncisión espiritual, entonces puede participar en la conmemoración de la muerte de Cristo (cualquiera sea la esperanza cristiana (celestial o terrestre)) (RESUCITADO CELESTIAL;  RESUCITADO TERRESTRE; LA GRAN MUCHEDUMBRE).

- La recomendación explícita de Cristo, de consumir simbólicamente de su "carne" y de su "sangre", es una invitación a todos los cristianos fieles, de comer del "pan sin levadura", que representa su "carne" y de beber de la "copa", que representa su "sangre":

"Yo soy el pan de la vida. Los antepasados de ustedes comieron el maná en el desierto y sin embargo murieron. Este es el pan que baja del cielo, para que cualquiera pueda comer de él y no morir. Yo soy el pan vivo que bajó del cielo; si alguien come de este pan vivirá para siempre; y, de hecho, el pan que yo daré es mi carne a favor de la vida del mundo”. Por eso, los judíos se pusieron a contender unos con otros, y decían: “¿Cómo puede este hombre darnos a comer su carne?”. Entonces Jesús les dijo: “Muy verdaderamente les digo: A menos que coman la carne del Hijo del hombre y beban su sangre, no tienen vida en ustedes. El que se alimenta de mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día; porque mi carne es verdadero alimento, y mi sangre es verdadera bebida. El que se alimenta de mi carne y bebe mi sangre permanece en unión conmigo, y yo en unión con él. Así como me envió el Padre viviente y yo vivo a causa del Padre, así también el que se alimenta de mí, sí, ese mismo vivirá a causa de mí. Este es el pan que bajó del cielo. No es como cuando sus antepasados comieron y sin embargo murieron. El que se alimenta de este pan vivirá para siempre" (Juan 6:48-58) (CRISTO LA SALVACIÓNCONMEMORACIÓN CRISTO; EL REY JESUCRISTO).

 

- Por lo tanto, todos los cristianos fieles, cualquiera que sea su esperanza, celestial o terrestre, deben tomar del pan sin levadura y de la copa de la conmemoración de la muerte de Cristo, es un mandamiento: "Entonces Jesús les dijo: “Muy verdaderamente les digo: A menos que coman la carne del Hijo del hombre y beban su sangre, no tienen vida en ustedes. (...) Así como me envió el Padre viviente y yo vivo a causa del Padre, así también el que se alimenta de mí, sí, ese mismo vivirá a causa de mí" (Juan 6:53,57 ).

- La conmemoración de la muerte de Cristo debe celebrarse solo entre los fieles seguidores de Cristo: "Por consiguiente, hermanos míos, cuando se juntan para comer[la], espérense unos a otros" (1 Corintios 11:33) (EN CONGREGACIÓN).

- Si desea participar en la "conmemoración de la muerte de Cristo" y no es cristiano, debe bautizarse, deseando sinceramente obedecer los mandamientos de Cristo: "Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo, enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado. Y, ¡miren!, estoy con ustedes todos los días hasta la conclusión del sistema de cosas" (Mateo 28:19,20) (BAUTISMO QUE SALVA).

¿Cómo celebrar el memorial de la muerte de Jesucristo?

"Sigan haciendo esto en memoria de mí"

(Lucas 22:19)

La conmemoración de la muerte de Jesucristo debe celebrarse de la misma manera que la pascua, solo entre circuncisos espirituales, entre cristianos fieles, en congregación o en familia (Éxodo 12:48, Hebreos 10: 1, Colosenses 2:17; 1 Corintios 11:33). Después de la celebración de la pascua, Jesucristo estableció el patrón de la futura celebración del memorial de su muerte (Lucas 22:12-18). Podemos leerlos en los pasajes bíblicos, los evangelios:

- Mateo 26:17-35.

- Marcos 14:12-31.

- Lucas 22:7-38.

- Juan capítulos 13 al 17.

En los relatos podemos entender que hay tres partes: El momento de la celebración de la pascua (Juan 13:1-3). La transición entre este evento y el establecimiento de la nueva celebración, que ahora reemplazaría la pascua: la conmemoración de la muerte de Cristo, como el "Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" (Juan 1:29-36; 2:17, Hebreos 10:1).

Durante esta transición, Jesucristo lavó los pies de los doce apóstoles. Fue una enseñanza con ejemplo: ser humildes los unos con los otros (Juan 13:4-20). Sin embargo, este evento no debe considerarse como un ritual que hay que practicar antes de la conmemoración (compare con Juan 13:10 y Mateo 15:1-11). Sin embargo, el relato nos informa que después de eso, Jesucristo se puso "sus prendas de vestir exteriores". Por lo tanto, debemos vestirnos adecuadamente (Juan 13:10a, 12 en comparación con Mateo 22: 11-13). De paso, en el lugar de ejecución de Jesucristo, los soldados le quitaron la ropa que llevaba en  aquella noche. El relato de Juan 19:23,24 nos informa que Jesucristo usó una "la prenda de vestir interior sin costura, pues era tejida desde arriba toda ella". Los soldados ni siquiera se atrevieron a rasgarla. Esto nos hace entender que Jesucristo usó ropa de calidad, de acuerdo con la importancia del evento. Sin establecer reglas no escritas en la Biblia, ejerceremos buen juicio en el modo de vestirse (Hebreos 5:14).

Poco después, Jesucristo despidió al traidor Judas Iscariote. Esto demuestra que esta ceremonia debe celebrarse solo entre cristianos fieles (Mateo 26:20-25, Marcos 14:17-21, Juan 13:21-30, el relato de Lucas no siempre es cronológico, sino en orden "lógico" (Compare Lucas 22:19-23 y Lucas 1:3 "escribírtelas en orden lógico"; 1 Corintios 11:28,33)).

La celebración de la conmemoración se describe en los evangelios, con gran sencillez: "Mientras continuaron comiendo, Jesús tomó un pan y, después de decir una bendición, lo partió y, dándolo a los discípulos, dijo: “Tomen, coman. Esto significa mi cuerpo”. También, tomó una copa y, habiendo dado gracias, la dio a ellos, diciendo: “Beban de ella, todos ustedes; porque esto significa mi ‘sangre del pacto’, que ha de ser derramada a favor de muchos para perdón de pecados. Pero les digo: de aquí en adelante de ningún modo beberé yo de este producto de la vid hasta aquel día en que lo beba nuevo con ustedes en el reino de mi Padre”. Por último, después de cantar alabanzas, salieron al monte de los Olivos" (Mateo 26: 26-30). Jesucristo explicó la razón de la celebración, el significado de su sacrificio, del pan sin levadura, símbolo su cuerpo sin pecado, de la copa, símbolo su sangre. Pidió a sus discípulos que celebraran el recuerdo de su muerte cada año el 14 de nisán (Lucas 22:19).

El Evangelio de Juan nos informa de las enseñanzas de Cristo después de esta celebración, probablemente desde el versículo 13:31 hasta el versículo 16:30. Después de lo cual, Jesucristo pronunció una oración que puede leerse en el capítulo 17. El relato de Mateo 26:30 nos informa: "Por último, después de cantar alabanzas, salieron al monte de los Olivos". Es probable que las alabanzas se cantaran después de la oración de Jesucristo.

¿Cómo celebrar?

Hay que seguir el modelo dejado por Cristo. La celebración debe ser organizada por una persona, un anciano, un pastor, un sacerdote de la congregación cristiana. Si la celebración se lleva a cabo en familia, es el jefe de la familia cristiano quien debe celebrar el memorial. Si no hay un hombre, sino solo mujeres cristianas, la hermana en Cristo que organizará la celebración debe ser elegida entre las mujeres mayores (Tito 2:4). Tendrá que cubrirse la cabeza (1 Corintios 11:2-6).

El que organizará la celebración, decidirá de la enseñanza bíblica en esta circunstancia basándose en el relato de los Evangelios, quizás con solo leerlos y con simples comentarios. Una oración final dirigida a Jehová Dios será pronunciada. Después de lo cual, se pueden cantar cánticos en alabanza a Jehová Dios y en homenaje a su Hijo Jesucristo.

Respecto al pan, la clase de cereal no se menciona, sin embargo, debe hacerse sin levadura (Cómo preparar el pan sin levadura (video)) (escrito en francés). Con respecto al vino, en algunos países es posible que los cristianos fieles no puedan obtenerlo. En este caso excepcional, los ancianos decidirán cómo reemplazarlo de la manera más apropiada, según la Biblia (Juan 19:34). Jesucristo ha demostrado que en ciertas situaciones excepcionales, se pueden tomar decisiones excepcionales y que la misericordia de Dios se aplicará en esta circunstancia (Mateo 12: 1-8).

No hay ninguna indicación bíblica de la duración precisa de la celebración. Por lo tanto, es el que organizará el memorial, que mostrará buen juicio, tal como Cristo terminó esta reunión especial. El único punto bíblico importante sobre el momento de este acontecimiento, es que el memorial de la muerte de Jesucristo debe celebrarse "entre las dos tardes" del 14 de nisán. Después de la puesta del sol del 13 a 14 de nisán, y antes del amanecer. Fue en este momento que Jesucristo hizo esta celebración. Juan 13:30 nos informa que cuando Judas Iscariote fue despedido por Jesucristo poco antes de la celebración, "era de noche".

Jehová Dios había establecido esta ley con respecto a la celebración de la Pascua: "Y el sacrificio de la fiesta de la pascua no debería permanecer toda la noche hasta la mañana" (Éxodo 34:25). ¿Por qué? La muerte del cordero de la pascua era "entre las dos tardes". La muerte (por juicio) de Jesucristo, el Cordero de Dios, fue decretada, también "entre las dos tardes", antes del amanecer, "antes del canto del gallo": "Entonces el sumo sacerdote rasgó sus prendas de vestir exteriores, y dijo: “¡Ha blasfemado! ¿Qué más necesidad tenemos de testigos? ¡Miren! Ahora han oído la blasfemia. ¿Qué opinan?”. Dijeron en respuesta: “Expuesto está a muerte”. (...) E inmediatamente un gallo cantó. Y Pedro se acordó del dicho que Jesús habló, a saber: “Antes que un gallo cante, me repudiarás tres veces”" (Mateo 26: 65-75). Después de la muerte del cordero pascual, hubo la muerte del Cordero de Dios, Jesucristo, "por decreto", "entre las dos tardes" (Salmos 94:20 "forjando penoso afán mediante decreto"; Juan 1:29-36; Colosenses 2:17 Hebreos 10:1). 

Las otras ovejas

"Y tengo otras ovejas, que no son de este redil; a esas también tengo que traer, y escucharán mi voz, y llegarán a ser un solo rebaño, un solo pastor"

(Juan 10:16)

Al leer detenidamente Juan 10:1-16, notamos que el tema central es la identificación del Mesías como un verdadero pastor para sus discípulos, las ovejas.

En Juan 10:1 y Juan 10:16, está escrito: "Muy verdaderamente les digo: El que no entra en el aprisco de las ovejas por la puerta, sino que trepa por otra parte, ese es ladrón y saqueador. (...) Y tengo otras ovejas, que no son de este redil; a esas también tengo que traer, y escucharán mi voz, y llegarán a ser un solo rebaño, un solo pastor". Este "aprisco" representa el territorio donde predicó Jesucristo, la Nación de Israel, en el contexto de la ley mosaica: "A estos doce Jesús los envió, dándoles estas órdenes: “No se vayan por el camino de las naciones, y no entren en ciudad samaritana; 6 sino, más bien, vayan continuamente a las ovejas perdidas de la casa de Israel" (Mateo 10:5,6). "En respuesta, él dijo: “No fui enviado a nadie aparte de las ovejas perdidas de la casa de Israel”" (Mateo 15:24). El aprisco es también la "casa de Israel".

En Juan 10:1-6 está escrito que Jesucristo se presentó ante la puerta del aprisco. Sucedió en el momento de su bautismo. El "portero" ha sido Juan el Bautista (Mateo 3:13). Al bautizarse Jesús se convirtió en el Cristo, Juan el Bautista le abrió la puerta y testificó que Jesús es el Cristo y el Cordero de Dios: "¡Mira, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo!" (Juan 1:29-36).

En Juan 10:7-15, mientras permanece en el mismo tema mesiánico, Jesucristo usa otra ilustración al designarse a sí mismo como la "Puerta", el único lugar de acceso de la misma manera que Juan 14:6: "Jesús le dijo : "Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí". El punto principal sigue siendo Jesucristo como Mesías. En el versículo 9, del mismo pasaje (vuelve a cambiar la ilustración), se designa a sí mismo como el pastor que apacienta a sus ovejas haciéndolas "entrar o salir" para alimentarlas. La enseñanza se centra tanto en él como en cómo cuida de sus ovejas. Jesucristo se designa a sí mismo como el excelente pastor que dará su vida por sus discípulos y que ama a sus ovejas (a diferencia del pastor asalariado que no arriesgará su vida por ovejas que no le pertenecen). Una vez más, el punto central de la enseñanza de Cristo es Él mismo como un pastor que se sacrificará por sus ovejas (Mateo 20:28).

Juan 10: 16-18: "Y tengo otras ovejas, que no son de este redil; a esas también tengo que traer, y escucharán mi voz, y llegarán a ser un solo rebaño, un solo pastor. Por eso el Padre me ama, porque entrego mi alma, a fin de que la reciba de nuevo. Nadie me la ha quitado, sino que la entrego por mi propia iniciativa. Tengo autoridad para entregarla, y tengo autoridad para recibirla de nuevo. El mandamiento acerca de esto lo recibí de mi Padre".

Al leer aquellos versículos, teniendo en cuenta el contexto de los anteriores, Jesucristo anuncia una idea revolucionaria en aquel entonces: sacrificaría su vida no solo por el beneficio de sus discípulos judíos (en el aprisco), sino también a favor de otros discípulos que no serían parte de este aprisco de Israel. La prueba es que el último mandamiento que da a sus discípulos, en cuanto a la predicación, es este: "Serán testigos de mí tanto en Jerusalén como en toda Judea, y en Samaria, y hasta la parte más distante de la tierra" (Hechos 1:8). Es precisamente durante el bautismo de Cornelio que las palabras de Cristo en Juan 10:16 comenzaron a realizarse (Ver el relato histórico de Hechos capítulo 10).

Por lo tanto, las "otras ovejas" de Juan 10:16 se aplican a los cristianos no judíos en la carne. En Juan 10:16-18 se describe la unidad en la obediencia de las ovejas al Pastor Jesucristo. También habló de todos sus discípulos en su época como un "rebaño pequeño": "No teman, rebaño pequeño, porque su Padre ha aprobado darles el reino" (Lucas 12:32). En el Pentecostés del año 33 E.C., los discípulos de Cristo eran solo 120 (Hechos 1:15). En el resto del relato de Hechos, leemos que su número aumentó de unos pocos miles (Hechos 2:41 (3000 almas); Hechos 4:4 (5000)). Sea como fuere, los nuevos cristianos, ya sea en el tiempo de Cristo, como en el de los apóstoles, representaron un "pequeño rebaño" en relación con la población general de la nación de Israel y luego con el resto de las naciones de aquel entonces.

Debemos estar unidos como Jesucristo le pidió a su Padre

"No te pido solo por ellos, sino también por los que pongan su fe en mí gracias a las palabras de ellos, para que todos ellos sean uno. Tal como tú, Padre, estás en unión conmigo y yo estoy en unión contigo, que ellos también estén en unión con nosotros; así el mundo creerá que tú me enviaste" (Juan 17:20,21).

Los sentimientos de un Padre para su Hijo

“Mirarán al que traspasaron, y se lamentarán por él como se lamentarían por un hijo único, y llorarán por él amargamente como llorarían por un primogénito”

(Zacarías 12:10)

"Fue un hombre despreciado y evitado por la gente, que tendría que enfrentarse al dolor y que estaba familiarizado con la enfermedad. Era como si su rostro estuviera escondido de nosotros. Fue despreciado, y lo consideramos como de ningún valor. En realidad, él mismo llevó nuestras enfermedades y cargó con nuestros dolores. Pero nosotros lo consideramos como alguien plagado, golpeado por Dios y afligido. Sin embargo, lo traspasaron por nuestros pecados; lo aplastaron por nuestros errores. Él soportó el castigo para que nosotros tuviéramos paz, y gracias a sus heridas fuimos sanados. Todos hemos andado perdidos como ovejas; cada uno ha ido por su lado, y Jehová ha hecho que los errores de todos nosotros recaigan sobre él. Fue oprimido y dejó que lo maltrataran, pero él no abría la boca. Fue llevado como oveja al matadero, como una oveja que se queda callada ante sus esquiladores, y él no abría la boca"

(Isaías 53:3-7)

Es obviamente Jehová Dios (YHWH Elohim), el Padre, quien proféticamente inspiró aquellas palabras registradas por medio de los profetas Zacarías e Isaías, acerca de la muerte de Jesucristo (Yehoshuah Mashiah), el Hijo. Meditando en este texto, podemos comprender que es el depósito de los sentimientos del Padre sobre las circunstancias que antecedieron y terminaron con la muerte sacrificial de Jesucristo, el Hijo. Lo que sigue es una meditación sobre los sentimientos de Jehová Dios, a través de una serie de preguntas retóricas o reflexiones personales, acerca de las circunstancias que culminaron en la muerte de su Hijo Unigénito.

¿Cuáles fueron los sentimientos del Padre cuando vio a su Hijo profundamente entristecido y angustiado, poco antes de las largas horas de sufrimiento que iba a pasar?

"Al salir, se fue como de costumbre al monte de los Olivos, y los discípulos lo siguieron. Cuando llegaron al lugar, les dijo: “Quédense orando para que no caigan en la tentación”. Y él se apartó de ellos a una distancia como de un tiro de piedra. Se puso de rodillas y comenzó a orar diciendo: “Padre, si quieres, quítame esta copa. Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya”. Entonces se le apareció un ángel del cielo y lo fortaleció. Con todo, su agonía era tan grande que continuó orando todavía con más intensidad, y su sudor se volvió como gotas de sangre que caían al suelo. Cuando se levantó después de orar, fue adonde estaban los discípulos y los encontró durmiendo, agotados por la tristeza" (Lucas 22:39-45).

Jesucristo se angustió profundamente al saber la tristeza que Dios sentiría al ver lo que los hombres le iban a infligir. Dios envió un ángel para fortalecer a su Hijo muy triste y angustiado, antes de abandonarlo hasta la muerte, a manos de Satanás el diablo y sus hijos humanos.

¿Cómo se sintió el Padre cuando vio a su Hijo tratado con desprecio, insultado, abofeteado, algunos escupiéndole: “¿Cuál es su opinión?”. Le respondieron: “¡Merece morir!”. Entonces le escupieron en la cara+ y le dieron puñetazos. Otros le daban bofetadas y le decían: “Profetiza para nosotros, Cristo. ¿Quién te pegó?”" (Mateo 26:66-68).

La frase "Profetiza para nosotros, Cristo. ¿Quién te pegó?", sugiere que le habían vendado los ojos a Jesucristo mientras lo golpeaban y le escupían.

¿Cuáles fueron los sentimientos del Padre cuando vio que el pueblo había preferido liberar a un criminal, antes que a su Hijo? ¿Cómo se sintió el Padre cuando vio a su Hijo azotado, y luego insultado y golpeado por los soldados?

"Así que él les puso en libertad a Barrabás, pero hizo que a Jesús le dieran latigazos, y lo entregó para que lo ejecutaran en el madero.

Entonces los soldados del gobernador llevaron a Jesús dentro de la residencia del gobernador y reunieron a toda la tropa alrededor de él. Después de quitarle la ropa, le pusieron un manto rojo escarlata, y trenzaron una corona de espinas y se la colocaron en la cabeza. Y en la mano derecha le pusieron una caña. Luego, arrodillándose delante de él, se burlaban y le decían: “¡Viva el rey de los judíos!”. Entonces le escupieron, le quitaron la caña y se pusieron a pegarle con ella en la cabeza. Finalmente, cuando terminaron de burlarse de él, le quitaron el manto, volvieron a ponerle su ropa y se lo llevaron para clavarlo al madero" (Mateo 27:26-31).

Los latigazos le provocaron una gran pérdida de sangre, lo que provocó anemia a Jesucristo, por lo que ya no tenía fuerzas para llevar la carga del madero, a diferencia de los otros dos malhechores que lo acompañaban: “Al salir de allí, se encontraron con un hombre de Cirene que se llamaba Simón y lo obligaron a prestar el servicio de cargar con el madero de tormento" (Mateo 27:32).

¿Cómo se sintió el Padre cuando vio a los soldados romanos clavar las manos y los pies de su Hijo para colgarlo en el madero de tormento? Es muy probable que Jesucristo, en ese momento, pensara en los sentimientos de su Padre, cuando le dijo: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34). En efecto, ¿cómo puede sentirse un padre cuando está en presencia de alguien que ataca o trata de matar a su hijo?

¿Cómo se sintió el Padre durante las seis horas de sufrimiento, hasta el momento de la muerte de su Hijo Unigénito? "Y Jesús gritó con fuerza: “¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu!”. Después de decir esto, murió" (Lucas 23:46).

Jehová Dios, el Padre, describió proféticamente el sufrimiento emocional de María, la madre de Jesús, en el momento de la muerte de su Hijo: "Además, Simeón los bendijo y le dijo a María, la madre del niño: “Escucha, este niño está designado para que en Israel muchos caigan y muchos vuelvan a levantarse, y será una señal contra la que se hablará (y a ti una espada larga te atravesará el alma) para sacar a la luz los razonamientos de muchos corazones” (Lucas 2:34,35).

Aquella imagen de la espada que atraviesa el alma de María, para describir la violencia del dolor emocional que ella tendría tras la muerte de su Hijo, nos da una idea del profundo sentimiento de tristeza que sintió el Padre. En esta circunstancia, en respuesta al acto más horrendo de los humanos, Dios respondió con el acto más hermoso de su Amor, entregando a su Hijo para salvar a la humanidad: "Porque Dios amó tanto al mundo que entregó a su Hijo unigénito para que nadie que demuestre tener fe en él sea destruido, sino que tenga vida eterna" (Juan 3:16).

La Promesa de Dios y los Pactos

¿POR QUÉ?

Jesucristo el Camino

El Rey Jesucristo

MENÚ PRINCIPAL

TWITTER

FACEBOOK

FACEBOOK BLOG

Por favor, haga clic en la primera imagen para acceder a la presentación de diapositivas