English                                           Français                                           Português

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

LA RESOLUCIÓN N° 666 DE LA ONU Y LA DESTRUCCIÓN DE BABILONIA LA GRANDE

“Después de estas cosas oí lo que era como una voz fuerte de una gran muchedumbre en el cielo. Decían: “¡Alaben a Jah! La salvación y la gloria y el poder pertenecen a nuestro Dios, 2 porque verdaderos y justos son sus juicios. Porque ha ejecutado juicio sobre la gran ramera que corrompió la tierra con su fornicación, y ha vengado la sangre de sus esclavos de la mano de ella”. 3 E inmediatamente, por segunda vez, dijeron: “¡Alaben a Jah! Y el humo de ella sigue ascendiendo para siempre jamás”"

(Revelación 19:1-3)

POR SORPRENDENTE QUE PUEDA PARECER, LA RESOLUCIÓN DEL ENIGMA DEL NÚMERO-NOMBRE 666, DEL LIBRO DE APOCALIPSIS (REVELACIÓN), PERMITE DE DECIR QUE ESTAMOS EN PERÍODO DE LA DESTRUCCIÓN DE BABILONIA LA GRANDE

LA ONU: LA IMAGEN DE LA BESTIA SALVAJE

¿Qué es esta "imagen de la bestia" que se mueve solamente cuando se la hace mover y que habla solo cuando la hace hablar?

"Y vi una bestia salvaje que ascendía del mar, con diez cuernos y siete cabezas, y sobre sus cuernos diez diademas, pero sobre sus cabezas nombres blasfemos. 2 Ahora bien, la bestia salvaje que vi era semejante a un leopardo, pero sus pies eran como los de un oso, y su boca era como boca de león. Y el dragón dio a [la bestia] su poder y su trono y gran autoridad.
3 Y vi una de las cabezas de ella como muerta por degüello, pero su golpe de muerte fue sanado, y toda la tierra siguió a la bestia salvaje con admiración. 4 Y adoraron al dragón porque este dio la autoridad a la bestia salvaje, y adoraron a la bestia salvaje con las palabras: “¿Quién es semejante a la bestia salvaje, y quién puede combatir con ella?”. 5 Y se le dio una boca que hablaba cosas grandes y blasfemias, y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses. 6 Y ella abrió su boca en blasfemias contra Dios, para blasfemar de su nombre y de su residencia, hasta de los que residen en el cielo. 7 Y se le concedió hacer guerra contra los santos y vencerlos, y se le dio autoridad sobre toda tribu y pueblo y lengua y nación. 8 Y todos los que moran en la tierra la adorarán; el nombre de ninguno de estos está escrito en el rollo de la vida del Cordero que fue degollado, desde la fundación del mundo" (Apocalipsis 13:3-8).

La primera bestia salvaje que representa lógicamente la soberanía humana en la tierra, fue mortalmente herida por su propio "padre" Satanás el diablo, por medio de las 2 guerras mundiales de los cuales fluyeron ríos de sangre humana (Comparar con Apocalipsis 12:12). Sin embargo, en su perversión asesina, Satanás hizo un artefacto de una figura "mesiánica" que "salva" al mundo (democrático) y que crea una "admiración mundial":

La segunda bestia, esta vez, el "cordero del diablo", con una cabeza de cordero con dos cuernos, pero que tiene el habla de su padre, el dragón. Esta segunda bestia es política y militarmente poderosa hasta el punto de ejercer toda la autoridad de la primera bestia. Este cordero del diablo se le describe como "falso profeta" (Apocalipsis 13: 11-14). ¿Quién es esta figura mesiánica del mundo con apariencia inofensivo y dulce como un "cordero", pero feroz como un dragón desde especialmente la segunda guerra mundial? Los Estados Unidos de América.

Para mejor fomentar la adoración de la primera bestia salvaje, figura internacional del nacionalismo y del patriotismo, este "falso profeta" decidió crear una "estatua", un "monumentos", una "imagen" religiosa, para rendir una adoración Patriótica a la soberanía del diablo y humana: las Naciones Unidas (Apocalipsis 13: 14,15).

El propósito de las Naciones Unidas es político-religioso, se basa en el culto internacional patriótico por el respeto del nacionalismo, expresión de la soberanía humana sobre la tierra ; La imagen patriótica de adoración de la bestia, con banderas (imágenes de las naciones) e himnos (en alabanzas a las naciones), lo que representa la marca de la bestia, "marca" patriótica y nacionalista humana sobre la tierra. Este culto a la patria, es de hecho, una adoración directa a la soberanía de Satanás sobre la tierra:

“Y pone bajo obligación a todas las personas —los pequeños y los grandes, y los ricos y los pobres, y los libres y los esclavos— para que a estas se dé una marca en su mano derecha o sobre su frente, 17 y para que nadie pueda comprar o vender salvo la persona que tenga la marca, el nombre de la bestia salvaje o el número de su nombre. 18 Aquí es donde entra la sabiduría: El que tenga inteligencia, calcule el número de la bestia salvaje, porque es número de hombre; y su número es seiscientos sesenta y seis” (Revelación 13:16-18).

Algunos dirán, aquellos que no tienen la "marca" son los siervos de Dios, los santos. Es cierto (Apocalipsis 14:12). Sin embargo, por extraño que pueda parecer, la primera castigada con el  «levantar un embargo», proféticamente mencionado en Apocalipsis 13:16-18, es "Babilonia la grande", por medio justamente de las Naciones Unidas con la resolución n°666 (Apocalipsis 17:16,17 "Dios puso en sus corazones llevar a cabo Su pensamiento"). Pero ¿qué representa Babilonia la grande? Se la describe en los capítulos de Apocalipsis 17 y 18, y es el imperio mundial de religión falsa que no se identifica con el  cristianismo.

¿Por qué no incluir a todas las religiones que claman “ser” cristianas y que por lo tanto no lo son?

Es Jesucristo, él mismo que dio la respuesta, al decir que cada persona (o grupos de personas) será juzgada sobre la base de sus propias pretensiones: “porque con el juicio con que ustedes juzgan, serán juzgados; y con la medida con que miden, se les medirá” (Mateo 7:2). Por consiguiente, la persona o los grupos de personas que claman ser “cristianas” serán juzgadas sobre los criterios del cristianismo bíblico, que no son babilónicos: “No todo el que me dice: ‘Señor, Señor’, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22 Muchos me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios, y en tu nombre ejecutamos muchas obras poderosas?’. 23 Y sin embargo, entonces les confesaré: ¡Nunca los conocí! Apártense de mí, obradores del desafuero” (Mateo 7:21-23).

Por lo tanto, según Mateo 25:31-46, las religiones y Naciones, que claman ser "Cristianas", se les juzgarán sobre la base del cristianismo bíblico enseñado por Cristo. Desde un punto de vista legal. Todas estas religiones "cristianas" no son "Babilónicas" porque se les juzgará con los criterios de su propia pretensión, la identidad cristiana. Este juicio final se llevará a cabo después de la destrucción de Babilonia la grande (la destrucción de las religiones no "cristianas") y justo antes del comienzo de la destrucción de la gran tribulación, es decir, el 10 de Tisri (Apocalipsis 17,18, 19:1-4).

Además, en Ezequiel 9:6 está escrito que Jehová da la orden de destrucción (en la Gran Tribulación), “desde mi santuario deben comenzar”. Lo que deja a entender que comenzará por los humanos que se dicen “cristianos”, que hacen normalmente parte del “santuario”, o congregación cristiana.

El hecho de que la revelación use el término "Babilonia la grande", es la indicación geográfica del epicentro o del origen de esa destrucción (con una onda de choque o repercusión Mundial), que empezó en el sitio de sus orígenes: Irak. Apocalipsis 17:17 muestra que es Dios que utiliza ingeniosamente la imagen de la bestia salvaje (y la bestia salvaje como fuerza militar) para asegurarse de que Babilonia la grande sea destruida por sus amantes políticos: “Porque Dios puso en sus corazones llevar a cabo Su pensamiento, aun llevar a cabo el solo pensamiento [de ellos] al dar ellos su reino a la bestia salvaje, hasta que se hayan realizado las palabras de Dios” (Revelación 17:17).

El juicio de las religiones cristianas: el 10 de Tisri

Según las palabras proféticas de Cristo en Mateo 7: 21-23 y 13: 40-43 y el capítulo 25, parece lógico que el juicio de las religiones cristianas, se hará el 10 de Tisri, justo antes de la Gran Tribulación. Todas las religiones cristianas dicen ser parte del Santuario del templo, es decir parte de la verdadera congregación cristiana. Según Mateo 7: 1-5, se juzgarán a las religiones cristianas sobre la base de sus propias afirmaciones espirituales, de ser “cristianas”, y no en el mismo tiempo que Babilonia la grande, cuya destrucción habrá acabado antes del juicio el 10 Tisri (Apocalipsis 19: 1, 2 ; Ezequiel 9:6 "desde mi santuario deben comenzar").

CORAZÓN DE LA BESTIA

MENÚ PRINCIPAL

ONU : RESOLUCIÓN N°666

“Por lo tanto, cuando alcancen a ver la cosa repugnante que causa desolación, como se habló de ella por medio de Daniel el profeta, de pie en un lugar santo (use discernimiento el lector), 16 entonces los que estén en Judea echen a huir a las montañas” (Mateo 24:15,16).

Esta recomendación del Cristo era un “marcador” que indicaba la inminencia de la destrucción de Jerusalén por los ejércitos romanos. Este acontecimiento fue el primer sitio de la ciudad de Jerusalén, por el General romano Cestio Galo, en el año 66 E.C. De manera inexplicada, los ejércitos romanos de Cestio Galo se retiraron. Lo que permitió a los cristianos que tomaron en cuenta la advertencia que actuaba como “marcador”, de huir sin demora de la ciudad de Jerusalén, a pesar de que las tropas romanas regresarían. Cuatro años más tarde, el general romano Tito en 70 E.C, destruyó, esta vez, la ciudad y su templo, junto con sus habitantes (solo unos pocos sobrevivieron, llevados al cautiverio a Roma).

Ahora si comparamos, la expresión inspirada "use discernimiento el lector " (Mateo 24:15, marca 13:14) con la expresión Revelación 13:18 "El que tenga inteligencia, calcule el número de la bestia salvaje", hay una similitud sorprendente. De modo que podemos decir que la indicación profética 666, es “el marcador” para nuestra época, mostrando la inminencia de la Gran Tribulación. Examinemos brevemente el contexto de Apocalipsis 13 (Revelación).

Después de la creación de la imagen de la bestia, una tercera bestia salvaje, la ONU (Las Naciones Unidas), es en este contexto que aparece el número nombre, 666: “Aquí es donde entra la sabiduría: El que tenga inteligencia, calcule el número de la bestia salvaje, porque es número de hombre; y su número es seiscientos sesenta y seis"(Apocalipsis 13:18).

De hecho, se puede decir que el nombre número 666, corresponde a la resolución de las Naciones Unidas n° 666 (Junta con la n°661), y con una serie de otras resoluciones (660, 661, 662, 664, 665, 666, 667, 669, 670, 671, 674, 676, 677, 678) (660 + (6 + 6 + 6) = 678). Aquella serie de resoluciones permitió a las coaliciones internacionales occidentales de destruir a Iraq (El lugar donde está Babilonia, el origen de Babilonia la grande). Se trata, de hecho, del "marcador" y del principio de la destrucción de Babilonia la Grande, hasta su cumplimiento cabal decidido por Dios, justo antes de la Gran Tribulación (Apocalipsis 19: 1-3).

ESTE ES EL "MARCADOR" de nuestros días. Esta resolución N° 666, junta con la serie de resoluciones, que permitieron el ataque contra Irak (Como comienzo de la destrucción de Babilonia la Grande), representa el punto de referencia (para los cristianos vigilantes), de la misma manera que el primer asedio de Jerusalén en 66 E.C., que muestra que estamos muy cerca de la Gran Tribulación (Mateo 24:15; Apocalipsis 13: 16-18).

Las condiciones generales de la resolución N ° 666 (del 13 de septiembre de 1990), es (primero) un recordatorio de los términos de la resolución Nº 661 (del 6 de agosto de 1990), en forma "sanción internacional", un embargo en sanciones económicas. Pero, la Resolución N°666, añade, que hay que tener en cuenta las necesidades humanitarias de Irak y Kuwait, proporcionando ayuda alimentaria para las personas vulnerables (niños, enfermos, ancianos...). De hecho, la resolución N ° 666 está regulando el proceder general del “embargo impuesto” por la resolución N°661. Si comparamos los términos de la presente resolución N°666 (combinado con la resolución 661),  con revelación 13:16-18, la similitud es sorprendente porque la profecía se refiere a un «embargo» en contra quienes no tienen la "marca" de la bestia, o no respetan la soberanía humana en su dimensión nacionalista y patriótica. Solo que en este caso, según Revelación 17 :16,17, Dios hizo que aquel decreto se usara en contra de Babilonia la Grande.

Recordamos lo que está escrito con relación al Nombre-Número 666: “Y pone bajo obligación a todas las personas —los pequeños y los grandes, y los ricos y los pobres, y los libres y los esclavos— para que a estas se dé una marca en su mano derecha o sobre su frente, 17 y para que nadie pueda comprar o vender salvo la persona que tenga la marca, el nombre de la bestia salvaje o el número de su nombre. 18 Aquí es donde entra la sabiduría: El que tenga inteligencia, calcule el número de la bestia salvaje, porque es número de hombre; y su número es seiscientos sesenta y seis” (Revelación 13:16-18).

Al comparar Apocalipsis 13:16-18 con la Resolución N°666 (n°661), vemos la similitud : la legislación de “un embargo”, permitiendo que se compre o no, según se respete o no, la soberanía humana, en forma de “marca” patriótica.  

“El fin del sueño de Saddam Hussein”

Para mejor demostrar la estrecha relación entre la profecía de Revelación (Apocalipsis) en el nombre-número 666 y la destrucción de Babilonia la grande,  comparándola con las intenciones del Señor. Saddam Hussein, un antiguo presidente de Irak (Babilonia) durante la primera guerra del Golfo, aquí está lo que leemos en un artículo  del “Monde.fr daté du 17 avril 2003, titulado "La fin du rêve de Saddam Hussein" (El fin del sueño de Saddam Hussein)" :

"La reconstrucción del Palacio de Nabucodonosor II, que simboliza el antiguo prestigio de Babilonia (Irak), fue para el Señor Saddam Hussein, el símbolo arquitectónico unificador del mundo árabe (como Nasser, un ex jefe de Egipto). El propósito religio-político era: “La reconstrucción (musulmana sunita) del califato de Bagdad".

Sin embargo, el comienzo del cumplimiento de esta profecía en Irak (Babilonia), tendría y tiene actualmente una repercusión a la vez, en todo Medio Oriente y mundial, con los atentados religiosos.

DAESH (ISIL (estado islámico de Iraq y el Oriente Medio)), un grupo islámico (sunita) paramilitar, que lucha contra las fuerzas militares occidentales en el Oriente Medio, ha continuado con el mismo propósito político religioso de Saddam Hussein (y de Nasser): : “La reconstrucción (musulmana sunita) del califato de Bagdad". Además de este objetivo de DAESH (ISIL), quiere destruir todas las fronteras en el Medio Oriente, creadas por las naciones colonialistas occidentales, particularmente por Francia y Gran Bretaña, con el fin de unificar el mundo árabo-musulmán en un califato unificado. 

Hay otros movimientos paramilitares religiosos islámicos (sunita), envueltos en esta "guerra santa", que siguen el ejemplo de DAESH, en contra de los “cristianos” occidentales  (véase le Monde Diplomatique "Les principaux groupes armés islamistes sunnites", Article de Cécile Marin, février 2015 (escrito en francés)).

Lo que significa, que estamos todavía en el contexto del cumplimiento de la destrucción de Babilonia la Grande de  la Revelación, en forma de Guerra Mundial Religiosa, una Cruzada Internacional.

CARTA A LAS CINCO VÍRGENES DISCRETAS

CORAZÓN DE LA BESTIA

MENÚ PRINCIPAL