English                                 Français                                 Português

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

LA GRAN MUCHEDUMBRE QUE SOBREVIVE A LA GRAN TRIBULACIÓN

El libro de Apocalipsis responde con la visión de una Gran Muchedumbre de todas las Naciones que sale de la Gran Tribulación:

“Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de largas ropas blancas; y había ramas de palmera en sus manos. Y siguen clamando con voz fuerte, y dicen: “La salvación [se la debemos] a nuestro Dios, que está sentado en el trono, y al Cordero”.

Y todos los ángeles estaban de pie alrededor del trono y de los ancianos y de las cuatro criaturas vivientes, y cayeron sobre sus rostros delante del trono y adoraron a Dios, y dijeron: “¡Amén! La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fuerza [sean] a nuestro Dios para siempre jamás. Amén”.

Y, en respuesta, uno de los ancianos me dijo: “Estos que están vestidos de la larga ropa blanca, ¿quiénes son, y de dónde vinieron?”. De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación, y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. Por eso están delante del trono de Dios; y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá su tienda sobre ellos. Ya no tendrán hambre ni tendrán más sed, ni los batirá el sol ni ningún calor abrasador, porque el Cordero, que está en medio del trono, los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida. Y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos” (Revelación 7:9-17).

La tercera parte de la humanidad sobrevivirá a la gran tribulación

“Y en toda la tierra tiene que ocurrir —es la expresión de Jehová— que dos partes de ella son lo que será cortado y expirará; y en cuanto a la tercera [parte], quedará en ella. 9 Y ciertamente traeré la tercera parte por el fuego; y realmente los refinaré como al refinar la plata, y los examinaré como al examinar el oro. Ella, por su parte, invocará mi nombre, y yo, por mi parte, le responderé. Ciertamente diré: ‘Es mi pueblo’, y ella, a su vez, dirá: ‘Jehová es mi Dios'"

(Zacarías 13:8,9)

La palabra traducida del hebreo "haarèts", traducida como "país", según el contexto, puede tomar el significado de "tierra" o planeta tierra y este es el caso de esta profecía sobre la gran tribulación mundial (Zacarías 1:10,11; 5:3; 6:7; 12:3; 14:9,17). En esta declaración, Dios divide a la humanidad en tres ”partes" (H6310 Strong’s Concordance: “פֶּה” (peh)). Al principio, uno pensaría que serían tres partes iguales de tres “tercios” (tres “tercera” partes) (H7992 Strong’s Concordance “שְׁלִישִׁי” (sheliyshiy)). En el texto hebreo, se trata de dos primeras “partes” (peh) y la tercera (sheliyshiy), según el contexto de esta frase, la tercera "parte". Lo que significa que estas tres partes de la humanidad no son necesariamente con las mismas cantidades de humanos. Para saber a que corresponden las tres “partes” de la humanidad, hay que siempre referirse a la dramática celebración del Día de la Expiación, el 10 de Etanim (Tisri).

Aunque la profecía de Zacarías no establece una conexión directa entre el "Día de Jehová" y el "Día de la Expiación", lo hace de una manera enigmática. Un texto de Zacarías sobre la profecía del Brote, muestra que Jehová quitará el pecado de la tierra en un día (Zacarías 3:8,9; 14:7). ¿Cuándo Jehová removía el pecado de la tierra de Israel? En el Día de la Expiación, el 10 de Etanim (Tisri) (Levítico 16). Ese día era una celebración de la santidad de Jehová: "En aquel día resultará haber sobre las campanillas del caballo: ‘¡La santidad pertenece a Jehová!’. Y las ollas de boca ancha en la casa de Jehová tendrán que llegar a ser como los tazones delante del altar'" (Zacarías 14:20 compare con Éxodo 28:36,37 y Levítico 16:4, "El turbante" donde estaba escrito "La santidad pertenece a Jehová"). Por tanto, las "tres partes" en cuestión se refieren a los tres animales utilizados en la primera fase de los sacrificios propiciatorios que se refieren a las tres "partes de la humanidad".

En cuanto a los sacrificios expiatorios (y no las ofrendas quemadas), se trataba de tres animales: un toro y dos machos cabríos, es decir tres animales (lea Levítico 16). De los tres animales que iban a ser sacrificados de manera expiatoria, los dos primeros eran sacrificados (el toro y el primer macho cabrío), mientras que el tercero se salvaba (el segundo macho cabrío para Azazel). Ahora es importante saber a que corresponden aquellos tres animales (dos sacrificados y uno salvado):

El primer animal que moría, el toro, hacía expiación para Aarón y su casa, o por el grupo sacerdotal (Levítico 16:6,11). La clase sacerdotal que morirá, para resucitar instantáneamente en el cielo, al comienzo de la gran tribulación es lade los 7000, mencionada en Apocalipsis: "Y en aquella hora ocurrió un gran terremoto, y la décima parte de la ciudad cayó; y siete mil personas fueron muertas por el terremoto, y los demás se atemorizaron y dieron gloria al Dios del cielo" (Apocalipsis 11:13). La caída de la "décima parte de la ciudad santa" representa el grupo de 144.000 reyes y sacerdotes, complementado por la muerte y la resurrección instantánea, de los 7000 santos celestiales, al comienzo del Día de Jehová, la gran tribulación (1 Tesalonicenses 4:17).

El segundo animal, el macho cabrío sacrificado, en el día de la expiación, representa la segunda parte de la humanidad que perecerá durante la gran tribulación (Levítico 16:5,15). El sacrificio de este segundo animal está representado de una manera bastante aterradora en Apocalipsis 14:18-20 y 19:11-21, en este pasaje Jesucristo glorificado es representado como rey y sumo sacerdote, el "Brote" (Zacarías 6:11-13).

El tercer animal que hubiera tenido que ser sacrificado, finalmente es mantenido vivo: el macho cabrío para Azazel: "Y Aarón tiene que echar suertes sobre los dos machos cabríos, una suerte para Jehová y la otra suerte para Azazel. Y Aarón tiene que presentar el macho cabrío sobre el cual haya venido a dar la suerte para Jehová, y tiene que hacer de él una ofrenda por el pecado. Pero el macho cabrío sobre el cual haya venido a dar la suerte para Azazel debe tenerse parado vivo delante de Jehová para hacer expiación por él, a fin de enviarlo para Azazel al desierto" (Levítico 16:8-10). Obviamente, este "macho cabrío para Azazel" representa la gran muchedumbre que sobrevivirá a la gran tribulación, o "los demás" de la "ciudad santa" que dan gloria a Dios después de la muerte de los 7000 santos celestiales: "Los demás se atemorizaron y dieron gloria al Dios del cielo"(Apocalipsis 7:9-17; 11:13). Este entendimiento, da una idea de la gozosa posibilidad de que más de un tercio de la humanidad pueda sobrevivir a la gran tribulación, o varios miles de millones de personas que representarían la "gran muchedumbre", solo Dios y Jesucristo lo saben con certeza porque está escrito que no se puede contar (Zacarías 14:10,11).

Para que un número tan grande de personas sobreviva a la gran tribulación, parece obvio que un número significativo de personas no cristianas sobrevivirá a la gran tribulación, ¿está conforme al contexto de la profecía de Zacarías? (así como la profecía de Ezequiel)? Sí.

"Y tiene que ocurrir que, en lo que respecta a todos los que queden de todas las naciones que vienen contra Jerusalén, ellos también tendrán que subir de año en año a inclinarse ante el Rey, Jehová de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de las cabañas"

(Zacarías 14:16)

Este texto muestra sin lugar a dudas que Jehová, al final de la gran tribulación, habrá perdonado a una parte importante de la humanidad que simbólicamente "subía contra Jerusalén" o que no era parte de la ciudad santa (inicialmente). Por otro lado, en la profecía de Ezequiel, capítulos 40 al 48, podemos leer lo que Jehová reprocha a los levitas, una parte importante de la gran muchedumbre que habrá sobrevivido a la gran tribulación: "‘Pero en cuanto a los levitas que se alejaron de mí cuando Israel, quien se alejó vagando de mí, se fue vagando tras sus ídolos estercolizos, ellos también tienen que llevar su error. Y en mi santuario tienen que llegar a ser ministros en posiciones de superintendencia sobre las puertas de la Casa y ministros en la Casa. Ellos mismos degollarán el holocausto y el sacrificio para el pueblo, y ellos mismos estarán de pie delante de ellos para ministrarles. Debido a que siguieron ministrándoles a ellos delante de sus ídolos estercolizos y llegaron a ser para la casa de Israel un tropiezo que llevó al error, por eso he alzado mi mano contra ellos —es la expresión del Señor Soberano Jehová— y tienen que llevar su error. Y no se acercarán a mí para hacerme trabajo de sacerdotes ni para acercarse a cualesquiera cosas santas mías, a las cosas santísimas, y tienen que llevar su humillación y sus cosas detestables que hicieron. Y ciertamente los haré cuidadores de la obligación de la Casa, en lo que respecta a todo su servicio y en lo que respecta a todo lo que se debe hacer en ella’" (Ezequiel 44:10-14).

Parece que hay una convergencia entre este texto de Ezequiel y Zacarías 14:16, que menciona a personas que habrán sobrevivido a la gran tribulación cuando subieron "contra Jerusalén" y los levitas que sirvían "sus ídolos estercolizos". Jesucristo hizo una declaración bastante importante que muestra que el pecado por error (o involuntario) no siempre conlleva a la muerte espiritual: "Jesús les dijo: “Si fueran ciegos, no tendrían pecado. Pero ahora ustedes dicen: ‘Vemos’. Su pecado permanece”” (Juan 9:41). En este texto Jesucristo habla de una ceguera espiritual involuntaria que no es considerado como pecado (merecedor de castigo). Muchas personas hoy en día están en ceguera espiritual involuntaria, según este texto, y podrían beneficiarse de la misericordia de Dios en el día de la gran tribulación.

Es interesante notar siempre según esta misma profecía de Ezequiel cómo se describe a los Hijos de Sadoc, en contraste a los levitas no sacerdotales: "Y en cuanto a los sacerdotes levíticos, los hijos de Sadoc, quienes se encargaron de la obligación de mi santuario cuando los hijos de Israel se alejaron vagando de mí, ellos mismos se acercarán a mí para ministrarme, y ellos tienen que estar de pie delante de mí para presentarme grasa y la sangre —es la expresión del Señor Soberano Jehová—. Ellos son los que entrarán en mi santuario, y ellos mismos se acercarán a mi mesa a ministrarme, y ellos tienen que encargarse de la obligación para conmigo” (Ezequiel 44:15,16). Obviamente, los Hijos de Sadoc que podrán acercarse de Jehova, como sacerdotes en el santuario espiritual, serán cristianos fieles y discretos, que habrán cumplido bien con su ministerio cristiano en el antiguo sistema de cosas, "cuando los hijos de Israel se alejaron vagando" lejos de Dios, y habrán sobrevivido a la gran tribulación (Mateo 24:45,46; 25:21,22).

Este entendimiento, a primera vista, parece contradecir la visión de la gran muchedumbre que sobrevive a la gran tribulación y que en su totalidad manifiestan su fe en el valor expiatorio del sacrificio de Cristo (Apocalipsis 7:9,14). Esta diferencia se resuelve fácilmente mediante una información importante que se da en la profecía de Zacarías, con respecto a esta tercera parte que va a sobrevivir. Está escrito: "Y ciertamente traeré la tercera [parte] por el fuego; y realmente los refinaré como al refinar la plata, y los examinaré como al examinar el oro. Ella, por su parte, invocará mi nombre, y yo, por mi parte, le responderé. Ciertamente diré: ‘Es mi pueblo’, y ella, a su vez, dirá: ‘Jehová es mi Dios’” (Zacarías 13:9; Malaquías 3:2-4). ¿Cuándo debe tener lugar este refinamiento esencial del pueblo de Dios, para que pueda seguir viviendo en el paraíso? Según la profecía de Zacarías y Apocalipsis (11:19), el día de Jehová será el 10 de Etanim (Tisri). Según la profecía de Ezequiel 39:12-14, habrá una limpieza de la tierra de siete meses, desde el 10 de Tisri (Etanim) hasta el 10 de Nisán (con el mes intercalar de Veadar), por lo que parece obvio que es en este período que Jehová "refinará a su pueblo" con el fin de prepararlo para la venida a la tierra de la Nueva Jerusalén, el 10 de Nisán, después de la gran tribulación.

En Ezequiel 40:1,2, es en la fecha del 10 de Nisán que el profeta vio la visión de la ciudad con el templo en la tierra, que es una visión del comienzo de la administración terrestre del Reino de Dios. Esta visión corresponde a la descripción del descenso de la Nueva Jerusalén a la Tierra, el 10 de Nisán (Apocalipsis 21:1-4). Podemos decir que la visión de Apocalipsis 7:9,14, de la gran muchedumbre que va a sobrevivir a la gran tribulación, está en la fecha del 10 de Nisán, en comparación con el texto de Juan 12:12-16: "Al día siguiente la gran muchedumbre que había venido a la fiesta, al oír que Jesús venía a Jerusalén, 13 tomaron ramas de palmeras y salieron a su encuentro. Y se pusieron a gritar: “¡Salva, te rogamos! ¡Bendito es el que viene en el nombre de Jehová, sí, el rey de Israel!”". Si comparamos este texto con Apocalipsis 7:9, la similitud es sorprendente. ¿Cuál es la evidencia de que demuestra que en Juan 12:12-16, Jesucristo realmente entró como rey a Jerusalén, el 10 de Nisán? Un texto que describe el mismo acontecimiento, nos informa que inmediatamente después, Jesucristo expulsó del templo a los comerciantes que vendían animales para la Pascua (Mateo 21:10,11). ¿Cuándo los israelitas tenían que comprar el cordero de la Pascua? El 10 de Nisán: "Hablen a toda la asamblea de Israel, y digan: ‘El día diez de este mes han de tomar para sí cada cual una oveja para la casa ancestral, una oveja por casa" (Éxodo 12:3).

La descripción del juicio del Rey Jesucristo en Mateo 7:21-23 y 25:31-46 se dirige principalmente a la congregación cristiana, porque en los dos pasajes indicados, las personas que tienen un juicio de condenación parecen conocer a Jesucristo (Mateo 7:22; 25:44). El criterio general para juzgar a toda la humanidad, cristiana y no cristiana, parece resumirse en las palabras de Jehová en Ezequiel 9:4: "Y Jehová pasó a decirle: “Pasa por en medio de la ciudad, por en medio de Jerusalén, y tienes que poner una marca en las frentes de los hombres que están suspirando y gimiendo por todas las cosas detestables que se están haciendo en medio de ella”" (Comparar con Santiago 4:4). Por otra parte, esta destrucción y preservación selectiva, de toda la humanidad, también la describe Jesucristo: "Entonces dos hombres estarán en el campo: uno será llevado, y el otro será abandonado; dos mujeres estarán moliendo en el molino de mano: una será llevada, y la otra será abandonada" (Mateo 24:40,41) (O uno de cada dos sobrevivirá (repetido dos veces por Jesucristo)).

Regocijémonos en la gran misericordia de Jehová

"Ciertamente favoreceré al que favorezca, y ciertamente mostraré misericordia al que le muestre misericordia"

(Éxodo 33:19)

Así, se cumplirá sobre las muchísimas personas que habrán sobrevivido a la gran tribulación, lo que se declaró acerca de la misericordia de Jehová: “Yo mismo haré que toda mi bondad pase delante de tu rostro, y ciertamente declararé el nombre de Jehová delante de ti; y ciertamente favoreceré al que favorezca, y ciertamente mostraré misericordia al que le muestre misericordia” (Éxodo 33:19). La situación será comparable a la de los humanos injustos que serán resucitados, porque no conocían completamente la voluntad de Dios en el antiguo sistema de cosas (Hechos 24:15).

Jesucristo dio una imagen de la misericordia de Dios, en la ilustración del "hijo pródigo", la de un Padre esperando el regreso de su hijo, siempre dispuesto a perdonar y facilitar el arrepentimiento del pecador, para concederle la vida eterna: "Mientras él estaba todavía lejos, su padre alcanzó a verlo, y se enterneció, y corrió y se le echó sobre el cuello y lo besó tiernamente" (Lucas 15:11-32). Jesucristo mostró que su Padre aceptaría el uso de la sabiduría práctica de los humanos para perdonarles sus pecados: "Y su amo alabó al mayordomo, aunque era injusto, porque obró con sabiduría práctica; porque los hijos de este sistema de cosas, en su trato con los de su propia generación, son más sabios, de manera práctica, que los hijos de la luz" (Lucas 16:1-8). Jesucristo mostró que su Padre mostraría su misericordia en el último momento, con la ilustración de los obreros de la hora undécima (Mateo 20:1-16).

En dos de las ilustraciones, la del hijo pródigo y de los trabajadores de la hora undécima, Jesucristo mostró que algunos humanos se lamentarían de la misericordia de Dios para con los humanos salvados en el último momento. Aquellos humanos criticarían la misericordia de Dios, pensado que habrían "ganado" por sus "obras" realizadas durante muchos años un galardón superior a aquellos pecadores arrepentidos al último momento: "Cuando vinieron los hombres de la hora undécima, recibieron cada uno un denario. Por eso, cuando vinieron los primeros, concluyeron que ellos recibirían más; pero ellos también recibieron pago a razón de un denario. Al recibirlo, se pusieron a murmurar contra el amo de casa y dijeron: ‘¡Estos últimos trabajaron una sola hora; no obstante, los hiciste iguales a nosotros que soportamos el peso del día y el calor ardiente!’. Mas él, respondiendo a uno de ellos, dijo: ‘Amigo, no te hago ningún mal. Conviniste conmigo por un denario, ¿no es verdad? Toma lo tuyo y vete. Quiero dar a este último lo mismo que a ti. ¿No me es lícito hacer lo que quiero con mis propias cosas? ¿O es inicuo tu ojo porque yo soy bueno?’. De esta manera los últimos serán primeros, y los primeros, últimos”" (Lucas 15:25-31; Mateo 20:9-16).

En los capítulos 7 y 8 de Zacarías, Jehová anima a sus siervos a que lo sirvan con amor y sin un formalismo espiritual desprovisto de sentimientos como el amor por Dios y por los seres humanos: ““Di a toda la gente de la tierra y a los sacerdotes: ‘Cuando ustedes ayunaron y hubo plañido en el quinto mes y en el séptimo mes, y esto por setenta años, ¿ayunaron realmente para mí, hasta para mí? Y cuando comían y cuando bebían, ¿no eran ustedes los que efectuaban el comer, y no eran ustedes los que efectuaban el beber? ¿No deberían haber obedecido las palabras que Jehová clamó por medio de los profetas anteriores, mientras Jerusalén se hallaba habitada, y desahogada, con sus ciudades todo en derredor de ella, y mientras el Négueb y la Sefelá estaban habitados?’”” (Zacarías capítulo 7; 1 Corintios 13:1-8). Jehová Dios pide sinceridad y amor por Él y sus principios contenidos en su Palabra la Biblia: "Y la palabra de Jehová de los ejércitos continuó ocurriéndome, y dijo: “Esto es lo que ha dicho Jehová de los ejércitos: ‘El ayuno del cuarto mes, y el ayuno del quinto mes, y el ayuno del séptimo mes, y el ayuno del décimo mes llegarán a ser para la casa de Judá un alborozo y un regocijo y buenos períodos de fiesta. Por lo tanto, amen la verdad y la paz’" (Zacarías 8:18,19).

A medida que se acerca el juicio para cada uno de nosotros que decidirá nuestro futuro eterno, poco antes de la Gran Tribulación, Jesucristo dijo de manifestar la humildad y la modestia genuina, en cuanto a nuestra situación ante Dios. Jesucristo usó varias ilustraciones, como el recaudador de impuestos arrepentido y el fariseo jactancioso, o el invitado que busca el primer lugar, con el propósito de mostrar la importancia de no tener una opinión demasiado alta de uno mismo, especialmente delante de Dios: "Entonces pasó a decir a los invitados una ilustración, puesto que reparó en cómo escogían para sí los lugares más prominentes, y les dijo: “Cuando alguien te invita a un banquete de bodas, no te recuestes en el lugar más prominente. Puede que alguien más distinguido que tú haya sido invitado por él en ese tiempo, y que venga el que los invitó a ti y a él y te diga: ‘Deja que este tenga el lugar’. Y entonces tendrás que irte con vergüenza a ocupar el lugar más bajo. Pero cuando se te invita, ve y reclínate en el lugar más bajo, para que cuando venga el que te haya invitado te diga: ‘Amigo, sube más arriba’. Entonces tendrás honra delante de todos los demás convidados contigo. Porque todo el que se ensalza será humillado, y el que se humilla será ensalzado”" (Lucas 14:7-11; Romanos 12:3).

Por tanto, regocijémonos en la misericordia de Dios, hacia "los hijos pródigos", "los recaudadores de impuestos arrepentidos", "los obreros de la hora undécima", que sobrevivirán a la gran tribulación, considerándonos personal y sinceramente como uno de los últimos humanos dignos de la misericordia de Dios y la de Jesucristo (Lucas 18:9-14).

"De todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas"

 (Apocalipsis 7:9)

Estas tres expresiones (naciones, tribus, pueblos), además de los diferentes idiomas, indican claramente que Jehová Dios, por medio de su Reino, unificará a los diferentes pueblos teniendo en cuenta sus diferencias culturales (naciones), tribales (tribus) y raciales (pueblos). Habrá una unidad lingüística cuyo objetivo será unificar en la diversidad, especialmente a través de la adoración a Jehová Dios: "Porque entonces daré a pueblos el cambio a un lenguaje puro, para que todos ellos invoquen el nombre de Jehová, para servirle hombro a hombro" (Sofonías 3: 9)). Habrá naciones, sin nacionalismo o patriotismo, tribus, sin tribalismo y diferencias raciales, sin racismo (El fin del patriotismo). Habrá una hermosa unidad en una profusión de diversidades, deseadas y creadas por Dios (Hechos 17:26).

Jesucristo nombró a las 12 tribus de Israel como la humanidad en el futuro paraíso terrestre: "Jesús les dijo: “En verdad les digo: En la re-creación, cuando el Hijo del hombre se siente sobre su trono glorioso, ustedes los que me han seguido también se sentarán sobre doce tronos y juzgarán a las doce tribus de Israel" (Mateo 19:28). Además, en la profecía de Ezequiel capítulos 40-48, hay la descripción simbólica de la futura administración terrestre del Reino de Dios, en el contexto de las 12 tribus de Israel. Esta expresión de "12 tribus de Israel" es profética, ya que durante aproximadamente quince siglos, la nación de Israel era la representación profética y teocrática de lo que Jehová Dios hará en toda la tierra por medio de su Reino. para establecer el paraíso en toda la tierra: "Porque, puesto que la Ley tiene una sombra de las buenas cosas por venir, pero no la sustancia misma de las cosas" (Hebreos 10:1).

Incluso antes de la fundación de la nación de Israel, Jehová Dios hizo la promesa a Abrahán (el primer antepasado de los hebreos), que por de su descendencia sería bendecida a todas las naciones: "Y mediante tu descendencia ciertamente se bendecirán todas las naciones de la tierra debido a que has escuchado mi voz" (Génesis 22:18). Y como el Apóstol Pablo escribió, bajo inspiración, a través de este pacto abrahámico, Abrahán fue espiritualmente circuncidado, por su fe, mientras aún no estaba circuncidado en su carne: "Y recibió una señal, a saber, la circuncisión, como sello de la justicia por la fe que tuvo mientras se halló en su estado de incircuncisión, para que fuera el padre de todos los que tienen fe mientras están en incircuncisión, a fin de que se les impute la justicia; y padre de prole circuncidada, no solo de los que se adhieren a la circuncisión, sino también de los que andan ordenadamente en las pisadas de aquella fe que tuvo nuestro padre Abrahán estando en condición de incircuncisión" (Romanos 4: 11,12). Esto significa que en el futuro, todas las naciones, tribus y pueblos, incircuncisos en su carne, podrían ser circuncidados espiritualmente en sus corazones, por su fe en Cristo, como parte del pacto abrahámico, como miembros del "Israel de Dios", la congregación cristiana o la iglesia cristiana. Además, la circuncisión espiritual del corazón estaría en el contexto del Nuevo Pacto, escrito por Dios "en su corazón", según la profecía de Jeremías (31:31-33). Es Jesucristo quien validó este Nuevo Pacto con su propia sangre (Lucas 22:19,20, Hebreos 12:24).

Y como lo señaló el apóstol Pablo, lo que era en la carne, el pacto de la circuncisión con la identidad de Judío, se volvería espiritual como una identidad de judío espiritual, parte de la nueva nación espiritual del "Israel de Dios", la congregación cristiana o la iglesia cristiana, por medio de Jesucristo: "La circuncisión, en realidad, es de provecho solo si practicas ley; pero si eres transgresor de ley, tu circuncisión ha llegado a ser incircuncisión. Por eso, si el incircunciso guarda los justos requisitos de la Ley, su incircuncisión será contada por circuncisión, ¿no es verdad? Y el incircunciso, que lo es por naturaleza, al llevar a cabo la Ley, te juzgará a ti, que, teniendo su código escrito y la circuncisión, eres transgresor de ley. Porque no es judío el que lo es por fuera, ni es la circuncisión la que está afuera en la carne. Más bien, es judío el que lo es por dentro, y [su] circuncisión es la del corazón por espíritu, y no por un código escrito. La alabanza de ese viene, no de los hombres, sino de Dios" (Romanos 2:25-29).

Por lo tanto, las futuras 12 tribus terrestres de Israel? representan el Israel espiritual de Dios en el futuro paraíso terrestre: "Y a todos los que hayan de andar ordenadamente por esta regla de conducta, sobre ellos haya paz y misericordia, sí, sobre el Israel de Dios" (Mateo 19:28, Lucas 22:30, Gálatas 6:16).

El Reino de Dios tendrá en cuenta esta diversidad cultural y racial de todas las "naciones, tribus, pueblos e lenguas", unidos (en muchas diversidades), por una adoración única a Jehová Dios, por medio de Jesucristo. , su Hijo: "Digno eres tú, Jehová, nuestro Dios mismo, de recibir la gloria y la honra y el poder, porque tú creaste todas las cosas, y a causa de tu voluntad existieron y fueron creadas" ( Apocalipsis 4:11, Sofonías 3:9 "el lenguaje pura" que unificará a los pueblos en la misma adoración).