English                                 Français                                 Português

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

LA GRAN MUCHEDUMBRE

LOS QUE VIENEN DE LA GRAN TRIBULACIÓN

COMO SOBREVIVIR A LA GRAN TRIBULACIÓN

El libro de Apocalipsis responde con la visión de una Gran Muchedumbre de todas las Naciones que sale de la Gran Tribulación:

“Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de largas ropas blancas; y había ramas de palmera en sus manos. Y siguen clamando con voz fuerte, y dicen: “La salvación [se la debemos] a nuestro Dios, que está sentado en el trono, y al Cordero”.

Y todos los ángeles estaban de pie alrededor del trono y de los ancianos y de las cuatro criaturas vivientes, y cayeron sobre sus rostros delante del trono y adoraron a Dios, y dijeron: “¡Amén! La bendición y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y la honra y el poder y la fuerza [sean] a nuestro Dios para siempre jamás. Amén”.

Y, en respuesta, uno de los ancianos me dijo: “Estos que están vestidos de la larga ropa blanca, ¿quiénes son, y de dónde vinieron?”. De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación, y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. Por eso están delante del trono de Dios; y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá su tienda sobre ellos. Ya no tendrán hambre ni tendrán más sed, ni los batirá el sol ni ningún calor abrasador, porque el Cordero, que está en medio del trono, los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida. Y Dios limpiará toda lágrima de los ojos de ellos” (Revelación 7:9-17).

La primera información importante y animadora, es que el número de la Gran Muchedumbre de todas las Naciones y tribus, que sale de la Gran Tribulación será tan importante que no se podrá cuantificar. En la segunda, la profecía de Zacarías 13:8 parece definir el tamaño de la Gran Muchedumbre: “Y en toda la tierra tiene que ocurrir —es la expresión de Jehová— [que] dos partes de ella son lo que será cortado [y] expirará; y en cuanto a la tercera [parte], quedará en ella” (Zacarías 13:8). Una tercera parte de la actual humanidad sobrevivirá a la Gran tribulación.    

Las dos informaciones importantes, son que los que sobrevivan, servirán a Jehová Dios y a su hijo Jesucristo con un servicio sagrado. Para sobrevivir debemos hacer la voluntad de Jehová Dios escrita en la Biblia y ejercer fe en el sacrificio propiciatorio de la sangre de Cristo para el perdón de nuestros pecadosponer nuestra fe en el valor del rescate del sacrificio de Cristo que permitirá la curación de las enfermedades y de la vejez por el intercambio de los cuerpos humanos de los sobrevivientes de la gran tribulación (Mateo 20:28).

Un requisito importante para sobrevivir a la Gran Tribulación

El apóstol Pedro y el apóstol Pablo han resumido muy bien lo que tenemos que hacer para ser salvos:

“Arrepiéntanse, por lo tanto, y vuélvanse para que sean borrados sus pecados, para que vengan tiempos de refrigerio de parte de la persona de Jehová” (Hechos 3:19).

“Y todo el que invoque el nombre de Jehová será salvo”’. (…) Pedro les [dijo]: “Arrepiéntanse, y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo para perdón de sus pecados, y recibirán la dádiva gratuita del espíritu santo. 39 Porque la promesa es para ustedes y para sus hijos y para todos los que están lejos, para cuantos llame a sí Jehová nuestro Dios”. 40 Y con muchas otras palabras dio testimonio cabal y siguió exhortándolos, diciendo: “Sálvense de esta generación torcida”. 41 Por lo tanto, los que abrazaron su palabra de buena gana fueron bautizados, y en aquel día unas tres mil almas fueron añadidas” (Hechos 2:21,38-41).

“De modo que él pidió luz y entró de un salto y, sobrecogido de temblor, cayó ante Pablo y Silas. Y los sacó fuera y dijo: “Señores, ¿qué tengo que hacer para salvarme?”. Ellos dijeron: “Cree en el Señor Jesús y serás salvo, tú y tu casa”. Y le hablaron la palabra de Jehová junto con todos los que estaban en su casa. Y él los tomó consigo en aquella hora de la noche y les lavó las heridas; y todos, él y los suyos, fueron bautizados sin demora” (Hechos 16:29-33).

PREPARARSE

MENÚ PRINCIPAL