English                                 Français                                 Português

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

EL NOMBRE REVELADO DE DIOS

"Y ciertamente me engrandeceré y me santificaré y me daré a conocer delante de los ojos de muchas naciones; y tendrán que saber que yo soy Jehová"

(Ezequiel 38:23)

Las cuatro letras en Hebreo (de derecha a izquierda) YHWH

Dios desea que su Nombre, Jehová (YHWH) sea conocido y revelado. Jesucristo, el hijo de Jehová Dios, dio a conocer el nombre de su Padre: ""Padre, glorifica tu nombre”. Luego vino una voz del cielo: “[Lo] glorifiqué, y también [lo] glorificaré de nuevo”" (Juan 12:28). "Y yo les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer, para que el amor con que me amaste esté en ellos, y yo en unión con ellos" (Juan 17:26). En la oración modelo, que muchos conocen, la primera petición a Dios es: "Ustedes, pues, tienen que orar de esta manera:

”‘Padre nuestro [que estás] en los cielos, santificado sea tu nombre"" (Mateo 6: 9). Cuando uno examina atentamente la oración modelo, nota que Cristo ordena las solicitudes hechas a Dios, en orden de importancia. Por lo tanto, como Jesucristo, debemos considerar el Nombre Divino, Jehová, como sagrado e integrado en nuestra relación personal con Dios. Dar a conocer el Nombre también en el ministerio de la Palabra, la predicación de las Buenas Nuevas y la enseñanza bíblica (Mateo 24:14; 28:19,20).

(Jesucristo ha enseñado que solo debemos orar a Jehová Dios, su Padre)

Algunos dirán que Jesucristo no usó el nombre de Jehová como parte de su enseñanza, ni siquiera en sus oraciones, en los cuatro evangelios. Esto no significa que no pronunció el Nombre Divino. Por ejemplo, cuando fue a la sinagoga de Nazaret para anunciar que había sido ungido por su Padre para realizar su ministerio terrestre, está escrito: "Y vino a Nazaret, donde había sido criado; y, según su costumbre en día de sábado, entró en la sinagoga, y se puso de pie para leer. De modo que se le dio el rollo del profeta Isaías, y abrió el rollo y halló el lugar donde estaba escrito: “El espíritu de Jehová está sobre mí, porque él me ungió para declarar buenas nuevas a los pobres, me envió para predicar una liberación a los cautivos y un recobro de vista a los ciegos, para despachar a los quebrantados con una liberación, para predicar el año acepto de Jehová”. Con eso enrolló el rollo, se lo devolvió al servidor, y se sentó; y los ojos de todos [los que estaban] en la sinagoga se fijaron atentamente en él. 21 Entonces comenzó a decirles: “Hoy se cumple esta escritura que acaban de oír" (Lucas 4: 16-21). Jesucristo leyó el texto de Isaías 61:1 que contiene el Nombre Divino, Jehová. Lo que significa que Jesucristo no dudó en usar el Nombre Divino, Jehová, como parte de una lectura pública de la Biblia (en este caso).

(Jesucristo es el único camino para obtener la vida eterna)

Se pronuncia tal como se escribe

Algunas personas piensan que se ha perdido la pronunciación del Nombre Divino y que ya no podemos usarlo con una vocalización exacta. Es interesante notar que en la profecía de Ezequiel 38:23, Jehová anuncia que su Nombre será conocido por toda la tierra, especialmente en el momento de la gran tribulación. Por lo tanto, es evidente que Dios ha protegido su Nombre, así como su Palabra, la Biblia, para que pudiéramos conocerlo ahora. Parte de las informaciones históricas y técnicas relacionadas con el Nombre Divino se basan en una obra titulada, "Una historia del Nombre Divino" - (L'Harmattan (edición francesa)), escrita por el señor Gerard Gertoux, un hebraizante. Esta información sobre el Nombre Divino está respaldada con muchas referencias históricas. La introducción de este libro, en las páginas 9 y 10, resume muy bien todo este trabajo de investigación histórica. Podríamos titularla: No hay misterio:

"Primero, la escritura del nombre de Dios no es un problema: es el nombre de cuatro letras, YHWH llamado Tetragrammaton. ¿Cómo pronunciar tal nombre? Los diccionarios o enciclopedias indican que Yahweh (o Yahweh) es una vocalización incierta, y que Jehová es un barbarismo resultado de una mala lectura. Por increíble que parezca, esta última declaración es deliberadamente falsa. Este error grave ha sido denunciado por varios hebraizantes de varias religiones, incluido por el Vaticano (Congregación de la Propaganda), pero sin resultado.

El nombre YHWH se lee sin dificultad porque se pronuncia tal como se escribe, "según sus letras", para citar la expresión del Talmud. De hecho, hasta el año 70 DC, los sumos sacerdotes leían, en el Día de las Expiaciones, Yom Kippur, la bendición de Números 6: 24-27, pronunciando el Tetragrammaton YHWH, de acuerdo con sus letras, es decir, como está escrito. De hecho, este nombre es incluso el más fácil de leer de toda la Biblia ya que son cuatro vocales como recuerda Flavio Josefo. La cuestión de saber qué vocales acompañaban a las letras YHWH es absurda, porque las vocales masoréticas no aparecieron hasta al menos el siglo VI dic. Antes, los nombres hebreos eran vocalizados por las tres letras Y, W, H, como lo han confirmado en gran medida los escritos de Qumran (los Rollos del Mar Muerto): la letra Y se leía I (o Ê), la letra W: Û (u O) y la letra H: A al final de las palabras. Por ejemplo, YH se lee IA (YA). YHWDH literalmente se lee IHUDA (Judá). Si el nombre no incluía vocales, entonces se agregaba la vocal a; así YSHQ, se lee: ISaHaQ (Isaac), YRWSLYM: IRÛSaLIM (Jerusalén); etc. El nombre YHWH se leía, IHUA (Iua). Para que se oyera mejor la letra H (casi inaudible), se agregaba una "e", el nombre YHWDH que se lee literalmente I-H-Û-D-A, se convierte en I-eH-Û-D-A, el equivalente exacto del nombre hebreo Yehuda. Esta mejora da al nombre YHWH la pronunciación I-Eh-Û-A (Ieua), el equivalente de la puntuación masorética YeHoWaH. Esta coincidencia es notable; providencial si uno cree que Dios ha protegido su nombre (visiblemente sin que lo supieran los copistas)" (Una historia del Nombre Divino, páginas 9 y 10). Tendremos la oportunidad de volver a otras informaciones que confirman la vocalización del Nombre Divino, Jehová, mediante un examen de los nombres bíblicos hebreos y arameos "teóforos" (que contienen el Nombre, parcialmente (YH) o en su totalidad (YHWH)).

"Resultaré ser lo que resultaré ser"

(Éxodo 3:14)

La respuesta a una pregunta, a menudo, da a entender mejor su significado o lo que sugiere implícitamente. Con respecto al nombre de Jehová, Moisés pregunta qué debe decir a sus hermanos israelitas: "Sin embargo, Moisés dijo al Dios [verdadero]: “Supongamos que llego ahora a los hijos de Israel y de hecho les digo: ‘El Dios de sus antepasados me ha enviado a ustedes’, y ellos de hecho me dicen: ‘¿Cuál es su nombre?’. ¿Qué les diré?”" (Éxodo 3:13).

La pregunta parece extraña porque sugiere que los israelitas, después de cientos de años en Egipto, han olvidado el nombre del Dios de sus antepasados ​​(Abrahán, Isaac y Jacob). Según el contexto del libro de Éxodo, los israelitas temían y conocían el nombre de Jehová. Por ejemplo, más de ochenta años antes, en relación con las parteras hebreas que se negaron a matar a los recién nacidos varones por orden del faraón, la historia agrega que temían a Jehová (Éxodo 4:17). Moisés mismo conocía a Jehová, el Dios de sus antepasados ​​(Hebreos 11: 23-28). Por lo tanto, su vocalización exacta no era un problema.

Para entender mejor el significado de las dos preguntas de Moisés, es necesario examinar la definición de la palabra hebrea "shem", traducida por "nombre": "una denominación, una señal o un memorial de individualidad, implica honra, autoridad, carácter (o personaje)"(Strong's Corcondance (H8034)). Dada la respuesta de Jehová (con su contexto bíblico) y la definición de "shem" (nombre), entendemos que se trata del Nombre con su memorial de acciones pasadas, que constituían su fama o reputación: "Ante esto, Dios dijo a Moisés: “YO RESULTARÉ SER LO QUE RESULTARÉ SER”. Y añadió: “Ante esto, Dios dijo a Moisés: “YO RESULTARÉ SER LO QUE RESULTARÉ SER”. Y añadió: “Esto es lo que has de decir a los hijos de Israel: ‘YO RESULTARÉ SER me ha enviado a ustedes’”. Entonces Dios dijo otra vez a Moisés: “Esto es lo que habrás de decir a los hijos de Israel: ‘Jehová el Dios de sus antepasados, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a ustedes’. Este es mi nombre hasta tiempo indefinido, y este es la memoria de mí a generación tras generación" (Éxodo 3:14,15).

La última parte de la respuesta de Jehová hace posible comprender el significado de lo que implica la pregunta de Moisés: "este es la memoria de mí a generación tras generación". La pregunta "¿cuál es su nombre?", debe entenderse de la siguiente manera, "¿Cuál es su fama?", "¿Cuál es su memorial de acciones pasadas relacionado a su nombre?". La respuesta de Dios, "Resultaré ser lo que resultaré ser", tiene que ponerse en perspectiva con la idea que los israelitas y probablemente Moisés (criado en la corte del faraón), se hacían de un dios Egipto: a cada dios su nombre y su poder milagroso. El "Resultaré ser lo que resultaré ser", también sugiere que Moisés quería saber qué decir sobre el poder milagroso asociado al Nombre de Jehová.

Por lo tanto, cuando Jehová Dios habla de su nombre en términos de "memorial", se entiende que el significado de la pregunta de Moisés sobre su nombre es este: ¿Qué les diré a los israelitas sobre el poder milagroso de tu nombre y sus obras extraordinarias? La pregunta de Moisés, sobre el Nombre Divino, está relacionada a la capacidad de acción del Dios Verdadero, que reside en el poder espiritual de su Nombre. Sin embargo, la respuesta de Jehová es muy matizada: en Egipto, cada dios tenía un nombre asociado a un poder de acción (tal vez milagroso, mágico) muy preciso. Por lo tanto, en su respuesta, "Resultaré ser lo que resultaré ser", Jehová no quiere que el entendimiento humano encierre el nombre de Jehová en una sola capacidad extraordinaria para hacer milagros. En el relato de Éxodo 4: 1-9, está escrito que Jehová hizo cuatro milagros, mostrando su capacidad de creación al convertir el bastón de Moisés en una serpiente, y volviendo a convertirlo, otra vez, en un bastón. O haciendo que la mano de Moisés tuviera la lepra (destrucción) y su curación (recreación). A través de estas dos series de dos milagros, Jehová Dios manifestaba parte de su omnipotencia y, por lo tanto, solo sus acciones extraordinarias revelarían el sentido de su nombre. "Resultaré ser lo que resultaré ser", por su propia acción emprendida en el mismo momento, daría el significado espiritual de su Nombre.

De la etimología científica de un nombre a

su sentido espiritual 

En la Biblia, un nombre hebreo o arameo tiene un significado etimológico intrínseco que cualquiera que entienda estos idiomas puede entender. Sin embargo, a esta etimología científica se agrega un significado espiritual bíblico (o mensaje) que explica el significado de este nombre, su autoridad, su misión. Tome varios ejemplos conocidos:

- Jesús: Etimología científica: Yeshua o Yehoshua en hebreo, significa "Jehová es salvación". El mensaje o significado espiritual de su nombre: "Él salvará a su pueblo de sus pecados" (Mateo 1:21).

- Noé: Etimología científica: descanso. El significado espiritual de su nombre: consuelo: "Este nos traerá consuelo [aliviándonos] de nuestro trabajo y del dolor de nuestras manos que resulta del suelo que Jehová ha maldecido" (Génesis 5:29).

- Israel: Etimología científica: lucha con Dios. El significado espiritual de su nombre: lucha y persevera con Dios y con los hombres: "porque has contendido con Dios y con hombres de modo que por fin prevaleciste" (Génesis 32:28).

- Bernabé (nombre de origen arameo): Etimología científica: Hijo de profecía. El significado espiritual de su nombre: Hijo de consuelo: "el sobrenombre de Bernabé, que traducido significa Hijo del Consuelo" (Hechos 4:36).

Aquí está la explicación que se encuentra en el libro, "Una historia del nombre divino" (página 41), en relación con estas discrepancias entre la etimología científica de un nombre y su significado espiritual o mensaje bíblico:

"Podemos notar el "abismo" que separa estos dos tipos de etimologías: en lugar de tratar de hacer que coincidan, debemos recordar que la explicación de estas diferencias es siempre la misma: el propósito de las definiciones bíblicas es dar sobretodo un mensaje religioso ¿A qué sirve a un hebreo explicarle la etimología científica, ya que lo sabe con solo leer el nombre hebreo? Es obvio que para un hebreo, el nombre Noé significa científicamente "descanso", pero el versículo de Génesis 5:29 nos informa que este "descanso" llegará a ser bíblicamente "un consuelo", porque Noé iba a desempeñar un papel profético consolador.

Algunos piensan que la declaración de Jehová con respecto a su Nombre, "Resultaré ser lo que resultaré ser", debe considerarse como una etimología científica del Nombre, que permite al mismo tiempo una vocalización más exacta del Nombre (Éxodo 3:14). Esta interpretación tiene dos obstáculos importantes:

1 - El Nombre mismo, Jehová (YHWH), no tiene una etimología científica hebrea comprobada. Lo que parece lógico: decir que el proprio nombre de Jehová tendría una etimología científica, sería un anacronismo que sugeriría que el idioma hebreo habría precedido la existencia del Nombre Divino. Pero este Nombre está estrechamente asociado con un Dios eterno que no tuvo principio (Génesis 1: 1)... Además, según las declaraciones inspiradas del Apóstol Pablo, no parece que en los cielos se hable hebreo (1 Corintios 13: 1 "la lengua de los ángeles"). Es más lógico pensar que el idioma hebreo se construiría en torno al Nombre, incluso permitiendo que los niños lo vocalizaran fácilmente (se pronuncia de acuerdo con sus letras para usar la expresión del Talmud, que consiste en las tres consonantes/vocales como base para la lectura (YHW) (Matres Lectionis)): "Jesús les dijo: “Sí. ¿Nunca leyeron esto: ‘De la boca de los pequeñuelos y de los lactantes has proporcionado alabanza’?'" (Mateo 21:16 comparar con 11:25).

2 - El contexto del libro de Éxodo muestra que los israelitas sabían el nombre del Dios de sus antepasados ​​(Abrahán, Isaac y Jacob), y por lo tanto su vocalización no planteaba ningún problema. La respuesta de Dios "Resultaré ser lo que resultaré ser", no es una etimología científica de su Nombre (que habría ayudado a Moisés a vocalizar mejor el Nombre), sino más bien un mensaje espiritual sobre el "memorial" de su Nombre (Éxodo 3:15).

Cuatro métodos principales para encontrar

la vocalización del Nombre

1 - El método de etimología: el nombre se identifica con su etimología (cuando existe). Este método es el más incierto porque considera sistemática que la etimología científica equivale a la etimología o mensaje espiritual (que no siempre es el caso (ver explicaciones más arriba)).

2 - El método de lectura de letras que demuestra que el Nombre (YHWH) se lee por sí mismo. Consiste en las tres letras básicas (consonantes/vocales (YHW) (Mastres Lectionis)), que permiten fácilmente su lectura: la letra Y se leía I (o Ê), la letra W: Û (u O) y la letra H: A al final de las palabras (Ver las explicaciones más arriba)).

3 - El método de los (nombres) testigos: Consiste en examinar las vocales utilizadas para los nombres hebreos traducidos al griego, en el texto de la Septuaginta (La Biblia traducida del hebreo al griego (siglo II a. C.)). Por ejemplo: Abrahán está escrito en la Septuaginta, Abraam. Jesús : Ièsus. Noé : Noé. Israel : Israèl. Judá : Iuda. Moisés : Môusès. Jerusalén : Iérusalèm.

4 - El método onomástico es el estudio de los nombres hebreos que contienen el Tetragrammaton (YHWH), o parcialmente (YH). Los nombres con el Tetragrammaton (total o parcialmente) son "teofóricos". Este es el método más confiable: "Este último método es el más confiable porque los nombres son muy estables en el tiempo, a menudo mucho más que las palabras del lenguaje en sí. Los nombres son de alguna manera la memoria de los sonidos pasados ​​o "fonogramas". Además, el idioma hebreo fue, a pesar de algunas variaciones, muy estable durante un largo período de tiempo, por ejemplo, las cartas hebreas de El Amarna que datan del siglo XIV a. C. todavía pueden ser entendidas por un israelí moderno, por lo que uno puede reconstruir un nombre con una tasa de confianza muy alta si el nombre que se encuentra se conserva en muchos otros nombres, y en este sentido el nombre divino es extremadamente favorecido, ya que se integró en cientos de nombres, la única dificultad es evitar confundir el gran nombre YHWH (Jeremías 44:26) con el pequeño YH (Salmos 68: 5)" (Una historia del nombre página 45).

Conclusión sobre la pronunciación del Nombre

Se ha observado que, aparte de la vocalización masorética, existen varios métodos para encontrar la pronunciación de un nombre en el primer siglo de nuestra era. Sin embargo el método de la etimología, no puede usarse con este propósito de encontrar la vocalización (en realidad la etimología bíblica es una enseñanza religiosa). Los otros tres métodos, por otro lado, dan resultados concordantes. En el caso del Tetragrammaton, estos tres métodos dan sucesivamente las tres pronunciaciones, Iaô (método (del nombre) Testigo: comparación con los nombres de la Septuaginta), Yehowah (método onomástico: comparación con los nombres teofóricos), Ihûa (método de lectura de las letras). El examen del contexto histórico explica la discrepancia en Iaô, porque en aquél entonces el hebreo sustituía a YHW, o su contraparte aramea YW, todavía se usaba ampliamente entre los judíos. (...) Por lo tanto, existe un buen acuerdo entre las dos pronunciaciones Yehowah e Ihûa, tan satisfactorio como *Yehudah e Ihuda (Judah), Yesua e Isaa (Jesús), etc. En vista de esta concordancia, ** la unanimidad en la vocalización debería haber sido fácil de obtener "(La historia del Nombre, página 54).

* La peculiaridad de estos dos nombres teofóricos es que contienen todo el tetragrammaton (YHWH). Por lo tanto, su respectiva vocalización permite saber automáticamente cómo vocalizar el Nombre: Yehûdah e Ihuda (Judah), Yésûa 'e Isûa' (Jesús): YHWH = Iuah o Ieuah.

** La conclusión de este libro "UNA HISTORIA DEL NOMBRE DIVINO", confirma una vocalización del Nombre, descubierta hace cientos de años por el monje español Raymond Martin en su obra (Pujio fidei (Puñal de la fe (1278))). Él mismo se había basado en los escritos de R. Moseh Ben Maymon (Maimónides), en "La Guía de los Perdidos" capítulos 60-64, Parte 1, relacionados con el Nombre. Otro erudito llamado Porchetus de Salvaticis (1303), como Raymond Martin, utilizó la misma vocalización del Nombre.

"Y tiene que ocurrir que todo el que invoque el nombre de Jehová escapará salvo"

(Joel 2:32)

Nuestra relación con Jehová es espiritual (no mágica): "Sin embargo, existe una diferencia importante entre los hebreos y los demás pueblos con respecto a la concepción del nombre de una divinidad: en los pueblos de la antigüedad, el invocar el nombre del dios lo obligaba a actuar, era una concepción mágica del nombre, mientras que entre los hebreos la invocación del nombre de Dios es solo una súplica que no obliga al Dios verdadero a actuar (1 Reyes 8: 33,34). Por ejemplo, en su diálogo con Jesús, Satanás citó el Salmo 91: 11,12 en el sentido de una obligación para Dios, la concepción mágica de la oración (análoga a la lámpara de Aladino). Jesús corrigió esta concepción errónea (Mateo 4: 6,7) " ("Una historia del Nombre Divino"(página 57)).

La Biblia muestra que una concepción mágica del Nombre es espiritualmente peligrosa. Poco antes de su ascensión al cielo, Jesucristo había dicho que su Padre le había transferido toda la autoridad vinculada por su Nombre: "Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y sobre la tierra" (Mateo 28:18). Por lo tanto, todos los cristianos que buscaban (e incluso ahora) la ayuda de Dios, debían hacerlo en el nombre de Cristo. Sin embargo, lo que es aplicable al Nombre Divino, Jehová, también se aplicaba al Nombre de Cristo, Jesús (Yehoshouah): no usarlo mágicamente, queriendo forzar a Dios a actuar (vocalizando su Nombre mágicamente). Esto es lo que sucedió en una ocasión, escrita en la Biblia, el libro de los Hechos:

"Pero algunos de los judíos itinerantes, que estaban haciendo el negocio de expulsar demonios, también comenzaron a nombrar el nombre del Señor Jesús en aquellos que tenían espíritus malignos, diciendo: Pero ciertos individuos de los judíos ambulantes que practicaban la expulsión de demonios también intentaron nombrar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus inicuos, diciendo: “Les ordeno solemnemente por Jesús a quien Pablo predica”. Ahora bien, había siete hijos de cierto Esceva, sacerdote principal judío, que hacían esto. Pero, en respuesta, el espíritu inicuo les dijo: “Conozco a Jesús, y sé quién es Pablo; pero ustedes, ¿quiénes son?”. Con eso, el hombre en quien estaba el espíritu inicuo se echó sobre ellos de un salto, logró el dominio de uno tras otro, y prevaleció contra ellos, de modo que huyeron de aquella casa desnudos y heridos. Esto llegó a ser conocido de todos, tanto de los judíos como de los griegos que moraban en Éfeso; y cayó temor sobre todos ellos, y el nombre del Señor Jesús siguió siendo engrandecido" (Hechos 19: 13-17). Es obvio que aquellos judíos, que estaban haciendo el trabajo de expulsar demonios, usando el nombre de Jesús de una manera mágica, sin tener fe en él, fueron castigados.

Invocar el nombre de Jehová significa que debemos amarlo (Mateo 22: 37-40). Ten fe en Él, y ten fe en Su Hijo Jesucristo (Juan 3:16,36; 17: 3; Hebreos 11:6). Al invocar el nombre de Jehová, a través de su Hijo Jesucristo nos permitirá sobrevivir a la gran tribulación y obtener la vida eterna: "Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo" (Juan 17:3, Apocalipsis 7:9-17).

 (¿Qué hacer para sobrevivir a la gran tribulación?)

(Una gran muchedumbre de personas, de todas las naciones, sobrevivirá a la gran tribulación)

 LA PROMESA DE DIOS

LEER LA BIBLIA

MENÚ PRINCIPAL