English                                 Français                                 Português

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

Las frases azules indican explicaciones bíblicas adicionales y detalladas. Simplemente haga clic en el link azul. Los artículos bíblicos están escritos principalmente en cuatro idiomas: español, francés, portugués e inglés

"Cuando los hombres estén diciendo: “¡Paz y seguridad!”, entonces destrucción repentina ha de sobrevenirles instantáneamente, como el dolor de angustia a la mujer encinta; y no escaparán de ninguna manera"

(1 Tesalonicenses 5: 3)

6 de marzo de 1991

6 DE JUNIO DE 1991: Al ver este discurso acompañado de muchas ovaciones de pie, era la atmósfera de una celebración religiosa patriótica, para la gloria de su "rey", su nación y su ejército

PAZ Y SEGURIDAD

Después de su abrumadora victoria sobre Saddam Hussein (Jefe de Estado iraquí, en ese momento), el Presidente Bush (Padre) (Presidente de los Estados Unidos en ese momento), pronunció un discurso con un fuerte acento bíblico, ante el Congreso estadounidense usando la expresión "El Nuevo Orden Mundial", utilizado unos meses antes, el 11 de septiembre de 1990. El contexto internacional de este "Nuevo Orden" fue la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989 y el inminente fin del Imperio Soviético que finalmente tendría lugar el 26 de diciembre de 1991. Este discurso (del 11 de septiembre de 1990) sentó las bases para una nueva relación internacional tras el final inminente de la Guerra Fría. Este discurso fue presentado ante el Congreso estadounidense, durante el período de la primera Guerra del Golfo (del 2 de agosto de 1990 al 28 de febrero de 1991). Después de la victoria de Estados Unidos y la coalición de los otros 32 países, sobre Irak, el presidente Bush (padre) pronunció el discurso del Estado de la Unión el 6 de marzo de 1991, que celebró la victoria. Repitió esta expresión de "nuevo orden mundial" de paz, seguridad, libertad y respeto por la ley (Puede verlo en el enlace: Discurso del presidente Bush, 6 de marzo de 1991 (en inglés (no traducido))).

El discurso del Estado de la Unión, presentado por el Presidente de los Estados Unidos, el 6 de marzo de 1991, es una verdadera celebración de la victoria de los Estados Unidos y los otros 32 países de la coalición, sobre el Irak. En este discurso, que fue aplaudido repetidas veces con ovaciones de pié, el Presidente Bush (Padre) describió en cuatro puntos principales el futuro marco internacional de este "Nuevo Orden Mundial" de paz, que hacía eco del discurso anterior del 11 de septiembre de 1990. Estos objetivos de paz mundial fueron particularmente relacionados al Medio Oriente y al Golfo Pérsico; un objetivo de la paz mundial, controlando la carrera armamentista y no solo por la fuerza de las armas, sino también por la diplomacia; un objetivo de la paz mundial mediante la ayuda económica. La segunda parte del discurso, es una verdadera celebración de la grandeza de los Estados Unidos y de su ejército, para establecer esta paz mundial. Esta media hora de discurso es una verdadera proclamación de victoria, de paz y seguridad, simbolizada por el inicio de un "Nuevo Orden Mundial", del cual Estados Unidos sería el garante.

Era imposible que tal discurso pudiera considerarse inofensivo, desde el punto de vista de Dios (sin entender necesariamente el inglés, al ver este discurso acompañado de muchas ovaciones de pie, era la atmósfera de una celebración religiosa patriótica, para la gloria de su "rey", su nación y su ejército). La Biblia también habla de un rey que fue alabado por su discurso, sin darle gloria a Dios. Se trata del rey Herodes: "Pero en un día determinado Herodes se vistió de ropaje real y se sentó sobre el tribunal y empezó a pronunciarles un discurso público. A su vez, el pueblo congregado empezó a gritar: “¡Voz de un dios, y no de un hombre!”. Al instante el ángel de Jehová lo hirió, porque no dio la gloria a Dios" (Hechos 12: 21-23).

Jehová Dios ha establecido como Rey a su Hijo, en el cielo para gobernar la tierra, desde 1914 (Apocalipsis 12:10a). Según el Salmo 2, las naciones actuales han ignorado por completo esta decisión divina, han despreciado a su Rey establecido. Y en el año 77 de su reinado celestial, el 6 de marzo de 1991, el "rey" humano, de la primera potencia mundial actual, es alabado en lugar del Rey Jesucristo, su potencia terrestre mundial y su ejército, en vez del Reino de Dios. ¿Cómo podrían Dios y su Hijo Jesucristo ignorar esta situación? Pero sin darse cuenta, solo inauguró un "nuevo orden mundial" de autodestrucción política y religiosa, como primer cumplimiento de 1 Tesalonicenses 5:3. Y como tal, ha sido un "falso profeta" (Apocalipsis 16:13).

Si parece obvio que esta profecía se cumplirá (1 Tesalonicenses 5: 3), justo antes de la Gran Tribulación, se puede decir que obviamente tuvo su primer cumplimiento mundial el 6 de marzo de 1991, después del famoso discurso del presidente George Bush (padre).

De hecho, a partir de este discurso inaugural del 6 de marzo de 1991, sobre este "nuevo orden mundial" de Paz y Seguridad, entramos en un diabólico Nuevo Orden Mundial de barbarie y de la licuefacción general de la soberanía humana en la tierra (1 Tesalonicenses 5:3). El comienzo de este período parece corresponder a la descripción de Jesucristo, en Mateo 24:29, pero también a la conclusión de la profecía de Daniel 11:44-12: 1, de los dos reyes.

El comienzo de este período representa el comienzo de la destrucción de Babilonia la Grande, mencionada en Apocalipsis 14: 6 y Apocalipsis capítulos 17, 18 y 19:1-3. El cumplimiento de esta profecía está directamente relacionado con el capítulo 13 de Apocalipsis, donde encontramos la mención del número 666. Es un punto de referencia muy preciso que permite saber cuándo entramos en este último período, que comenzó en principios de 1991, inaugurado por el discurso sobre el nuevo orden mundial. Este número 666 es una señal que nos permite saber cuándo Jehová Dios puso en el corazón de la imagen de la bestia salvaje, la idea de comenzar a destruir a Babilonia la Grande, la soberanía política y religiosa del mundo.

El segundo cumplimiento de 1 Tesalonicenses 5:3

PAZ Y SEGURIDAD

“Y tratan de sanar el quebranto de mi pueblo livianamente, diciendo: ‘¡Hay paz! ¡Hay paz!’, cuando no hay paz” (Jeremías 6:14)

Después de un cuidadoso análisis bíblico, sabemos que la Gran Tribulación ocurrirá un 10 de TISRI. La pregunta es: ¿Quiénes son los seres humanos que dirán: "Paz y seguridad" especialmente en relación con Dios? Esta fecha es la celebración de Yom Kipur, el día del perdón, o de paz y seguridad con Dios. Mientras que una parte de la humanidad grite "Perdón de Dios", "Paz y seguridad (con Dios)", de hecho, no habrá paz, vendrá una destrucción:

 

“Y tratan de sanar el quebranto de mi pueblo livianamente, diciendo: ‘¡Hay paz! ¡Hay paz!’, cuando no hay paz”

(Jeremías 6:14)

DIOS PONE EN EL CORAZÓN DE LA BESTIA DE DESTRUIR A BABILONIA LA GRANDE

"Porque Dios puso en sus corazones llevar a cabo Su pensamiento, aun llevar a cabo el solo pensamiento de ellos al dar ellos su reino a la bestia salvaje, hasta que se hayan realizado las palabras de Dios"

(Apocalipsis 17:17)

Un versículo bíblico en el "corazón" de piedra de la bestia salvaje, en el muro de la explanada de la ONU

Dios usó su Palabra, la BIBLIA, para interactuar en la imagen de la bestia salvaje, la ONU (Juan 17:17): en el muro de la explanada de la ONU, en Nueva York, hay inscrito un versículo bíblico: "Y tendrán que forjar sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en podaderas" (Isaías 2: 4): un versículo bíblico en el "corazón" de piedra de la bestia salvaje, en el muro de la explanada de la ONU. Sobre esta base bíblica, esta imagen de la bestia piensa tener una misión mesiánica dictada por la nación militarizada evangélica "cristiana" estadounidense.

Billy Graham (Izquierda), un predicador evangélico bautista protestante, a quien el presidente consultó antes de comenzar esta primera Guerra del Golfo, como "cruzada cristiana" que dura hasta nuestros días

El Sr. George Bush (Padre), Presidente de los Estados Unidos, punta de lanza de la coalición militar internacional contra Iraq (en 1991) (anteriormente Babilonia), era un ferviente lector "cristiano" de la Biblia, de la Iglesia Episcopal Protestante. Su mentor religioso que lo animó a iniciar esta cruzada contra Babilonia la Grande, era Billy Graham, un predicador evangélico bautista protestante, a quien el presidente consultó antes de comenzar esta primera Guerra del Golfo, como "cruzada cristiana" que dura hasta nuestros días (17 de enero de 1991, "Tormenta del Desierto" (Operation Desert Storm)). 

Las tres ramas políticas y religiosas principales que se matan entre sí son "mesiánicas": militarizada "cristiana", sionista judaica y yihadista musulmana

Se puede decir que Jehová Dios usó principalmente a su Hijo Jesucristo, la Palabra, para dividir la soberanía humana global de hoy (Juan 1: 1-3 "Jesucristo: la Palabra de Dios"). Desde principios de 1991, esta licuefacción de todo el sistema humano de cosas se ha acentuado. Las tres ramas políticas y religiosas principales que se matan entre sí son "mesiánicas": militarizada "cristiana", sionista judaica y yihadista musulmana.

Así, al comienzo de su ministerio de predicar las Buenas Nuevas, las palabras proféticas de Cristo actualmente tienen una resonancia mundial: "En cuanto a todo aquel, pues, que confiese unión conmigo delante de los hombres, yo también confesaré unión con él delante de mi Padre que está en los cielos; pero en cuanto a cualquiera que me repudie delante de los hombres, yo también lo repudiaré delante de mi Padre que está en los cielos. No piensen que vine a poner paz en la tierra; no vine a poner paz, sino espada. Porque vine a causar división, y estará el hombre contra su padre, y la hija contra su madre, y la esposa joven contra su suegra. Realmente, los enemigos del hombre serán personas de su propia casa" (Mateo 10: 32-36). Como vemos, Jesucristo usa las Buenas Nuevas para consolar a los pobres, pero también, para destruir espiritualmente, la unidad de la soberanía mundial (Mateo 11:5; las plagas de las siete trompetas y los siete tazones, de la Revelación, muestran el daño espiritual causado por la predicación mundial de las Buenas Nuevas, en contra del sistema de cosas humano injusto, antes del fin (Mateo 24:14)) (LA SEÑAL DEL FIN). Los reyes militarizados de la tierra están al tanto de ella (Hechos 9:15).