English                                 Français                                 Português

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

CÓMO EL PUEBLO DE DIOS DEBE PREPARARSE EN GRUPOS COMUNITARIOS ANTES DE LA GRAN TRIBULACIÓN

El retorno a la Edad de la Piedra

El colapso mundial  después de la gran tribulación, de todas las infraestructuras, los gobiernos y sus sistemas administrativos que los acompañan, será un retorno a la "edad de la piedra". Una expresión  genérica para describir una sociedad humana equipada tecnológicamente y de repente se queda privada de todos estos medios, sean, electricidad, las varias fuentes de energías que hacen funcionar todas estas redes tecnológicas,  de comunicación digital... El pueblo de Dios debe prepararse ahora a esa realidad futura. El actual pueblo de Dios debe organizarse inspirándose del modo de administrarse, basado en la ley dada a Moisés por Dios, constituido de una red humana de proximidad basada en familias, tribus...

“Recuerden la ley de Moisés mi siervo con la cual le mandé en Horeb acerca de todo Israel, hasta disposiciones reglamentarias y decisiones judiciales” (Malaquías 4:4). A pesar del que no estemos bajo la Ley, podemos inspirarnos de los métodos administrativos del Pueblo de Dios, que funcionaba sobre una red humana de proximidad sencillo, sin la tecnología moderna (Romanos 10:4 ; 15:4a).

La creación de grupos comunitarios

Debería organizarse redes comunitarias de proximidad, fomentar un nuevo espíritu de comunidad cristiana, ya sea en nivel local o regional, bajo la dirección de los ancianos (sacerdotes) de las congregaciones y siervos ministeriales (levitas no sacerdotales que ayudan a los ancianos de las congregaciones (sacerdotes)) (Hebreos 10:1; Éxodo 18:17-26; Hechos 6:1-6).

Aunque los grupos comunitarios podrían basarse en la composición de las congregaciones, son diferentes en sus objetivos respectivos. La congregación está organizada para adorar a Jehová, mientras que los grupos comunitarios se organizarían para la administración  de las necesidades materiales de cada familia y cada persona, en un espíritu de amor, de cooperación y de intercambio de bienes y habilidades.

La administración de grupos comunitarios debería inspirarse del sistema administrativo dado por Jehová en la ley dada a Moisés, y también en la administración descrita en Ezequiel 40-48 (Éxodo 18:17-26. Malaquías 4:4 “Recuerden la ley de Moisés mi siervo con la cual le mandé en Horeb acerca de todo Israel, hasta disposiciones reglamentarias y decisiones judiciales”. Hechos 6:1-6).

“En seguida Moisés escuchó la voz de su suegro e hizo todo lo que este había dicho. 25 Y Moisés procedió a escoger a hombres capaces de entre todo Israel y a darles puestos como cabezas sobre el pueblo, como jefes de millares, jefes de centenas, jefes de cincuentenas y jefes de decenas” (Éxodo 18:24,25).

En la época de Moisés, el censo se realizó sobre la base, del número de hombres de por lo menos de 20 años y en buena condición física que pudieran ser activos en la administración de la nación. Según lo que está escrito en Éxodo 12:37, 38, había 600.000 hombres válidos.

Esta red humana ingeniosa se basaba en un sistema de agrupaciones familiares, tribales  y de proximidad geográfica. La formación de las congregaciones debe basarse en estas redes comunitarias de familias, tribus y proximidades geográficas. Tomando en cuenta el tamaño de las comunidades, las congregaciones podrían incluir solo una, o varias comunidades.

La administración después de la Gran Tribulación

Los Grupos Comunitarios de 10 hombres válidos: Es importante organizarse ANTES de la Gran Tribulación para poder ADMINISTRAR EL DESPUÉS LA GRAN TRIBULACIÓN. Según la Biblia, después de la Gran Tribulación habrá una situación similar a la de la Fiestas de las Cabañas, habrá una necesidad de vivir en tiendas de campañas (Zacarías 14:16). De modo que los grupos comunitarios, por sorprendente que pueda parecer, tienen que prepararse a vivir en tiendas fuera de las zonas urbanas, y anticipar las necesidades correspondientes a esta situación.

Habrá que reorganizar los grupos comunitarios y las congregaciones en función de los sobrevivientes de la Gran Tribulación para administrar las necesidades inmediatas. Sin embargo, la prioridad será efectuar la limpieza de la tierra durante los 7 meses y completarla antes de 10 de Nisán, después el 10 de Tisri (Ezequiel 39: 11-16). Esta obra de purificación de 7 meses, está directamente relacionada con la santidad requerida por Dios, por consiguiente, será dirigida por los sacerdotes, es decir, los ancianos de las congregaciones.

La administración de las necesidades inmediatas

En esta administración, son los “jefes millares, de centenas, de cincuentenas y de decenas” que serán responsables. El cabeza de decenas podría administrar las necesidades del grupo de la comunitario determinando la competencia profesional de cada uno de los 10 hombres válidos. Por ejemplo, si un hombre entre los diez tiene un buen conocimiento en jardinería, agricultura, sería normal que lo nombrara a la responsabilidad de organizar o aconsejar a la comunidad en el tema de la jardinería. Como parte de la Administración General de cada grupo de 10, se distribuiría las responsabilidades entre los 10 hombres válidos en función de las 10 necesidades básicas (quizás más o quizás menos). Tomemos algunos ejemplos concretos de necesidades:

El suministro de energía para la comunidad de 10. Uno de los 10 enseñaría a la comunidad para saber cómo hacer fuego, sin asistencia tecnológica tal como la conocemos en las sociedades industrializadas y occidentales. Inicialmente, podría asegurarse de que las familias de la comunidad tuvieran suficientes cerillas u otros encendedores para hacer fuego, para cocinar o calentarse. Tal vez, podría recordar a las familias de equiparse en velas u otras maneras sencillas para tener luz la noche. El objetivo principal de este hombre sería ayudar a las familias de la comunidad de anticipar las necesidades de gestión de la energía.

El suministro de alimentos para la comunidad de 10. Este hombre responsable en esta área, ayudaría a las familias de la comunidad en la gestión del suministro de alimentos. Primero, asegurar una repartición en la comunidad de los alimentos. Podríamos hablar de otra administración dentro de la comunidad, el uso del agua, la administración de los residuos sin contaminar el agua y la tierra, la higiene personal y de la comunidad, la ropa, el suministro de viviendas, la jardinería y agricultura…

Los cabezas de 50 garantizarían una buena coordinación de la administración de los cinco grupos de decenas. Mientras que los cabezas de centenas harían el enlace entre los dos grupos de 50 en la administración de las necesidades, etcétera... Lo que unirá estos grupos comunitarios es el amor fraternal: " En esto todos conocerán que ustedes son mis discípulos, si tienen amor entre sí" (John 13:35).

LA CIUDAD CEMENTERIO

MENÚ PRINCIPAL