English                                 Français                                 Português

COMO CELEBRAR EL MEMORIAL DE LA MUERTE DEL CRISTO: PRESENTACIÓN CON DIAPOSITIVAS

PRÁCTICAS QUE LA PALABRA DE DIOS CONDENA

“Por lo tanto, es mi decisión el no perturbar a los de las naciones que están volviéndose a Dios, 20 sino escribirles que se abstengan de las cosas contaminadas por los ídolos, y de la fornicación, y de lo estrangulado, y de la sangre. Porque al espíritu santo y a nosotros mismos nos ha parecido bien no añadirles ninguna otra carga, salvo estas cosas necesarias: 29 que sigan absteniéndose de cosas sacrificadas a ídolos, y de sangre, y de cosas estranguladas, y de fornicación. Si se guardan cuidadosamente de estas cosas, prosperarán. ¡Buena salud a ustedes!” (Hechos 15:19,20,28,29).

Las cosas contaminadas por los ídolos: Estas "cosas contaminadas" están en relación con las prácticas religiosas que son contrarias a la Biblia, las celebraciones de fiestas paganas. Puede ser rituales religiosos antes de la matanza de un animal o el consumo de su carne: “Todo lo que se vende en la carnicería, sigan comiéndolo, sin inquirir nada por causa de su conciencia; 26 porque “a Jehová pertenecen la tierra y lo que la llena”. 27 Si alguno de los incrédulos los invita y ustedes desean ir, procedan a comer todo lo que se ponga delante de ustedes, sin inquirir nada por causa de su conciencia. 28 Pero si alguno les dijera: “Esto es algo ofrecido en sacrificio”, no coman, por causa del que se lo haya expuesto y por causa de la conciencia. 29 “Conciencia”, digo, no la tuya propia, sino la de la otra persona. Pues ¿por qué debería mi libertad ser juzgada por la conciencia de otra persona? 30 Si participo con gracias, ¿por qué ha de hablarse injuriosamente de mí por aquello por lo cual doy gracias?” (1 Corintios 10:25-30).

En cuanto a las prácticas religiosas que Dios condena, podemos leer esto en la Biblia: “No lleguen a estar unidos bajo yugo desigual con los incrédulos. Porque, ¿qué consorcio tienen la justicia y el desafuero? ¿O qué participación tiene la luz con la oscuridad? 15 Además, ¿qué armonía hay entre Cristo y Belial? ¿O qué porción tiene una persona fiel con un incrédulo? 16 ¿Y qué acuerdo tiene el templo de Dios con los ídolos? Porque nosotros somos templo de un Dios vivo; así como dijo Dios: “Yo residiré entre ellos y andaré entre [ellos], y yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo”. 17 “‘Por lo tanto, sálganse de entre ellos, y sepárense —dice Jehová—, y dejen de tocar la cosa inmunda’”; “‘y yo los recibiré’”. 18 “‘Y yo seré para ustedes padre, y ustedes me serán hijos e hijas’, dice Jehová el Todopoderoso” (2 Corintios 6:14-18).

No practicar la idolatría y destruir cualquier objeto o imagen en relación con estas prácticas, cruz, estatua con propósitos religiosos (Mateo 7:13-23). No practicar el espiritismo en sus diversas formas, la adivinación, la magia, la astrología... Y destruir todos los objetos en relación con el ocultismo (hechos 19:19, 20).

No asistir a las celebraciones religiosas que desagradan a Jehová Dios y su Hijo, el Rey Jesucristo (1 Corintios 10:20-22). Deshacerse de prácticas  espiritual, mental y físicamente sucias, como la pornografía, ver películas violentas y degradantes, los juegos de azar, el consumo de drogas, como marihuana, betel, tabaco, el exceso de alcohol, las borracheras, las orgías: “Por consiguiente, les suplico por las compasiones de Dios, hermanos, que presenten sus cuerpos como sacrificio vivo, santo, acepto a Dios, un servicio sagrado con su facultad de raciocinio” (Romanos 12:1; Mateo 5:27-30; Salmos 11:5).

La inmoralidad sexual (la fornicación): Esto incluye el adulterio, las relaciones sexuales fuera del matrimonio (hombre/mujer), la homosexualidad  masculina y femenina, la bestialidad y todas las formas de prácticas sexuales perversas: “¡Qué! ¿No saben que los injustos no heredarán el reino de Dios? No se extravíen. Ni fornicadores, ni idólatras, ni adúlteros, ni hombres que se tienen para propósitos contranaturales, ni hombres que se acuestan con hombres, 10 ni ladrones, ni personas dominadas por la avidez, ni borrachos, ni injuriadores, ni los que practican extorsión heredarán el reino de Dios” (1 Corintios 6:9,10). “Que el matrimonio sea honorable entre todos, y el lecho conyugal sea sin contaminación, porque Dios juzgará a los fornicadores y a los adúlteros” (Hebreos 13:4).

La práctica de la masturbación es prohibida: “Amortigüen, por lo tanto, los miembros de su cuerpo que están sobre la tierra en cuanto a fornicación, inmundicia, apetito sexual, deseo perjudicial y codicia, que es idolatría” (Colosenses 3:5). 

La Biblia condena la poligamia, cada hombre en esta situación, que quiere agradar a Dios, debe regularizar su situación al quedarse únicamente con su primera esposa, con quien se casó (“esposo de una sola mujer” (1 Timoteo 3:2)).

Abstenerse de lo estrangulado y de la sangre: Es decir, no solo el no consumir directamente la sangre (incluidas las diferentes terapias medicales con sangre), también no hay que comer la carne de un animal que no haya sido correctamente sangrado: “Solo carne con su alma —su sangre— no deben come” (Génesis 9:4).

No se puede abarcar, en este estudio bíblico, todas las situaciones que la Biblia condena. El cristiano que ha alcanzado la madurez cristiana junto con un buen conocimiento de los principios bíblicos, sabrá hacer la diferencia entre lo "bueno" y lo "malo", incluso si no está específicamente escrito en la Biblia: “Pero el alimento sólido pertenece a personas maduras, a los que mediante el uso tienen sus facultades perceptivas entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo incorrecto” (Hebreos 5:14).

CARTA A LAS CINCO VÍRGENES DISCRETAS

ADORACIÓN A JEHOVÁ EN CONGREGACIÓN

MENÚ PRINCIPAL