English                                 Français                                 Português

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

PREDIQUEMOS LAS BUENAS NUEVAS Y HAGAMOS NUEVOS DISCÍPULOS

“Y estas buenas nuevas del reino se predicarán en toda la tierra habitada para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14).

“Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de gente de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo, 20 enseñándoles a observar todas las cosas que yo les he mandado. Y, ¡miren!, estoy con ustedes todos los días hasta la conclusión del sistema de cosas” (Mateo 28:19,20).

El texto muestra que tenemos que compartir con otras personas lo que sabemos de Dios, por medio de la predicación. El segundo texto, muestra que debemos esforzarnos por salvar a la gente por medio del bautismo (si quieren), y después tenemos que enseñarles más profundamente sobre los mandamientos de Cristo, con el fin de completar la formación del discípulo.

Un punto importante: ¿Cómo rendiremos cuentas de nuestro Ministerio a Cristo? El contexto de Mateo 25: 14-30, sobre los Talentos, está claro: el maestro se basará en los resultados logrados, o no. 

El resultado correcto: el talento fructificado, por la predicación o la enseñanza, dentro de nuestras posibilidades (Mateo 25: 19-23; Marcos 14: 8 "ella hizo lo que pudo." Lucas 21: 1-4 “mas esta echó, de su indigencia, todo el medio de vivir que tenía”). 

El resultado incorrecto: el talento enterrado, por no hablar a los demás lo que sabemos de las Buenas Nuevas, con el fin de dar gloria a Dios y salvar a la gente (Mateo 25: 24-30).

Un último punto importante: el texto de Mateo 25:14-30 nos enseña dos puntos importantes. El primero, es solo a Cristo que rendiremos cuenta de nuestro ministerio público. El segundo es que Cristo nos pedirá cuentas sobre el resultado de nuestro trabajo. Así, el discípulo hará su “informe” justo antes de la Gran Tribulación (Mateo 25: 31-46).

CRISTO LA SALVACIÓN

MENÚ PRINCIPAL