English                                 Français                                 Português

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

LA SANGRE ES SAGRADA

“Solo carne con su alma —su sangre— no deben comer”

(Génesis 9:4)

Jehová Dios prohíbe el consumo de sangre, ya sea como alimentos o con fines terapéuticos o médicos. Desde la época después del diluvio, la prohibición con respeto a la sangre, se repitió en la ley mosaica: “En cuanto a cualquier hombre de la casa de Israel o algún residente forastero que esté residiendo como forastero en medio de ustedes que coma cualquier clase de sangre, ciertamente fijaré mi rostro contra el alma que esté comiendo la sangre, y verdaderamente la cortaré de entre su pueblo” (Levítico 17:10).

La Sangre y su valor sagrado de Expiación

Después de repetir esta prohibición, Jehová explicó la razón de esta ley sobre la Sangre: “Porque el alma de la carne está en la sangre, y yo mismo la he puesto sobre el altar para ustedes para hacer expiación por sus almas, porque la sangre es lo que hace expiación en virtud del alma [en ella]. 12 Por eso he dicho a los hijos de Israel: “Ninguna alma de ustedes debe comer sangre, y ningún residente forastero que esté residiendo como forastero en medio de ustedes debe comer sangre” (Levítico 17:11,12).

La sangre tiene un valor propiciatorio y solo podía utilizarse para los sacrificios (de animales limpios) que simbolizaban el restituir de la vida a Dios, en este caso, al pie del altar. Esta restitución de la vida era simbolizada por el derramamiento de sangre del animal que se comería: “Y allí tendrán que comer delante de Jehová su Dios y regocijarse en toda empresa de ustedes, ustedes y sus casas, porque Jehová tu Dios te ha bendecido” (Deuteronomio 12:7).

El cristiano respeta el valor sagrado propiciatorio de la Sangre

El valor sagrado de la sangre (especialmente de la sangre humana), se entiende mejor a la luz del valor expiatorio de la sangre de Cristo. Y por supuesto, esta prohibición del consumo de sangre se repitió en los comienzos del cristianismo en la época de los apóstoles de Cristo: “Por lo tanto, es mi decisión el no perturbar a los de las naciones que están volviéndose a Dios, 20 sino escribirles que se abstengan de las cosas contaminadas por los ídolos, y de la fornicación, y de lo estrangulado, y de la sangre. (…) Porque al espíritu santo y a nosotros mismos nos ha parecido bien no añadirles ninguna otra carga, salvo estas cosas necesarias: 29 que sigan absteniéndose de cosas sacrificadas a ídolos, y de sangre, y de cosas estranguladas, y de fornicación. Si se guardan cuidadosamente de estas cosas, prosperarán. ¡Buena salud a ustedes!” (Hechos 15:19,20,28,29).

Así, esta ley cristiana sobre la sangre, prohíbe que un ser humano derrame la sangre de otro ser humano. Sangre humana pertenece a Dios y no a la patria (o una nación). Dios prohíbe que se derrame la sangre humana en el nombre de la patria o de una nació y tampoco en el nombre de Dios: “Entonces Jesús le dijo: “Vuelve tu espada a su lugar, porque todos los que toman la espada perecerán por la espada” (Mateo 26:52). “Dijeron: “De César”. En seguida les dijo: “Por lo tanto, paguen a César las cosas de César, pero a Dios las cosas de Dios” (Mateo 22:21).

CARTA A LAS CINCO VÍRGENES DISCRETAS

EL BAUTISMO QUE SALVA

MENÚ PRINCIPAL