English                                 Français                                 Português

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

Las frases en azul (entre los párrafos), dan explicaciones bíblicas suplementarias. Simplemente haga clic en el enlace en azul. Los artículos bíblicos están escritos principalmente en cuatro idiomas: español, portugués, francés e inglés

LA SANGRE ES SAGRADA

“Solo carne con su alma —su sangre— no deben comer”

(Génesis 9:4)

Jehová Dios prohíbe el consumo de sangre, ya sea como alimentos o con fines terapéuticos o medicales. Desde después del diluvio, la prohibición con respeto a la sangre, se repitió en la ley mosaica: “En cuanto a cualquier hombre de la casa de Israel o algún residente forastero que esté residiendo como forastero en medio de ustedes que coma cualquier clase de sangre, ciertamente fijaré mi rostro contra el alma que esté comiendo la sangre, y verdaderamente la cortaré de entre su pueblo” (Levítico 17:10).

La Sangre y su valor sagrado de Expiación

Después de repetir esta prohibición, Jehová explicó la razón de esta ley sobre la Sangre: “Porque el alma de la carne está en la sangre, y yo mismo la he puesto sobre el altar para ustedes para hacer expiación por sus almas, porque la sangre es lo que hace expiación en virtud del alma [en ella]. Por eso he dicho a los hijos de Israel: “Ninguna alma de ustedes debe comer sangre, y ningún residente forastero que esté residiendo como forastero en medio de ustedes debe comer sangre” (Levítico 17:11,12).

La sangre tiene un valor propiciatorio y solo podía utilizarse para los sacrificios (de animales limpios) que simbolizaban el restituir de la vida a Dios, en este caso, al pie del altar. Esta restitución de la vida era simbolizada por el derramamiento de sangre del animal que se comería: “Y allí tendrán que comer delante de Jehová su Dios y regocijarse en toda empresa de ustedes, ustedes y sus casas, porque Jehová tu Dios te ha bendecido” (Deuteronomio 12:7).

El cristiano respeta el valor sagrado y expiatorio de la Sangre

El valor sagrado de la sangre (especialmente de la sangre humana), se entiende mejor a la luz del valor expiatorio de la sangre de Cristo. Y por supuesto, esta prohibición del consumo de sangre se repitió en los comienzos del cristianismo en la época de los apóstoles de Cristo: “Por lo tanto, es mi decisión el no perturbar a los de las naciones que están volviéndose a Dios, sino escribirles que se abstengan de las cosas contaminadas por los ídolos, y de la fornicación, y de lo estrangulado, y de la sangre. (…) Porque al espíritu santo y a nosotros mismos nos ha parecido bien no añadirles ninguna otra carga, salvo estas cosas necesarias: que sigan absteniéndose de cosas sacrificadas a ídolos, y de sangre, y de cosas estranguladas, y de fornicación. Si se guardan cuidadosamente de estas cosas, prosperarán. ¡Buena salud a ustedes!” (Hechos 15:19,20,28,29).

El cristiano debe solo comer la carne de un animal sangrado adecuadamente. No debe comer la carne de un animal estrangulado, cuya sangre ha permanecido en gran parte en su cuerpo. No debe comer morcilla con sangre, guisado de carne con sangre (civet), alimentos industriales que contengan sangre, como el plasma.

Así, esta ley cristiana sobre la sangre, prohíbe que un ser humano derrame la sangre de otro ser humano. Sangre humana pertenece a Dios y no a la patria (o una nación). Dios prohíbe que se derrame la sangre humana en el nombre de la patria o de una nación y tampoco en el nombre de Dios: “Entonces Jesús le dijo: “Vuelve tu espada a su lugar, porque todos los que toman la espada perecerán por la espada” (Mateo 26:52). “Dijeron: “De César”. En seguida les dijo: “Por lo tanto, paguen a César las cosas de César, pero a Dios las cosas de Dios” (Mateo 22:21). Jehová Dios prohíbe la venganza de la sangre, porque esta venganza, si ha de ejercerse, le pertenece a Dios: "Y clamaban con voz fuerte, y decían: “¿Hasta cuándo, Señor Soberano santo y verdadero, te abstienes de juzgar y de vengar nuestra sangre en los que moran en la tierra?"" (Apocalipsis 6:10). "No se venguen, amados, sino cédanle lugar a la ira; porque está escrito: “Mía es la venganza; yo pagaré, dice Jehová"" (Romanos 12:19). Dios vengará la sangre inocente, durante la gran tribulación, por medio del Rey Jesucristo (Apocalipsis 19:11-21). (El fin del patriotismo)

Sangre y medicina

Según el Decreto Apostólico, la prohibición del consumo de sangre ha sido confirmado (Hechos 15:19,20,28,29). Este decreto se aplica directamente a la prohibición de comer sangre y al uso terapéutico de la sangre: como la transfusión de sangre o la transfusión de plasma, plaquetas, glóbulos rojos o blancos. ¿Existen alternativas médicas a la transfusión? Sí. Sin embargo, estos productos deben estar disponibles en el lugar del mundo donde vive. Para esto, debe hablar con su médico, el cirujano o el anestesista, que puede tal vez informarle. Puede obtener la ayuda de un cristiano maduro en la congregación, que puede darle la lista de sustitutos a la transfusión de sangre disponibles en la zona donde usted vive. Es posible que pueda ayudarle a prepararse para su entrevista con el anestesista que debe participar en la cirugía. Si el anestesista o el cirujano se niegan a operar sin una transfusión de sangre, el cristiano maduro puede darle el nombre de un cirujano, y de un anestesista o de un hospital que acepten de operar sin transfusión de sangre.

Existen otras terapias médicas, que son decisiones personales basadas en el discernimiento, la sabiduría y el buen juicio. Es importante hablar con su médico, el cirujano o el anestesista (en el caso de una operación planeada). Si necesita ayuda espiritual en relación con el tratamiento médico, no dude en consultar a un cristiano maduro que intentará resaltar los principios bíblicos en juego. Las patologías y las posibilidades terapéuticas correspondientes, son tan numerosas que no se pueden presentar en detalle en este artículo. Se puede hacer una investigación con el Internet. El informarse, el comunicar y el consultar, todo con la ayuda de Dios, con la oración, son los puntos principales que le permitirán tomar la mejor decisión para respetar los principios bíblicos relacionados con los tratamientos médicos: "Pero el alimento sólido pertenece a personas maduras, a los que mediante el uso tienen sus facultades perceptivas entrenadas para distinguir tanto lo correcto como lo incorrecto" (Hebreos 5:14). "Cuando no hay dirección diestra, el pueblo cae; pero hay salvación en la multitud de consejeros" (Proverbios 11:14). "Por lo tanto, si alguno de ustedes tiene deficiencia en cuanto a sabiduría, que siga pidiéndole a Dios, porque él da generosamente a todos, y sin echar en cara; y le será dada. Pero que siga pidiendo con fe, sin dudar nada" (Santiago 1:5,6). (La madurez espiritual)