LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO

LA ADMINISTRACIÓN MUNDIAL DEL REINO DE DIOS

PARTE 3

LA MEDICIÓN DEL TEMPLO: LOS FUTUROS RESUCITADOS TERRESTRES JUSTOS NO SERÁN JUZGADOS

“No se maravillen de esto, porque viene la hora en que todos los que están en las tumbas conmemorativas oirán su voz y saldrán, los que hicieron cosas buenas a una resurrección de vida, los que practicaron cosas viles a una resurrección de juicio”

(Juan 5:28,29)

ABRAHÁN, COMO RESUCITADO JUSTO, NO SERÁ JUZGADO EN UN PLAN INDIVIDUAL, OBTENDRÁ LA VIDA ETERNA SIENDO SU NOMBRE INSCRITO EN EL LIBRO DE VIDA (JUAN 5:24)

Jesucristo nos informa que las resurrecciones terrestres serán de dos clases: una resurrección de vida para los justos y una resurrección de juicio para los injustos, como también lo dijo el Apóstol Pablo: “Tengo esperanza en cuanto a Dios, esperanza que estos mismos también abrigan, de que va a haber resurrección así de justos como de injustos” (Hechos 24:15).

Sin embargo, la pregunta lógica es: en la Parte 2 de este estudio sobre la resurrección terrestre, se explicó, con la Biblia, que los muertos no serán juzgados por sus acciones pasadas, pero más bien por su obediencia o no, a las nuevas instrucciones divinas (nuevos rollos), en el paraíso terrestre (Revelación (Apocalipsis) 20: 4, 11-15). Por lo tanto, esta interpretación parece contradecir las declaraciones de Cristo y del Apóstol Pablo, que hablaron acerca de una resurrección de Justos e Injustos, lo que deja a entender que se tomarán en cuenta las acciones de la vida anterior (Desde la resurrección, serán seleccionados en dos categorías, Justos e Injustos) ¿Será que hay una contradicción? Veremos que no.

Con respecto a la misericordia de Dios, la Biblia hace la diferencia entre, por un lado, el hecho de que cuando Dios perdona los pecados, los “borra” completamente, permitiendo así, que se le mantenga en vida al pecador, o su resurrección. Por otro lado, Dios permite, en parte, que el pecador asuma las consecuencias de sus pecados perdonados, en términos de reputaciones. Tomemos un ejemplo bíblico concreto: los pecados graves del rey David, especialmente los, cometidos con Bat Seba (2 Samuel 12: 1-14).

El pecado extremadamente grave de David fue perdonado por Dios, lo que permitió que David y Bat Seba se mantuvieran vivos. Sin embargo, Jehová Dios dejó que David y Bat Seba sufrieran de las consecuencias de aquella conducta crasa: la muerte del niño, y los acontecimientos que deshonrarían la fama del rey David y a la de su familia (2 Samuel 12: 10-12). Añadido a esto, el hecho de que Jehová Dios ha hecho que se escribiera los vergonzosos actos del rey David en su Palabra, la Biblia, de modo que cuando se levante en el paraíso terrestre, también tenga que explicarse con el marido engañado y asesinado, Urías (Además de servirnos de lección (Romanos 15:4)).

En cuanto a los muertos resucitados terrestres, se aplicarán los mismos grandes principios generales de la Misericordia Divina: el perdón completo de los pecados pasados debido a la ley sobre la expiación de los pecados con la muerte del pecador por las consecuencias de la herencia del pecado de Adán (Romanos 5:12; 6:23). Con Su Misericordia Jehová Dios, mediante la aplicación de los beneficios del Rescate (del Sacrificio de Cristo), permitirá la resurrección de los muertos, justos e injustos.

Sin embargo, las expresiones “justo” e “injusto”, indican claramente que la reputación, buena o mala, de la vida anterior del resucitado terrestre lo seguirá en el paraíso terrestre. Tomando ejemplos positivos de personajes bíblicos que fueron leales a Dios, en Hebreos 11: Abel, Enoc, Noé, Abrahán, Sara, Jacob, José, Moisés... Es obvio que aquellos resucitados terrestres, serán acompañados por la gloria de su buena fama delante de Dios, en el paraíso terrestre. Serán resucitados para la resurrección de la vida, y su buena reputación heredada de sus buenas obras del pasado los seguirán por la eternidad en el Paraíso. En cuanto a los injustos, pasará lo mismo, sus acciones pasadas los seguirán en términos de reputación, en el momento de su resurrección. En caso, tengan después la vida eterna, esta reputación del pasado desaparecerá por los efectos de las buenas obras hechas en el paraíso. Por ejemplo, volviendo a Hebreos 11 y 12, hablando del hermano de Jacob, Esaú, se le describe siendo un hombre carnal, con poca espiritualidad (Hebreos 12: 16). Es obvio que a la resurrección de los injustos, Esaú tenga que trabajar duro para que se olvide su reputación pasada de hombre de poca espiritualidad.

Es obvio que a la resurrección de los injustos, Esaú tenga que trabajar duro para que se olvide su reputación pasada de hombre de poca espiritualidad

¿Cómo entender que los Justos Resucitados no serán juzgados, mientras que el libro de Apocalipsis deja entender que todos los muertos serán juzgados sobre la base de los nuevos rollos?

“Y vi un gran trono blanco, y al que estaba sentado en él. (…) Y vi a los muertos, los grandes y los pequeños, de pie delante del trono, y se abrieron rollos. Pero se abrió otro rollo; es el rollo de la vida. Y los muertos fueron juzgados de acuerdo con las cosas escritas en los rollos según sus hechos” (Revelación 20:11,12). Obviamente, este texto muestra que todos los resucitados serán "juzgados" sobre la base de los nuevos rollos.

Sin embargo, Jesucristo, y también el Apóstol Pablo, bajo inspiración, enseñaron que los Resucitados Justos no serán juzgados, pero que obtendrán directamente la vida eterna:

“Muy verdaderamente les digo: El que oye mi palabra y cree al que me envió tiene vida eterna, y no entra en juicio, sino que ha pasado de la muerte a la vida” (Juan 5:24).

“[Hubo] mujeres [que] recibieron a sus muertos por resurrección; pero otros [hombres] fueron atormentados porque rehusaron aceptar la liberación por algún rescate, con el fin de alcanzar una resurrección mejor” (Hebreos 11:35). La expresión “resurrección mejor”, lleva a una vida sin muerte, en oposición a las resurrecciones pasadas (mencionadas en este texto), cuyos resucitados volvieron a morir por las consecuencias de la herencia del pecado de Adán (1 Reyes 17:22; 2 Reyes 4:34; Romanos 5:12; 6:23ª).

Revelación 20: 11-15 es una descripción global, que apunta el propósito general de la resurrección, siendo un juicio de toda la población mundial resucitada, hasta el final de los 1000 años. Este entendimiento concuerda con la descripción general de Jesucristo, del juicio mundial del conjunto de la población mundial resucitada, en Mateo: “Jesús les dijo: “En verdad les digo: En la re-creación, cuando el Hijo del hombre se siente sobre su trono glorioso, ustedes los que me han seguido también se sentarán sobre doce tronos y juzgarán a las doce tribus de Israel” (Mateo 19:28). Además, los Resucitados Justos tendrán que conformarse, como los Resucitados Injustos con las nuevas instrucciones divinas, en los Nuevos Rollos, y en este sentido, estarán bajo la administración la autoridad de este "juicio" mundial.

Como se indicó en la Parte 2 de este estudio bíblico, el sentido bíblico de la palabra “juzgar”, puede significar “examinar” una persona: “Sin embargo, el hombre espiritual examina de hecho todas las cosas, pero él mismo no es examinado por ningún hombre” (1Corintios 2:15). “No es examinado”, de la expresión griega “anacrino”, “no es juzgado”. Y en este sentido, el Resucitado Justo, en un plan individual no será “Juzgado” o “Examinado” y por consiguiente, a la resurrección de los justos pasará de la muerte a la vida, siendo su nombre inscrito en el Rollo de Vida (Juan 5:24; Hebreos 11:35; Revelación 20:12). Por otro lado, el Resucitado Injusto será “Examinado” y “Juzgado” en un plan individual sobre la base de su obediencia o no a las instrucciones divinas de los Nuevos Rollos (Revelación 20:11-15). Estudiamos que el sentido bíblico de la palabra “juzgar” puede significar también “gobernar”, “administrar” una nación, lo que aplica muy bien con lo que dijo Jesucristo en Mateo 19:28 y con la descripción de Revelación 20:4,11-15 (Jueces 12:8-13).

En la Parte 4 de esta serie de estudios bíblicos sobre la profecía de Ezequiel capítulo 40-48, estudiaremos con más detalles, el Juicio de los Resucitados Injustos, y contestaremos algunas preguntas interesantes como: ¿Serán los muertos resucitados con un cuerpo sin pecado, completamente rejuvenecido? En este caso ¿será compatible con el hecho de que durante los mil años, los Injustos cometerán errores o pecados involuntarios sin que tengan que morir según la ley de la expiación (después del error involuntario cometido) (Romanos 6: 23ª))?

“Mas concerniente a los muertos, de que son levantados, ¿no leyeron en el libro de Moisés, en el relato acerca de la zarza, cómo Dios le dijo: ‘Yo soy el Dios de Abrahán y Dios de Isaac y Dios de Jacob’? Él no es Dios de muertos, sino de vivos. Ustedes están muy equivocados” (Marcos 12:26,27).

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO LA ADMINISTRACIÓN MUNDIAL DEL REINO DE DIOS: PARTE 1

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO LA ADMINISTRACIÓN MUNDIAL DEL REINO DE DIOS: PARTE 2: EL JUICIO MUNDIAL DE 1000 AÑOS, DE LOS RESUCITADOS TERRESTRES

MENÚ PRINCIPAL

EL PROFETA DANIEL, COMO RESUCITADO JUSTO, NO SERÁ JUZGADO EN UN PLAN INDIVIDUAL, OBTENDRÁ LA VIDA ETERNA SIENDO SU NOMBRE INSCRITO EN EL LIBRO DE VIDA (JUAN 5:24)