FRANÇAIS                          PORTUGUÊS                            ENGLISH

 BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

El juicio de los resucitados injustos

UN CUERPO SIN DEFECTO


La primera pregunta es: ¿Tendrán los resucitados terrestres un cuerpo sin defecto o sin pecado? Sobre la base bíblica, la respuesta es: sí. Por la aplicación del rescate pagado por Dios con el cuerpo sin pecado del Cristo muerto a cambio de la vida de nuestro antepasado Adán. Jehová puede dar un cuerpo humano sin pecado o sin defecto físico o mental a cada resucitado terrestre: " Así como el Hijo del hombre no vino para que se le ministrara, sino para ministrar y para dar su alma en rescate en cambio por muchos" (Mateo 20: 28).
Concretamente, un humano que habrá muerto debido a la vejez  o enfermedad, no resucitará con las secuelas que habrán causado su muerte. Una persona mayor no será resucitada en la condición de envejecimiento que causó su muerte, obtendrá un cuerpo joven y enérgico. Una persona enferma que murió como resultado de su enfermedad y una persona discapacitada que murió con su malformación física o mental, será resucitada con un cuerpo joven plenamente válido. El don de la vida que Jehová Dios dará por medio de su Hijo Jesucristo será sin mancha, sin defecto: " Toda dádiva buena y todo don perfecto es de arriba, porque desciende del Padre de las luces [celestes], y con él no hay la variación del giro de la sombra" (Santiago 1:17). El “no hay la variación del giro de la sombra”, significa un cenit permanente del sol con respecto a las dádivas de Jehová. Lo que significa que cuando Jehová Dios "da", Él siempre está en el cenit o en el máximo de calidad. Por lo tanto, es evidente que Jehová dará al resucitado un cuerpo humano sin defectos físicos o mentales. Pero ¿cómo se puede explicar este pasaje del libro de Apocalipsis?

"Y él me mostró un río de agua de vida, claro como el cristal, que fluía desde el trono de Dios y del Cordero, por en medio de su camino ancho. Y de este lado del río, y de aquel lado, [había] árboles de vida que producían doce cosechas de fruto, y que daban sus frutos cada mes. Y las hojas de los árboles [eran] para la curación de las naciones"

(Revelación 22: 1,2).

Este versículo parece significar una curación progresiva de una humanidad “enferma” durante el reinado milenario. La curación de las naciones se aplicará a la Gran Muchedumbre que sobrevivirá a la Gran Tribulación, que será sanada de las secuelas del pecado heredado de Adán, del envejecimiento a través del rejuvenecimiento y las curaciones de varias enfermedades:
"En aquel tiempo los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos mismos de los sordos serán destapados. 6 En aquel tiempo el cojo trepará justamente como lo hace el ciervo, y la lengua del mudo clamará con alegría. Pues en el desierto habrán brotado aguas, y torrentes en la llanura desértica" (Isaías 35: 5,6).

Según Zacarías 13:8, una tercera parte de la humanidad actual sobrevivirá a la gran tribulación: " Y en toda la tierra tiene que ocurrir —es la expresión de Jehová— [que] dos partes de ella son lo que será cortado [y] expirará; y en cuanto a la tercera [parte], quedará en ella" (Zacarías 13: 8). "Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de largas ropas blancas; y había ramas de palmera en sus manos. (...) De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación, y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero" (Revelación 7: 9,14).

la resurrección gradual de toda la humanidad durante los mil años del reinado de Cristo, también será una "curación" de las naciones: " Con eso, oí una voz fuerte desde el trono decir: “¡Mira! La tienda de Dios está con la humanidad, y él residirá con ellos, y ellos serán sus pueblos. Y Dios mismo estará con ellos. 4 Y limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado" (Revelación 21: 3,4).

Se puede reafirmar que los humanos curados de su envejecimiento y su discapacidad o enfermedad, serán instantáneamente sanados. Y los que resucitarán en la tierra recibirán un cuerpo humano sin defecto físico o mental (Santiago 1: 17 comparar con Mateo 15: 30,31).

EL JUICIO

¿Cómo será compatible con el hecho de que durante los mil años muchos resucitados injustos cometerán errores o pecados involuntarios sin morir?

"Porque el salario que el pecado paga es muerte" (Romanos 6:23). En Ezequiel 45:20, está escrito que los resucitados "inexpertos" cometerán "errores":

"Y así harás en el [día] siete del mes por cualquier hombre que cometa una equivocación y por cualquier inexperto; y ustedes tienen que hacer expiación por la Casa" (Ezequiel 45:20). ¿Podrían esos pecados o errores volver a desencadenar un proceso mortal, como fue en el caso de Adán y su descendencia (Romanos 5:12)? La Biblia deja entender que este no será el caso, especialmente en Isaías 65:20: "porque uno morirá como simple muchacho, aunque tenga cien años de edad; y en cuanto al pecador, aunque tenga cien años de edad se invocará el mal contra él". Este texto muestra que los injustos resucitados que no quieran conformarse con las leyes de Dios, o decidan pecar voluntariamente, después de un lapso de cien años, "morirán siendo un muchacho". Esto muestra que sus propios pecados no habrán tenido ningún impacto en su cuerpo humano hasta el punto de que se "invocará al mal" sobre él. ¿No contradice eso a Romanos 6:23?

Al hacer referencia cruzada con la información de la profecía de Ezequiel 45:20 y Apocalipsis 20:5, se puede decir que el marco legal divino permitirá esta situación. ¿Cómo? En Apocalipsis 20: 5 está escrito: "Los demás de los muertos no llegaron a vivir sino hasta que se terminaron los mil años".

Este texto significa que todos los resucitados terrestres serán considerados "resucitados" o "existentes" (como humanidad), desde el punto de vista divino, solo al final de los mil años. Y hasta este plazo, desde un punto de vista divino, no existirá el grupo de resucitados terrestre hasta que terminen los mil años. Esto explica el detalle extraño de Ezequiel 45:20: "Y así harás en el [día] siete del mes por cualquier hombre que cometa una equivocación y por cualquier inexperto; y ustedes tienen que hacer expiación por la Casa".

Este pasaje bíblico da una información que es a la vez extraña pero también explicable con la información en Revelación 20:5, que muestra que todos los resucitados (como grupo mundial) no tendrán existencia “efectiva legal” desde el punto de vista divino, durante el reinado milenio, hasta que termine este periodo. De hecho, está escrito en Ezequiel que por un error o pecado se hará expiación, no para el pecador, sino para la Casa o Templo (dependiendo del contexto). ¿Por qué?

Porque esta persona (resucitada) no tendrá una existencia oficial desde el punto de vista de Dios, pero su pecado recaerá sobre la "Casa" o el Templo. ¿Por qué? Porque, desde el punto de vista de Dios, la Gran Muchedumbre existirá al haber sobrevivido a la Gran Tribulación. De hecho, según Revelación 7:9-17 y Ezequiel 40-48, la Gran Muchedumbre tendrá el estatuto de "levita" o miembro de la "Casa" o Templo que servirá a Dios en el Templo con un servicio sagrado día y noche. Y, por lo tanto, cualquier pecado cometido por una persona resucitada que no existe legalmente recaerá automáticamente sobre la humanidad legalmente existente, los miembros del Templo o la "Casa". Una expiación anual, basada en la Sangre de Cristo, se hará para todos los "errores" o pecados cometidos por los inexpertos, en el séptimo mes, es decir, cada 10 de Tisri: " De modo que le dije inmediatamente: “Señor mío, tú eres el que sabe”. Y me dijo: “Estos son los que salen de la gran tribulación, y han lavado sus ropas largas y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. Por eso están delante del trono de Dios; y le están rindiendo servicio sagrado día y noche en su templo; y El que está sentado en el trono extenderá su tienda sobre ellos" (Revelación 7: 14,15).

LA REALIDAD DE LA LEY

LOS NÚMEROS EN LA BIBLIA

LAS CRIATURAS SIMBÓLICAS EN LA BIBLIA

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 1: LA ADMINISTRACIÓN TERRESTRE DEL REINO DE DIOS

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 2: EL JUICIO MUNDIAL DE 1000 AÑOS, DE LOS RESUCITADOS TERRESTRES

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 3: LOS FUTUROS RESUCITADOS TERRESTRES JUSTOS NO SERÁN JUZGADOS

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 5: La resurrección celestial

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 6: La resurrección terrestre

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 7: La acogida de los resucitados terrestres

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 8: La “porción” de los resucitados terrestres

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 9: EL PRÍNCIPE

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 10: EL SACERDOTE

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 11: EL LEVITA

COSECHAS DE VIDAS

EL FIN DEL PATRIOTISMO

 MENÚ PRINCIPAL