FRANÇAIS                           PORTUGUÊS                            ENGLISH

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

"En lugar de tus antepasados llegará a haber tus hijos, a quienes nombrarás príncipes en toda la tierra"

(Salmos 45:16)

El príncipe de la Tierra

Según el contexto de Salmos 45, las bendiciones de las Bodas del Rey Jesucristo y de su Novia Real, la Nueva Jerusalén, resultarán en los "nacimientos" de los hijos del reino: los príncipes de la tierra, representantes del Reino de Dios: "¡Mira! Un rey reinará para justicia misma; y en cuanto a príncipes, gobernarán como príncipes para derecho mismo. Y cada uno tiene que resultar ser como escondite contra el viento y escondrijo contra la tempestad de lluvia, como corrientes de agua en país árido, como la sombra de un peñasco pesado en una tierra agotada" (Isaías 32: 1,2, Apocalipsis (Revelación) 19: 1-8 "Las Bodas del Cordero (de Jesucristo)"; Apocalipsis 21: 1-4 "La Nueva Jerusalén" ( los 144,000), la esposa del Rey Jesucristo). En la profecía de Ezequiel 40-48, que describe la administración terrestre del Reino de Dios, la función de "príncipe" es el equivalente de la función de "principal" mencionada en el libro de Ezequiel: "No obstante, el principal... como principal él mismo se sentará en ella, para comer pan delante de Jehová. Por vía del pórtico de la puerta entrará, y por vía del mismo saldrá" (Ezequiel 44: 3).

Con base en la profecía de Ezequiel 40-48, examinaremos la función administrativa del "Príncipe" (Principal). Pero para comprender plenamente tanto toda la autoridad que tiene, como también los límites, en especial con la autoridad de los "Hijos de Sadoc", los sacerdotes terrestres, es necesario volver al aspecto general del templo visto por Ezequiel (ver imagen) (Ezequiel 40:46 "Hijo de Sadoc").

Administrador de la nación, gobernador del patio terrestre del Templo Espiritual

Por definición, un templo es un lugar donde se adora a Dios mediante un servicio sagrado (Apocalipsis 7:15 "le están rindiendo servicio sagrado"). Sin embargo, en la ley mosaica, que era una "sombra" profética de las realidades futuras, pero también en la visión de Ezequiel, Jehová ha dividido el templo en dos zonas distintas (Hebreos 10: 1 "Ley tiene una sombra de las buenas cosas por venir"): El templo santuario (ver foto: el edificio en blanco, centro) y el patio del templo (ver foto: el área en rojo "Outer Courtyard" (patio exterior)). Y de acuerdo con el libro de Apocalipsis (y también con Ezequiel), el conjunto  del gran templo representa el planeta Tierra en relación con los cielos (donde vive Dios), mediante el Templo Santuario. Por ejemplo, en Apocalipsis 11, está escrito que el Apóstol Juan, en la visión, mide el Santuario del Templo, pero no el "Patio" (Patio exterior en rojo): "Pero en cuanto al patio que está fuera del [santuario del] templo, échalo fuera y no lo midas, porque ha sido dado a las naciones, y ellas hollarán bajo sus pies la santa ciudad por cuarenta y dos meses" (Apocalipsis 11: 2).

El hecho de que está escrito que el patio exterior del templo santuario fuera dado a las "naciones", es la demostración de que el gran templo es la representación del planeta tierra (ver foto: Patio exterior en rojo, con el templo santuario, de construcción blanca, centro). De acuerdo con Apocalipsis, el patio exterior del templo, está actualmente bajo administración humana (sin Dios), y desde la rebelión en Edén (Génesis 3; “ha sido dado a las naciones” (Revelación 11:2)). Y este patio exterior del templo terrestre se les será quitado, con fuerza, a los “príncipes (o reyes) actuales”, por el Reino de Dios en la gran tribulación: "Y en los días de aquellos reyes el Dios del cielo establecerá un reino que nunca será reducido a ruinas. Y el reino mismo no será pasado a ningún otro pueblo. Triturará y pondrá fin a todos estos reinos, y él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos" (Daniel 2: 44 y Apocalipsis 19: 11-21; Ezequiel 38,39; Salmo 2). Es en esta área del gran templo, el patio exterior, que se ubicará el territorio administrativo y la autoridad del príncipe (y príncipes) (ver foto: la zona roja que representa el patio exterior fuera del templo santuario). Sin embargo, su autoridad no irá más allá de los límites del templo santuario (ver foto: el edificio blanco en el centro). Son los sacerdotes terrestres, los hijos de Sadoc, quienes ejercerán aquella autoridad en el contexto del templo santuario. La función de los hijos de Sadoc se examinará más adelante.

En el libro de Apocalipsis, está escrito que los 144,000 (en el cielo) acumularán las funciones de reyes y sacerdotes en la tierra: "hiciste que fueran un reino y sacerdotes para nuestro Dios, y han de reinar sobre la tierra" (Apocalipsis 5:10). Sin embargo, el príncipe (los príncipes) (principal) no tendrá esta doble función. Representará solamente la autoridad Real de los 144,000, como una expresión de la soberanía de Dios en la tierra en el patio exterior del Templo espiritual, en todas las naciones. Mientras que los hijos de Sadoc representarán la autoridad sacerdotal de los 144,000, como una administración de la adoración exclusiva de Jehová Dios, en el templo santuario. El relato del rey Uzías es un buen ejemplo bíblico para ilustrar esta idea importante: en un estallido de orgullo y presunción, aquel rey quería “cumular” las funciones de rey y sacerdote, al quemar incienso en el templo santuario. Por supuesto, Jehová Dios no quería aquel arreglo humano. En el caso del rey Uzías, por su actitud presuntuosa, fue humillado por Dios con lepra hasta su muerte (inmediatamente fue quitado de su cargo, hasta su muerte, a causa de su impureza permanente) (2 Crónicas 26: 19-21).

Un administrador en la repartición de territorios a los resucitadores terrestres

"En lo que respecta a la tierra, llegará a ser de él como posesión en Israel. Y mis principales ya no maltratarán a mi pueblo, y la tierra la darán a la casa de Israel con respecto a sus tribus"

(Ezequiel 45: 8)

Jehová Dios otorgará al príncipe una porción territorial que estará aproximadamente en el centro de las bandas territoriales dadas a los resucitados (Ezequiel 45: 7). En cuanto a sus hijos, él tendrá que dar parte de su propia porción territorial (Ezequiel 46: 16-18). Para entender mejor el proceso administrativo de la asignación de territorios a los resucitados, consulte el estudio bíblico titulado "La “porción” de los resucitados terrestres".

Es importante entender que como seguidores de Cristo ya no estamos bajo la obligación de la Ley mosaica: "Porque Cristo es el fin de la Ley" (Romanos 10: 4). Por lo tanto, las recomendaciones proféticas en el libro de Ezequiel, que están relacionadas con la Ley Mosaica, tienen una correspondencia espiritual, o un significado simbólico que debe ser descifrado. Por ejemplo, el apóstol Pablo que escribió bajo inspiración que la Ley tiene un valor profético, mostró algunas correspondencias de la Ley, a una nueva realidad espiritual (Hebreos 10: 1). Tomemos solo un ejemplo: el holocausto o la ofrenda total a Dios.

El holocausto simboliza lo que está reservado para Jehová, que le pertenece bajo el rescate (que Él ha pagado con la Vida humana de su Propio Hijo Jesucristo) y permite la resurrección y la vida eterna. Como dijo Jesucristo, lo que le pertenece a Dios está vivo: "Él es el Dios, no de los muertos, sino de los vivos" (Mateo 22:32). Este símbolo de vida de esta ofrenda se confirma con el sacrificio del holocausto realizado el 16 de Nisán la fecha de la resurrección de Cristo (Levítico 23:12, 1 Corintios 15:20). La ofrenda total a Dios también puede representar lo que le pertenece a Jehová como un servicio sagrado en el templo. Esto se ilustra con el sacrificio (espiritual) de la hija de Jefté, que no fue un sacrificio humano, sino el símbolo que aquella mujer fue dedicada por su padre (en ofrenda total (holocausto espiritual)) para servir a Jehová en el Tabernáculo con un servicio sagrado (Jueces 11: 31,38-40). Por lo tanto, el bautismo cristiano es también una ofrenda total espiritual (holocausto) a Jehová (Mateo 28: 19,20; véase Apocalipsis 7:15. La Gran Muchedumbre que rinde "un servicio sagrado en el Templo").

Para obtener más detalles sobre el valor profético de la Ley Mosaica y su cumplimiento, consulte el estudio de la Biblia titulado "La Realidad del Ley". Al tener este punto de enseñanza esencial, podemos comprender mejor las recomendaciones divinas escritas en la profecía de Ezequiel. Nos mantendremos en las ideas generales, sin necesariamente descifrar cada simbolismo relacionado con la Ley.

A expensas del pueblo

"En cuanto a toda la gente de la tierra, serán responsables por esta contribución al principal de Israel"

(Ezequiel 45:16)

Si el pueblo tendrá obligaciones para con el príncipe, Jehová vigilará a que no explote al pueblo: "Esto es lo que ha dicho el Señor Soberano Jehová: ‘¡Basta de ustedes, oh principales de Israel!’.

”‘Remuevan la violencia y la expoliación, y hagan derecho y justicia mismos. Levanten de mi pueblo sus expropiaciones —es la expresión del Señor Soberano Jehová—. Balanzas exactas y un efá exacto y una medida de bato exacta deben llegar a tener" (Ezequiel 45: 9,10). Jehová da la garantía absoluta de que en adelante los príncipes, los hijos terrestres del Reino de Dios, no serán explotadores descarados del pueblo.

Dicho esto, Jehová Dios, especifica que el pueble tendrá obligaciones con respeto al príncipe. Tendrá que pagar una contribución por la administración del territorio para el pueblo de los resucitados, por los hijos de Sadoc, y por todos los "hijos de Leví", la gran muchedumbre, que rendirá un servicio sagrado en el templo:

"Esta es la contribución que ustedes deben ofrecer, la sexta parte del efá tomado del homer de trigo, y la sexta parte del efá tomado del homer de cebada; y en cuanto a la concesión del aceite, hay la medida de bato del aceite. El bato es la décima parte del coro. Diez batos son un homer; porque diez batos son un homer. Y una oveja del rebaño, de doscientas del ganado de Israel, para la ofrenda del grano y para el holocausto y para los sacrificios de comunión, para hacer expiación por ellos’, es la expresión del Señor Soberano Jehová. ”‘En cuanto a toda la gente de la tierra, serán responsables por esta contribución al principal de Israel" (Ezequiel 45:13-16).

Al repetir que la administración del príncipe ya no estará bajo los requisitos de la Ley Mosaica, la idea general, es que el impuesto dado al príncipe será tanto en forma de un ministerio del pueblo a favor de él, pero también, en forma de bienes materiales que podrían ser representados por el simbolismo del “rebaño” y de "ganado" (ofrenda de grano y aceite, compárese con Filipenses 2:17 "yo estoy siendo derramado como libación sobre el sacrificio y servicio público" (en simbolismo del fin del ministerio terrestre del apóstol Pablo) con 2 Timoteo 4: 6).

A expensas del Príncipe

"Y sobre el principal recaerán los holocaustos y la ofrenda de grano y la libación durante las fiestas y durante las lunas nuevas y durante los sábados, durante todos los períodos de fiesta de la casa de Israel. Él será quien ha de proveer la ofrenda por el pecado y la ofrenda de grano y el holocausto y los sacrificios de comunión, para hacer expiación a favor de la casa de Israel".

(Ezequiel 45:17)

Entendemos que en el paraíso terrestre habrá celebraciones religiosas regulares, durante todo el año como parte de adoración a Jehová, en el templo que estará en el territorio del príncipe. En este caso, es el príncipe quien proporcionará los gastos relacionados con estas celebraciones religiosas o asambleas de los adoradores de Jehová. Ezequiel capítulo 46 describe al príncipe encabezando la espiritualidad de sus administrados, él tomará la iniciativa en la adoración a Jehová.

Un líder espiritual

Ezequiel 46: 1-14 describe al príncipe como un hombre de gran espiritualidad que coopera con los sacerdotes, en el contexto de la adoración a Jehová en el templo santuario: "Y el principal tiene que entrar por vía del pórtico de la puerta, desde afuera, y ponerse de pie junto a la jamba de la puerta de la entrada; y los sacerdotes tienen que ofrecer el holocausto y los sacrificios de comunión de él, y él tiene que inclinarse sobre el umbral de la puerta, y tiene que salir, pero la puerta misma no debe cerrarse hasta la tarde" (Ezequiel 46: 2).

Está escrito que estará cerca del umbral de la puerta, sin entrar completamente en el patio interior del templo del santuario, donde está el altar (ver foto). Esto demuestra que los límites de la autoridad del príncipe terminará donde comenzará la de los sacerdotes, es decir, en el umbral de la puerta del patio interior del templo santuario. ¿Qué significa el que sean los sacerdotes quienes sacrifiquen los holocaustos presentados por el príncipe? La profecía de Oseas citada por el apóstol Pablo, bajo inspiración, mostró que los sacrificios espirituales de los labios representan un ministerio de la palabra, "Tomen con ustedes palabras y vuelvan a Jehová. Díganle todos: ‘Dígnate perdonar el error; y acepta lo que es bueno, y ciertamente ofreceremos en cambio los toros jóvenes de nuestros labios" (Oseas 14: 2). "Mediante él ofrezcamos siempre a Dios sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de labios que hacen declaración pública de su nombre" (Hebreos 13: 15).

Por lo tanto, todos los sacrificios enumerados en Ezequiel 46: 1-14, son diferentes sacrificios espirituales en ámbito del ministerio de la palabra. Esto significa que cuando el príncipe tenga que expresar una alabanza a Jehová, o una exhortación a su pueblo, como parte de la adoración en el templo santuario, solo los sacerdotes harán los sacrificios de los "labios" en su nombre. El principal estará de pie en el umbral interior a escuchar los sacrificios de los labios, las oraciones, las alabanzas y las exhortaciones de los sacerdotes, junto con el pueblo.

El hombre (y hombres) que será nombrado hijo terrestre del Reino de Dios, por medio de Cristo, será altamente estimado por Jehová Dios: "No obstante, el principal... como principal él mismo se sentará en ella, para comer pan delante de Jehová. Por vía del pórtico de la puerta entrará, y por vía del mismo saldrá" (Ezequiel 44: 3).

LA REALIDAD DE LA LEY

LOS NÚMEROS EN LA BIBLIA

LAS CRIATURAS SIMBÓLICAS EN LA BIBLIA

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 1: EL MODELO DE LA ADMINISTRACIÓN MUNDIAL DEL REINO DE DIOS

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE2: EL JUICIO MUNDIAL DE 1000 AÑOS, DE LOS RESUCITADOS TERRESTRES

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 3: LOS FUTUROS RESUCITADOS TERRESTRES JUSTOS NO SERÁN JUZGADOS

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 4: EL JUICIO DE LOS RESUCITADOS INJUSTOS

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 5: La resurrección celestial

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 6: La resurrección terrestre

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 7: La acogida de los resucitados terrestres

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 8: La “porción” de los resucitados terrestres

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 10: EL SACERDOTE

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 11: EL LEVITA

COSECHAS DE VIDAS

EL FIN DEL PATRIOTISMO

MENÚ PRINCIPAL