FRANÇAIS                            PORTUGUÊS                            ENGLISH

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

“porque esas cosas son una sombra de las cosas por venir, pero la realidad pertenece al Cristo”

(Colosenses 2:17)

Las fiestas de las cosechas: la prefiguración de las diferentes resurrecciones

“Tres veces en el año me has de celebrar una fiesta. Guardarás la fiesta de las tortas no fermentadas. Siete días comerás tortas no fermentadas, tal como te he mandado, al tiempo señalado en el mes de Abib, porque en él saliste de Egipto. Y ellos no deben presentarse delante de mí con las manos vacías. También, la fiesta de la cosecha de los primeros frutos maduros de tus labores, de lo que siembras en el campo; y la fiesta de la recolección a la salida del año, cuando recojas tus labores del campo” (Éxodo 23:14-16).

Las tres fiestas anuales de Israel coincidían con las cosechas de las temporadas agrícolas. Veremos, con la Biblia, a través de la resurrección de Cristo y el nacimiento de la congregación o iglesia cristiana, que aquellas "cosechas" de primavera y otoño prefiguraron las diferentes resurrecciones: la de Cristo (la presentación de las "primicias" (cosecha de la primavera)), la de los 144,000 (resurrección celestial) (fiesta de Pentecostés (cosecha de primavera)) y la resurrección terrestre de los justos (la fiesta de las cabañas (cosecha de otoño)). La clave principal para la comprensión es la resurrección de Cristo, que hace posible la comprensión de aquellas fiestas de las cosechas que prefiguraron las diferentes resurrecciones: "Porque “¿quién ha llegado a conocer la mente de Jehová, para que le instruya?”. Pero nosotros sí tenemos la mente de Cristo" (1 Corintios 2:16).

La resurrección de Cristo

La fiesta de las tortas no fermentadas

La cosecha de cebada de primavera

Jesucristo murió el 14 de Nisán (mes del calendario judío), como el Cordero (Pascua) de Dios que quita los pecados del mundo: "¡Mira, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo!" (Juan 1:29). Por lo tanto, la muerte sacrificial de Cristo el 14 de Nisán, en el año 33 de nuestra era, fue el cumplimiento profético de la Pascua, como lo ha escrito bajo la inspiración, el apóstol Pablo, un experto en la Ley Mosaica: "Cristo nuestra pascua ha sido sacrificado" (1 Corintios 5: 7).

El 16 de Nisán, el tercer día, Dios levantó a su Hijo Jesucristo: "Dios levantó a Este al tercer día y le concedió manifestarse" (Hechos 10: 40). ¿Qué requería la ley en la misma fecha del 16 de Nisán? "Habla a los hijos de Israel, y tienes que decirles: ‘Cuando por fin entren en la tierra que yo les voy a dar, y hayan segado su mies, entonces tienen que llevar una gavilla de las primicias de su siega al sacerdote. Y él tiene que mecer la gavilla de acá para allá delante de Jehová para granjearles aprobación. Precisamente el día después del sábado debe mecerla el sacerdote de acá para allá" (Levítico 23: 10,11).

Curiosamente, Jesucristo murió el día antes de un sábado, un viernes (Juan 19:31). En el sábado (sábado), el segundo día, Cristo estaba en la tumba. "El día después del sábado" (domingo), el tercer día, fue la resurrección de Jesucristo (Juan 20: 1 "El primer día de la semana" es el domingo en el calendario judío). Por lo tanto, las "primicias" de la cosecha representan la resurrección de Cristo. Y esto es confirmado por el apóstol Pablo, bajo inspiración: "Sin embargo, ahora Cristo ha sido levantado de entre los muertos, las primicias de los que se han dormido [en la muerte]" (1 Corintios 15:20). El texto muestra que la resurrección es una "cosecha" simbólica de seres humanos resucitados por Dios, por medio de Cristo, "las primicias de los que se han dormido [en la muerte]".

Pentecostés, la fiesta de las cosechas, la fiesta de las semanas

La resurrección celestial de los 144,000

Para tener la confirmación de este punto de enseñanza bíblica, a saber, que las fiestas de las cosechas son la prefiguración de las diversas resurrecciones (cosechas de humanos devueltos a la vida), vamos, esta vez, empezar por el razonamiento del apóstol Pablo, bajo inspiración: "Porque así como en Adán todos están muriendo, así también en el Cristo todos serán vivificados. Pero cada uno en su propia categoría: Cristo las primicias, después los que pertenecen al Cristo durante su presencia" (1 Corintios 15: 22,23). ¿Quiénes son los que "pertenecen a Cristo"? Este grupo apareció durante la celebración que siguió, la fiesta de las tortas no fermentada, cincuenta días después de la resurrección de Cristo, durante la fiesta de las cosechas, la fiesta de las semanas, el Pentecostés, 6 de Sivan del año 33 (era común) (Éxodo 23:16; 34:22).

¿Qué pasó en el Pentecostés del año 33, en el cumplimiento espiritual de la fiesta de las cosechas y la fiesta de las semanas? El nacimiento de la congregación celestial de los 144,000, que pertenecen a Cristo a través del derramamiento del Espíritu Santo sobre los primeros 120 discípulos de este grupo: "Ahora bien, mientras estaba en progreso el día [de la fiesta] del Pentecostés, todos se hallaban juntos en el mismo lugar, y de repente ocurrió desde el cielo un ruido exactamente como el de una brisa impetuosa y fuerte, y llenó toda la casa en la cual estaban sentados. Y lenguas como de fuego se les hicieron visibles y fueron distribuidas en derredor, y una se asentó sobre cada uno de ellos, y todos se llenaron de espíritu santo y comenzaron a hablar en lenguas diferentes, así como el espíritu les concedía expresarse" (Hechos 2: 1-4; 1: 15 "en conjunto como de ciento veinte"). El nuevo nacimiento (para cada uno de los discípulos de Cristo) de esta congregación celestial, que pertenece a Cristo y definitivamente completada, justo antes de la gran tribulación, con la muerte y la resurrección instantánea de los 7000, era la resurrección anunciaba de antemano (como grupo), antes del comienzo los mil años (Apocalipsis (Revelación) 11:13, 1 Tesalonicenses 4:17):

"Y vi tronos, y hubo quienes se sentaron en ellos, y se les dio poder para juzgar. Sí, vi las almas de los que fueron ejecutados con hacha por el testimonio que dieron de Jesús y por hablar acerca de Dios, y los que no habían adorado ni a la bestia salvaje ni a su imagen, y que no habían recibido la marca sobre la frente ni sobre la mano. Y llegaron a vivir, y reinaron con el Cristo por mil años. (Los demás de los muertos no llegaron a vivir sino hasta que se terminaron los mil años.) Esta es la primera resurrección. Feliz y santo es cualquiera que tiene parte en la primera resurrección; sobre estos la muerte segunda no tiene autoridad, sino que serán sacerdotes de Dios y del Cristo, y reinarán con él por los mil años" (Apocalipsis 20: 4-6).

La fiesta de las cabañas, la fiesta de los tabernáculos, la fiesta de la cosecha

La resurrección terrestre

Después de la resurrección de Cristo, "las primicias" y la de "los que pertenecen a Cristo", los 144.000, el libro de Apocalipsis, se refiere a una última resurrección que es terrestre: "Los demás de los muertos no llegaron a vivir sino hasta que se terminaron los mil años" (Apocalipsis (Revelación) 20: 5). Esta última resurrección terrestre también se describe en la visión en del mismo capítulo de Apocalipsis, como la de los "justos e injustos" (Hechos 24:15):

"Y vi a los muertos, los grandes y los pequeños, de pie delante del trono, y se abrieron rollos. Pero se abrió otro rollo; es el rollo de la vida. Y los muertos fueron juzgados de acuerdo con las cosas escritas en los rollos según sus hechos" (Apocalipsis 20:12).

Y esta última "cosecha" de seres humanos resucitados, esta vez en la tierra, sin duda, fue prefigurada por la celebración de la Fiesta de las Cabañas, la Fiesta de los Tabernáculos o Fiesta de la Cosecha, en el otoño, del 15 al 21 Ethanim (Tishri) (mes del calendario judío) (Levítico 23: 34-43, Números 29: 12-38, Deuteronomio 16: 13-15):

"Con eso, oí una voz fuerte desde el trono decir: “¡Mira! La tienda de Dios está con la humanidad, y él residirá con ellos, y ellos serán sus pueblos. Y Dios mismo estará con ellos. Y limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado" (Apocalipsis 21: 3,4).

"La tienda de Dios está con la humanidad" demuestra que el reinado de mil años será el cumplimiento mundial de la fiesta de las Cabañas, con la resurrección general terrestre: "Y tiene que ocurrir [que], en lo que respecta a todos los que queden de todas las naciones que vienen contra Jerusalén, ellos también tendrán que subir de año en año a inclinarse ante el Rey, Jehová de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de las cabañas" (Zacarías 14: 16).

LA REALIDAD DE LA LEY

LOS NÚMEROS EN LA BIBLIA

LAS CRIATURAS SIMBÓLICAS EN LA BIBLIA

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO LA ADMINISTRACIÓN MUNDIAL DEL REINO DE DIOS: PARTE 1

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE2: EL JUICIO MUNDIAL DE 1000 AÑOS, DE LOS RESUCITADOS TERRESTRES

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 3: LOS FUTUROS RESUCITADOS TERRESTRES JUSTOS NO SERÁN JUZGADOS

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 4: EL JUICIO DE LOS RESUCITADOS INJUSTOS

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 5: La resurrección celestial

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 6: La resurrección terrestre

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 7: La acogida de los resucitados terrestres

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 8: La “porción” de los resucitados terrestres

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 9: EL PRÍNCIPE

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 10: EL SACERDOTE

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 11: EL LEVITA

EL FIN DEL PATRIOTISMO

MENÚ PRINCIPAL