FRANÇAIS                      PORTUGUÊS                            ENGLISH

BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

El simbolismo de los números en la Biblia

En la Biblia, los números cuando no están en el sentido literal, tienen un valor simbólico que a menudo es una expresión literaria de lo que puede ser único, completo, incompleto, completado, en abundancia... Este simbolismo puede relacionarse a la cantidad y el espacio. Para cada número cuyo simbolismo será revelado, los textos bíblicos serán citados con palabras claves (Juan 17:17 "Tu palabra es la verdad", la Biblia). Es importante señalar que este estudio bíblico no tiene nada que ver con la numerología, una forma de espiritismo que la Biblia condena. Este estudio tampoco tiene nada que ver con un "código" secreto que también es contrario al espíritu bíblico (numerología espiritista: "Ahora bien, las obras de la carne son manifiestas, y son: fornicación, inmundicia, conducta relajada, idolatría, práctica de espiritismo" (Gálatas 5:19-21). El esoterismo no se ajusta al espíritu bíblico: "Pero nada hay cuidadosamente ocultado que no haya de revelarse, ni secreto que no llegue a saberse" (Lucas 12:2)) (LEER LA BIBLIA; ENSEÑANZAS BÍBLICAS).

El número 1, que representa lo que es único, se aplica a Jehová Dios: "Escucha, oh Israel: Jehová nuestro Dios es un solo Jehová" (Deuteronomio 6:4). Su nombre es único: "YO RESULTARÉ SER LO QUE RESULTARÉ SER" (Éxodo 3:14).

El número 1 representa lo que es único, diferente y que no se repetirá o recreará. Jehová tiene un hijo "único", Jesucristo, que es distinto a los millones de otros ángeles en el cielo que se llaman "hijos de Dios" (Job 2:1): "Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito" (Juan 3:16)

El número 1 se aplica a Jehová y a Jesucristo: "Yo y el Padre somos uno" (Juan 10:30). Jehová Dios y su hijo Jesucristo no son parte de la trinidad. Están unidos en sus acciones, así como los discípulos de Cristo deben ser uno, al estar unidos en sus acciones: "para que todos ellos sean uno, así como tú, Padre, estás en unión conmigo y yo estoy en unión contigo, que ellos también estén en unión con nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste" (Juan 17:21).

Esta expresión se usa para el día "único" de Jehová, la gran tribulación que vendrá como acontecimiento único en la historia y que no se repetirá más en el futuro: "Y tiene que llegar a ser un día que es conocido como perteneciente a Jehová" (Zacarías 14:7). "Y ciertamente ocurrirá un tiempo de angustia como el cual no se ha hecho que ocurra uno desde que hubo nación hasta aquel tiempo" (Daniel 12:1). "porque entonces habrá gran tribulación como la cual no ha sucedido una desde el principio del mundo hasta ahora, no, ni volverá a suceder" (Mateo 24:21).

El número 2 o la repetición dos veces, simboliza la certeza de una declaración profética, el cumplimiento asegurado de un acontecimiento futuro: "Y el hecho de que el sueño le fue repetido dos veces a Faraón significa que la cosa está firmemente establecida de parte del Dios verdadero, y el Dios verdadero está apresurándose a hacerlo" (Génesis 41:32).

El número 2, asociado con el número 1, simboliza el plural en general: "allí es donde es alimentada por un tiempo y tiempos y medio tiempo" (Apocalipsis 12:14 (1 tiempo, tiempos = 2 tiempos, y medio tiempo, son 3 tiempos y medio (compárese con Daniel 12:7 (una profecía paralela)).

El número 2, asociado con el número 3, simboliza la insistencia en la acción: "¡Mira! Todas estas cosas Dios ejecuta, dos veces, tres veces, en el caso de un hombre físicamente capacitado" (Job 33:29).

El número 3 expresa lo superlativo cuando es una repetición. La alabanza dirigida a Dios tres veces significa una expresión superlativa de esta cualidad divina: "Y no tienen descanso día y noche mientras dicen: “Santo, santo, santo es Jehová Dios, el Todopoderoso, que era y que es y que viene" (Apocalipsis 4:8).

El número 3, que sigue al número 2, significa el máximo en acción, con relación al 2, el mínimo requerido, en un procedimiento de testimonio, por ejemplo: "Pero si no escucha, toma contigo a uno o dos más, para que por boca de dos o tres testigos se establezca todo asunto" (Mateo 18:16).

El número 4 representa lo que es completo en el espacio, la superficie o el volumen ("se puso a golpear las cuatro esquinas de la casa" (Job 1: 19)). Esta cifra se refiere a los cuatro puntos cardinales de la Tierra siendo sus cuatro "esquinas" ("Después de esto vi a cuatro ángeles de pie sobre los cuatro ángulos de la tierra" (Apocalipsis 7: 1, Apocalipsis 20: 8)). El 4, multiplicado por sí mismo (4x4) y multiplicado por 100, no sólo simboliza todo el espacio, sino también a toda la inmensidad del espacio ("una distancia de mil seiscientos estadios" (Apocalipsis 14: 20). 4x4x100 = 1600. El "estadio" es una unidad de medida romana de la más grande (185 metros o 607 pies), lo que significa por toda la tierra y para añadir a la distancia... El volumen enorme, la relato menciona que la sangre alcanzaba "la altura de los frenos de los caballos").

El número cinco a menudo está relacionado (como un múltiplo) con la distancia en anchura y en longitud, la simetría o el aspecto cuadrado. El cuadrado de 5 (5x5 = 25) se menciona a menudo en la división territorial especialmente en la visión del templo visto por Ezequiel y su territorio de Israel (Ezequiel 40-48).

En el libro de Apocalipsis, este número se usa una vez en símbolo de plaga de langostas que acosa a los humanos por "cinco meses" (Apocalipsis 9:5-11). Los "Cinco Meses" simbolizan toda la vida (en duración) de las langostas. Por lo tanto, el acoso espiritual de las langostas, dura toda la vida de este insecto. En este contexto, los "cinco meses", significan toda la vida de las langostas y lo incesante de la plaga, mientras existan, hasta que Dios los haga desaparecer (comparar con Éxodo 10:4-19)...

En Apocalipsis, el número 6, no está necesariamente asociado con lo que es malo. Por ejemplo, en Apocalipsis 4:8, está escrito que las criaturas con Dios tienen seis alas (3) pares de alas, lo que parece simbolizar la extrema velocidad de aquellas criaturas, junto con una agudeza visual extraordinaria bajo todos los ángulos, ya que están llenos de ojos.

El número 666 del libro de Apocalipsis capítulo 13:18, es un "Nombre" o una designación. Si este nombre-número simboliza la marca de la bestia salvaje, una sumisión junta con la adoración a la soberanía humana mundial. 666 está aludiendo claramente a la Resolución 666 de la ONU, cuyo contenido se describe proféticamente en Apocalipsis 13:16-18, donde se trata de un derecho de embargo para cualquier persona que no se someta a la soberanía humana mundial (ver estudio completo del simbolismo 666). Sin embargo, esto no significa que el número 6, ya sea en la Biblia o en el contexto del libro de Apocalipsis, simbolizaría sistemáticamente lo que es malo, o lo que sería "defectuoso" (véase Apocalipsis 4:8).

El número 7: simboliza la plenitud o totalidad, la expresión de la omnipotencia de Dios, lo completo con relación a lo sagrado (Génesis 4:15 de la sentencia máxima "tiene que sufrir venganza siete veces"; lo completo de la "semana" de creación de "siete días" (Génesis 2: 1-3), siendo el séptimo día el símbolo de la finalización de esta creación por un "descanso").

El 6 asociado con el 7, expresa la insistencia con lo que queda completado. "6, sí 7", expresa lo completado con el máximo ("Hay seis cosas que Jehová de veras odia; sí, siete son cosas detestables a su alma" (Proverbios 6:16); "En seis angustias te librará; y en siete, nada dañino te tocará" (Job 5:19)).

El 7 asociado con el 8 expresa la abundancia (que va más allá de lo que se pensaba como máximo)  ("Da una porción a siete, o aun a ocho, pues no sabes qué calamidad ocurrirá en la tierra" (Eclesiastés 11:2); "tendremos que levantar contra él siete pastores, sí, ocho adalides de la humanidad" (Miqueas 5:5)).

El 7 asociado con un múltiplo como 2 (7x2) también pueden expresar abundancia (Génesis 31:41). Puede expresar lo completo aplicado a un grupo (de humanos) (Números 31: 12-32 (7 para lo completo, 2 que simboliza el grupo); (7x10): Números 11: 16,24 "Reúneme setenta hombres de los ancianos de Israel"). El 70 (7x10) con la unidad 7, expresa lo que es indefinido, sin fin ("Jesús le dijo: “No te digo: Hasta siete veces, sino: Hasta setenta y siete veces" (Mateo 18: 22 comparar con Génesis 4: 24)).

En el libro de Revelación (Apocalipsis), el número 7 significa exactamente lo mismo que en la Biblia en su conjunto, la expresión de lo máximo, de la omnipotencia de Dios: Revelación los capítulos 2 y 3, las "siete congregaciones" representan  a la vez, literalmente siete congregaciones existentes en el tiempo del apóstol Juan, pero también el número "siete" simbobiza la representación de todas las congregaciones cristianas en aquél entonces y hay en día. Los "siete espíritus" de Dios simbolizan su omnipotencia (Apocalipsis 4: 5).

El número 40 en la Biblia, a menudo se asocia con lo completo con respeto al tiempo. Los israelitas fueron castigados por 40 años de éxodo en el desierto: "Porque los hijos de Israel habían andado cuarenta años en el desierto, hasta que se hubo acabado toda la nación de los hombres de guerra que habían salido de Egipto y que no habían escuchado la voz de Jehová, a quienes Jehová juró que nunca les dejaría ver la tierra que Jehová había jurado a sus antepasados darnos, una tierra que mana leche y miel" (Éxodo 16:35 ; Josué 5:6).

Jesucristo ayunó después de su bautismo, durante 40 días en el desierto: "Después que hubo ayunado cuarenta días y cuarenta noches, entonces sintió hambre" (Mateo 4:2).

El número 10 tiene varios simbolismos de acuerdo con el contexto bíblico, que a menudo significa la abundancia o la acentuación cuando se convierte en un múltiplo ("que llegues a ser millares de veces diez mil" (Génesis 24:60); "Y su padre se ha burlado de mí y ha cambiado mi salario diez veces" (Génesis 31: 7,41); "han seguido poniéndome a prueba estas diez veces" (Números 14: 22) "Estas diez veces ustedes procedieron a reprenderme ; no se avergüenzan de tratarme con tanta dureza" (Job 19: 3)). Puede significar lo completo en una acción (Las diez plagas de Egipto (Éxodo 7-12)). Las diez plagas de Egipto encuentran un eco simbólico en las tres series de siete plagas del Apocalipsis (Los 7 sellos, las 7 trompetas y los 7 tazones), lo que demuestra que el simbolismo de 7 y 10 puede tener el mismo significado de lo completo.

El número 10 en Apocalipsis está asociado con la fecha del 10 de Tisri, el día de las expiaciones, que aparece en forma enigmática, en Apocalipsis 11:19, con la visión del arca del pacto, visible solo en esa fecha ( en el pasado) (Levítico 16:32):

"No tengas miedo de las cosas que estás para sufrir. ¡Mira! El Diablo seguirá echando a algunos de ustedes en la prisión para que sean puestos a prueba plenamente, y para que tengan tribulación diez días. Pruébate fiel hasta la misma muerte, y yo te daré la corona de la vida" (Apocalipsis 2:10). Estos 10 días aluden a la fecha del 10 de Tisri, que terminará, como dijo Pablo bajo inspiración, con la muerte y en el cumplimiento de la esperanza de la vida eterna en el cielo, para todos los 144000: "Esta esperanza la tenemos como ancla del alma, tanto segura como firme, y entra cortina adentro" (Hebreos 6: 19). El interior de la cortina corresponde al santísimo del santuario donde estaba el arca del pacto, símbolo de la presencia de Dios.

El diez puede significar un grupo completo, por ejemplo las diez cuernas de las bestias salvajes que representan a todos los gobiernos del mundo, y la soberanía humana mundial, pasada y presente (Apocalipsis 12: 3; 13: 2 y Capítulo 17).

En Apocalipsis, se trata de la décima parte de la ciudad santa: "Y en aquella hora ocurrió un gran terremoto, y la décima parte de la ciudad cayó; y siete mil personas fueron muertas por el terremoto, y los demás se atemorizaron y dieron gloria al Dios del cielo" (Apocalipsis 11:13). La ciudad santa, representa a todo el pueblo de Dios (Malaquías 3:16-18). En la antigua Israel, era principalmente la clase sacerdotal que beneficiaba del diezmo (o décimo) (Levítico 10:38). Por lo tanto, la décima parte de la ciudad que "cae" o muere, representa a los 144000 humanos (como grupo), comprado de la tierra para vivir en el cielo como sacerdotes y reyes. En consecuencia, los 7000 que mueren y al instante son resucitados, representan a los humanos que completan el grupo de los 144 000 (1 Tesalonicenses 4: 17; Revelación 20: 4). El resto de la ciudad que da gloria a Dios representa la gran muchedumbre sobrevivirá a la gran tribulación (Apocalipsis 7: 9-17; Zacarías 13: 8 "la tercera [parte], quedará en ella") (LA GRAN TRIBULACIÓN; EN UN SOLO DÍAJUBILEO PLANETARIORESUCITADO CELESTIAL).

El número 12 representa la administración de una nación o un grupo de adoradores de Jehová. Las 12 tribus de Israel, los 12 apóstoles (Génesis 49:28, Mateo 12:2-4). Este simbolismo de la administración de un pueblo aparece muy bien en la Revelación: 12 veces 12,000 del Israel espiritual, los 144.000 (Apocalipsis 7:4-8; 14:1-5).

Las dimensiones de la Nueva Jerusalén giran en torno al número 12, como un múltiplo: "Y la ciudad se extiende en cuadro, y su longitud es tan grande como su anchura. Y midió la ciudad con la caña, doce mil estadios; su longitud y anchura y altura son iguales" (Apocalipsis 21:16). Un cubo de 12 mil estadios en cada uno de los 12 bordes, obtenemos la suma (12x12000) 144,000 estadios. La altura astronómica (12000x185 = 2,220 kilómetros) de la Nueva Jerusalén ilustra el hecho de que, como un cordón umbilical simbólico, aquella ciudad santa conecta el cielo donde Dios vive, con los habitantes del futuro paraíso de la tierra: "Vi también la santa ciudad, la Nueva Jerusalén, que descendía del cielo desde Dios y preparada como una novia adornada para su esposo" (Apocalipsis 21:2).

Esta ciudad simbólica tiene una base con una muralla de 144 codos de altura, "También, midió su muro, ciento cuarenta y cuatro codos, según la medida de hombre, y a la vez de ángel" (Apocalipsis 21:17). El simbolismo de 144 codos (que miden la longitud de un codo humano), parece indicar que la administración celestial de la Nueva Jerusalén, tendrá su correspondencia humana o terrestre.

Por ejemplo, los 144,000 que serán reyes y sacerdotes según Apocalipsis 5:10, serán representados por los humanos que serán príncipes (realeza celestial), y los "hijos de Sadoc," como sacerdotes terrestres, representantes del sacerdocio celestial (Salmos 45: 16; Isaías 32: 1,2 "príncipes"; Ezequiel 44: 3 "el principal", Ezequiel 40:46 "hijos de Sadoc"). Estas dos funciones de príncipe y sacerdotes forman la base de protección de la soberanía de Dios de la Nueva Jerusalén en la tierra con la muralla simbólica de 144 codos de altura.

En general, las expresiones en la Biblia, en relación con los números, muchas veces son figuras de estilos que tienen el valor de un símbolo de calificación. Como hemos visto brevemente, para expresar lo completo o lo que es al máximo, en lo sagrado (7), lo que está incompleto (6), el énfasis (2 y 3), lo completo en el espacio (4), lo superlativo o excesivo, cuando el 10 multiplica un 7 o un cuatro y así sucesivamente. A menudo es el contexto bíblico inmediato, lo que nos permite entender el simbolismo de la expresión numérica (LA GRAN MUCHEDUMBRE; LA VIDA ETERNAEL REINO DE DIOS SOBRE LA TIERRA; RESUCITADO CELESTIALRESUCITADO TERRESTREPRÍNCIPE TERRESTRESACERDOTE TERRESTREEL LEVITA TERRESTRE).

144000

"Y vi, y, ¡miren!, el Cordero de pie sobre el monte Sión, y con él ciento cuarenta y cuatro mil que tienen escritos en sus frentes el nombre de él y el nombre de su Padre"

(Apocalipsis 14:1)

El texto describe al Rey Jesucristo en el cielo, con los 144,000 que compartirán la realeza y el sacerdocio con él. Es bastante normal preguntarse si esta cifra de 144,000 debe tomarse literal o figurativamente. Es el contexto del Libro de Apocalipsis que nos permite tener una respuesta clara, especialmente en el capítulo 7:3-8. En el versículo 4, está escrito: "Y oí el número de los que fueron sellados, ciento cuarenta y cuatro mil, sellados de toda tribu de los hijos de Israel". Los versículos a continuación (5-8), enumeran la repartición de los 144,000, en 12 tribus de 12,000. 

Luego, de los versículos 9-17, el apóstol Juan describe una gran muchedumbre que sobrevivirá a la gran tribulación. Con respecto a este grupo de humanos, escribe: "Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar, de todas las naciones y tribus y pueblos y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos de largas ropas blancas; y había ramas de palmera en sus manos" (Apocalipsis 7:9). De modo que tenemos una información indirecta que nos indica claramente que el número 144000 debe tomarse literalmente: "Después de estas cosas vi, y, ¡miren!, una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar". ¿Por qué el apóstol Juan dice "que ningún hombre podía contar"? Debido a que esta información sobre la gran muchedumbre innumerable, está en contraste con la anterior, la del grupo preciso de 144,000. Esta visión sigue la del grupo completo de 144,000, dividido en 12 tribus de 12,000, lo que demuestra que la cifra de 144000, debe tomarse literalmente.