FRANÇAIS                      PORTUGUÊS                            ENGLISH

“Y en cuanto a la semejanza de sus caras, las cuatro tenían una cara de hombre con una cara de león a la derecha, y las cuatro tenían una cara de toro a la izquierda; las cuatro también tenían una cara de águila”

(Ezequiel 1:10)

El simbolismo de las criaturas en la Biblia

El contexto de esta visión es la descripción de la presencia de Dios, rodeada por cuatro criaturas con cuatro caras. Para entender con precisión el simbolismo de las cuatro caras distintas, uno debe conocer el papel de las cuatro criaturas. De acuerdo con una visión paralela en Isaías capítulo 6: 1-4, donde el profeta ve la presencia de Jehová, donde hay cuatro serafines que proclaman la santidad de Jehová, “Santo, santo, santo es Jehová de los ejércitos. La plenitud de toda la tierra es su gloria" (Isaías 6: 3). En Apocalipsis, capítulo 4: 8, también se trata de las cuatro criaturas espirituales que proclaman la santidad de Jehová: "Y en cuanto a las cuatro criaturas vivientes, cada una de ellas respectivamente tiene seis alas; alrededor y por debajo están llenas de ojos. Y no tienen descanso día y noche mientras dicen: “Santo, santo, santo es Jehová Dios, el Todopoderoso, que era y que es y que viene"" (Apocalipsis 4: 8). Sin embargo, a diferencia de la visión de Ezequiel, tienen cada uno cuatro caras diferentes, Revelación menciona que estos cuatro animales cada uno tiene una cara diferente: "Y la primera criatura viviente es semejante a un león, y la segunda criatura viviente es semejante a un torillo, y la tercera criatura viviente tiene rostro como de hombre, y la cuarta criatura viviente es semejante a un águila en vuelo" (Apocalipsis 4: 7). ¿Por qué son diferentes las descripciones?

Las descripciones son antropomórficas, es decir que se describen estas criaturas espirituales con características humanas o animales. Por ejemplo, en Apocalipsis (4: 7,8), en Isaías (6: 2), está escrito que tienen 6 alas, para hacernos entender que tienen la capacidad de moverse a una velocidad extremadamente rápida ( Salmos 104: 3 "hace de las nubes su carro, que anda sobre las alas del viento"). Es interesante notar que en Ezequiel (1: 6), estas mismas criaturas espirituales se describen con solo dos pares de alas, lo que demuestra que esta es una descripción antropomórfica de la capacidad de moverse con rapidez (ya sea con cuatro alas o seis alas). Está escrito que tienen ojos por todas partes del cuerpo para ilustrar la agudeza visual constante a 360 ​​grados, es decir que no existe posición donde no puedan ver. ¿Qué representan simbólicamente las cuatro caras diferentes? El punto central de entendimiento está en lo que constantemente dicen: "Santo, santo, santo es Jehová Dios, el Todopoderoso, que era y que es y que viene" (Apocalipsis 4: 8, Isaías 6: 3). Las cuatro caras representan las cuatro maneras en que Jehová usa para mantener la santidad en toda su creación, visible e invisible. También las cuatro maneras de ejercer su soberanía.

El rostro de hombre

El rostro de hombre (Ezequiel 1:5; Apocalipsis 4:7): representa la característica principal de Dios porque el hombre ha sido creado a la imagen espiritual de Dios (Génesis 1:26-28). Por eso, a diferencia de las otras criaturas, el hombre no es un animal porque tiene una espiritualidad, una relación con Dios. Como el apóstol Pablo escribió, bajo inspiración, el hombre sin esta espiritualidad se convierte en un hombre animal, mientras que el hombre que tiene una relación espiritual con Dios es un hombre espiritual, sin animalidad. (1 Corintios 2: 14-16 "el hombre físico" = hombre animal sin espiritualidad lo contrario "del hombre espiritual"). La cara del hombre representa lo que Dios es: amor, "Dios es amor" (1 Juan 4: 8,16).

La cara de león

La cara de león (Ezequiel 1:10; Revelación 4:7): El león por su abundante piel alrededor de su cara en forma de corona, simboliza en la Biblia, la imagen de la soberanía real de Jehová. La tribu de Judá, donde estaría el representante real de la soberanía de Jehová, a su Hijo Jesucristo ha sido llamado león de tribu de Judá "Cachorro de león es Judá. De la presa, hijo mío, ciertamente subirás. Se inclinó, se estiró como león y, como león, ¿quién se atreve a hacer que se levante? El cetro no se apartará de Judá, ni el bastón de comandante de entre sus pies, hasta que venga Siló" (Génesis 49: 9,10). El rey Salomón había entendido el simbolismo del león que representa la soberanía real de Jehová (2 Crónicas 9: 17-19 "al lado de los brazos estaban dos leones" (Trono), "Y había doce leones de pie allí sobre los seis escalones por este lado y por aquel lado" (dando acceso al trono real)).

La cara de toro

La cara de toro: corresponde a la cara del querubín. En Ezequiel (1:10), estas cuatro criaturas con cuatro caras, están designadas por la de un hombre, un león, un toro y un águila. Mientras que en Ezequiel 10:14, la cara del toro es designada por la de un querubín. ¿Cuál es la función de un querubín? La primera mención de los querubines se encuentra en Génesis (Biblia): "De modo que expulsó al hombre, y al este del jardín de Edén apostó los querubines y la hoja llameante de una espada que continuamente daba vueltas para guardar el camino al árbol de la vida" (Génesis 3:24). Entendemos que los querubines son poderosos guardianes con una espada. Si el león es la representación de la soberanía real de Jehová, el toro es una expresión de la soberanía de Jehová por su omnipotencia. Jehová Dios, si es necesario, impone su soberanía mediante la guerra, la espada del querubín o el poder terrible de los cuernos simbólicos del toro. Los cuernos son el símbolo de la soberanía todopoderosa de Jehová defendida si es necesario con lucha y guerra. Los dos querubines sobre el arca del pacto, muestra que los querubines son los guardianes de la santidad de Jehová, por la lucha o la guerra (si es necesario) (Éxodo 25: 17-22). El hecho de que el altar de Jehová habían cuatro cuernos, uno a cada esquina, muestra que el cuerno del toro simboliza la santidad de las criaturas de Jehová, por la fuerza o la guerra (si es necesario) (Levítico 4: 7,18). Por lo tanto, es lógico pensar que el toro, en el contexto de los sacrificios, ya sean expiatorios o de ofrendas quemadas, es la representación del ser humano justo y puro (Éxodo 29:11).

La cara de águila

La cara de águila: simboliza la agudeza visual: "Desde allí tiene que buscar alimento; lejos en la distancia sus ojos siguen mirando" (Job 39: 29). La capacidad de volar y vivir en lugares inaccesibles (o de difícil acceso) para el hombre: "¿O es por orden tuya que un águila vuela hacia arriba, y que construye su nido en lo alto, que en un peñasco reside, y se queda durante la noche sobre el diente de un peñasco y en un lugar inaccesible?" (Job 39: 27-28). Estas dos capacidades excepcionales de las cuatro criaturas espirituales simbolizado por el rostro de águila, se describen simplemente por sus pares de alas y el hecho de que están cubiertas de ojos: "Y en cuanto a las cuatro criaturas vivientes, cada una de ellas respectivamente tiene seis alas; alrededor y por debajo están llenas de ojos. Y no tienen descanso día y noche mientras dicen: “Santo, santo, santo es Jehová Dios, el Todopoderoso, que era y que es y que viene" (Apocalipsis 4: 8). Además de estas dos capacidades excepcionales, la agudeza visual y el movimiento rápido resalta en la descripción general del carro  de Jehová, de la visión de Ezequiel. Este carro tiene "ruedas", incluyendo uno sobre la tierra. Estas ruedas tienen una capacidad de movimiento muy rápido y por todos los ángulos con la capacidad de elevarse. Añadido a estas ruedas, ojos, que representan una extraordinaria agudeza visual: "Mientras yo seguía viendo a las criaturas vivientes, pues, ¡mire!, había una rueda en la tierra al lado de las criaturas vivientes, junto a las cuatro caras de cada una. En cuanto a la apariencia de las ruedas y su estructura, era como el refulgir del crisólito; y las cuatro tenían una sola semejanza. Y su apariencia y su estructura eran tal como cuando una rueda resultaba estar en medio de una rueda. Al ir, iban en sus cuatro lados respectivos. No se volvían en otra dirección cuando iban. Y en cuanto a sus llantas, tenían tal altura que asustaban; y sus llantas estaban llenas de ojos todo en derredor de las cuatro. Y cuando las criaturas vivientes iban, las ruedas iban al lado de ellas, y cuando a las criaturas vivientes se las alzaba de la tierra, a las ruedas se las alzaba. Adondequiera que el espíritu se inclinaba a ir, ellas iban, [inclinándose] el espíritu a ir allí; y a las ruedas mismas se las alzaba cerca de ellas, al lado, porque el espíritu de la criatura viviente estaba en las ruedas. Cuando iban, estas iban; y cuando se detenían, estas se detenían; y cuando se las alzaba de la tierra, a las ruedas se las alzaba cerca de ellas, al lado, porque el espíritu de la criatura viviente estaba en las ruedas" (Ezequiel 1: 15-21).

Estas cuatro criaturas espirituales de cuatro caras representan la expresión de la soberanía santa de Jehová, basada en cuatro cualidades fundamentales: el amor (la cara del hombre), la autoridad real (el rostro del león), la omnipotencia de su soberanía (el toro) y la capacidad de anticipación y de acción, en cualquier lugar y en cualquier momento (el águila (el carro celestial visto por el profeta Ezequiel)). Sin embargo, la mayor de estas cualidades es el amor: "Dios es amor, y el que permanece en el amor permanece en unión con Dios, y Dios permanece en unión con él" (1 Juan 4:8, 16).

 

LA REALIDAD DE LA LEY

LOS NÚMEROS EN LA BIBLIA

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 1: EL MODELO DE LA ADMINISTRACIÓN MUNDIAL DEL REINO DE DIOS

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE2: EL JUICIO MUNDIAL DE 1000 AÑOS, DE LOS RESUCITADOS TERRESTRES

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 3: LOS FUTUROS RESUCITADOS TERRESTRES JUSTOS NO SERÁN JUZGADOS

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 4: EL JUICIO DE LOS RESUCITADOS INJUSTOS

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 5: La resurrección celestial

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 6: La resurrección terrestre

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 7: La acogida de los resucitados terrestres

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 8: La “porción” de los resucitados terrestres

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 9: EL PRÍNCIPE

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 10: EL SACERDOTE

LA VISIÓN DE EZEQUIEL DEL TEMPLO PARTE 11: EL LEVITA

COSECHAS DE VIDAS

EL FIN DEL PATRIOTISMO

MENÚ PRINCIPAL