FRANÇAIS                      PORTUGUÊS                            ENGLISH

 BIBLIA EN LÍNEA

BIBLIA EN LÍNEA (Traducciones comparativas)

BIBLIA EN LÍNEA (En varios idiomas)

“Y ciertamente me engrandeceré y me santificaré y me daré a conocer delante de los ojos de muchas naciones; y tendrán que saber que yo soy Jehová”

(Ezequiel 38:23)

El fin del Patriotismo

Jesucristo anunció el fin de este sistema de cosas (Mateo 24:14, Marcos 13:10). Pero, ¿por qué Jehová Dios pondrá fin a la dominación humana en la tierra? Porque ha establecido un tiempo determinado para que las naciones ejercieran su soberanía en la tierra (sin Dios) y este tiempo determinado llega a su fin. Este período duró miles de años. Dios ha esperado pacientemente a que los humanos establecieran, por toda la Tierra, de acuerdo con sus afirmaciones, una administración que garantizara la paz y la seguridad duradera para todos y por toda la Tierra (Génesis 3 y Jeremías 10:23). Los hechos han demostrado y están demostrando que no han logrado. La Biblia anuncia directamente el fin y la destrucción final por el Reino de Dios, de todos los gobiernos humanos actuales, con sus correspondientes denominaciones patrióticas (Un 10 de Tisri (Etanim)): "Y en los días de aquellos reyes el Dios del cielo establecerá un reino que nunca será reducido a ruinas. Y el reino mismo no será pasado a ningún otro pueblo. Triturará y pondrá fin a todos estos reinos, y él mismo subsistirá hasta tiempos indefinidos" (Daniel 2:44; Lucas 21:24 "los tiempos señalados de las naciones") (La administración terrestre del Reino de Dios).

"Y vi una bestia salvaje que ascendía del mar, con diez cuernos y siete cabezas"

(Apocalipsis 13:1)

En la Biblia, los gobiernos humanos son comparados a bestias salvajes porque sus dominios, a lo largo de la historia y ahora, han derramado mucha sangre inocente (Daniel capítulos 7 y 8, Apocalipsis capítulo 13 y 17 (descripción de los crueles actos de las bestias salvajes que simbolizan la soberanía humana a lo largo de la historia hasta la actualidad)): "Y vi una bestia salvaje que ascendía del mar, con diez cuernos y siete cabezas, y sobre sus cuernos diez diademas, pero sobre sus cabezas nombres blasfemos" (Apocalipsis 13:1).

Los "nombres blasfemos" en las siete cabezas de la bestia salvaje, representan los nombres patrióticos de las naciones (Patria: pater en latín: "padre" en español). Estas "patrias" son veneradas en el lugar de Dios, con banderas o himnos patrióticos: "Además, no llamen padre de ustedes a nadie sobre la tierra, porque uno solo es su Padre, el Celestial" (Mateo 23:9). Los sacrificios humanos se han realizado en nombre de la patria en muchas guerras, lo que ha provocado cientos de millones de muertes (Los dos reyes). Dios no puede ignorar tal culpa de sangre.

Este acto de adoración a la patria (acompañada por millones de sacrificios humanos para ella (los monumentos a los muertos dan testimonio de ello)), representa la "marca de la bestia salvaje", según el libro de Apocalipsis: "Y otro ángel, un tercero, les siguió, y decía con voz fuerte: “Si alguno adora a la bestia salvaje y a su imagen, y recibe una marca en su frente o sobre su mano, también beberá del vino de la cólera de Dios que ha sido vertido sin diluir en la copa de su ira" (Apocalipsis 13:16-18; 14:9-12). Cualquiera que tenga esta marca no tendrá vida eterna. Cualquier mención de estos nombres patrióticos, "nombres blasfemos", desaparecerá para siempre.

“¡Amén! Ven, Señor Jesús”

Dios tomará con fuerza y pode, durante la gran tribulación,  lo que le pertenece: su derecho de gobernar la tierra, junto con los cielos:

"Te damos gracias, Jehová Dios, el Todopoderoso, Aquel que eres y que eras, porque has tomado tu gran poder y has empezado a reinar. Pero las naciones se airaron, y vino tu propia ira, y el tiempo señalado para que los muertos sean juzgados, y para dar [su] galardón a tus esclavos los profetas y a los santos y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y para causar la ruina de los que están arruinando la tierra" (Apocalipsis 11:17,18).

Jehová Dios ha establecido a su Hijo como Rey en los cielos, en 1914. Este acontecimiento ha sido proclamado con la predicación de las Buenas Nuevas del Reino por más de 100 años (Mateo 24:14). Sin embargo, las naciones han respondido con desprecio e ira a esta entronización celestial. Sin embargo, el Salmo 2 explica proféticamente lo que sucederá a todas las naciones actuales: 

¿Por qué han estado en tumulto las naciones,

y los grupos nacionales mismos han seguido hablando entre dientes una cosa vacía?

Los reyes de la tierra toman su posición,

y los altos funcionarios mismos se han reunido en masa como uno solo

contra Jehová y contra su ungido,

[y dicen:] “¡Rompamos sus ataduras

y echemos de nosotros sus cuerdas!”.

El Mismísimo que se sienta en los cielos se reirá;

Jehová mismo hará escarnio de ellos.

En aquel tiempo les hablará en su cólera,

y en su ardiente desagrado los perturbará,

[diciendo:] “Yo, sí, yo, he instalado a mi rey

sobre Sión, mi santa montaña”.

Déjeseme hacer referencia al decreto de Jehová;

Él me ha dicho: “Tú eres mi hijo;

yo, hoy, yo he llegado a ser tu padre.

Pídeme, para que dé naciones por herencia tuya,

y los cabos de la tierra por posesión tuya propia.

Las quebrarás con cetro de hierro,

como si fueran vaso de alfarero las harás añicos”.

1Y ahora, oh reyes, ejerzan perspicacia;

déjense corregir, oh jueces de la tierra.

Sirvan a Jehová con temor

y estén gozosos con temblor.

Besen al hijo, para que Él no se enoje

y ustedes no perezcan [del] camino,

porque su cólera se enciende fácilmente.

Felices son todos los que se refugian en él

(Salmos 2)

El Salmo pide a todos los gobernantes, "reyes" y "príncipes" de este mundo, que sean "perspicaces" y que se dejen humildemente "corregir" por el poderoso Rey Celestial, mientras todavía es tiempo, "porque su cólera se enciende fácilmente" (Lo que enseña la Biblia). En caso contrario, está escrito que serán quebrados, para siempre como vasijas de arcilla, con el cetro del Rey Celestial. Ellos serán quebrantados "sin mano": "Y contra el Príncipe de príncipes se pondrá de pie, pero será sin mano como será quebrado" (Daniel 8:25). Para aquellos que tienen fe en esta declaración bíblica, Jesucristo, el rey designado por Dios, los invita a mostrar la sabiduría práctica de la siguiente manera: "hacer frente al que viene contra él con veinte mil? En realidad, si no puede hacerlo, entonces, mientras aquel todavía está lejos él envía un cuerpo de embajadores y pide paz" (Lucas 14:31,32). Haga las paces con el temible Rey Celestial que viene y sométase a él, incondicionalmente.

Tenga cuidado de pensar que esta simple declaración bíblica es solo una "tontería" de la cual no es en absoluto apropiado prestar la más mínima atención:

“Porque está escrito: “Haré perecer la sabiduría de los sabios, y echaré a un lado la inteligencia de los intelectuales”. ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el escriba? ¿Dónde el disputador de este sistema de cosas? ¿No hizo Dios necedad la sabiduría del mundo? Pues ya que, en la sabiduría de Dios, el mundo mediante su sabiduría no llegó a conocer a Dios, Dios tuvo a bien salvar mediante la necedad de lo que se predica a los que creen” (1 Corintios 1:19-21).

Jehová Dios anuncia que en su "Gran Día", derribará a todos los altivos: “Y ciertamente demostraré indisputablemente sobre la tierra productiva [su propia] maldad, y sobre los inicuos mismos el propio error de ellos. Y realmente haré cesar el orgullo de los presuntuosos, y la altivez de los tiranos abatiré” (Isaías 13:11).

”El que da testimonio de estas cosas dice: ‘Sí; vengo pronto’.”

“¡Amén! Ven, Señor Jesús”

 [Que] la bondad inmerecida del Señor Jesucristo [esté] con los santos”

(Revelación 22:20,21)